Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Dedos apuntando a la luna (10)

Extractos - Wei Wu Wei

Dedos apuntando a la luna

Reflexiones de un Peregrino en el Camino

por Wei Wu Wei CAPÍTULO 10

10. Física y Metafísica - II

¿Que es el Zen?... I

No sé qué respuesta dan a esta pregunta las personas cultas, pero personalmente me siento perdido cada vez que me preguntan. Podría responder: "El Zen es la ciencia de la realización de nuestra naturaleza cósmica", pero hay pocos interrogadores que lo encontrarían adecuado. Así que intentaré dar una definición más completa y veremos qué sucede.

Historia

Históricamente, creo que el Zen es la filosofía del Taoísmo original que se hizo inmortal por las palabras atribuidas a Lao Tzu y Chuang Tzu, que resultaron ser demasiado eclécticas para la religión popular en que se convirtió el Taoísmo, pero que siendo una expresión profunda de la verdad relativa, no podía morir y llegó a ser absorbida por esa forma muy pura y dépouillée (despojada) del Budismo que se dice que fue introducida en China por Bodhidharma en el siglo VI, y probablemente basada en el sutra de Lankavatara.

Esa forma de budismo, tradicionalmente la más auténtica, comprendida solo por unos pocos, se denominó DHYANA en Sánscrito, CH'AN en chino y ZEN en japonés. Se nos dice que Dhyana significaba meditación, y esto lo repiten todas las autoridades a pesar de que los Maestros del Zen condenan continuamente la meditación, y está en conflicto directo con la forma de vida recomendada por ellos. Que Dhyana significaba que la meditación en Sánscrito es presumiblemente un hecho, pero lo que significaba y aún significa, en China como CH'AN y en Japón como ZEN, fue expuesto de la manera más clara y sencilla posible por Hui Neng (Wei Lang), el sexto Patriarca de quien desciende directamente la doctrina moderna. Él Afirma en su sutra, "Dhyana significa estar libre de apego a todos los objetos externos", y nuevamente, "Estar libre de apego a todos los objetos externos es Dhyana". Nada podría ser menos ambiguo. Si se quiere expresar en diferentes palabras, uno podría decir: "Dhyana significa un estado mental no afectado por el campo de las percepciones sensoriales". Lo que importa es lo que significaba la palabra, no lo que la palabra significaba en otro idioma, en otro período, en otra tierra. Se puede representar en términos negativos: Desapego, No-identificación, No-reacción.

Objeto

Déjenme intentar decir qué es el Zen. Creo que el Zen es una doctrina solo en la medida en que tiene un objeto y emplea un método. Su objeto es la realización (necesariamente instantánea) de un estado mental denominado Satori en japonés, Wu o Chienhsing en chino, y Sambhodi en Sanscrit, la palabra más general en español puede ser Iluminación. Muchas palabras se usan en un contexto similar, pero todas son inadecuadas; Liberación, por ejemplo, pero dado que no hay nada de lo que liberarse, excepto de la ignorancia, el término es desafortunado. Términos como Salvación, Nirvana, tienen un contexto especial. La "Realización" sola (entendida "de nuestra naturaleza cósmica") es quizás la mejor.

Método

El método por el cual se obtiene este resultado puede definirse como la eliminación (por abolición o integración) del ego artificial que se ha desarrollado en el transcurso de nuestras vidas como resultado de nuestras reacciones a nuestro entorno. La reacción del "yo" al "no-yo" ha producido una entidad ilusoria, impermanente, siempre cambiante, cuya continuidad aparente se debe a la circunstancia de la memoria. Mientras supongamos que esta entidad ilusoria, este fantasma, es "nosotros", sigue siendo imposible para cualquier ser humano realizar su naturaleza real u original, que es una con el cosmos.

Técnica

La técnica mediante la cual se puede alcanzar esta eliminación consiste en lograr el desapego, el desapego completo de los valores basados en impresiones sensoriales, siendo estos valores necesariamente dualistas, construidos sobre una comparación de los opuestos y por lo tanto relativos. Ningún valor dualista, aquellos con los cuales normalmente conducimos nuestras vidas, puede tener existencia en la Realidad. Esta técnica se aplica no por disciplina sino por comprensión.

Características

Los japoneses han buscado hacer del Zen la base para una forma de vida, aplicándolo al tiro con arco, a la esgrima, a los arreglos florales, a la ceremonia del té, y sin duda a otras actividades. También se utiliza como una religión (en el sentido popular). Pero por muy satisfactorio que pueda ser en estas adaptaciones, su función esencial es la realización del estado de Satori (que siempre ha existido en todos nosotros) por medio de la ocurrencia-Satori instantánea. Es esto o nada. Y si ese es el objetivo de todas las formas de budismo (denominado Nirvana), o de todas las religiones (denominado Salvación o de otra manera), el Zen representa el método más directo y el único que rechaza todo dogma, todo ritual, toda devoción y toda creencia. Podría considerarse como la esencia pura de la religión.

La base de su enseñanza es que, desde el principio, nada es fenoménico, y esa esencia cósmica (Mente única, Mente Absoluta) es la única Realidad.

Nota. Se ha sugerido anteriormente que el término "Liberación" es desafortunado, porque nadie nos ha encarcelado; por otro lado, dado que la liberación de un ego irreal es el hecho esencial del Zen y constituye el Satori, también puede considerarse preciso y correcto. Depende de lo que el término sugiera a quien lo use.

Satori... 2

(En referencia a Satori 1, Cap. 8)

Por otro lado, si se considera a Satori como la realización de que el "yo" es todo, que es lo mismo visto desde otro punto de vista, el "yo" debería desaparecer como consciencia de una entidad, y la ocurrencia-Satori que liberó esa realización desaparecería con él.

Ambos conceptos son probablemente necesarios para una comprensión completa.

 

Si Satori tiene acceso a una dimensión adicional, entonces los opuestos deberían ser trascendidos allí, ya que la división en opuestos es el efecto de la pantalla o prisma del Tiempo (que es la limitación de las dimensiones percibidas).

Desde la segunda dimensión la primera se hace observable en su totalidad. Desde la tercera (altura o profundidad), la primera y la segunda (una superficie plana) se pueden observar en su totalidad. De ello se deduce que, desde una cuarta dimensión (otro ángulo-recto a todas las demás dimensiones), las tres primeras (un volumen) son observables en su totalidad. Por lo tanto, si Satori tiene acceso a esa dimensión adicional, la percepción del mismo incluye todas las cosas. Esta es seguramente otra forma de describir el concepto metafísico de que Satori es una comprensión de que el "yo" es todo.

Expresado de manera diferente: la segunda dimensión, al ser la repetición infinita de la primera en ángulo recto, contiene a la primera una cantidad infinita de veces dentro de sí misma. La tercera dimensión, al ser la repetición infinita de las dos primeras en ángulo recto a ellas, las contiene (una superficie) un número infinito de veces dentro de sí misma. Por lo tanto, una cuarta dimensión, al ser una repetición infinita de volumen en ángulos rectos a la misma, la contiene un número infinito de veces dentro de sí misma.

Si Satori representa el acceso a esa cuarta dimensión, entonces el "yo" que percibe debe darse cuenta automáticamente de que incluye en sí mismo todo.

Nota. Cuando se señala que desde una cuarta dimensión un volumen se vuelve observable en su totalidad, eso significa que se vuelve observable también desde lo que consideramos "dentro".

 

Las dimensiones han sido consideradas antes como si formaran parte de la estructura de una realidad externa. Consideradas como elementos analíticos de la mente humana, el resultado será el mismo, aunque el concepto será considerablemente más difícil.

 

Al considerar la Realización como un fenómeno personal, o como un logro, ¿no estamos cometiendo un error fundamental y desastroso? Sin duda, la Realización es impersonal: ¿la realización de nuestra impersonalidad básica?

Volver a Capítulos 7, 8 y 9  |  Continuará en Capítulo 11