Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Dedos apuntando a la luna (3)

Extractos - Wei Wu Wei

Dedos apuntando a la luna

Reflexiones de un Peregrino en el Camino

por Wei Wu Wei CAPÍTULOS 7, 8 y 9

7. Tiempo y Espacio - III

La Pantalla del Tiempo

Cualquier persona, un niño o un hombre parcialmente ciego, puede meter un palo a través de una rueda de bicicleta que está en reposo. Pero cuando la rueda está en movimiento, el palo no pasará. Sin embargo, si el movimiento del palo fuera más rápido que el movimiento de la rueda, por ejemplo, si se tratara de una flecha disparada desde un arco, podría pasar.

Del mismo modo, cualquiera puede lanzar una piedra entre las palas de una hélice de avión que está en reposo, mientras que si la hélice está en movimiento, será rechazada. Pero una bala de una ametralladora, disparada desde detrás de la hélice, puede pasar debido a su velocidad.

Los radios de la rueda y las palas de la hélice son claramente visibles cuando no están en movimiento o cuando el movimiento es lento, pero tan pronto como el movimiento se vuelve rápido, se vuelven invisibles. Esto se debe a que el ojo humano no reacciona con una rapidez suficiente para captar la imagen en movimiento. Si aumentara la rapidez de reacción del ojo, o se retrasara el movimiento del objeto, los radios o las cuchillas volverían a ser visibles. Esto se puede hacer artificialmente mediante la fotografía, ya que el obturador de una cámara puede operarse a una velocidad mayor que la reacción del ojo humano.

Estos fenómenos comunes, y las llamadas "leyes" que parecen regularlos, pueden tener una cierta universalidad de aplicación. En particular, pueden aplicarse a nuestra percepción del Tiempo. Los fenómenos están separados de los noúmenos, o nosotros de la Realidad, por la pantalla del Tiempo. Pero esta "pantalla", aunque es una función de nuestro propio aparato, debería ser como la "pantalla" formada por los radios o las palas giratorias. Si pudiéramos acelerar nuestra percepción o ralentizar el aparato, deberíamos poder establecer contacto con lo que está más allá.

Pero, ¿qué hay más allá? Sin lugar a dudas, lo que está más allá es una dimensión adicional que está protegida de nosotros debido al tiempo que hemos fabricado nosotros mismos. Toda nuestra vida está limitada por nuestro tiempo. En ninguna parte podemos mirar o percibir sensorialmente sin enfrentarnos a la limitación del Tiempo. Pero su frecuencia es demasiado alta para que nuestros sentidos la atraviesen. Parece posible que la velocidad de la luz, considerada por la Relatividad como la velocidad máxima, solo sea la máxima en el sentido de que no podemos experimentar una más alta ― y eso porque puede aproximarse a la velocidad del Tiempo en sí, y así representar la frontera entre nuestras tres dimensiones sensoriales perceptibles y la siguiente más allá. (El carácter subjetivo del Tiempo, no puede evitar que tenga atributos).

La "pantalla" en cuestión solo es impermeable en ciertas condiciones; como lo explica el término científico, también tiene las propiedades de un tamiz. Al igual que muchas cosas, desde la luz hasta las balas, pueden pasar a través de las "pantallas" de radios y hélices, del mismo modo hay elementos que pueden pasar a través de la "pantalla" del Tiempo. Uno de estos a veces lo llamamos "intuición"; presumiblemente es capaz de pasar porque tiene una frecuencia más alta que el pensamiento. El razonamiento es mucho más lento, y los resultados obtenidos con él son falsos o tienen un grado de verdad que es totalmente relativo.

De hecho, sin embargo, todo de lo que podemos tener conocimiento debe haber atravesado nuestra pantalla del Tiempo, porque en este lado están los fenómenos y en el otro está el Noúmeno. Pero tal penetración es indirecta. En el proceso normal de manifestación, la "pantalla" también tiene las características de un prisma, un prisma que divide una unidad inmóvil, incolora e informe como la luz, en multiplicidad y diversidad.

Otro ejemplo de los mismos fenómenos es un aparato simple llamado fenaquistoscopio, en forma de disco giratorio con una serie de rendijas o cortes equidistantes. En el interior del disco hay una serie de diseños en actitudes consecutivas, de modo que cuando el disco gira, la ilusión de movimiento se produce cuando se mira a través de una rendija. Esto nuevamente es un efecto de la insuficiente rapidez de reacción del ojo humano, siendo la película de cine otro ejemplo. Si la relación de las velocidades se reajustara, (aumentando la del ojo y disminuyendo la del disco giratorio), los diseños se verían por lo que son.

El propósito de esta Nota es sugerir que si se produjera un reajuste similar de frecuencias en nuestra conciencia ―que la rapidez de nuestras percepciones aumentara o que la de nuestro aparato del tiempo disminuyera― ¡simplemente deberíamos percibir la Realidad tal como es!

8. Física y Metafísica - I

Satori. I

¿Es Satori el Presente absoluto?

¿Es la ocurrencia-Satori algo más que la captura del presente, que de ahora en adelante da esa visión en ángulos rectos que hasta ahora había sido subyacente? Y ese es el Estado-Satori.

El zen no es más que la realización de Satori, pero la comprensión del Zen no es una idea en la mente: es la mente misma.

A fin de cuentas, no podemos entender las ideas de los demás. Solo podemos entender nuestras propias ideas.

 

Los maestros Zen no buscaban comunicar conocimiento. Se negaron consecuentemente y con fuerza a transferir conceptos de sus mentes a las de sus alumnos. Su esfuerzo se limitó a despertar la cognición directa y por medio de la acción en lugar de por medio de las palabras.

El rechazo de todo aquello que no existe (en la Realidad relativa), de toda “pretensión”, de todas las ideas políticas, sociales y morales, en favor del aspecto de la Realidad perceptible en la manifestación, es el método de instrucción de los maestros zen. Las nociones religiosas, filosóficas y metafísicas no recibieron mayor consideración.

Prajna es el acto de la Acción ― percepción pura, dinámica y concreta; una experiencia, no un concepto.

El acto de ver es Prajna; el reconocimiento del objeto visto es Vijnana. La visión absoluta, en oposición a la visión parcial o relativa, es Prajna.

La ocurrencia-Satori es la comprensión (realización) de que no hay un yo, no hay un yo que comprenda (que sea auto-consciente de) la ocurrencia-Satori.

Y como nunca hubo un yo, nunca pudo haber una ocurrencia-Satori para abolirlo, porque ninguno de los dos existió en Realidad. ¡No es de extrañar que aquellos que se supone que lo han experimentado no parecen estar conscientes de este hecho!

Pero el estado de Satori, que existe eternamente, no se ve afectado por este juego de ilusionismo.

9. Trabajar y Jugar ― II

Gobierno

La democracia, gobernada por el conflicto de intereses, está condenada a la frustración por sus propias limitaciones. Sólo puede conducir a la nulidad.

Para ser creativo, la regla debe estar basada no en el conflicto sino en la cooperación, no en el interés sino en el desinterés, no en los derechos sino en los deberes. La búsqueda de uno mismo y la astucia, son instrumentos pobres comparados con el sacrificio y el servicio. La envidia, el odio, la malicia y toda falta de caridad son negativos e impotentes, y ninguna forma de gobierno que los incite podría hacer que una nación fuera feliz o próspera.

Un gobierno efectivo solo puede venir de lo alto.

 

Salud

Es menos la medicina que el médico lo que cura. Es menos el médico que la consciencia orgánica lo que sana. Siempre la consciencia orgánica es responsable de la enfermedad y de su curación. El médico inspira, da el impulso que conduce a la salud, la medicina ayuda o dificulta localmente con ese fin. La medicina es solo un intento de curación a pesar de la consciencia orgánica.

¿Cómo se puede persuadir a la consciencia orgánica para restablecer el equilibrio, la salud (la totalidad)? No se trata tanto de enfermedades funcionales y nerviosas como de orgánicas y lesionales. Cuando eso se entiende, se entenderá a Lourdes, se entenderá a Jesús, se entenderá a los curanderos de todas las técnicas, y la medicina se volverá finalmente racional, es decir, de acuerdo con la realidad relativa, con la entidad psico-somática que conocemos.

Volver a Capítulos 4, 5 y 6  |  Continuará en Capítulo 10