Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > El cristianismo no-dual y el problema del mal

Artículos - Carl McColman

El cristianismo no-dual y el problema del mal

por Carl McColman 20 Febrero de 2019
Biblia

Leí tu artículo sobre no-dualismo: La no-dualidad en la Biblia... y en nosotros. Entonces, ¿qué pasa con las escrituras que dicen que Dios odia el pecado, la maldad, los malhechores, etc... ¿O lo estoy interpretando mal? También hay muchas escrituras que contrastan a Dios como luz con Satanás/maldad como oscuridad. Entonces, ¿cómo se puede entender esto bajo el prisma de la no-dualidad?

Gracias por tu pregunta. Para responder, primero debemos analizar más de cerca qué es la no-dualidad, y qué no es. Luego, debemos considerar cómo este concepto de no-dualidad se aplica a lo que vemos en la Biblia, y tal vez incluso considerar cómo nos prepara para leer la Biblia de una manera más cristiana.

Comprender la consciencia no-dual

Para responder a esta primera parte de la pregunta ―¿qué es exactamente la "no-dualidad"?― voy a mencionar probablemente el mejor libro cristiano que conozco que intenta definir este concepto: The Heart of Centering Prayer: Nondual Christianity in Theory and Practice (El corazón de la oración centrante: el cristianismo no-dual en teoría y práctica) de Cynthia Bourgeault. Aquí, en esta publicación, solo puedo ofrecer una breve descripción de una comprensión cristiana de la no-dualidad, así que si después de leer esta publicación te quedan más preguntas, te animo a que leas el libro de Bourgeault.

En el capítulo 1 de El Corazón de la Oración Centrante, Bourgeault responde a la pregunta "¿Qué es la no-dualidad?" Primero considerando los méritos, y las limitaciones, de varias definiciones de no-dualidad que se pueden encontrar en los escritos de varios maestros espirituales cristianos, como Richard Rohr o Raimon Panikkar. Ella explora la no-dualidad como "la capacidad de mantener la tensión de los opuestos, descansar cómodamente en la ambigüedad y resistir la tendencia a la demonización y la exclusión"; como experiencia mística; o como logro unitivo: "un matrimonio místico, en el que uno está completamente unido a Dios en el amor, subsumido en Dios a través de ese amor".

Pero ella encuentra limitaciones en cada uno de estos enfoques, por lo que sugiere que la mejor manera de entender la no-dualidad, al menos en un contexto cristiano, es como un "cambio en la estructura de la percepción". Escribe:

Claramente, hay un gran cambio en la percepción que tiene lugar entre los niveles de consciencia "dualista" y "no-dualista", dando lugar a estas experiencias distintivas de unidad y un sentido de individualidad fluido y sin límites. Pero, ¿qué pasa si este cambio no tiene que ver principalmente con lo que uno ve sino con cómo ve; que no implica tanto un nuevo nivel de logro consciente como un cambio permanente en la estructura de la conciencia misma, por así decirlo, una nueva renovación del "sistema operativo?"

Y ella continúa diciendo:

Imagina que pudiera haber una forma diferente de estructurar el campo de percepción, una forma alternativa de conectar el cerebro que no dependiera de esa bifurcación inicial del campo perceptivo en interior y exterior, sujeto y objeto... Entonces uno realmente experimentaría ese sentido característico de unidad, no porque uno haya entrado en un reino completamente nuevo de experiencia espiritual, sino porque ese tedioso mecanismo "traductor" del cerebro autorreflexivo finalmente ha sido reemplazado. Ves unidad porque ves desde la unidad... Desde este cambio cuántico en la percepción, por supuesto, los muy celebrados logros espirituales y morales fluirían comprensiblemente, ya que una mente que no necesita separarse y excluirse para percibir la realidad, encontrará mucha menos resistencia en la corriente de la vida e infligirá mucha menos violencia sobre los demás.

"Una mente que no necesita separarse y excluirse para percibir la realidad encontrará mucha menos resistencia en la corriente de la vida e infligirá mucha menos violencia sobre los demás". Eso es lo que significa no-dualidad. Es más que la capacidad de tener en mente simultáneamente ambos lados de una paradoja; más que solo una asombrosa experiencia mística o incluso un sentido permanente de unidad con Dios. Es la capacidad de ver con los ojos de Dios, es decir, los ojos del amor. No es lo que vemos, sino cómo lo vemos.

Entonces, si la no-dualidad se refiere principalmente a una forma de ver, entonces quizás podríamos decir que es mejor llamarla una dimensión de consciencia/conciencia. En otras palabras, la no-dualidad no cambia lo que está "ahí fuera", sino que nos cambia de adentro hacia afuera, lo que, por supuesto, nos prepara para responder y comprometernos con nuestro entorno de una manera más o menos cristiana. Percibimos todas las cosas desde el punto de vista del amor divino en lugar de la violencia humana. Esto es lo que hace posible "amar a tus enemigos".

La Biblia y la conciencia no-dual

Muchos cristianos se resisten a esta noción de no-dualidad porque la ven como un concepto oriental, algo que puede tener sentido en términos de budismo o vedanta, pero no para los cristianos. Sin embargo, cristianos como Bourgeault, Rohr, Panikkar y otros dicen que, si bien el lenguaje puede llegar a nosotros desde oriente, la experiencia real de la conciencia no-dual está presente en la tradición cristiana, comenzando con la Biblia y especialmente expresada por grandes místicos como Meister Eckhart y el autor de La Nube del No-Saber. De hecho, en mi publicación La no-dualidad en la Biblia... y en nosotros, sugiero que podemos encontrar evidencias de esta forma no-dual de ver en la propia escritura.

Sugiero que "la mente de Cristo" a la que se refiere San Pablo (Filipenses 2: 5; I Corintios 2:16), es, en efecto, la consciencia no-dual/visión no-dual. Está marcada por la capacidad de ver lo que Dios ve, lo que significa ver todo con los ojos del amor, los ojos de la compasión, los ojos de la misericordia. Se desarrolla más allá de las limitaciones de nuestra forma ordinaria de ver, que es ver las cosas en términos de discriminación, distinción, "juicio", el rojo es rojo porque no es azul. Ver de manera no-dual no elimina la diferencia entre rojo y azul, pero se ven no distinguiendo uno del otro, sino simplemente viendo lo que es, sin la necesidad de diferenciar. El rojo es rojo porque rojo es rojo y el azul es azul porque azul es azul.

En el sermón de la montaña, Jesús deja en claro que Dios ama tanto a los justos como a los injustos, y estamos llamados a hacer lo mismo. Solo podemos hacer eso por la gracia, es decir, permitiendo que el amor y la compasión de Dios fluyan a través de nosotros. Pero esto requiere no solo nuestra sumisión a Dios, sino incluso nuestra participación en la naturaleza divina (II Pedro 1: 4), es decir, inmersos en la mente de Cristo: la consciencia no-dual que ve todo con amor.

Leyendo la Biblia con ojos no-duales

Pero esto nos lleva a la pregunta del lector. ¿Cómo podemos suponer que la Biblia recomienda esta conciencia no-dual, cuando gran parte de la Biblia misma parece estar escrita desde una mentalidad claramente dualista?

Recuerdo el viejo dicho que utiliza un padre para enseñarle a su hijo algo que no siempre hace: "Haz lo que yo digo, no lo que yo hago". La Biblia ―especialmente en las enseñanzas de Jesús y Pablo― promueve la conciencia no-dual, aunque no todo en la Biblia se presenta desde el punto de vista de la no-dualidad. Vamos a desmenuzar esto un poco.

La Biblia es un registro de cómo ciertas comunidades dentro de la familia humana han entendido y respondido a Dios. El Antiguo Testamento (Escrituras hebreas) nos da la historia sagrada del pueblo judío, mientras que el Nuevo Testamento cuenta la historia de Jesús y sus primeros seguidores.

Como toda buena historia, la Biblia está llena de conflictos, que incluyen mensajes contradictorios sobre Dios. Los que somos creyentes consideramos la Biblia como la palabra de Dios, pero esto no quiere decir que cada jota y tilde en el texto tenga el mismo peso de autoridad moral o espiritual.

Incluso el cristiano más conservador entiende que cuando Jesús dijo: "Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo" (Lucas 14:26), estaba hablando hiperbólicamente, no "literalmente". En otras palabras, Jesús está diciendo que nuestro amor por Dios, por el propio Jesús, debe ser tan fundamental y central en nuestras vidas, que todas las demás demandas son como nada en comparación. Él está usando un lenguaje extremo para hacer destacar un punto. ¡Pero él no está diciendo enfáticamente que el mandamiento "Honra a tu padre y a tu madre" (Éxodo 20:12) ya no se aplica a sus seguidores!

Es lógicamente imposible odiar y honrar a nuestros padres. Odiarlos es deshonrarlos, a pesar de todas las apariencias o comportamientos externos. Entonces, una de estas declaraciones no puede tomarse literalmente. La interpretación cristiana de las Escrituras es clara en que es Jesús, no Moisés, quien habla hiperbólicamente, no literalmente.

Ahora, veamos algo del lenguaje sobre Dios odiando al mal o a los pecadores o lo que sea. Solo voy a ofrecer tres ejemplos, imagino que hay más, pero espero que estos tres me den a entender.

Salmo 5: 5: "Odia a todos los malhechores". El autor desconocido de este versículo (llamaremos a esta persona "el salmista") se dirige a Dios. El salmista proclama, ante el rostro de Dios, que Dios odia a los malhechores. Inmediatamente reconozco que no estoy obligado a tomar este versículo literalmente, ya que simplemente registra la opinión de un individuo (el salmista).

Sabemos con certeza que Dios ama a todos, incluso a los pecadores: compare este versículo con Romanos 5: 8, donde Pablo escribe: "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros".

Entonces, ¿cuál es: Dios odia a los malhechores o los ama lo suficiente como para morir por ellos? Quizás el Salmo 5:5 es solo otro ejemplo de hipérbole. ¿O tal vez este podría ser un ejemplo de cómo las Escrituras nos muestran formas en que los seres humanos son capaces de entender mal a Dios?

Juan 3: 20-21: "Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios". Estas palabras se atribuyen al mismo Jesús. Aquí hay un excelente ejemplo de la dicotomía luz/oscuridad que mi lector mencionó ("hay muchas escrituras que contrastan a Dios como luz con Satanás/maldad como oscuridad. Entonces, ¿cómo se pueden entender bajo el prisma de no-dualidad?").

En primer lugar, creo que la mayoría de los lectores entienden que Jesús está usando una metáfora aquí. No está sugiriendo seriamente que la luz física es inherentemente buena y que la oscuridad física es inherentemente mala. Si estuviera sugiriendo eso, entonces sería culpable de una mente verdaderamente no científica, porque sabemos que la oscuridad es buena en muchos sentidos: promueve un sueño saludable, brinda a los humanos y a otros seres vivos oportunidades para descansar y renovarse, y puede facilitar el crecimiento y el rejuvenecimiento del cuerpo, etc. Así que es una tontería pensar que este lenguaje metafórico debe entenderse literalmente.

Pero incluso si aceptamos que Jesús está hablando metafóricamente, todavía nos queda la pregunta: ¿cómo responde la conciencia no-dual a la clara diferencia que existe entre el bien y el mal? Quizás para responder a esta pregunta, pasemos a un tercer pasaje de las Escrituras que ilustra esta dicotomía.

Salmo 45: 6-7: "Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre... amas la justicia y aborreces la maldad". Una vez más, aquí tenemos un salmista que dice algo acerca de Dios, pero a diferencia del Salmo 5: 5, este versículo parece ser un poco más universal en lo que dice. En otras palabras, no creo que podamos encontrar un versículo en las Escrituras que contradiga esto. En ninguna parte, que yo sepa, las Escrituras incluso insinúan que Dios podría amar la maldad. Recuerdo el viejo proverbio: "Ama al pecador pero odia el pecado". Así que aquí está la pregunta: ¿es posible odiar el pecado de manera no-dual? Si entendemos "no-dual" para referirnos a una forma de ver, entonces la respuesta es sí. La no-dualidad, recuerda, es una función de la consciencia ― es una transformación interior, no exterior.

El mundo en general sigue siendo el mismo mundo si lo vemos de manera dual o no-dual. El rojo sigue siendo rojo y el azul sigue siendo azul. La consciencia no-dual no elimina las diferencias de color. Tampoco elimina la diferencia entre el bien y el mal. De hecho, diría que cuanto más no-dual sea nuestra consciencia, más nos rechazará el mal. Si miro al mal de manera dualista, lo estoy mirando con ojos de juicio, lo que, en el peor de los casos, puede significar que lo estoy mirando a través del filtro del interés propio. "¿Cómo puedo usar esto para mi beneficio?" "Si renuncio, ataco o rechazo esto, eso me hace una mejor persona e incluso me hace mejor a la vista de los demás". Es cierto que estos son ejemplos extremos, y la mayoría de nosotros simplemente juzga el mal y sigue adelante.

Pero, ¿qué pasa si Dios responde al mal no con los ojos del juicio, sino con los ojos del amor? Sí, sé que el Salmo 45 dice que Dios odia la maldad. Pero la Biblia también es clara en que Dios es Amor. ¿Cómo puede un Dios que es Amor odiar algo? [1]

No soy teólogo, así que solo puedo ofrecer aquí una suposición laica: pero creo que Dios, que es puro amor, simplemente ofrece un espejo a toda la creación: lo que significa que cualquier criatura que encarna la maldad experimenta a Dios como "odio" porque la maldad por su naturaleza es una forma de odio. ¡Esto sigue en la línea de la mística Juliana de Norwich, quien en su libro Revelaciones del amor divino dice que no vio ira en Dios, sino que la "ira" que los seres humanos ven en Dios es en realidad una proyección de nuestra ira pecaminosa! Dios nos ama incondicionalmente, incluso cuando pecamos. Pero debido a que somos imperfectos, a menudo proyectamos nuestras propias imperfecciones sobre Dios: vemos a Dios como colérico, odioso o vengativo. Pero lógicamente, si Dios es Amor, ¿cómo puede Dios ser esas cosas?

Una vez más: la Biblia es el registro de cómo los seres humanos responden a Dios, por lo tanto, la Biblia también documenta algunas formas en que malinterpretamos a Dios. Proyectar nuestro propio odio e ira dualistas sobre Dios es una de esas formas; y la Biblia documenta eso.

No estoy sugiriendo que Dios es un Dios "para el que todo vale". Decir que Dios hace frente al pecado y la maldad humanos con amor incondicional no es decir que el juicio de Dios está ausente, sino que el juicio de Dios-que-es-Amor se expresa a través del cuidado y la compasión incondicional y un deseo de reconciliación y sanación, no de condenación y separación.

Ahora, traslada esto al nivel humano. Cuando yo (como ser humano) por la gracia de Dios entro en una consciencia no-dual, estoy invitado a responder al mal y la maldad de una manera similar. Estoy llamado a enfrentar el odio con amor. Amar a mis enemigos. Eso no significa que deje que mis enemigos me pisoteen, a veces lo más amoroso que puedo hacer es separarme de los que me odian. Pero en la medida en que me relaciono con los demás de manera no-dual, estoy motivado por el amor y la misericordia de Dios en lugar de mi propio miedo y necesidad de controlar.

Desde una perspectiva no-dual, es más probable que mi respuesta al mal sea de tristeza en lugar de ira, de compasión en lugar de condena y deseo de responder ayudando a aquellos que han sido heridos o que necesitan rehabilitación. Al ver el mal con los ojos del juicio, respondemos con la condenación. Al ver el mal con ojos no-duales, respondemos con la compasión perspicaz.

La consciencia es un reostato, no un interruptor on/off

Finalmente, creo que es importante recordar que, dado que la no-dualidad es una dimensión de la consciencia, no hay una delimitación rígida entre ver de manera dual y ver de manera no-dual. Al igual que no hay una delimitación rígida entre la consciencia de un niño y la consciencia de un adulto; después de todo, ¿qué es la adolescencia sino una especie de tiempo "salobre" cuando fluimos de un lado a otro entre la mente y el corazón de un niño y la mente y el corazón de un adulto? E incluso un niño pequeño a veces puede mostrar una sabiduría más allá de su edad, e incluso una persona de 72 años a veces puede comportarse como un niño.

La consciencia fluye, no tiene "niveles" o "etapas" discretas. La no-dualidad es como estar parado en el polo norte, donde todas las direcciones van al sur. La consciencia no-dual está tan inmersa en Dios que miramos todas las cosas con amor. Pero el amor no elimina nuestra capacidad de discernir, o incluso de "juzgar", siempre que sea un juicio al servicio del amor y no al servicio a sí mismo. Creo que cuando Jesús dijo "no juzgues" (Mateo 7: 1) estaba invitando a sus seguidores a ir más allá del juicio dualista hacia la compasión no-dual. Pero incluso la compasión tiene que discernir la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto o el bien y el mal. Entonces, no es que el juicio desaparezca, sino que "juzgamos" (discernimos) desde un lugar más alto, más amoroso y más compasivo: un lugar de unión con Dios. Un lugar no-dual.

En la conciencia no-dual, el rojo sigue siendo rojo y el azul sigue siendo azul. El mal es malo y el bien es bueno. Ver de manera no-dual significa discernir lo que es bueno y lo que es malo, pero hacerlo con los ojos del amor y la compasión, no con los ojos que se apresuran a condenar y susceptibles a la malicia.

Espero que esto sea útil.

Notas:
  1. Una mística como Juliana de Norwich diría que el pecado/maldad/iniquidad en realidad no es una "cosa" ―no tiene sustancia― y por lo tanto no es una contradicción decir que Dios lo odia, porque el Amor solo ama lo que existe.
Fuente: Patheos