Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Más allá de las palabras

Extractos - Jeff Foster

Más allá de las palabras

por Jeff FosterExtracto de: the wonder of being
Jeff Foster

Justo en el corazón de la vida, hay una simplicidad que está totalmente más allá de las palabras.

Sin embargo, en el momento en que intentamos hablar sobre esta simplicidad, en el momento en que intentamos ponerla en palabras, en cierto sentido la hemos matado. Como el Tao Te Ching nos ha estado recordando durante más de dos mil años:

"El tao del que se puede hablar
no es el tao eterno.
El nombre que se puede nombrar
no es el nombre eterno.

Lo innombrable es lo eternamente real.
Nombrar es el origen
de todas las cosas particulares."

Este es realmente un libro sobre algo que no se puede expresar con palabras: el hecho de que, justo en el corazón de la vida, en el lugar donde te encuentras, aquí mismo y ahora mismo, está sucediendo un milagro.

¿Y qué milagro es ese?

Es el momento presente.

Es todo: las visiones, sonidos y olores presentes, las sensaciones corporales, el corazón latiendo, la respiración...

Es la vida misma.

Es todo y no es nada: ninguna cosa. Más allá de las historias que contamos sobre la vida, más allá de nuestros conceptos, más allá de nuestras creencias e ideas, más allá de nuestras ideologías y complicadas filosofías, más allá del tiempo y el espacio, no hay "cosas" separadas en existencia. Más allá del sueño de la dualidad, no hay separación en absoluto. Aquí hay una verdad atemporal que va directamente al corazón de todas las religiones y tradiciones espirituales, y, en definitiva, también al corazón de la ciencia moderna. Debajo de todas las dicotomías que definen nuestras vidas, hay una sola realidad subyacente (llámala Tao, llámala Mente de Buda, o Advaita, o Brahman, o la Vida Misma o Energía, o llámala nada en absoluto... ) y que la realidad no está separada de lo que somos. Como lo expresó tan bellamente el físico cuántico Erwin Schrödinger:

"Lo que observamos como cuerpos y fuerzas materiales no son más que formas y variaciones en la estructura del espacio. Las partículas son solo schaumkommen (apariencias). El mundo me es dado de una sola vez, no uno existente y uno percibido. El sujeto y el objeto son solo Uno. No se puede decir que la barrera entre ellos se haya roto como resultado de la experiencia reciente en las ciencias físicas, porque esta barrera no existe."

Más allá del pensamiento, nada está separado de cualquier otra cosa. Sin embargo, de ese Misterio Innombrable, surgen las palabras, aparecen los pensamientos, la separación hace su pequeña danza, y este es el juego de la dualidad dentro de la no dualidad, y es absolutamente imposible hablar de eso.

Así que puedes preguntar: ¿Por qué escribir un libro sobre algo que es muy presente, muy vivo, muy íntimo y, por lo tanto, muy paradójico para ponerlo en palabras?

¿Por qué intentar utilizar el lenguaje dual para comunicar aquello que está más allá de la dualidad?

¿Por qué no simplemente guardar silencio y terminar con eso?

¡Esta es una muy buena pregunta!

Bueno, aunque las palabras nunca capturarán esta simplicidad, tal vez puedan apuntar hacia ella.

Por lo tanto, eso es lo que realmente son todas las palabras en este libro: punteros. Nada más y nada menos. Señalan a la Fuente, al origen de todas las cosas, que en el análisis final es idéntico a lo que realmente eres, más allá de tu historia de vida creada por la mente, e idéntico a la vida misma, mientras baila en el vacío.

La apariencia y la esencia son no-dos. Más allá de eso no podemos ir con palabras.

Si prestas demasiada atención a los punteros, terminarás perdiendo lo que apuntan los punteros. Como se dice en el Zen, si prestas demasiada atención al dedo que apunta a la luna, te perderás esa hermosa luna...

Ahora bien, estoy seguro de que cualquier filósofo medio decente sería capaz de hacer pedazos muchos de los argumentos de este libro. Él o ella puede afirmar que muchas de las afirmaciones en este libro son ilógicas, que partes del libro contradicen otras partes, que el texto va en contra de la racionalidad e incluso del sentido común, que las ideas presentadas aquí son radicales o incluso completamente locas. Eso está bien. No estoy aquí para convertir a nadie a una nueva forma de pensar, para imponer un nuevo sistema de creencias a nadie, o para comenzar una nueva religión. Lo que se está comunicando en este libro va más allá de todo ese juego de "Yo tengo la verdad y tú no" que nos encanta jugar. Es una posibilidad que atraviesa el corazón de las cosas.

Va más allá de "mi religión contra tu religión", "mi Dios contra tu Dios" o "mis creencias contra tus creencias". Esta posibilidad va más allá de todo lo que aparentemente nos separa.

Va más allá de "yo soy cristiano, tú eres judío", más allá de "yo soy negro, tú eres blanco", más allá de "yo estoy en lo cierto, tú estás equivocado", más allá de "yo soy un hombre, tú eres una mujer". Va mucho más allá de "yo estoy iluminado, tú no estás iluminado", "yo estoy despierto y tú no lo estás", "yo lo he conseguido y tú no", "yo no soy dual pero tú aún eres dual", o incluso "yo estoy aquí y tú estás ahí". Más allá de todos estos opuestos duales, ahí radica la verdadera libertad.

Más allá de la lógica, más allá de la racionalidad, más allá del pensamiento mismo, hasta el silencio sin palabras en el corazón de las cosas: ahí es donde apuntan todas las palabras de este libro.

Necesitarás dejar atrás la mente lógica si quieres ir más lejos. Este es un viaje hacia la vivacidad, a la vida misma, no al intelecto.

Compartiendo esto

No me considero un maestro. Ya ves, no tengo nada que darte. No tengo nada que tú no tengas.

Simplemente no tengo nada que enseñar, pero quizás, solo tal vez, tengo algo que compartir. Y si lo que se comparte en este libro realmente se ve, también verás que solo estoy compartiendo esto conmigo mismo, porque soy lo que eres. Más allá de nuestras historias de vida, no hay nada que pueda separarnos. Esta no es una comunicación de persona a persona, de individuo separado a individuo separado, de profesor a alumno, sino un compartir de la vida a sí misma. Entonces, en última instancia, no es realmente un "compartir"... ¡Pero aquí llegamos a los límites del lenguaje!

El lenguaje no puede decir lo que no se puede decir. Pero tal vez el lenguaje, usado de cierta manera, puede ayudar a señalar lo que no se puede decir.

Ahora bien, aquí están las buenas noticias: no necesitas entender nada de lo que se dice aquí. Más allá del intento de la mente de comprender, y más allá de cualquier confusión que puedas experimentar mientras lees, puede haber una resonancia, un reconocimiento, un conocer que es más profundo que cualquier palabra. Mucha gente lee mis libros y me dice que no entienden lo que se dice, pero al mismo tiempo lo saben y siempre lo han sabido. No lo entienden, pero lo saben más clara y directamente de lo que nunca han sabido nada.

No estoy aquí para enseñarte nada, pero quizás esté aquí para recordarte algo que ya sabes.

Este libro puede desafiar tus conceptos sobre qué es y qué no es la "espiritualidad". Cuestionará la idea de que hay, en realidad, algo en el mundo separado de otra cosa, que hay un "buscador" separado de lo que busca, que hay un "yo" separado de "tú", que la iluminación no está ya aquí, que el Reino de los Cielos se encuentra más allá, que la Unicidad está en algún lugar "ahí fuera".

Este libro realmente trata sobre el final de la búsqueda, el final de la lucha, el final del sufrimiento, el final de la idea de que eres una persona pequeña en un mundo grande, de alguna manera separada de la totalidad. Apunta a una suave explosión en algo mucho más poderoso, mucho más alegre y mucho más simple de lo que nos prometieron las enseñanzas del mundo. Apunta de vuelta a casa.

El final de la búsqueda espiritual es una aceptación absolutamente radical de lo que es. Y esta aceptación, este ver a través, no la haces , el individuo. Esta aceptación no es un hacer, no es un logro, no es el resultado de nada. Esta aceptación está en la naturaleza de las cosas, tal como ya son.

Ya, todo surge espontáneamente, libremente, por sí mismo.
Ya, el universo lo acepta todo, incondicionalmente, tal como es.
Ya, como el Buda vio tan claramente, no hay un yo separado.

Este es el misterio que vamos a explorar.