Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Viviendo en la Conciencia Abierta (4)

Extractos - Roy Whenary

Viviendo en la Conciencia Abierta( Cap. 13 a 16 )

Extracto del libro de Roy Whenary Living in Open Awareness
Living in Open Awreness

13. Maestros y sus enseñanzas

A algunas personas les gusta pensar que hay solo una manera de hacer las cosas ― la manera que ellos prefieren. Pero, viendo la vida como un todo, está muy claro que hay una gran variedad de maneras de hacer la mayoría de las cosas.

Cuando se trata de enseñanzas religiosas o espirituales (y de maestros) algunas personas realmente se obsesionan sólo con una forma, una enseñanza, un maestro, un método, un salvador, y así sucesivamente.

Naturalmente, nos atraen unas cosas y no otras, y cada uno es diferente. Somos diferentes porque tenemos diferentes experiencias en la vida, diferente condicionamiento sobre lo que nos gusta y lo que no nos gusta. Depende del medio ambiente en que fuimos criados, o vivimos.

Hay mucha intolerancia hacia aquellos que tienen diferentes puntos de vista o creencias que las nuestras. La mayoría de nosotros no podemos entender a los que hacen las cosas de manera diferente a nosotros, así que a menudo les condenamos por ser diferentes.

En el campo de la no-dualidad, hay una cierta cantidad de conflicto entre los que siguen las enseñanzas tradicionales y aquellos que siguen el nuevo (neo) enfoque advaita. De hecho, este conflicto existió hace muchos cientos de años atrás, en el budismo Zen, entre los seguidores de las escuelas del Despertar "Gradual" y las del "Repentino". En esencia, es la intolerancia y la arrogancia del ego, que siempre cree que lo que está dentro es lo único válido.

Hay muchas maneras de describir a un elefante, dependiendo del ángulo desde el cual uno está viendo el elefante. Por lo tanto, cuando se trata de asuntos relacionados con la mente, el corazón, la verdad, la realidad, etc... no es de extrañar que las personas no estén de acuerdo.

Si alguien le dice que tienen una mejor forma de describir a un elefante que tú, ¿por qué creerle? La gente se queda apegada a la repetición, y una enseñanza que se repite una y otra vez puede asumir más importancia aparente de la que realmente tiene. La mente se sintoniza con las cosas, a continuación sólo puede ver las cosas en ese sentido.

Por lo tanto, es bueno mirar las cosas desde diferentes ángulos, y no quedar atrapados en una rutina, mirando sólo desde un ángulo. El maestro que consideras como el mejor que ha pasado por este planeta, puede en realidad, cuando se mira desde otro punto de vista, ser visto como un charlatán, un ladrón y un estafador.

Cuando era más joven, yo estaba muy inspirado por J. Krishnamurti, pero cuando presté sus libros a algunos amigos, a menudo no estaban en absoluto interesados en lo que había escrito. No podía entender esto en ese momento, pero lo veo claro ahora.

Debemos seguir nuestro instinto natural, siguiendo la ley de la atracción. Lo que nos atrae, probablemente es lo que necesitamos en un momento dado. Pero algunas veces es posible que sigamos una dirección particular, porque nos sentimos atraídos en esa dirección, pero luego nos quedamos atrapados en esa dirección, en lugar de escuchar a nuestros propios instintos acerca de las cosas. A la mente le puede gustar la seguridad de "saber" dónde se encuentra, pero esto no siempre es bueno para ella. A veces sería mejor darse la vuelta y preguntarnos lo que realmente queremos en la vida. ¿Qué es lo que realmente quieres en la vida? ¿Quieres seguir a un maestro o enseñanza, o quiere encontrar satisfacción, más claridad sobre las cosas, y convertirte en tu propio maestro?

Una de las grandes cosas en estos días es que podemos tener muchos maestros... encontrar inspiración en muchas direcciones. Hay un sinfín de libros que inspiran, escritos por sabios del pasado y del presente. Encontrar el camino en un paisaje desconocido, a uno le puede ayudar tener un mapa del terreno. Pero no permitamos creer que sólo hay un mapa, sólo una forma de describirlo, sólo un idioma para explicar las cosas. Hay tantos mapas, como aquellos que los necesitan, y eso es todo lo que necesitamos entender. Nuestro camino no es el único camino, y el momento en que empezamos a creer que lo es, entonces nosotros mismos estamos realmente perdidos.

14. Encontrando nuestra voz original

Es fácil y natural utilizar las mismas palabras y frases que nuestros maestros. Pero cuando "alcanzamos la mayoría de edad"" (por así decirlo) comenzamos a encontrar nuestra propia y única forma de expresar lo que entendemos.

Si estamos hablando en nombre de una tradición, continuando una línea de indagación que se remonta en el tiempo, entonces tal vez nuestras palabras y frases serán más de lo mismo, pero nuestra propia comprensión única encontrará su autenticidad y diversidad de alguna manera, quizás a través de nuestra personalidad única, o porque encontraremos una claridad particular al expresar algún aspecto de la tradición.

Pero para encontrar nuestra propia forma única, primero tenemos que averiguar quién y qué somos, profundamente en el fondo de nuestro ser.

Lo que somos no es lo que siempre hemos pensado que somos, y no es lo que otros piensan que somos. Cada uno de nosotros tenemos talentos únicos, habilidades, predisposiciones, y es a través de estos aspectos únicos que canalizamos cualquier verdad y comprensión que hayamos realizado. De hecho, ni siquiera podemos ayudar en esto .... simplemente se expresa a sí mismo como lo hace.

Pero, para muchos, hay ciertas cosas que se interponen en el camino, lo que inhibe el libre flujo de nuestros talentos y conocimientos únicos. Estas pueden ser lacras de la personalidad, debido a los traumas del pasado, los cambios de estado de ánimo, un sentimiento de culpa, el resentimiento, la ira, el odio, el orgullo, el miedo o lo que sea. Hasta que no seamos capaces de liberarnos del pasado, es muy difícil mantener la conciencia del momento presente.

No puedes escapar de tu pasado. Lo llevas contigo todo el tiempo. Pero no permitas que te inhiba. Cuando surgen los recuerdos del pasado en la conciencia del momento presente, se ven claramente como lo que son. No tienes que entrar en tu mente y despejarla... ocurre de manera natural, si uno simplemente permanece despierto en el ahora.

La otra cosa que despierta tu voz original es sentarse solo, en meditación silenciosa, específicamente en la conciencia abierta, en la cual no estás siguiendo una tradición, no estás cantando un mantra, no estás practicando un método de meditación de probada eficacia, sino que simplemente te permites "Ser" lo que eres, sin nombrarlo, en la conciencia abierta.... en la escucha, en la sensación, en el ver.

15. Dar un paso atrás

A través del curso de nuestra vida, uno aprende a (y se condiciona por) implicarse demasiado con todo lo que surge. Cada palabra, cada frase, cada pensamiento, está cargado de emoción, nacida de nuestra implicación en el pasado, la identificación con objetos del pasado, eventos, situaciones, relaciones, etc. Esta implicación nos atrapa, en cierto modo, de tal manera que no tenemos elección en lo que respecta a nuestra respuesta hacia lo que se nos presenta en la vida. Nuestras respuestas son reacciones habituales y condicionadas, construidas a lo largo del transcurso del tiempo, con recuerdos incrustados profundamente en nuestra mente inconsciente.

Nuestra respuesta habitual a lo que surge en la vida también nos niega la posibilidad de conocer la nueva vida del momento, la del ahora. Por eso es importante que exploremos la manera de no quedarnos enredados automáticamente en lo que surge, y encontrar una forma de dar un paso atrás y ver con claridad, sin la necesidad de implicarse.

Dando un paso atrás (desde la implicación) nos estamos dando permiso para ser simplemente testigos de lo que surge en la conciencia. Un testigo no tiene que implicarse, no tiene que reaccionar, ni resistirse, ni nada. La meditación de la conciencia abierta es una manera de estimularnos a ser testigos. Simplemente escuchamos, percibimos, sentimos lo que está presente ― no juzgamos, interpretamos o indicamos nuestras preferencias. Sólo dejamos simplemente que "lo que es" sea, y lo aceptamos por lo que es y como es.

Por supuesto, dar un paso atrás también puede ser sentarse, o recostarse. Simplemente invitamos a que surja cualquier cosa que necesite surgir. Esto no es una práctica formal, religiosa o espiritual... no es más que una cosa para hacer de sentido común... dar espacio a lo que nos está desplazando, lo que nos está causando ansiedad, dolor, malestar, nerviosismo.

Dar un paso atrás es una forma de ser amable con nosotros mismos. Muy a menudo, las personas se castigan por ser estúpidas, por no haber aprovechado las oportunidades, etc... pero no hay necesidad de nada de eso. Siempre existe la posibilidad de dar un paso atrás... sea cual sea la situación. La gente suele tratar de implicarnos, tratar de involucrarnos emocionalmente, para conseguir una reacción por nuestra parte, pero no debemos morder el anzuelo.

Cuando nos damos cuenta de la importancia de permitirnos dar un paso atrás, de distanciarnos de la implicación, nuevas cosas comenzarán a ocurrir en y alrededor de nosotros. Siempre lo hacen. Cuando damos espacio a las cosas, permitiendo que surjan soluciones creativas, las cosas empiezan a cambiar.

16. Estar en el presente

"Estar en el Presente" significa simplemente "Estar Presente"... no como la persona separada que imaginas que eres por la memoria... sino como tú mismo... tu verdadero ser.

No puedes estar presente totalmente si todavía estás poniendo energía en mantener la fachada del "yo", porque, entonces, una parte de tu energía se va realmente en el mantenimiento de tu yo-imagen. Eso significa que no estás completamente presente.

Cuando estás completamente presente, tú (como ego) debes estar ausente. Sólo cuando "tú" estás ausente es posible que el verdadero "tú" esté presente.

Estar presente tiene que ver con ser receptivo a "lo que es"... escuchar, sentir, ver, percibir, ser.

Cuando estás en el presente, no puede haber ninguna reacción o resistencia a lo que surge, a lo que aparece ahora. Hay una aceptación total de ello, tal como es... incluso si la mente se da cuenta de que "lo que es" tiene que cambiar, o tiene que ser cambiado, por una buena razón.

ESTAR-AQUI-AHORA es una famosa frase de los años 60 y 70. Como seres humanos, siempre estamos proyectando hacia el futuro... pensando en lo que podría pasar, o lo que va a pasar ― y estamos insistiendo demasiado en el pasado. Tanto los recuerdos del pasado como las proyecciones del futuro son movimientos fuera del aquí y ahora. Cuando estamos aquí y ahora, no hay lugar para el ego. Cuando estamos totalmente presentes en el aquí y ahora, no hay espacio para un ego... así que el ego trata de evitar el aquí y ahora. En el aquí y ahora, el ego está muerto, así que el ego trata de hacer conexiones con los recuerdos del pasados y los sueños del futuro, para mantener su existencia.

La conclusión que sigue, después de haber reflexionado en la famosa frase de Descartes "Pienso, luego existo", es que si no pienso, entonces no existo.

La mente pensante es el vehículo para el ego, que se inventa a sí mismo, se alimenta a sí mismo, y luego hace alarde de sí mismo, hasta que finalmente se da cuenta de que no hay nada de qué alardear... porque el ego está totalmente vacío de cualquier sustancia. Ha sido construido, poco a poco, durante muchos años, y lo seguirá siendo, porque cada nueva experiencia modifica la apariencia y presentación del ego. Cuando llegue la muerte, todo lo que habrá es la posibilidad de o bien estar en el presente (que es la ausencia de ego) o escapar hacia los recuerdos del pasado o los sueños de lo que puede venir (porque tanto en la vida como en la muerte, el ego intenta mantener su propio sentido de continuidad).

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter