Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Jeff Foster - La vida sin un centro

Artículos - Jeff Foster

Jeff Foster ― La vida sin un centro (Parte 2 de 2)

Entrevista por Iain McNay Conscious TV

Iain: ¡Estabas muy motivado!

Jeff: Bastante. Cuando la gente viene a mis reuniones, y me hacen preguntas, previamente ya me las había formulado yo mismo. ¡He pasado por esta cosa de la búsqueda! Me hice todas las preguntas conocidas por el hombre, y nunca encontré las respuestas. Bueno, si lo hice. Encontré un montón de respuestas ... y luego la búsqueda comenzaba de nuevo. Parecía como un movimiento incesante hacia el futuro. Esta constante búsqueda de algo que pensé que había perdido.

Lo veo tan claro ahora: mientras que hubiera una persona separada buscando el despertar, ¡había una persona separada ahí! Y no era capaz de quitármela de encima: a la persona separada. No importa lo mucho que lo intentara, no era capaz de deshacerme de este "yo", este "yo" separado. En un momento dado, lo veía tan claramente: mientras el "yo" estuviera ahí, no podía despertar. Entonces el foco se centró el deshacerme de este "yo". Deshacerme del yo desde la raíz. Pero entonces lo que no podía ver era que se trataba de un yo tratando de deshacerse de un yo. ¡Esos círculos viciosos de pensamiento!

Y esos círculos se hicieron más y más sutiles. La búsqueda se dirigió por caminos más y más sutiles. En cuanto la búsqueda fue vista en cierto sentido, cambió la forma y proseguía de una manera más suave. Era como si la mente no quisiera darse por vencida. No quería renunciar a la idea de que finalmente un día "yo" podría despertar. Y todo lo que puedo decir es que de alguna manera, en medio de todo eso, todo el asunto se desvaneció. Pero claramente no puedo decir que fue debido a algo que hice en particular. En mi esfuerzo por lograr desprenderme, había estado reforzando el sentido del "yo".

Iain: Pero si no hubieras hecho ese esfuerzo, ¿igual se hubiera desvanecido?

Jeff: Bueno, esa es la pregunta central, ¿no crees?. Claramente lo que vi era que ya estaba aquí, ya estaba completo. El despertar, la Unidad, como lo quieras llamar, ya estaba aquí. Pero no era algo que pudiera tener. No podía poseerlo, no podía capturarlo. Y fue en el intento de capturarlo, en el intento de tomar posesión de eso, que aparentemente lo había perdido.

Iain: Es un gran dilema para un buscador espiritual. Por un lado, no lo puedes conseguir. Por otro lado, no puedes dejar de intentar. Todavía tienes una vida que vivir, seguir tu corazón, ir a donde la vida te lleve; todavía tienes que hacerlo, y esa es la aventura increíble. Y es muy inspirador conocer a alguien como tu que hizo todo esto, y entonces algo se abrió, algo cambió. Y tu infelicidad, tu depresión, desaparecieron, por la razón que sea.

Jeff: Pero mira la belleza de esto, se ve justo en medio de la desesperación.

Iain: Si, lo entiendo.

Jeff: Pensé que tenía que superar la desesperación antes de poder despertar. Vi que ya estaba aquí, justo en el corazón de lo que había tomado para que fuera mi vida, justo en el corazón de la desesperación. Vi que no era "mi vida" en absoluto. Que no importaba lo que estuviera pasando, había una libertad que no se podía ir porque no era algo que yo tenía. Era algo que estaba ahí y no tenia nada que ver "conmigo".

Es algo como sentarte aquí y permitir que la búsqueda se desarrolle por si misma. A lo largo de toda mi búsqueda y del sufrimiento, sólo había existido Unidad, y sin embargo no había sido capaz de verlo. Y a pesar de no haberlo visto, siempre había sido Unidad. Y sin embargo todo este juego del sufrimiento y la búsqueda, habían jugado a la perfección. También noté que no podía haber sido de otra manera. La búsqueda se había agotado por si misma cuando estuviera lista. Y no tenía nada que ver conmigo.

Recuerdo cuando lo vi por primera vez en una silla. Estaba en mi casa, en la habitación, mirando la silla, y me di cuenta que nunca antes había visto una silla. Había estado demasiado ocupado buscando algo más. Algo para mi. Algo más que la silla. Había estado buscando la iluminación, la liberación, el despertar. Siempre en el futuro. Y por eso me había perdido la silla. Y algo divertido sucedió. Era como si la silla revelara sus secretos. En la desaparición de la búsqueda, la silla reveló sus secretos. ¡Era la Unidad disfrazada de silla! ¡No era para nada una silla! La llamamos así para no tener que verla. "Oh, ya que es una silla, que es una mesa ..." Pero cuando todo eso se derrumba, es como si no pudieras saber nada al respecto. No es una silla. Es lo que es. Todo se vuelve muy vivo. Y sin embargo, todavía podemos llamarla una silla. Todavía podemos utilizar el lenguaje cotidiano. Todavía podemos funcionar como si estuviéramos llevando una vida cotidiana. Sin embargo, por debajo, todo es un milagro. No es nada como pensabas que sería. En el momento en que tienes una idea de lo que es esto, es sólo una idea. Está demasiado vivo para ser capturado, para ser conocido.

Más allá del despertar

Iain: Y de hecho has tenido algunas experiencias de estas. En tu libro, Más allá del Despertar, mencionaste que un día ibas caminando en Oxford, bajo la lluvia, y te diste cuenta que lo eras todo y que estabas en casa. ¿Estas situaciones surgieron con mayor frecuencia y se volvieron más fuertes?

Jeff: Cuando vi esto por primera vez, todo fue muy dramático. Fue impactante ver que el secreto había estado aquí desde el principio, justo en el corazón de una vida muy normal. Que lo extraordinario siempre había estado escondido en lo cotidiano, en la más cotidiana de las cosas. Y cuando lo vi por primera vez, hubo una gran emoción, hubo un drama al respecto.

Por estos días, todo se ha vuelto muy normal. Se ha tornado muy apacible. Siempre está ahí en el fondo. No es tan dramático. De todos modos, es como si en la superficie todo esto se colapsara en una vida muy ordinaria. En ese momento, había todo tipo de experiencias. Había solo amor al caminar bajo la lluvia ese día en Oxford. Era todo lo que había. Todo era una manifestación de eso, y nada estaba separado de lo que creía que era yo mismo. Para ese entonces todo era muy nuevo y dramático. Pero al final se extinguió y es muy sutil ahora.

Iain: ¿Había algo de miedo cuando eso sucedió?

Jeff: Cuando la persona se desvanece, solo queda lo que es, todo es muy claro y evidente. No puede ser conocido, no puede ser hablado, pero es innegable. Y entonces la mente puede volver. Solo entonces comienzas a escribir y a hablar del tema. y dices, "tuve una experiencia. Eso me pasó a ". ¡Pero en realidad no estabas allí en absoluto! ¡No te sucedió a ti! Es por temor que la mente regresa y trata de capturarlo. Trata de crear con eso una estructura, para poder sentirse segura.

Iain: La razón por la que pregunto, es porque hace unos años leí el libro la Colisión con el Infinito de Suzanne Segal y al parecer tuvo una experiencia similar. Pero también tenía una ansiedad tremenda. ¿No se supone que la ansiedad tiene algo que ver con la mente?

Jeff: Sí, es todavía la mente tratando de aferrarse. Tal vez es la última táctica que usa. Usa la técnica del miedo. "¡Hay algo que temer! ¡Hay algo que temer!" En realidad, sólo hay el miedo. Sólo miedo surgiendo. No hay nada que temer.

Iain:¿Hoy en día sientes algo de miedo o ansiedad?

Jeff: Cualquier cosa puede surgir. Miedo y ansiedad en realidad ya no. Pero la cuestión es que todo está permitido. La ira, el miedo, la alegría, la tristeza ... todo. Todo puede venir. Es como si todo estuviera permitido para que surja exactamente cuando debe surgir, porque no hay nadie ahí tratando de resistirse, de luchar en contra u obtener una identidad aparte. Por ejemplo, si tu madre muriera, habría tristeza. La gente tiene la idea de que la liberación es un estado en el que no sientes nada. Que es un lugar de nadedad, donde nada puede afectarte. ¡Son un montón de tonterías! Esa es otra idea, otro concepto. La Unidad permite todo. ¿Cómo no podría? ¡Lo es todo! Así que la tristeza puede estar ahí. ¡Y cuando hay tristeza, hay tristeza! Pero no hay nadie tratando de hacer algo con la tristeza. Y a continuación, algo divertido sucede: la tristeza vive su propia vida pequeña, y se quema a sí misma, en su propio tiempo.

Iain: ¿No hay carga en eso?

Jeff: No hay ninguna carga. Y en eso, ¡la tristeza puede ser totalmente triste! En medio de la tristeza, se puede observar que hay tristeza y sin embargo no la hay. Este es un lugar donde la mente nunca podría ir. Hay tristeza porque no hay nadie que este triste ―no hay ninguna persona triste― en realidad la tristeza no está ahí en absoluto. Incluso para llamarla tristeza, tendría que haber una persona que la llame así, que le de una etiqueta. Es imposible hablar del tema, e imposible de entender si hay o no tristeza al mismo tiempo.

Iain: Es una falta de identificación, ¿No es así? ¿Es como si estuvieras simplemente observando?

Jeff: Todo está siendo registrado sin esfuerzo. Pensamos que estamos haciendo el oír, haciendo el ver, haciendo el respirar. En realidad todo esto sólo está ocurriendo sin esfuerzo. Hay una inteligencia que está mas allá de la mente. La mente no tiene ninguna esperanza de comprenderlo. Es lo que está latiendo el corazón. Es lo que está respirando.

Iain: El cuerpo humano es un mecanismo muy complejo ..

Jeff: Y lo más difícil de oír es que el cuerpo no nos necesita. No necesita de nuestra búsqueda, no necesita nuestro sufrimiento, no necesita nuestra identidad. Funciona sin esfuerzo, sin nosotros. Es lo más difícil de oír para alguien que está tan apegado a sus enseñanzas, a sus juegos de convertirse en algo mas, oír que eres irrelevante, que estás ausente. Sin embargo, no es una ausencia fría, muerta y separada. Es una ausencia muy viva y completa. Es una ausencia que está llena de todo lo que está ocurriendo. En realidad, esa ausencia es una presencia perfecta. Hablamos de estar presentes, estar en el ahora. Pero cuando tú estás plenamente presente, "tú" no estás ahí. Así que en realidad "tú" no puedes estar presente. No es algo que "tú" puedas hacer. La presencia está ahí en la ausencia de "ti".

Iain: Esa es una de las primeras cosas que aprendes cuando vas por el camino espiritual: estar presente.

Jeff: Sí, pero lo que vemos aquí es que sólo hay presencia. No es algo que puedas tener, o estas mas cerca de ello. Y todo ya está sucediendo dentro de esa presencia. Incluso la búsqueda y el no-estar-presente, están sucediendo en la presencia más perfecta. La presencia está abrazando todo. No niega nada, no se resiste a nada. Incluso permite que se lleve a cabo el sufrimiento más intenso.

En la imagen de Jesús en la cruz, vemos que en el corazón del sufrimiento mas intenso conocido por el hombre, justo en el corazón de eso, está la eternidad. La eternidad no se puede encontrar a través de escapar del sufrimiento ― está justo en el corazón del sufrimiento. Así que es ahí donde se puede ver que no hay nadie que sufre.

Iain: Pero parece que hay una gran cantidad de sufrimiento en el mundo. Recientemente en la televisión hemos visto una gran cantidad de sufrimiento en Birmania y China, con el ciclón y el terremoto. Las personas han perdido sus hogares y sus seres queridos, la gente está herdida y no hay ayuda médica. ¿Te afecta en algo?

Jeff: Soy yo mismo en Birmania, yo mismo en el terremoto. Soy yo mismo muriendo de hambre en Africa. La gente a veces escucha el mensaje de la no-dualidad y piensa que se trata de sentarse y de no hacer nada. Creen que se trata de sentarse a decir arrogantemente: "Oh, es sólo un sueño, es sólo una historia, no hay nadie ahí sufriendo, así que cuál es la razón para hacer algo?"

En realidad, en la clara visión de que no hay nadie aquí que sufre, y que el sufrimiento es sólo una historia, puede haber acción sin esfuerzo para ayudar donde se necesite. Pero viene de un lugar en el que simplemente no conoces. Surge del no-saber. La Unidad se reconoce a sí misma en la cara de ese niño que muere de hambre y puede moverse para ayudarse a sí misma, no por piedad, no porque tenga que ser una buena persona, eso no tiene nada que ver. No viene de una moral establecida. Pero al ver que todo es Uno ―y este es el misterio del universo― de alguna manera se mueve para ayudarse a sí mismo. Porque sólo se ve a sí mismo, como el niño que muere de hambre, como la víctima del terremoto. Entonces se mueve para hacer algo, si eso es posible. O no. Puede ser que no se mueva, ya ves. Simplemente no hay forma de saberlo. Viene de un lugar de no pensamiento. No viene de un lugar donde estoy separado de ti y yo estoy sufriendo porque tu estás sufriendo y siento lástima por ti, y quiero ser una buena persona. No, el universo no necesita eso. No necesita nuestra compasión. No necesita nuestro sufrimiento encima de su sufrimiento.

Por lo tanto, verlo claramente es finalizarlo. Y entonces puede haber un movimiento para ayudar, o no.

Iain: ¿Y qué forma podría tomar ese movimiento?

Jeff: No hay manera de saber de antemano. En el momento en que tienes una idea de lo que debes hacer para ayudar, en el momento en que tienes una agenda establecida, dejas de ver. Por ejemplo, si piensas que lo más importante en el mundo es salvar las selvas tropicales del Amazonas, y eso es todo en lo que piensas, es posible que no te fijes en la señora mayor que está cruzando la calle ahora mismo y necesita de tu ayuda en este momento. Debido a que tienes ya una idea establecida de lo que está bien y de lo que está mal, es posible que no te des cuenta de esa señora que es más importante que toda la selva tropical junta, porque ella está aquí delante de ti, y ella eres tu mismo también. Así que no hay estructura para eso, y no lo entiendo, nadie lo entiende, es sólo el misterio de la creación. De alguna manera se reconoce a sí misma. Es Dios viéndose a sí mismo en todas partes.

Iain: Entonces, ¿qué te motiva? Haces charlas, y escribes libros. ¿Qué te mantiene en marcha?

Jeff: Realmente no sé de dónde viene. Siendo honesto, la forma en que se siente es que todo está ocurriendo. Todo está fuera de mi control. Jeff nunca podría haber hecho esto. En el momento en que Jeff hubiera tratado de hacer que esto ocurriera, tristemente habría fracasado. Y puede que al decirlo suene como si estuviera tratando de ser inteligente, pero realmente es así como se siente. Realmente se siente sin esfuerzo. Es sólo desenvolvimiento, evolución, y realmente no sé cómo está sucediendo o por qué está sucediendo, pero está sucediendo. Esta expresión de la no-dualidad parece salir de esta boca, y es siempre una sorpresa.

Iain: Decías hace un momento que solías ser muy tímido. Que estudiaste astrofísica en Cambridge y que en parte lo hiciste debido a que no querías tener que comunicarte con la gente. ¡Y aquí estás hablando sin problema!

Jeff: [Risas] ¡Lo sé! Es asombroso. No sé, me siento en mis reuniones, y te hablo a ti ahora, y las palabras salen solas. Si pudiera ponerlo en palabras, es como si me sentara y observara salir las palabras. A veces me sorprenden. A veces me sorprendo de lo que sale. Ahí está el sentido de que yo no podría haberlo hecho, no lo habría dicho.

Iain: Cuando uno escucha a los verdaderos genios de nuestro tiempo, los Einstein de este mundo, ellos dicen que realmente no crean sus propias ideas, que sus ideas sólo vienen de la nada.

Jeff: Todo emerge de la nada

Iain: Eres como un vehículo.

Jeff: Pero no tiene nada que ver conmigo. Todo parece surgir sin esfuerzo. ¡Se está hablando de sí mismo! No hay un esfuerzo en hablar de esto porque no hay nada de que hablar. Lo que estamos hablando aquí no es nada. No hay propósito. No puede ser inmovilizado. En el momento en que pronunciamos la primera palabra sobre esto, ya estamos en el sueño. Y cuando lo vemos claramente, cuando notamos que no se puede hablar al respeto, de nuevo las palabras simplemente salen libremente, ¡y no me preguntes cómo!, parecen venir. Si pudiera ponerlo en palabras, seria algo como sentarme y mirar las palabras salir, sin saber lo que va a venir después. Una gran cantidad de artistas hablan del tema: cuando están fluyendo, cuando están concentrados en lo que están haciendo, el arte sale de la nada, lo hace por sí mismo, surge de la nada.

Es como si estuviéramos en el punto de la creación y la destrucción, todo sucediendo ahora mismo. Esta es la creación y la destrucción, y no puede ser conocida. Esa es su belleza: si pudiera ser entendido, sería una cosa, sería un concepto. Este es el no-saber puro. En ausencia de la búsqueda, el misterio se revela por si mismo, no en el hablar, sino en todo. En estas flores, en este piso, en esta silla, y en esta mesa. Es todo. Todo es el misterio. Es algo que viene de la nada. El hecho de que todo esto está sucediendo, este es el milagro.

Iain: Desde un punto de vista matemático, si nuestro planeta fuera sólo un poco diferente de la forma que es ahora, no podría albergar la vida humana. Y esa es una de las cosas que olvidamos: el delicado equilibrio de todo. Esta es la sensación que tengo de ti: las cosas solo suceden, y no sabemos por qué, pero es la manera como se dan. Y hace unos años te ocurrió algún tipo de cambio, y no pasó mucho, pero fue muy importante. Se trata de darse cuenta de lo complejo y delicado y fino que es todo.

Jeff: Y lo hermoso que es.

Iain: Si.

Jeff: Y cuánto nos alejamos de eso en nuestra búsqueda de ser alguien. La preciosidad justo en el corazón de la vida. La preciosidad que siempre está ahí, nos la perdemos. Estamos demasiado ocupados buscando algo. En realidad nada me ocurrió a mí. Nada cambió. Es todavía una vida normal siendo vivida. Es solo que no hay nadie viviéndola. Está siendo vivida. Se vive por si misma. Es la Unidad desarrollándose a sí misma en la forma de una persona aparentemente separada. Esencialmente no hay diferencia entre tú y yo. Es la Unidad "mirando" a través de estos ojos y la Unidad "mirando" a través de esos ojos. La Unidad no tiene preferencias. Es igualmente "feliz" mirando a través de estos ojos o escuchando a través de estos oídos, así como mirando a través de esos ojos o escuchando a través de esos oídos.

Aparentemente lo único que nos separa, es la historia del "yo". Una historia que es tan frágil que se puede caer así nada mas, quedando sólo la presencia. Es el milagro que está en el corazón de las cosas, allí mismo en medio de la confusión de la vida humana. Y cuando esto se ve es impactante porque destruye toda búsqueda, dejándote aquí, totalmente presente y totalmente ausente.

Iain: Las personas están tan perdidas. De alguna manera es triste, y de otra manera sorprendente.

Jeff: Pero en realidad no podría ser de otra manera. Quizá el sufrimiento y la búsqueda están ahí para mostrarnos esto. Puede que nada esté fuera de lugar, y desde el Big Bang y la preciosidad y la fragilidad de eso, nada ha estado fuera de lugar. Y nos deja aquí. Aquí mismo.

Iain: Esa es una gran manera de terminar Jeff. Realmente aprecio que hayas venido.