Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Veinte preguntas acerca de 'Ello'

Extractos - Chuck Hillig

Veinte preguntas acerca de "Ello"

por Chuck Hillig ― Extracto de: The Way "It" is
Chuck Hillig

Hay una verdad central, fundamental, que yace en el corazón de cada una de las grandes religiones y filosofías espirituales: toda separación percibida es realmente ilusoria, y que, a pesar de todas las apariencias externas, todo es, intrínsecamente, sólo UNO. Pero, ¿cuáles son realmente las implicaciones sorprendentes y alucinantes de experimentar el mundo desde una perspectiva tan radical? ¿Puede una Consciencia no-dual ser realmente siempre compatible con las ordinarias luchas del día a día para pagar las facturas, aprobar los exámenes, planificar una futura carrera, y, en general, resistir las adversidades que inevitablemente aparecerán en el melodrama en curso más bien conocido como "tu vida"? Chuck Hillig ofrece respuestas a estas preguntas, y más, en esta entrevista/extracto de su libro, "The Way IT Is".

Chuck Hillig es un maestro espiritual moderno, autor y psicoterapeuta, cuya claridad de expresión le ha valido la admiración y la alabanza de muchos notables escritores y maestros no-duales. Chuck habla y escribe personalmente y directamente sobre la esencia de la espiritualidad no-dual y presenta sus verdades sorprendentes de manera convincente que es totalmente única, totalmente accesible y absolutamente transformadora. Usando sus estudios tanto en filosofía oriental como en psicología occidental, los cinco libros de Chuck presentan una visión del mundo de cómo vivir una vida iluminada y auténtica en el siglo 21, despertando a lo que realmente eres.

 

Punto de Partida: Cuando la Consciencia ["Ello"] pretende que hay una separación entre lo que dice que es... (el "yo")... y lo que dice que no es... (el "no-yo"), entonces el mundo misteriosamente (re)aparece. En verdad, sin embargo, la llamada "historia de tu vida" es sólo el canto-de-la-Consciencia cósmico que es gloriosamente interpretado a través del instrumento de tu propio cuerpo. El propósito de cualquier canción, sin embargo, no es llegar a la nota final. El propósito de una canción sólo se puede hallar en la gozosa interpretación de sí misma. Y lo mismo ocurre con la Consciencia. En pocas palabras, Su propósito es interpretar una historia fascinante consigo misma mediante el uso de un ilusorio "tú" en el papel del supuesto "Protagonista" de este drama Cósmico.

P: Pero Chuck, todo eso realmente no puede ser tan básico. ¿No estás simplificando todo demasiado?

R: Bueno, ¿cómo se puede simplificar demasiado algo que es, por su propia naturaleza, la simplicidad misma? De hecho, debido a Su sencillez es tan absolutamente completo y puro, este "Ello" sólo puede manifestarse pretendiendo ser "complejo". En otras palabras, cuando la Consciencia indivisible pretende ser divisible, crea el mundo de polaridades. ¡Y TÚ eres esa Consciencia misma!

P: Sí, pero si yo soy realmente este llamado "Ello", entonces ¿por qué no tengo una experiencia directa de Ello ahora mismo?

R: Este "tú", como el ilusorio ego-yo que crees que eres, no puede nunca personalmente experimentar su propia y verdadera naturaleza fundamental. Este "tú" sólo puede SER lo que Ello ya es (es decir, "Ello"). En otras palabras, este "tú" nunca será capaz de "obtener-Lo" simplemente porque ¡Ello ya es ELLO! (Después de todo, nadie puede llegar a un lugar donde ya se encuentra.) Creyendo que tú no estás realmente ahí, sin embargo, proporciona el impulso cósmico para que Ello, al parecer, "vaya en busca de Sí mismo". Es esta identificación errónea intencionada la que pone todo el drama en movimiento.

P: Bueno, si algo de esto es verdad, ¿cómo puedo realmente usar este tipo de filosofía en mi vida diaria?

R: No Lo puedes "usar" en el sentido usual, porque (Ello) estará, en realidad, simplemente usando-TE. En un nivel, sin embargo, puedes estar más en línea con Ello siendo consciente de elegir exactamente lo que (Ello) está eligiendo por ti. En otras palabras, practica el decir un rotundo "¡Sí!" a todo lo que se presenta ante ti. Y, aun cuando sientas decir "No", entonces simplemente di "Sí" a lo que, por ahora, estás diciendo "No". En resumen, no rechaces nada... ¡ni siquiera tus propios rechazos!

Recuerda, sin embargo, que este "tú" (como el histórico ego-yo) sólo está fingiendo que tú eres capaz de manipular-Lo o controlar-Lo. La Consciencia al final siempre se sale con la suya, simplemente porque, no importa donde pienses que este "tú" está yendo, (Ello) ya está ahí... esperando por ti.

P: ¿Es por eso que dices que "Ello" está siempre justo delante de mí en Su absoluta totalidad?

R: Sí. ¿Dónde más podría estar? Por definición, no puede haber algo de Ello aquí y también un poco más de Ello a la vuelta de la esquina. Ello implicaría que podría, de alguna manera, estar dividido de sí mismo. Pero, si (Ello) es absolutamente simple y completo, no puede realmente tener partes en absoluto. Sólo puede pretender o fingir tener partes. El "tú" que crees que tú eres es sólo una de las muchas supuestas "partes" que (Ello) está fingiendo tener (y/o ser.) Así que lo que sea que es tu experiencia en este preciso instante es absolutamente todo Ello . No hay realmente nada más. O, para decirlo de otra manera, a través de Sus propios "yoes" (suyos), Ello "ve" el 100% de Sí mismo... el 100% del tiempo. Nunca "falta" nada de Ello porque nunca nada puede estar fuera de Ello. ¡Nunca!

P: Entonces, ¿dónde entra nuestra idea de Dios en todo esto?

R: "Dios" en realidad no entra "en" Ello en absoluto; Dios en realidad sale de Ello. La palabra "Dios" (o el Ser, Alá, Jehová, el Espíritu, etc.) es simplemente el intento del ego de dar un nombre a lo innombrable "Eso-que-Es".

Es como un actor de cine que está tratando de dar un nombre propio a la pantalla que interiormente siente que está sosteniendo su drama. El mayor obstáculo, sin embargo, será el deseo egoísta del actor de "estar allí" como un testigo personal de su propio despertar a esta realidad. Sin embargo, esto es una contradicción en los términos. ¿Por qué? Bueno, no hay nadie separado que pueda estar "ahí" en el llamado "despertar", simplemente porque no hay nadie separado que esté ahora mismo "aquí" que "no esté despierto". En otras palabras, no sólo no hay nada que este actor pueda "conseguir", porque ¡en primer lugar no hay en realidad ningún actor presente verdaderamente individualizado que esté incluso disponible para "conseguir-Lo" (o, para el caso, para no conseguir-Lo)! En resumen, todo lo que realmente HAY, es la perfecta Pantalla de la Consciencia, Ella misma... este "ELLO".

P: Sí, pero ¿qué hacer con toda esa idea de la libre elección? ¿Existe realmente el libre albedrío?

R: Una vez más, antes de responder a esa pregunta, es necesario determinar inicialmente si hay individuos separados y distintos que están verdaderamente presentes y son reales. Como sabes, si toda separación es una ilusión, entonces cualquier discusión posterior acerca de un yo ilusorio que tiene o no "libre albedrío" sería tan inútil como discutir acerca de la temperatura probable del agua de un lago en un espejismo en el desierto. Al igual que no hay allí un verdadero lago para tomar la temperatura del agua, tampoco hay un verdadero "yo separado" actualmente presente que tenga (o no tenga) el supuesto "libre albedrío".

P: Pero ¿Qué tiene que ver esa noción con la idea del karma, la reencarnación y la Ley de Causa y Efecto? ¿Tampoco son reales?

R: El karma y la reencarnación existen sólo cuando existe la ilusión de que hay un "yo" separado e individual que es el supuesto hacedor.

En otras palabras, si te consideras como el "causador", se deduce naturalmente que un "tú" estará entonces obligado a "deambular por ahí" con el fin de recibir los completos efectos de las supuestas "causas" que tú, aparentemente, has puesto en movimiento. Sin un "yo" separado realmente presente que experimente estos fenómenos, entonces la idea del karma y la reencarnación es insostenible.

¿Qué se concluye de esto? Bueno, si toda separación es sólo ilusoria, entonces ¿quién es ese que en realidad tiene que "reencarnar"? O, en cuanto a eso, ¿quién es el que en primer lugar ha "muerto" realmente con el fin de "renacer" de nuevo?

P: ¿Así que estás diciendo que toda la historia del pasado de la humanidad es en realidad también sólo una parte de esta gran ilusión, ¡y que nada de eso sucedió realmente!?

R: Bien, lo que hay es sólo una supuesta "película" proyectada sobre la "Pantalla Cósmica", y esa es la "película" que crees que estás experimentando en este mismo momento.

Cuando ves una película, por ejemplo, los acontecimientos a los que hacen referencia los personajes ¿ocurren realmente fuera de la pantalla? Pero, la historia dramática en la pantalla es grandemente anticipada (y mejorada) por la disposición del espectador de pretender que esos acontecimientos ocurren realmente fuera de la pantalla. Sin embargo, "Ello" (la película) está siempre plenamente presente en su totalidad absoluta… aquí mismo y ahora mismo. En definitiva, ¡¡esto realmente es ELLO!!

P: Sí, pero ¿qué hay del futuro? Parece que estás diciendo que no debería intentar hacer nada al respecto.

R: No, no estoy sugiriendo eso en absoluto. Por ejemplo, si realmente te sientes movido a salvar a las ballenas, ayudar a los pobres, detener el SIDA, etc., entonces sigue adelante y lánzate a ello completamente al 100%. ¡No te guardes nada! El "tú" que crees que eres, sin embargo, no es realmente el "hace-dor" de cualquiera de esas acciones. En consecuencia, este "tú", entonces, no necesita preocuparse por los resultados de esas "acciones" que tú te sientes tan obligado, aparentemente, a "hacer". En Verdad, es la Consciencia la que, interpretando TODAS las supuestas "partes" en el drama cósmico, lo "hace" realmente todo.

P: Pero, ¿estás diciendo que no debería importarme cómo resultan las cosas?

R: En realidad, sólo estoy sugiriendo que interpretes tu papel en el drama cósmico con completo entusiasmo y pasión. Sin embargo, puedes mejor permanecer verdaderamente desapegado a lo que se te presenta solamente si renuncias a tu idea de cómo deberían "resultar" las cosas. En verdad, las cosas ni "resultan" ni no "resultan". Sólo SERÁN lo que tienen que ser.

Si hay alguna superposición de lo que "debería" estar ocurriendo encima de lo que realmente está ocurriendo, entonces es sólo una manifestación del ego-yo que se queda atrapado en su propio engaño de que él (y sólo él) es la verdadera fuente y "hace-dor" de esas acciones.

La ironía aquí es que, aunque en realidad no importa lo que "hagas" en tu papel, todavía parece ser muy importante que sigas adelante y, aparentemente, lo "hagas" de todos modos. ¡Después de todo, la danza es honrada mejor cuando el Bailarín (Shiva) realmente baila la danza!

Pero recuerda que todo (Ello) es sólo una deslumbrante "obra de teatro" que se está desarrollando al igual que los colores siempre cambiantes de un caleidoscopio cósmico. La propia naturaleza de la Consciencia que tú eres es "SER" lo que (Ello) es... pretendiendo, aparentemente, "llegar a ser" lo que (Ello) está pretendiendo no ser.

P: Entonces, ¿estás iluminado?

R: Bien, si todas y cada una de las divisiones en la Pantalla Cósmica son sólo ilusorias, entonces, ¿cómo es siquiera posible cualquier iluminación individual? En otras palabras, ¿qué ser separado, en primer lugar, hay realmente "ahí" para estar iluminado (o, para el caso, para estar no-iluminado)?

P: ¿Pero entonces no es nada de eso real?

R: No importa qué tipo de actividades están, aparentemente, "ocurriendo" en la película, la realidad fundamental debajo de todo Ello es que sigue siendo sólo la Pantalla intacta y sin fisuras la que está manteniendo todos los dramas que se están representando.

Aunque el mundo parece existir, la única cosa que es verdaderamente real... es la Consciencia en Sí. Así que, como el histórico ego-yo, siempre estás mirando directamente hacia el espejo cósmico de la Vida y contemplando el maravilloso y multifacético rostro de Dios. Y aquí está el gran milagro: ¡Siempre ha sido tu rostro!

P: Así que, entonces, ¿por qué está todo el mundo buscando algún tipo de iluminación... este ELLO?

R: Bueno, en realidad, tú ya eres lo que buscas. La iluminación no es el logro de algo nuevo. Mas bien, es más como un descubrimiento de la verdad esencial acerca de lo que realmente es. El drama a tu alrededor, sin embargo, continuará aparentemente desarrollándose exactamente como Lo hace. En otras palabras, realmente no vas a despertar del sueño; sólo despertarás al sueño. (1)

Pero, en este despertar, el Soñador tiene que desaparecer por completo. Si no es así, él sólo va a sustituir un sueño llamado "Una vez estuve dormido" por otro sueño llamado "¡Pero ahora estoy despierto!" Y aquí está la ironía cósmica definitiva: El Ser que está "dormido" es también el mismo Ser que está "despierto". Después de todo, sólo hay un Ser. Una Consciencia. Un "Ello".

La seducción hipnótica del sueño se ve fácilmente en la antigua creencia de que, algún día, (si el Soñador juega bien sus cartas cósmicas), él, con el tiempo, "despertará". Pero, en Verdad, el supuesto "Autobús de la Iluminación" que él ha estado esperando nunca se presentará. ¿Por qué no? Bueno, en espera de que este acontecimiento futuro se produzca en algún momento en el tiempo, él no hace sino reforzar su creencia de que la Consciencia no está totalmente presente y disponible aquí y ahora.

P: Bien, ¿no hay algún tipo de realidad objetiva del mundo? ¿Qué pasa con la idea del bien y del mal? ¿Es que no existe realmente... incluso como una pequeña parte de esta Consciencia?

R: Por un lado, podrías considerar la posibilidad de que la Consciencia es en realidad una especie de "contexto" que parece contener un mundo ficticio de polaridades ilusorias. Así pues, en el fondo, no hay realmente ni "éxito" ni "fracaso". No hay ni "correcto" ni "equivocado", ni "bueno" ni "malo", ni "vencedores" ni "víctimas", ni "cielo" ni "infierno" y ni "vida" ni "muerte".

Todas estas polaridades sólo aparecen en el espectro de los opuestos que (Ello) crea con el fin de desempeñar su drama cósmico. En cierto sentido, estos opuestos irradian en todas direcciones desde el "punto de vista" que "tú" (como tu ego-yo) creen que eres.

P: Pero, ¿qué puedo hacer para mejorarme a mí mismo? ¿No tengo que cambiar de alguna manera?

R: Pero, ¿cómo puede QUIEN tú eres "cambiar" realmente? Tu naturaleza básica es la Consciencia Pura. Eres infinito, omnipresente, impersonal, omnisciente e inmutable. Como tal, no hay nada que "necesites" recordar, aprender, realizar, ni esforzarte, orar o meditar.

Es, sin embargo, esta misma creencia de que "el progreso real es posible", la que proporciona el ímpetu necesario para que "tú" (como Ello), aparentemente, quieras impulsar tu historia "hacia adelante" y hacia fuera en algún tipo de "futuro" ilusorio. Pero, en Verdad, no puedes realmente llegar a ser más de lo que ya eres.

P: ¿Pero qué pasa con todo el interés actual en la metafísica? ¿No me ayudará el estudiar cosas como la astrología, PES, tarot, cristales, canalización y así sucesivamente? ¿Por qué no sería mi crecimiento en esas áreas esotéricas un signo muy positivo de mi progreso espiritual?

R: Aunque el estudio de la metafísica no es ni "bueno" ni "malo", a menudo sirve para proporcionar una diversión muy atractiva para muchas personas. Al ser espiritualmente seducido con la promesa implícita de alcanzar el conocimiento o poderes especiales, el "buscador" es a menudo sin saberlo desviado de su verdadera búsqueda interior. En consecuencia, en lugar de mirar en el interior para descubrir la verdad real acerca de quién es en realidad, estas distracciones pseudo-espirituales sólo le dan algo más a lo que apegarse, o, lo que es peor, para sentirse "superior". ¡El "logro de la superioridad" espiritual sobre los demás es una trampa insidiosa!

P: Entonces, ¿sugieres que aprenda a vivir conmigo mismo siendo esta Consciencia?

R: Bien, ¿necesita un pez realmente aprender a nadar? Tú ya eres lo que sea que estás buscando. Así pues, simplemente comprométete plenamente al 100% en hacer lo que sea que estás, aparentemente, "haciendo", pero hazlo con un sentido de sincera compasión desapegada y amor total.

Evita juzgar o discriminar de ninguna manera. (Después de todo, ¿un autor no ama a sus "villanos" tanto como ama a sus "héroes"?) La Consciencia aparecerá para fastidiarte, seducirte, asustarte, sorprenderte, y, de vez en cuando, incluso tratará de aplastarte y destruirte. Pero aprende a abrazar-La plenamente como TÚ mismo, porque todo esto es sólo lila –la Danza de lo Divino– ¡la obra de teatro de la Consciencia misma! Y, ¡todo está siendo "puesto en escena" para tu deleite y edificación! Alegremente recibe-Lo todo con un sentimiento de profunda gratitud y admiración. El que tú seas capaz de "actuar-en-el-mundo" es un regalo milagroso que la Consciencia se está dando a Sí-misma, así que no seas un público desagradecido de tu propio melodrama. ¡Deja que todo te suceda porque todo (Ello) está realmente bien! Como el Buda dijo una vez: "Al final del camino está la libertad. Hasta entonces, ten paciencia".

Y, al igual que ocurre con una canción, el propósito de cualquier baile no es llegar a la posición final. ¡El llamado "propósito" es sólo encontrarse en el bailar del baile! Así que, sea lo que sea que aparentemente te ocurra en tu drama, ¡sólo sigue… bailando!

P: Sí, pero ¿no voy a necesitar algún tipo de "maestro de baile?"

R: Sí. Un maestro es necesario, pero tienes que renunciar a la idea de cómo debería ser este maestro. El gurú no puede presentarse ante ti como un ser humano físico "viviendo-en-un-cuerpo". El gurú (Ello) está siempre presente, y siempre aparece directamente ante ti como todo (y todos) lo que estás pretendiendo que tú NO eres. En otras palabras, cualquier experiencia que se presenta ante el histórico ego-yo es, en realidad, la enseñanza del gurú. Tienes que confiar en que esta Gracia lentamente te despierte de tu pretendida ilusión de la separación. Y aquí hay otra paradoja extraña: ¡"ELLO" en realidad resulta ser... su propio gurú!

P: Bien, ¿tiene esta filosofía algún tipo de nombre especial?

R: En realidad sí lo tiene. Esta se llama Advaita... el antiguo camino de la visión y conocimiento directos. Es introspectivo espiritualmente porque el "buscador" no se centra sobre todo en la devoción ritualista o actividad externa que generalmente se encuentran en muchos de los otros caminos. En cambio, aquí el énfasis se pone en utilizar el poder de la auto-indagación para buscar la verdadera Fuente del "yo"-pensamiento, haciéndose a uno mismo la pregunta fundamental, primordial: "¿Quién soy yo?"

Mientras todas las respuestas a esa pregunta lentamente son descartadas, despiertas al descubrimiento de Ti-mismo estando en un lugar que realmente nunca dejaste. En ese "punto sin sentido" de conciencia, tu fundamento-de-ser se convierte, simplemente, en "YO SOY", y reconoces la esencia misma de quién eres realmente: ¡Amor... amándose a Sí mismo!

P: De acuerdo, pero con toda honestidad, ¿cómo puede cualquiera de estas cosas extrañas ayudar al mundo real?

R: Bueno, ¿es el supuesto "mundo real" el que está haciendo esta pregunta, o es sólo el "tú" que crees que eres el que quiere saberlo? Tu trabajo espiritual consiste en descubrir para quién está surgiendo esta pregunta . Recuerda, como Ramana Maharshi dijo: "¡La respuesta a los problemas de la vida es ver primero quién los tiene!"

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter