Ruta de Sección: Inicio > Extractos > La Transparencia de las Cosas

Extractos - Rupert Spira

La Transparencia de las Cosas

Contemplando la Naturaleza de la Experiencia

por Rupert Spira Del Prólogo de: the transparency of things
The Transparency of Things

Este libro es una recopilación de algunas meditaciones y conversaciones acerca de la naturaleza de la experiencia. Su único propósito, si es que puede decirse que hay alguno, es ver de manera clara y simple lo que es la experiencia.

Las formulaciones convencionales de nuestra experiencia se consideran, en la mayoría de los casos, como absolutamente verdaderas, de tal forma que se asume que no necesitan ser investigadas más allá. Aquí, lo opuesto es el caso. Absolutamente nada es dado por sentado, salvo las convenciones del lenguaje que nos permiten comunicarnos.

Desde muy pequeños se nos enseñó a formular nuestra experiencia en formas que parecían expresarla y validarla y esas expresiones, subsecuentemente, condicionaron la forma en que el mundo aparecía.

"David ama a Jane", "Tim vio el autobús". Nuestras primeras formulaciones dividieron la experiencia en "yo" y "los demás", en "yo" y "el mundo", en un sujeto experimentando un objeto. Desde entonces, nuestra experiencia parece hacer válidas ese tipo de formulaciones.

Sin embargo, en determinado momento, empezamos a caer en la cuenta de que esas formulaciones no expresan nuestra experiencia, más bien, la condicionan.

Este libro no aborda las cualidades particulares de la experiencia en sí. Explora solamente su naturaleza fundamental. ¿Qué es ese "yo"? ¿Qué es ese "otro", ese "mundo"? ¿Y qué es ese "experimentar" que parece unir a esos dos?

El descubrimiento esencial de todas las grandes tradiciones espirituales es la identidad de la Consciencia y de la Realidad, el descubrimiento de que la naturaleza básica de cada uno de nosotros es idéntica a la naturaleza básica del universo.

Esto ha sido expresado de diversas maneras. "Atman equivale a Brahman", "Yo y mi Padre somos Uno". "Nirvana equivale a Samsara". "El Vacío es la Forma". "Yo soy Eso". "La Consciencia es Todo". "No hay dos cosas". "Sat Chit Ananda".

Toda tradición espiritual tiene sus propios medios para llegar a este entendimiento, el cual no es sólo un entendimiento intelectual, sino más bien un Saber Interior que se encuentra más allá de la mente. Y dentro de cada tradición hay tantas variantes de enfoque como alumnos.

Este libro explora qué es realmente lo que se experimenta. "¿Cuál es la naturaleza de nuestra experiencia en este momento?" es la pregunta que se plantea una y otra vez.

Sin embargo, este no es un tratado filosófico. Es una colección de meditaciones y conversaciones en donde ciertas ideas centrales se exploran una y otra vez, cada vez desde un ángulo un poco diferente, y por esta razón se da un elemento inevitable de repetición.

De alguna forma, este libro está escrito como una pieza musical en donde un mismo tema es explorado, cuestionado, modulado y replanteado. De este modo, cada vez que se retoma el tema central, éste, con suerte, ha ganado profundidad y resonancia debido a la meditación a la que fue sometido.

El significado de las palabras no son las palabras mismas. Su significado se encuentra en la meditación de donde surgieron y hacia lo que apuntan. El texto, por lo tanto, es expuesto con mucho espacio con el fin de propiciar un enfoque de meditación.

Dicho esto, las conclusiones a las que se llegan sólo están destinadas a desarraigar las viejas, convencionales y duales formulaciones que se enquistaron tan profundamente en la forma en como aparentemente nos experimentamos a nosotros mismos y al mundo.

Una vez que estas formulaciones sean desarraigadas, no necesitarán ser abandonadas. Pueden seguir siendo utilizadas como ideas provisionales que tienen una función en ciertos aspectos de la vida.

Las nuevas formulaciones serán, quizás, expresiones de nuestra experiencia, más cercanas o más precisas que las viejas, sin embargo, su propósito no es reemplazar las viejas verdades con nuevas verdades.

Éstas simplemente nos conducen a un No-saber abierto, que puede ser formulado de momento a momento en respuesta a una situación dada, incluyendo el cuestionamiento acerca de la naturaleza de la experiencia.

Hay muchas maneras de abordar este No-saber, y el desmantelamiento de nuestras falsas verdades a través de la investigación es sólo una de ellas y es ofrecida aquí.

 

Si dirigimos ahora nuestra atención al papel en blanco en donde están escritas estas palabras, experimentaríamos la misteriosa sensación de hacernos, repentinamente, conscientes de algo que de manera simultánea es tan obvio que no necesitaría ni siquiera mencionarse. Y aún así, en el momento que se señala el papel, parece que experimentamos algo nuevo.

Tenemos la extrañamente familiar experiencia de hacernos conscientes de algo que, de hecho, ya estábamos conscientes. Nos hacemos conscientes de que estamos conscientes del papel.

El papel no es una nueva experiencia que se crea debido a este señalamiento. Sin embargo, nuestra consciencia del papel parece ser una nueva experiencia.

Ahora, ¿qué hay de la conciencia (presencia consciente) misma, que está consciente del papel? ¿Acaso no está siempre presente detrás y dentro de cada experiencia, así como el papel está presente detrás y dentro de las palabras de esta página?

Y cuando nuestra atención se dirige a ella, ¿acaso no tenemos la misma sensación extraña de habernos hecho conscientes de algo que, de hecho, siempre lo estuvimos, pero que no lo habíamos advertido?

¿No es esta presencia consciente el más íntimo y obvio hecho de nuestra experiencia, esencial para, y aún así, independiente de las cualidades particulares de cada experiencia, en la misma forma en que el papel es el hecho más obvio de esta página, esencial para, y a la vez independiente de cada palabra?

¿No es esta presencia consciente el soporte y la sustancia de cada experiencia en la misma forma en que el papel es el soporte y la sustancia de cada palabra?

¿Acaso es necesario agregar algo nuevo a esta página para poder ver el papel? ¿Se necesita agregar algo nuevo a esta experiencia presente con el fin de volvernos conscientes de la consciencia presente que es su soporte y sustancia?

Cuando volvemos a las palabras, después de haber puesto atención en el papel, ¿perdemos de vista el papel? ¿Acaso ahora no vemos a ambos, a esos aparentes dos elementos, simultáneamente como uno? Y, ¿acaso no los estábamos ya experimentando siempre como uno sólo, sin habernos dado cuenta?

De la misma forma, habiendo notado la presencia consciente detrás y dentro de cada experiencia, ¿perdemos de vista esa consciencia cuando volvemos a centrar nuestra atención hacia el aspecto objetivo de la experiencia? ¿Acaso no vemos ahora los dos aspectos, los aparentes dos, la Presencia Consciente y su objeto, simultáneamente como uno? ¿Y acaso no siempre ha sido así?

¿Las palabras, por sí mismas, afectan al papel? ¿Al papel le importa lo que se diga con esas palabras? ¿El contenido de cada experiencia afecta la presencia consciente en donde ésta aparece?

De hecho, cada palabra de esta página está hecha sólo de papel. Éstas sólo expresan la naturaleza del papel, aunque se encuentre describiendo a la luna.

Cada experiencia sólo expresa la Presencia Consciente o la Consciencia, aunque la experiencia, en sí misma, sea infinitamente variada.

La Presencia Consciente o Consciencia es ese No-saber abierto en donde cada experiencia es escrita.

Es tan obvia, que pocas veces se advierte.

Es tan cercana, que no puede ser conocida como un objeto y, sin embargo, siempre es conocida.

Es tan íntima, que cada experiencia, independientemente de lo insignificante o importante que sea, está profundamente saturada y permeada con su presencia.

Es tan amorosa, que todas las cosas posibles de imaginar están contenidas dentro de ella, incondicionalmente.

Está tan abierta, que recibe todo en sí misma.

Es tan espaciosa e ilimitada, que todo está contenido dentro de ella.

Es tan presente, que todas y cada una de las experiencias vibran con su misma sustancia.

Este No-saber abierto es la fuente, la sustancia y el destino de toda experiencia que se señale aquí, una y otra y otra vez.

Rupert Spira,
Octubre del 2008.
ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter