Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Lo que realmente, realmente queremos

Extractos - Jeff Foster

Lo que realmente, realmente queremos

Por Jeff Foster Extracto de The Wonder of Being
The Wonder of Being

Tú no puedes tener lo que quieres, nunca.

Es el mismo querer lo que destruye la posibilidad de tener lo que quieres, porque el querer es la propia carencia que estás tratando de vencer. Querer es carencia. Intentas utilizar el mecanismo del querer para poner fin a la carencia, pero cualquier alivio es sólo temporal, y la carencia vuelve pronto, porque se alimenta del querer, del deseo. Es un círculo vicioso.

Querer implica que algo puede ser capturado y ser la propiedad de alguien. Pero, ¿quién podría nunca capturar, y quién podría poseer?

Sólo hay esto, sólo lo que está sucediendo, sólo la actual presencia de todo. Y esto nunca puede ser capturado, ya que no es una cosa entre otras cosas, sino la abierta y espaciosa posibilidad de todas las posibilidades que en primer lugar origina todas las cosas. Ello no puede ser capturado porque no es un "ello".

Si somos honestos, realmente no queremos lo que deseamos.

Lo que realmente queremos es terminar con nuestro deseo.

Pero aquí está el problema: querer terminar con el deseo es otro deseo, tal vez el mayor deseo de todos.

Quizás el querer oculta lo evidente: que ya tenemos todo lo que podríamos alguna vez querer, porque en este preciso momento, el final de todos nuestros deseos, de toda nuestra búsqueda, de todos nuestros problemas ya está con nosotros, y este final es tan simple: estos deseos, problemas, carencias, dificultades, molestias realmente no existen, ya que son simplemente pensamientos que surgen ahora. Eso es todo lo que son todos los problemas del mundo: pensamientos.

Así que ¿no es el fin del pensamiento lo que realmente, realmente queremos? ¿Pero eso no sería más que otro pensamiento?

No es realmente necesario terminar con el pensamiento. El pensamiento sucede, el pensamiento aparece, y no hay nadie ahí haciéndolo. ¿No es esto evidente? El pensamiento simplemente aparece y, por lo tanto, el pensamiento ya no es "mío", no es personal, sólo sucede en esta conciencia infinita, en este espacio abierto, que no está separado de su contenido.

Al igual que las nubes flotan en el cielo, las gotas de lluvia resbalan por el cristal de la ventana, los pensamientos realmente no son un problema en absoluto.

Los pensamientos sólo son un problema cuando un individuo quiere librarse de ellos. Pero, ¿cómo podría un individuo librarse del pensamiento? ¡Un individuo es el propio pensamiento que trata de librarse de sí mismo! Es un tiovivo, y no hay manera de que un individuo trate de escapar.

Así que un individuo nunca puede, nunca tiene lo que quiere, porque el individuo en realidad no es más que esas carencias, esos deseos, esos problemas. Liberarse de los deseos sería morir, y ¿por qué un individuo querría tal cosa?

Para liberarte de los deseos tienes que liberarte de aquel que quiere liberarse de los deseos — y ¿quién podría hacer que eso suceda?

No, no hay manera de escapar, la vida es como es, y cualquier resistencia crea realmente al mismo individuo que piensa que necesita liberarse de la vida y de todos sus problemas. El buscador es la resistencia, y la resistencia no puede terminar con la resistencia, ni en un millón de años.

Sin embargo, la resistencia puede ser vista — en la claridad. Y en ese ver, hay libertad. Y en esa libertad, no quieres nada, no deseas nada, y por lo tanto no careces de nada. Y entonces, cuando nada es tuyo, descubres que todo es tuyo, y siempre lo ha sido.

Y entonces puedes todavía jugar al juego del querer. Pero ya sea que "consigas o no consigas lo que quieres", la intimidad permanece, siempre.


Jeff Foster

Después de graduarse en la Universidad de Cambridge, con la especialidad en astrofísica, Jeff Foster cayo en la depresión y la enfermedad. Esto le condujo a una intensa exploración en la "iluminación espiritual" durante varios años. El final absoluto de esta investigación trajo consigo la visión de que sólo hay, siempre Unidad. Con esta claridad, Jeff reconoció lo que su vida era en verdad: espontánea, clara, alegre y llena de vida. Jeff comenzó a escribir y a hablar de lo que él llama "lo completamente, completamente obvio". Sus libros incluyen La Maravilla de Ser, Más Allá del Despertar, Una Ausencia muy Presente, y La Vida Sin Centro. Las reuniones y retiros de Jeff están llenos de humor y compasión, que ayudan a hacer añicos las esperanzas de la mente de una iluminación futura, al tiempo que revela el despertar que está siempre ya presente, justo en medio de la vida.

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter