Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Viviendo en la Conciencia Abierta (7)

Extractos - Roy Whenary

Viviendo en la Conciencia Abierta( Cap. 26 a 29 )

Extracto del libro de Roy Whenary Living in Open Awareness
Living in Open Awreness

26. Ver que el ego no tiene el control

No importa quién crees que (tú) eres, lo que (tú) piensas que vale la pena, el control que (tú) crees tener de las cosas... tú no eres. En pocas palabras, todo lo que piensas que (tú) eres es falso, una proyección de tu mente.

La vida es vasta, tan inmensa... Mirando hacia afuera, hay un universo tan inmenso que no podemos, y nunca podremos, verlo todo. Mirando hacia adentro, dentro del microcosmos de las partículas subatómicas, la vida también es inmensa... algunos dicen que es tan inmensa como el gran universo de "ahí fuera".

En última instancia, ¿dónde hay alguna "sustancia" en cualquier lugar? Si piensas que eres "un hombre (o mujer) de sustancia", exactamente ¿dónde está esa sustancia?

Los seres humanos son capaces de crear muchos mundos dentro de mundos – proyecciones externas de fantasías internas, miedos, esperanzas y sueños. En estos "mundos", el hombre pobre puede convertirse en un rey sin piedad en su dominio, dominando a todos aquellos a su alrededor, cuando en realidad puede estar viviendo en algo que es poco más que una choza.

El rey o el rico banquero o empresario pueden tener todas las apariencias de dinero, poder, control... pero también dependen de los que le rodean, de su organización, de su familia, su casa, su empleo, personal de apoyo, médicos, amigos y así sucesivamente. Cualquiera de ellos podría derribarlo... ya sea físicamente, su reputación, o tal vez incluso financieramente. También depende de los alimentos que come, de lo que consume, de la sociedad en su conjunto, por ser quien es en la comunidad. En pocas palabras... ningún hombre es una isla... y ningún hombre o mujer tiene el control completo de ninguna cosa. Cuando uno ve la fragilidad de esta vida humana, y que uno no está por encima de ella, o de las fuerzas que están en juego dentro de ella, nace la humildad. El saber que uno no está separado de la vida, que no es independiente o capaz de ningún importante nivel de control, es estar cerca de la realidad.

Dentro de las relaciones de cualquier tipo, a menudo el ego trata de dominar, pero cuando nos damos cuenta de que el "ego" es simplemente un mecanismo programado dentro de nosotros, su importancia se vuelve un tanto disminuida. No hay nada que se pueda probar, ni nada que ganar por un tal "ego", porque la vida es muy clara... el ego no tiene ningún control sobre la vida... La vida es lo que es, y el ego no es más que un incidente pasajero en la imaginación de la mente-cerebro humana... completamente sin ningún tipo de sustancia en absoluto.

27. Abrazar todos los niveles de ser y de existencia

Habitualmente, por lo general sólo vemos lo que aparece, visualmente, alrededor de nosotros en un momento determinado. Sin embargo, si nos detenemos, no hacemos nada, y sólo nos sintonizamos, nos damos cuenta de otros aspectos, de otros niveles de ser, que de alguna manera siempre están ahí, pero de los cuales no siempre somos plenamente conscientes.

La mayoría de nosotros estamos dominados en gran medida por lo que "vemos" con nuestros ojos, y esto nos lleva a menudo a proyectarnos hacia adelante en el tiempo, anticipando lo que vamos a hacer a continuación, hacia dónde vamos, etc.

Pero si nos detenemos y escuchamos, nos damos cuenta que a menudo hay muchos sonidos ocurriendo al mismo tiempo, de los que estamos por lo general completamente sordos. Lo mismo ocurre con los otros sentidos... los sabores en la boca, los olores que están presentes, la sensación de estar sentado en una silla en particular, el uso de prendas de vestir, zapatos, etc.

Luego están todos los pensamientos que pasan rápidamente a través de nuestras cabezas y los sentimientos asociados que desencadenan reacciones emocionales, los cambios químicos en el cuerpo. Hay varios tipos de dolores y malestar en el cuerpo. También está el proceso de la respiración, ya sea superficial o profunda. Está la resistencia que sentimos en algunas situaciones, la libertad que sentimos en el interior a veces y la sensación de constricción que podemos sentir en otras ocasiones.

Estar abiertos para recibir todas estas sensaciones e impresiones es una verdadera revelación. Para la mayoría de la gente los pensamientos dominan largos periodos de tiempo... Los pensamientos se concentran en gran medida en ser "yo" dentro de este cuerpo, esta mente, con esta vida... "mi" vida. Pero cuando nos desprendemos de todo esto, simplemente abiertos a recibir, a veces parece difícil incluso localizar dónde "yo" soy. En la profunda quietud de estar presente en la conciencia abierta, sólo hay el estar abierto; hay una cualidad de escucha y sensación que no es posible cuando el pensamiento se mueve sin parar.

Esto tiene grandes consecuencias para nuestra salud y la sensación de bienestar. Cuando permitimos este espacio en nuestras vidas, la química dentro de nuestro cuerpo cambia, y nos sentimos a gusto. Es importante darnos tiempo fuera de nuestra mente... tiempo fuera de la repetición de pensamientos, hábitos, obsesiones, adicciones. La vida individual es demasiado corta y preciosa para desperdiciarla en seguir nuestras formas habituales. Si no hay expansión de nuestra conciencia, es probable que permanezcamos en la contracción de la mente. Esto tiene un efecto profundo en nuestra salud y bienestar general a medida que envejecemos en el cuerpo.

28. Más allá del yo y el otro

Parece ser, y así siempre lo hemos entendido, que el mundo (este planeta) está poblado por miles de millones de individuos separados, cada uno con su vida, haciendo lo mejor que pueden por ellos y sus familias, y hay incontables trillones de otra criaturas haciendo lo mismo, o similar, solo en este planeta.

Cuando te fijas en otro, ¿qué ves? Ves a una persona... un ser que es autónomo. Llamémosle por ejemplo Pablo. Pablo se despierta por la mañana, se toma una ducha, se viste y se va a trabajar. Durante el día, lleva a cabo un sinnúmero de pequeñas tareas, por sus propios medios, y es consciente de hacerlas.

¿Quién o qué es, dentro de ese cuerpo lo que llamamos "Pablo", que lleva a cabo estas tareas? Son realizadas, obviamente, desde la memoria de cómo tales tareas se tienen que hacer, pero ¿quién las hace?

Cuando miramos a una persona, nosotros la objetivamos como si estuviera fuera de lo que sabemos que somos. Nuestra vida la pasamos principalmente preocupándonos de preservar y mantener "esta" vida... "mi" vida. Pero, ¿quién soy yo? ¿Qué soy yo? Cuando analizamos lo que pensamos que somos, pronto nos damos cuenta de que no somos nada en absoluto fijo en el tiempo y el espacio. Tomemos el cuerpo – continuamente se está descomponiendo y re-creándose. El cuerpo que eras el año pasado no es principalmente el cuerpo que eres hoy... físicamente. Por lo tanto, ¿qué cuerpo eres tú? ¿El que es hoy, el que fue el año pasado o el de otro tiempo?

Lo mismo ocurre con la mente/cerebro. Los pensamientos van y vienen; la memoria nunca es la misma. Las cosas antiguas se olvidan y las cosas nuevas son recordadas. Con el tiempo, todo se desvanece.

Entonces, ¿por qué me identifico con "mi" cuerpo-mente, y no con tu cuerpo y mente? ¿Por qué siento que yo soy especial y que tú eres sólo otro cuerpo en el tiempo y el espacio?

Cuando nos vemos a nosotros mismos como meras apariencias temporales de cuerpo y mente, nos ponemos menos barreras entre nosotros; hay menos conflicto. Multiplica y expande desde tú y yo, y de repente, la totalidad de este mundo está despierto al hecho de que no hay realmente ninguna persona fija, ningún cuerpo-mente fijo con el que identificarse, defender o ser ofensivo. La verdad es que la vida tiene múltiples modos de expresión, y nosotros somos esas expresiones. No tenemos existencia aisladamente. Eso es sólo apariencia. Al ver esto, vamos más allá del "yo" y el "otro".

29. ¿De quién es la vida de todos modos?

Tenemos expresiones como "No sé qué hacer con mi vida", "He luchado toda mi vida" y "ese accidente ha arruinado mi vida", etc. Pero esto implica que yo soy una cosa y la vida es otra cosa completamente distinta. Es "mi vida", pero surge la pregunta obvia de "Si esta es mi vida, ¿quién diablos soy yo?" Debo ser algo más, para poder "tener" una vida.

La vida no es nuestra... somos (de) la Vida. La vida no es de nuestra propiedad, algo que poseemos... Es algo que nos habita. Somos una expresión de la Vida... un surgimiento o apariencia temporal en una forma particular y única, que nunca se repetirá exactamente, nunca más. También está cambiando de un momento a otro, así que "mi vida" no se queda atascada en el tiempo. No estoy fijado de alguna manera, porque la vida está siempre creando y modificando, siempre en movimiento, siempre inventando.

Cuando abrimos nuestra visión para ver que no controlamos la vida, que no estamos separados de la vida y que nuestro pequeño concepto cerrado de un "yo" no es para nada interesante para la vida en su conjunto, entonces un nueva dinámica ha sido sembrada en esta vida, y esta vida se dará cuenta de que no es "mi vida", con mis gustos y disgustos, mis sentimientos de desesperación, mis traumas personales, mi rabia, mi miedo, mis deseos, mi soledad... todo se desvanece. Esto no quiere decir que ya no vamos a estar nunca enojados o frustrados, sino que ya no damos importancia a tales sentimientos, y surge la alegría en nuestro corazón mucho más fácilmente.

Había una película, hace muchos años, llamada "La insoportable levedad del ser". Sólo el título por sí solo es inspirador. La vida no tiene que ser pesada, deprimente, plagada de problemas, una lucha. No necesitamos invertir la energía que la vida nos ha dado en cosas que nos quitan la energía.

Reduciendo nuestras posibilidades al estar demasiado centrados y apegados a nuestro pequeño mundo y sus fines y objetivos, con exclusión de todo lo demás, no es una buena inversión, si pretendemos que el fruto de esa inversión sea mayor felicidad. Contrayendo nuestro sentido de lo que somos restringe seriamente nuestra capacidad de ser un canal para la pura alegría, que es nuestro derecho de nacimiento.

Naturalmente, nosotros no estamos contraídos dentro de nosotros mismos. Esto es una imposición de patrones de pensamiento habitualmente cerrados. Cuanto más abrimos nuestra visión, nuestro punto de vista, nuestro mundo, para incluir todo y a todos, más espacio creamos para que pase y fluya la alegría... y más alegría podemos aportar al mundo en general. Y cuanta más alegría aportamos al mundo en general, más plenos nos sentiremos interiormente. Sólo cuando vamos más allá del sentido de pensar acerca de "mi vida", esa vida será una expresión alegre y sin esfuerzo de la Vida misma.

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter