Ruta de Sección: Inicio > Libros y extractos > Ver lo que realmente somos

Libros - Richard Lang

ver lo que realmente somos

Ver lo que realmente somos

Detalles del libro:

Título: VER LO QUE REALMENTE SOMOS
Subtítulo: Un curso práctico para descubrir nuestra verdadera identidad
Título Original: Seeing who you really are
Autor: Richard Lang
Nº de páginas: 245
Editorial: La Llave
Año de edición: 2005
ISBN: 84-95496-49-6

Descripción:

El presente libro contiene un curso estructurado en nueve lecciones sobre el Arte de la Visión que nos permiten descubrir el maravilloso tesoro de lo que realmente somos. No somos lo que parecemos. Por ejemplo, a cero metros de distancia somos Nada, la Vacuidad indivisible que lo abarca todo.

En el centro de nuestra vida humana reside Dios, la naturaleza de buda o como prefiramos denominarlo. No tenemos que cambiar nada en nuestra vida para "Ver". Ni siquiera hace falta experiencia en la meditación. Tampoco importan nuestra historia o circunstancias personales. Sólo necesitamos prestar atención.

Éste es un libro eminentemente práctico cuyo autor utiliza los experimentos de Douglas Harding para llevar, de manera directa y sencilla, nuestra atención directamente al corazón del Ser. Cuando estamos preparados para vernos de otra manera y aceptamos la evidencia que nos brindan nuestros sentidos, descubrimos al Ser verdaderamente sobrehumano con los poderes correspondientes y nos transformamos en seres plenamente conscientes de nuestra Identidad.

Prólogo

La primera vez que tuve oportunidad de ver a Richard Lang fue en el año 1970, en el curso de una escuela budista de verano que tuvo lugar en Heafordshire. He de decir que Richard captó de inmediato las ideas que yo intentaba transmitir a todos los presentes. Por aquel entonces, Richard tenía tan sólo diecisiete años de edad y estaba a punto de concluir el instituto y de marchar a Cambridge para estudiar historia, un período ideal en la vida para ver nuestra propia Naturaleza esencial (algo que yo, lamentablemente, dejé de lado hasta que no cumplí los treinta y tres años). ¡Menudo principio para la edad adulta!

En la actualidad Richard tiene ya cincuenta años, pero hemos seguido manteniendo el contacto desde aquella escuela de verano, por lo que puedo dar fe de que, a lo largo de este período, ha dedicado todo su tiempo y energía al doble objetivo de practicar la visión de su auténtica y divina Naturaleza —hasta convertirla en algo natural y espontáneo— y de compartirla con todas las personas interesadas.

Para Richard —una postura que yo también comparto—, la comunicación de la visión no tiene lugar a través de meros procedimientos intelectuales o conceptuales sino que es, por el contrario, una experiencia perceptiva o sensorial. Es por eso que su empeño en compartir su visión, tanto individual como colectivamente, asume la forma de un conjunto de experimentos y ejercicios que nos ayudan a ver lo que realmente somos, en lugar de decirnos o de imaginarnos lo que debemos ver. Es por esa razón que, a lo largo del presente volumen, se insiste en que los lectores acometan realmente los experimentos propuestos y no se limiten a leerlos, lo cual no reportaría beneficio alguno. Al igual que yo, Richard cree que llegará el día maravilloso en que una porción significativa de la población —aunque no necesariamente formada por un gran número de personas— reconocerá que la visión de nuestra naturaleza divina es el signo de la verdadera madurez y nuestra única esperanza de aliviar el sufrimiento que aqueja al mundo.

Y no sólo eso, sino que ambos estamos seguros de que todo ser humano que dice "YO SOY esto o eso" o cualquier otra cosa —algo que, como señala Meister Eckhart, sólo Dios puede afirmar realmente— es una faceta exclusiva y necesaria de Su infinita diversidad.

Shankara, el genial filósofo y sabio hindú, afirma: "Ser el Yo de todas las cosas es el estado de conciencia más elevado del Yo. Su supremo estado natural. Pero, cuando creemos que somos distintos del Yo, aunque sólo sea por el tamaño de un pelo, caemos en la Ilusión".

D.E. Harding
Febrero, 2003

Comentario

Richard Lang es el más famoso de los continuadores de la vía de la visión de D. Harding. R. Lang conoció a Harding en 1970 en un taller y a partir de ese momento exploró personalmente y también compartió con su profesor este peculiar sendero al despertar de nuestra verdadera naturaleza. Actualmente continua con la labor de divulgación de esta enseñanza.

En cuanto a este libro observamos que se subtitula "un curso práctico para descubrir nuestra verdadera identidad". Y, en efecto, así ha surgido este libro a partir de cursos que R. Lang ofrecía gratuitamente por internet. El curso constaba de nueve lecciones y R. Lang se comunicaba con los alumnos por correo electrónico o vía chat. Esas nueve lecciones fueron el germen del presente trabajo.

El libro está prologado por D. Harding, en febrero de 2003, seguido de un breve prefacio del autor por lo que los dos protagonistas nos dan la bienvenida.

El cuerpo del volumen lo forman dos partes. La primera la constituyen ocho capítulos que son una reformulación de esas nueve lecciones que R. Lang ofrecía en el curso por internet y, son de hecho, el curso práctico que nos anuncia el subtítulo del libro. Cada capítulo nos propone un experimento clásico de esta vía acompañado de reflexiones sobre el experimento, extractos de citas ―a la manera de D. Harding― comentarios de personas que han seguido el curso, extractos de libros y de conversaciones con D. Harding, etc. Destacar que cada capítulo/lección termina con un cuadro de "tareas" con propuestas para reforzar lo experimentado.

La segunda parte del libro, casi tan voluminosa como la primera, está dividida en tres secciones. Una dedicada a artículos de diversos autores que nos narran sus experiencias personales con la visión. Una pequeña sección que recopila correos electrónicos de personas que han seguido el curso. Y una última sección con extractos de entrevistas realizadas por R. Lang a D. Harding, y una que le realizan a él mismo.

Se termina el trabajo con una bibliografía final de D. Harding y una dirección de contacto para información del sendero de la Visión.

Nos encontramos con un perfecto complemento para seguir profundizando en esta peculiar y efectiva vía con el añadido de ser una propuesta eminentemente práctica y perfectamente organizada. Por supuesto los dibujos explicativos ya clásicos de D. Harding pueblan todas las lecciones prácticas lo que facilita la ejecución de los ejercicios y experimentos. En definitiva un libro que no debe faltar si hemos descubierto o, queremos hacerlo, la sorprendente disponibilidad de esta propuesta. Solo añadir que hemos seguido las indicaciones de estas ocho lecciones y su efectividad es asombrosa.

Recensión por José Manuel Lagunas

Selección de textos:

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter