Ruta de Sección: Inicio > Libros y extractos > Nuevas semillas de contemplación

Libros - Thomas Merton

nuevas semillas de contemplación

Nuevas semillas de contemplación

Detalles del libro:

Título: NUEVAS SEMILLAS DE CONTEMPLACIÓN
Título Original: New Seeds of Contemplation
Autor: Thomas Merton
Nº de páginas: 304
Editorial: Sal Terrae
Año de edición: 2003
ISBN: 978-84-293-1486-1

Descripción:

He aquí una versión ampliada y revisada de Semillas de contemplación, una de las obras más leídas y queridas de Thomas Merton. A juicio de cristianos y no cristianos, Nuevas semillas de contemplación entra de lleno en la línea de la tradición meditativa de san Juan de la Cruz, La nube del no saber y los místicos medievales. Algunos estudiosos han comparado las reflexiones de Merton con las de Thoreau.

El objetivo de Nuevas semillas de contemplación, uno de los grandes clásicos espirituales del siglo XX, es despertar las profundidades interiores del espíritu ―que están latentes y han sido ignoradas sistemáticamente por el hombre occidental― para fomentar una dimensión profundamente contemplativa y mística en nuestra vida espiritual. Para Thomas Merton, "cada momento y cada acontecimiento de la vida de todas y cada una de las personas sobre la tierra siembra algo en su alma. Pues del mismo modo que el viento lleva miles de semillas aladas, así también cada momento lleva consigo semillas de vitalidad espiritual que se posan imperceptiblemente en las mentes y las voluntades de los seres humanos. La mayoría de estas innumerables semillas perecen y se pierden, porque los hombres no están preparados para recibirlas: pues tales semillas sólo pueden brotar en la tierra buena de la libertad, la espontaneidad y el amor".

Del Prólogo a la edición española

Nuevas semillas fue publicado en enero de 1962, y bien pudo ser considerado, como de hecho lo fue, un clásico de espiritualidad en el que se podía encontrar todo lo relativo a la contemplación y la vida espiritual. Merton recoge en sus páginas todo lo que considera válido en la tradición espiritual cristiana y aporta ideas sobre lo que un hombre o mujer de hoy necesita. Pero lo más importante es el lenguaje que Merton utiliza, las frases cortas y directas, que en nada se parecen a definiciones teóricas y de difícil comprensión. Trata de crear un modo nuevo de exponer la mística y la espiritualidad sin que el lector se sienta ajeno o lejano a lo que se le expone.

Lo que Merton escribe aquí no es lo que había en los manuales de espiritualidad del tiempo en que él se preparaba para el sacerdocio. Emplea un lenguaje existencial, experiencial, no dualístico, sino claramente tocado e influido por la espiritualidad y el vocabulario del zen.

Una de las palabras fundamentales del libro, que aparece nueve veces en el capítulo primero ―que, junto con el segundo, constituye la clave del libro― es awareness (awakening, realization y enlightenment son apropiados sinónimos) [1]. En el Diario de Asia, Merton introduce un apéndice interesante, "La conciencia despierta", tema que le resulta particularmente querido.

Sólo esta conciencia que Dios despierta en el alma es la que llevará al contemplativo a encontrar el yo auténtico, apartándolo del yo falso que dificulta la contemplación. En otro libro ―La experiencia interna―, no publicado como tal, sino difundido en breves capítulos, Merton va a tratar ese tema y a completar algunas de las ideas expuestas en Nuevas semillas: "Hay una oposición irreductible entre el yo profundo y trascendente de la persona, yo que sólo despierta y se ilumina en la contemplación, y el yo externo y superficial, que suele identificarse con la primera persona del singular". El yo que aparece en la superficie no es el misterioso y oculto yo que sólo es real ante los ojos de Dios, sino más bien un yo de cuya prisión debemos libramos: "La única alegría en la tierra es escapar de la prisión de nuestro falso yo, y entrar, por amor, en comunión con la Vida que se desarrolla en lo más profundo de cada criatura, en lo más profundo de su ser". Más o menos parafraseamos algunas ideas de Merton.

Pero mucho de lo que dice Merton en este libro va a depender, para su comprensión, de la idea que el propio lector tenga de Dios. Posiblemente nuestras ideas sobre Dios nos digan más sobre nosotros mismos que sobre El. Mientras Dios no "pronuncie" en nosotros mismos su nombre, seremos como las piedras que, por inercia, están sobre la tierra...

Hablar hoy día de "contemplación" es tarea obligada para recuperar unos valores depauperados en la Iglesia católica por la institucionalización de la fe religiosa y un ritualismo litúrgico generalizado. Que lo haga un monje cisterciense es, nuevamente, una llamada de atención para que también los monasterios de Occidente vuelvan a ser escuelas de contemplación y lugar de contemplativos, no de funcionarios litúrgicos y célibes piadosos ocupados en mantener instituciones obsoletas.

Finalmente, cabría repetir aquí, y ojalá ayude este libro a ello, las palabras que Merton se decía a si mismo caminando un día por las calles de Louisville: "No hay modo de convencer a la gente que anda por ahí resplandeciendo como el sol... En el centro de nuestro ser hay un punto de nada que no está tocado por el pecado ni por la ilusión, un punto de pura verdad, un punto o chispa que pertenece enteramente a Dios, que nunca está a nuestra disposición, desde el cual Dios dispone de nuestras vidas y que es inaccesible a las fantasías de nuestra mente y a las brutalidades de nuestra voluntad. Ese puntito de nada y de absoluta pobreza es la pura gloria de Dios en nosotros. Es, por así decirlo, su nombre escrito en nosotros, como nuestra pobreza, como nuestra indigencia, como nuestra dependencia, como nuestra filialidad. Es como un diamante puro, fulgurando con la invisible luz del cielo. Está en todos, y, si pudiéramos verla, veríamos esos miles de millones de puntos de luz reuniéndose en el aspecto y fulgor de un sol que desvanecería por completo toda la tiniebla y la crueldad de la vida… No tengo programa para esa visión. Se da, simplemente. Pero la puerta del cielo está en todas partes" (Conjeturas de un espectador culpable).

Francisco R. de Pascual
Abadía de Viacelí
Navidad de 2002
Notas:
  1. Awareness puede traducirse en español como "conciencia" o "conciencia despierta"; awakening, realization y enlightenment se traducen respectivamente como despertar, realización e iluminación.

Selección de textos: