Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Ya tienes lo que estás buscando

Artículos - Yongey Mingyur Rinpoche

Ya tienes lo que estás buscando

por Yongey Mingyur Rinpochelion's roar - 9 de julio de 2019

Para el 40 aniversario de Lion's Roar, estamos considerando los próximos 40 años del budismo. En nuestro número de marzo de 2019, Yongey Mingyur Rimpoché comparte lo que él siente que es el mensaje más útil que el budismo puede ofrecer en las próximas décadas.

Yongey Mingyur

Cuando pienso en el mensaje más importante que las enseñanzas budistas podrían ofrecernos en las próximas décadas, naturalmente pienso en el ejemplo del propio Buda.

Cuando aún era joven, el Buda se dio cuenta de que su vida privilegiada, aunque llena de placeres y todas las ventajas de su estatus, lo hacía sentir incompleto. Ninguna cantidad de poder y riqueza le condujo a una satisfacción duradera. Como todos sabemos, finalmente se marchó del palacio y se dispuso a encontrar lo que le faltaba.

Durante seis años buscó a los grandes maestros de su tiempo. Se aplicó en seguir sus filosofías y sutiles técnicas de meditación. Las dominó, pero aún estaba insatisfecho. Aún no había encontrado lo que estaba buscando.

Finalmente, encontró su camino a las orillas del río Niranjan, donde decidió no parar de meditar hasta que encontrara la respuesta. Se había quedado vacío después de pasar seis años viviendo en los bosques, ayunando por largos períodos y meditando día y noche. Había buscado tanto, durante tanto tiempo, que no tenía opciones. Finalmente se rindió.

El Buda descubrió todo en ese momento de rendirse o dejar ir.

Había buscado en todas partes la felicidad duradera. Había estudiado todas las filosofías, dominado todas las técnicas y llevado su cuerpo y mente al límite. Pero lo único que nunca se le había ocurrido era que no necesitaba buscar. Que ya tenía todo lo que estaba buscando.

Así que finalmente se rindió y se permitió descansar, probablemente por primera vez en años. Recordó un momento que tuvo cuando era un niño pequeño sentado bajo un manzano. No estaba haciendo nada. No iba a ninguna parte. No estaba esperando a que llegara una mejor experiencia. Él simplemente estaba SIENDO.

En los días y semanas que siguieron, el futuro Buda descubrió su propia naturaleza despierta, lo que ahora llamamos "naturaleza de Buda". Tuvo una gran compasión, y siempre la tuvo. La conciencia intemporal y la sabiduría profunda ya estaban ahí. La profunda paz y serenidad que había buscado tan desesperadamente era parte de su naturaleza básica.

El mensaje que creo que el budismo tiene para ofrecer al mundo en este siglo problemático es la idea del Buda de que todos tenemos la naturaleza de Buda.

En muchos sentidos, somos como el Buda. También nos encontramos luchando desesperadamente por encontrar un sentido en nuestras vidas, para experimentar un poco de paz, placer, comodidad y seguridad. Perseguimos experiencias fugaces y confiamos plenamente en ellas, con la esperanza de que de algún modo, algún día, nos lleven a una felicidad duradera. Nos esforzamos tanto para encontrar el éxito en los empeños mundanos que nunca parecen dar resultado al final.

Muchos de nosotros nos damos por vencidos y recurrimos a un camino espiritual, pero lo abordamos con todo el esfuerzo y la expectativa que inicialmente tuvo el Buda. Asumimos que el problema somos nosotros, que necesitamos una herramienta para remediar algún defecto básico en nuestra mente, y luego nos ponemos a trabajar usando la meditación para arreglar un momento presente perpetuamente imperfecto.

El Buda aprendió que todo este esfuerzo, incluso cuando viene en un elegante paquete "espiritual", fortalece nuestro hábito arraigado de ver el momento presente como un problema. Pero cuando todo nuestro empeño y esfuerzo se basa en esta creencia, podemos quedarnos atrapados en una mejor versión del samsara. Parece que estamos haciendo todo lo correcto, pero nunca encontramos la manera de salir del laberinto.

Todos sabemos lo que se siente cuando estamos buscando y buscando, y nunca encontramos. Es como beber agua salada. Te sientes bien por un momento, pero nos deja aún más sedientos que al principio.

El ejemplo que siempre me ha encantado es la imagen de un pájaro buscando su nido. El pájaro puede volar lejos buscando comida, pero siempre regresará a casa. Mientras no haya encontrado el camino de regreso al nido, seguirá buscando y buscando. Pero cuando el pájaro finalmente llega, no tiene dudas. Sabe que está en casa.

Nos parecemos mucho a ese pájaro que intenta encontrar su camino a casa. Sabemos que todos los placeres fugaces de la vida no nos llevarán a una felicidad duradera. Sabemos que nuestra salud física es frágil y que nuestras relaciones y trabajos cambiarán. Pero nadie nos dice dónde está el hogar. Todo lo que podemos hacer es adivinar o seguir buscando en los mismos lugares con la esperanza de descubrir algo nuevo.

El Buda nos dice dónde mirar. Nos muestra dónde encontrar nuestro verdadero hogar, el lugar donde finalmente podemos descansar con la confianza de que nuestra búsqueda ha terminado.

La clave de este viaje es gratitud.

Puede parecer que la gratitud no tiene lugar en un mundo con tantos desafíos. En estos días se nos recuerda constantemente nuestros problemas. La depresión y la ansiedad están en aumento, el cambio climático está creando desastres en todo el mundo y los grandes cambios en la sociedad están sacando a la luz muchas cosas que han estado en la sombra durante muchas generaciones.

¿Cómo podríamos hablar de gratitud cuando nos enfrentamos a desafíos tan masivos?

La gratitud no es un pensamiento positivo. No es desear que las cosas sean mejores de lo que realmente son. Sentir gratitud es tomarse el tiempo para darse cuenta de lo que ya está aquí, lo que tenemos en este momento. Esta capacidad nos da la fuerza interior para trabajar con nuestro sufrimiento de una manera hábil y para mantenernos conectados entre nosotros mientras lo hacemos.

Hay tantas cualidades por las que no nos damos crédito. Como descubrió el Buda, nuestras mentes son claras y conscientes por naturaleza. Nuestros corazones son abiertos y compasivos por naturaleza. Cada uno de nosotros tiene una tremenda sabiduría. Aunque no siempre la reconocemos, esta naturaleza de Buda siempre está con nosotros.

Todos los días hacemos innumerables cosas que expresan esta naturaleza de Buda: pequeños actos de compasión, momentos de intuición y comprensión. Estas cosas son tan comunes que ni siquiera las notamos.

Reconocer estas cualidades es como descubrir un tesoro enterrado justo debajo de nuestros pies. Lo que descubrimos puede parecer nuevo y fresco, pero es nuestro descubrimiento lo que es nuevo, no las cualidades en sí mismas.

Este descubrimiento de nuestra propia naturaleza búdica es la solución a los problemas que enfrentamos. Nos da la confianza, la compasión y la sabiduría para enfrentar nuestros propios desafíos y el sufrimiento del mundo con un corazón abierto y una mente clara.

Cuando apreciamos la base de nuestra práctica, cada momento está lleno de posibilidades.

Mingyur Rimpoché
Yongey Mingyur Rimpoché

Es un maestro de meditación en los linajes Kagyu y Nyingma del budismo tibetano. Es el maestro guía de la Comunidad de Meditación Tergar, una red global de grupos y centros de meditación.

Más información

Fuente: Lion's Roar