Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Reconociendo tu verdadera naturaleza

Artículos - Unmani

Reconociendo tu verdadera naturaleza

por Unmani
Unmani

Más allá de todas las etiquetas e ideas lo que tú eres es la conciencia misma. Consciente de todo lo que está sucediendo. La Presencia misma. Siempre presente, sin futuro ni pasado. Atemporal. Sin razón ni sentido. Falta de sentido más allá de cualquier idea de ser un pensamiento deprimente. Libertad más allá de cualquier idea o imaginación. Libertad que es ahora en este momento, que nunca necesita "liberarse" de ninguna atadura. Realización absoluta que siempre ha sido realizada, incluso cuando estabas buscando la realización. Totalidad absoluta, incluso cuando crees que hay algo que te falta.

Simplemente lo que está sucediendo ahora mismo. La sensación de la respiración, el sonido de los coches pasando, la imagen visual de esta página... tal como es, no necesita ninguna mejora.

Así que la pregunta es entonces, ¿cómo te das cuenta realmente de esto sin creer sólo en estas palabras? Bueno, la respuesta es que "tú" no lo haces. El tú que crees ser es simplemente un sueño, una figura imaginaria que vive en una historia en el tiempo. La idea de que tú puedes lograr algo se basa en la idea de que eres un individuo separado viviendo una vida. Se trata de un caso de identidad errónea. No estás limitado solamente a una persona separada que vive en un cuerpo. Has creído que puedes caber dentro de una pequeña caja con una etiqueta, un nombre o rol, cuando en realidad eres la vida misma. Ilimitada, sin límites, ya libre ahora mismo.

No necesitas entender esto o tener alguna experiencia particular. Reconocer esto está más allá de la comprensión o la experiencia. Se trata de una realización o reconocimiento de lo que eres más allá de quién te crees que eres. De lo contrario, estas palabras son sólo palabras y no significan nada más que conceptos muertos y aburridos. Tira todos los conceptos, sólo por un momento, y ve lo que queda.

Se podría decir que este reconocimiento es como un "puente" entre el tiempo y la eternidad. Sólo por un momento en el tiempo, se ve que no hay tiempo. En ese momento no hay nadie reconociendo nada. Vacío. Un momento sin pensamiento ni etiquetas, sin entendimiento o posesión de la experiencia. Un momento sin tiempo donde todas las fronteras desaparecen y no hay separación. Esto es muerte.

Al reconocer tu verdadera naturaleza, la vida sigue, pero algo es diferente. Algo se ha visto afectado de una manera que no se puede definir. Nada es diferente, pero al mismo tiempo todo ha cambiado. Nadie es dueño de este cambio. No puedes decir "ahora lo tengo", porque ¿quién crees que podría conseguir alguna cosa? No hay nadie aquí que alguna vez pudiera ir a alguna parte ni lograr nada. Ya sea que la experiencia cambie o no cambie nunca posees nada. De hecho, lo has perdido todo. Has perdido toda definición. Pero ni siquiera puedes poseer esto. El pensamiento puede seguir tratando de poseer y definir todo, pero estos pensamientos nunca se refieren en realidad a una identidad separada. Nunca llegas a ninguna meta final. De hecho, este reconocimiento es un perder continuo, una caída libre atemporal de nadie en la nada.

 

Lo Que Yo Soy

Lo que yo soy es la Vida misma. No soy esta apariencia de un individuo separado. No soy esa imagen de un cuerpo. No soy esta etiqueta o pensamiento. Sin embargo, todo esto realmente está sucediendo en lo que yo soy. Yo no estoy en este cuerpo. El cuerpo no es más que una imagen que aparece dentro de lo que yo soy. Yo soy absolutamente nada. Paradójicamente, yo soy absolutamente todo. Todo es simplemente nada apareciendo como todo. Esto es lo que yo soy. El lenguaje es limitado y no puede realmente expresar esto. Sin embargo, todo lo que aparece: cada palabra, cada imagen, el pensamiento, la emoción, la sensación física, está sucediendo en la Vida misma. Esto no es especial, esto no es propiedad de ninguna persona especial o iluminada. Esto es lo más ordinario.

En este juego de la Vida existe el juego de la búsqueda de la realización o la iluminación. Parece que hay un camino hacia la consecución de este objetivo. Parece que hay cosas que "yo" puedo "hacer" con el fin de acercarme a la iluminación. Estas cosas parecen proporcionar un cierto alivio por un tiempo pero después el dolor de la separación parece volver. Este juego de la búsqueda se agota. Finalmente, se ve que cualquier alivio es simplemente temporal. Sustituir un estado con otro se ve que es totalmente insatisfactorio. Cualquier idea de esperanza se termina. El juego de la Vida se ve tal como es.

Lo que soy está más allá de todos los estados. Lo que soy está antes, durante y después de cualquier estado. Lo que soy es atemporal. Lo que soy es la desesperanza. Lo que soy es la iluminación. Lo que soy es demasiado simple para esta larga palabra "iluminación". Lo que soy simplemente es. En el no-saber, yo sé.

Esto no se puede entender. Esto no se puede resolver. Esto no se puede "conseguir". Esto no se puede pensar. Esto no se puede encontrar o perder. Esto no se puede experimentar. Pero de alguna manera esto ya es conocido más allá de toda experiencia. Esta es la naturaleza de lo que yo soy. Esto, en estos momentos, es la iluminación que se busca, y esta es la iluminación que nunca puede ser encontrada.