Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Meditación "Quién Soy Yo" de Nisargadatta

Artículos - Nisargadatta

El sendero de la meditación "quién soy yo?" (2)

Enseñanzas adicionales de Nisargadtta

por Premananda

En la primera parte de este artículo Jerry Katz presentó unos extractos del libro Yo Soy Eso, el clásico espiritual moderno que consiste en conversaciones dadas por el sabio hindú autorealizado Nisargadatta Maharaj (1897-1981). Los extractos contenían una presentación muy condensada de algunas de las ideas básicas de Nisargadatta, y aquí Katz presenta una segunda compilación de este tipo que él llama "La Canción Más Allá de Yo Soy". Contiene extractos de "Yo Soy Eso" y de “La Medicina Suprema” y de otro libro de conversaciones de Nisargadatta que se llama "La sabiduría de Sri Nisargadatta Maharaj", editado por Robert Powell. Como mencioné en la primera parte, estas palabras de Nisargadatta no deben leerse deprisa, sino meditadas poco a poco, y muchas veces hasta que su significado comience a aclararse. Al igual que con todas las conversaciones de este sorprendente ser iluminado las palabras no son algo sólo para leer, sino algo para HACER.

Nisargadatta Maharaj

Es interesante observar que según todas las apariencias externas Nisargadatta fue un hombre aparentemente muy normal, un simple propietario de una tienda de bidis que vivía en los suburbios de Bombay. (Bidis son pequeños “cigarrillos” baratos de la India que fuma en su mayoría la gente pobre). Pero desde el momento en que conoció a su gurú y recibió instrucciones espirituales de él pasaron tan sólo tres años, hasta que alcanzó el repentino y profundo estado de autorrealización, o iluminación.

Inmediatamente después de esto algo bastante divertido sucedió. En la India, la "tradición" es que cuando el aspirante alcanza el estado de iluminación renuncia al mundo y se retira a una cueva en el Himalaya y vive hasta que abandona el cuerpo. Pensando de esta manera Nisargadatta dejó Bombay como un sadhu (hombre santo) y caminó descalzo hasta el Himalaya, pero luego le vino el pensamiento de "¿Qué estoy haciendo? ¡Ahora soy siempre libre. No hay ninguna razón para estar en un lugar u otro, soy libre donde sea que esté!" Entonces se dio la vuelta y regresó a su casa y volvió a abrir su tienda de bidis, porque no había ninguna razón para renunciar a su casa y al hogar, su renuncia interior de todas las ilusiones había sido completa. Por el resto de su vida vendió bidis, y dio instrucción espiritual y habló en una pequeña habitación encima de su tienda a un flujo cada vez mayor de visitantes. Si se hubiese quedado en una cueva en el Himalaya, es dudoso que sus increíbles enseñanzas hubieran sido alguna vez registradas para el mundo.

Al leer las palabras de Nisargadatta a veces parece rudo y casi brutal hacia los que vinieron a sentarse a sus pies. Ningún ego de nadie podía permanecer delante de él. Si una persona venía orgullosa de su propio conocimiento él lo demolía implacablemente y desechaba tal "conocimiento", de forma que casi parecía ser un desprecio. "Eso es sólo conceptos e ideas", solía decir, "eso no sirve para nada", o "para usted todo eso es sólo un rumor". Sus enseñanzas van directamente a la verdad más elevada, que es lo único que es real, que él llama "el Absoluto", y no está en nada interesado en la menor desviación. Su actitud es: "Esta es la verdad, la tomas o la dejas", pasando por alto cualquier religión, dogma, meras ideas y conceptos, todas las posturas, métodos y prácticas. Dirige al buscador para que se quede con la única cosa que realmente conoce de primera mano: la sensación interna "yo soy".

Sus enseñanzas no son para aquellos que simplemente quieren jugar un poco con las ideas religiosas. Él dijo: "Todos los que vienen aquí serán aniquilados". Para seguir realmente el núcleo de sus instrucciones uno ha de fusionarse con la consciencia universal que está en la raíz de la creación, y luego incluso trascenderla para unirse con el Absoluto indescriptible. Es sólo para aquellos que están intensa y sinceramente interesados en el viaje final. Esto puede sonar drástico, pero conduce a la libertad definitiva de toda esclavitud y a la dicha de la liberación. Este es el mismo proceso que describió el Buda, pero con Nisargadatta tenemos la suerte de tenerlo explicado en un lenguaje muy sencillo y franco, común y moderno.

Aquí está la segunda recopilación de Jerry Katz, "La Canción "Más allá de Yo Soy", que proporciona un excelente punto de partida para una exploración más profunda de las enseñanzas de este notable sabio contemporáneo. Cada párrafo debe ser saboreado y meditado. Si se hace así gradualmente empezará a desplegar su significado cada vez más.

Esta segunda recopilación se puede leer aquí: La Canción "Más allá de Yo Soy" de Nisargadatta