Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > La Canción Más allá de Yo Soy

Artículos - Nisargadatta

La canción "más allá de yo soy" de nisargadatta

Editado por Jerry Katz
Nisargadatta Maharaj

INTRODUCCIÓN: Uno de los interlocutores de Nisargadatta propuso lo siguiente: "Usted me dijo que puedo considerarme bajo tres aspectos: El personal (vyakti), el super-personal (vyakta) y el impersonal (avyakta). El Avyakta es el universal y real "Yo" puro, el Vyakta es su reflejo en la consciencia como "yo soy", el Vyakti es el conjunto de procesos físicos y vitales. Dentro de los estrechos límites del momento presente, el super-personal es consciente de la persona, tanto en el espacio como en el tiempo; no sólo una persona, sino la larga serie de personas ensartadas en el hilo del karma. Es esencialmente el testigo así como el residuo de la experiencia acumulada, el asiento de la memoria, el lazo de unión (sutratma). Es el carácter del hombre que la vida construye y forma de nacimiento en nacimiento. Lo universal está más allá de todo nombre y forma, más allá de la consciencia y el carácter, puro ser inconsciente de sí mismo." A todo esto, Nisargadatta está de acuerdo en que es así en el nivel de la mente, pero que más allá del nivel mental ni una palabra se aplica.

Al leer los pasajes que siguen, es posible acercarse al avyakta, lo universal; usted sabrá que se ha acercado tanto cuando las palabras ante usted desaparecen.

La canción Más Allá de Yo Soy de Nisargadatta: Selecciones de "Yo Soy Eso"

... no eres eso, no hay nada tuyo en eso, excepto el pequeño punto de "yo soy", que es el puente entre el observador y su sueño. "Yo soy esto, yo soy aquello" es sólo sueño, mientras que el "yo soy" puro lleva el sello de la realidad. Usted ha probado muchas cosas —pero todo ha quedado en nada. Solo la sensación de "yo soy" ha persistido —sin cambio. Permanezca con lo que es sin cambio entre lo que cambia, hasta que sea capaz de ir más allá.

Cuando desaparece el "yo soy yo" llega el "yo soy todo". Cuando desaparece el "yo soy todo", llega el "yo soy". Cuando desaparece incluso el "yo soy", solo la Realidad es ...

Sabiendo lo que usted no es, llegará a conocerse a sí mismo. El camino de regreso a uno mismo pasa por el rechazo y el abandono. Una cosa es cierta: lo real no es imaginario, no es un producto de la mente. Incluso la sensación de "yo soy" no es continua, aunque sea un indicador útil; muestra dónde buscar, pero no qué buscar. Analice bien eso. Una vez convencido de que en verdad no puede decir nada sobre sí mismo salvo "yo soy", y de que nada que pueda señalar es usted, la necesidad del "yo soy" se acaba —ya no intenta verbalizar lo que usted es. Lo único que necesita es deshacerse de la tendencia a definirse a sí mismo. Todas las definiciones se aplican solo a su cuerpo y a sus expresiones. Una vez que desaparece esta obsesión con el cuerpo, volverá a su estado natural espontáneamente y sin esfuerzo. … Esto se descubre siendo serios, buscando, indagando, cuestionando cada día y cada hora, y entregando la propia vida a este descubrimiento.

A eso en lo que ocurre la consciencia, la consciencia o mente universal, lo llamamos el éter de la consciencia. Todos los objetos de la consciencia forman el universo. Lo que está más allá de ambos, lo que soporta a ambos, es el estado supremo, un estado de quietud y silencio absolutos. Quien va allí, desaparece. Es inalcanzable con las palabras o la mente. Puede llamarlo Dios, o Parabrahman o la Realidad Suprema, pero estos son nombres dados por la mente. Es el estado espontáneo, sin nombre, sin contenido, sin esfuerzo y que está más allá del ser y del no-ser.

La perfección es un estado de la mente, cuando la mente es pura. Yo estoy más allá de la mente, cualquiera que sea su estado, puro o impuro. Mi naturaleza es la consciencia en-sí. Estoy más allá del ser y del no-ser.

La idea "sólo soy el testigo" purificará el cuerpo y la mente y abrirá el ojo de la sabiduría. Entonces el hombre trasciende la ilusión y su corazón queda libre de todos los deseos. Al igual que el hielo se convierte en agua y el agua en vapor, y el vapor se disuelve en el aire y desaparece en el espacio, del mismo modo se disuelve el cuerpo en la conciencia pura (chidakash), y luego en el ser puro (paramakash), que está más allá de toda existencia y no-existencia.

Una cosa está muy clara para mí: todo lo que existe, vive, se mueve y tiene su ser en la consciencia; y yo estoy en la consciencia y más allá de la consciencia. Estoy en ella como testigo y más allá de ella como Ser.

Ser un ser vivo no es el estado definitivo; hay algo más allá, mucho más maravilloso, que no es ni ser ni no-ser, ni vivir ni no-vivir. Es un estado de conciencia pura, más allá de las limitaciones del espacio y del tiempo. Una vez que se abandona la ilusión de que uno es el cuerpo-mente, la muerte deja de aterrorizar, pasa a ser una parte de la vida.

El testigo sólo registra hechos. En la suspensión de la mente se disuelve incluso el sentido de "yo soy". Sin la mente no existe "yo soy".

Usted vive, piensa y siente. Prestando atención al vivir, al pensar, al sentir, se libera de ellos y va más allá de ellos. La personalidad se disuelve y solo queda el testigo. Luego va más allá del testigo. No pregunte como ocurre. Simplemente busque dentro de usted.

Lo único que puedo decir realmente es "yo soy", todo lo demás es suposición. Pero la suposición se ha convertido en un hábito. Destruya todos los hábitos del pensar y de ver. La sensación de "yo soy" es la manifestación de una causa más profunda que puede llamar el Ser, Dios, Realidad o cualquier otro nombre. El "yo soy" está en el mundo; pero es la llave que puede abrir la puerta de salida del mundo. La luna que baila en el agua, se ve en el agua, pero es provocada por la luna que está en el cielo, no por el agua.

Mientras imaginemos que somos personalidades separadas, una separada de la otra, no podremos captar la realidad, que es esencialmente impersonal. Primero debemos conocernos a nosotros mismos tan sólo como los testigos, como centros de observación sin dimensión y sin tiempo, y luego hemos de realizar ese inmenso océano de conciencia pura, que es a la vez mente y materia, y al mismo tiempo está más allá de ambas.

¿Ha sentido usted la omniabarcante vacuidad en la que flota el universo como si fuera una nube en el cielo azul?

La canción Más Allá de Yo Soy de Nisargadatta: Selecciones de "La Medicina Suprema"

Este "yo soy" es algo que se nos ha dicho: no es lo real. Ha salido de algún otro. No le diré a usted qué es lo real, porque las palabras lo niegan. Todo lo que puede decirle a usted, no es la verdad, porque ha salido de ese "yo soy". El hecho es que no puedo describirle la realidad, no puedo explicársela, porque es más allá de toda expresión.

Cuando siga la vía espiritual, la vía del auto-conocimiento, todos sus deseos, todos sus apegos, se desvanecerán si investiga y se aferra a eso con aquello mismo con lo que está tratando de comprender su "yo". ¿Qué ocurre entonces? Su "yo soy" es el estado "siendo". Usted está "siendo" y está apegado a ese estado. Usted ama ser. Ahora bien, como he dicho, en esta indagación todos sus deseos se desvanecerán. ¿Y cuál es el deseo primario? El deseo primario es ser. Cuando usted permanezca en esa "sensación de ser" por algún tiempo, ese deseo también se desvanecerá. Esto es muy importante. Cuando esto se ha desvanecido, usted es en lo Absoluto —el estado primordial.

Cuando esté en la consciencia, comprenda la naturaleza de la consciencia y receda. Su progreso continúa. Esta consciencia se está extinguiendo lentamente; ella sabe que está desapareciendo. Pero nada le afecta a Usted, porque es lo Absoluto. De la misma manera que cuando la llama ha desaparecido, cuando el humo se ha ido, el cielo permanece.

Tome una frase de lo que se ha dicho aquí, y se quede con ella. Eso es suficiente, que le llevará a la fuente.

La canción Más Allá de Yo Soy de Nisargadatta: Selecciones de "La sabiduría de Sri Nisargadatta Maharaj", de Robert Powell

La madurez espiritual es estar dispuesto a soltar todo. La renuncia es un primer paso, pero la verdadera renuncia es darse cuenta de que no hay nada que renunciar, ya que nada es de tu propiedad.

Cuando conoces los pensamientos y sus poderes maravillosos, y los liberas de sus venenos —la idea de una persona propia, separada—, simplemente déjelos solos, de manera que puedan realizar su apropiado trabajo. Dejar que los pensamientos hagan su propio trabajo en su propio lugar es libertad.

Cuando no necesitas nada del mundo ni de Dios, cuando no deseas nada, cuando no te esfuerzas por nada, no esperas nada, lo divino entrará en ti, sin invitación e inesperadamente.

El deseo por la verdad es el mejor de todos los deseos, pero sigue siendo un deseo. Todos los deseos deben ser abandonadas, que la verdad pueda entrar en tu vida.

Cuando aparece el dolor y el sufrimiento, permanece con ello, y no trates de escapar de ello. No te lances a la actividad ciega. Ni el aprendizaje ni la acción pueden realmente ayudar. Quédate con la presencia del dolor y descubre sus raíces – el alivio con entendimiento profundo es un alivio real.

Comprender la confusión significa liberarse de ella.

El mundo y el pensamiento son estados del ser. Lo divino no es un estado, penetra todos los estados, pero no es un estado de algo más.

Nada extraordinario puede pasar a una consciencia sabiendo exactamente lo que quiere.

Reacción retardada es una reacción equivocada. El pensamiento, sentimiento y acción deben ser una unidad y vienen juntos con la situación que los requiere.

¿Qué valor tiene una felicidad por la que debes esforzarte y trabajar? La verdadera felicidad es espontánea y sin esfuerzo.

A mi juicio, todo sucede por sí mismo, espontáneamente. Pero los humanos piensan que trabajan para ganar un triunfo, por un propósito.

No hay nada de lo que el mundo podría beneficiarse más que renunciar al beneficio. Un hombre que ha dejado de pensar en términos de ganar y perder es realmente un hombre no-violento, ya que él está por encima de todos los conflictos.

Es la naturaleza del pensamiento diferenciar las cosas y especializarse a sí mismo. No hay nada malo con eso, pero no es verdad cuando uno piensa de sí mismo como separado de las cosas. Las cosas y los seres humanos son distintos, pero no separados. La naturaleza es una, la realidad es una. Hay opuestos, pero no contradicciones.

Usted recibirá todo lo que necesita cuando deje de pedir lo que no necesita.

No existe un estado en el que uno está viendo la realidad. ¿QUIÉN está viendo QUÉ? Tú sólo puedes SER real. (Y eso lo eres siempre.) El problema existe sólo en el pensamiento. Abandona todas las ideas falsas, eso es todo. No hay necesidad de ideas verdaderas. (Ya que no hay ninguna.)

El sufrimiento es exclusivamente el resultado del apego o resistencia, es un signo de falta de disposición a seguir, a fluir con la vida.