Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > La ensencia de la enseñanza de Maharaj

Artículos - Nisargadatta Maharaj

La esencia de la enseñanza de Maharaj

Las enseñanzas de Nisargadatta se basan en la interpretación Advaita Vedanta de la idea védica "Tat Tvam Asi" (Tú Eres Eso), es decir, 'Tú eres uno con la Divinidad'.

Es difícil resumir las enseñanzas de Sri Nisargadatta Maharaj. Recomendaba la práctica de mirar en el interior, y centrarse en la sensación «Yo soy», que le condujo a su propia realización en menos de tres años. Maharaj dice:

Sólo tenga presente la sensación "Yo soy", fusiónese con ella, hasta que su mente y sensación se conviertan en una. Mediante reiterados intentos encontrará el equilibrio adecuado de atención y afecto y su mente se establecerá firmemente en el pensamiento-sensación "Yo soy".

Según Nisargadatta Maharaj, nuestra verdadera naturaleza es Conciencia pacífica perpetuamente libre, que en el Hinduismo se conoce como Brahman. La Conciencia es la fuente de, pero diferente de, la consciencia personal, individual, que se relaciona con el cuerpo. La mente y la memoria son responsables de la asociación con un cuerpo particular; la Conciencia es anterior a la mente y la memoria. Es sólo la idea de que somos el cuerpo que nos impide vivir lo que él llama nuestra "esencia original", el Verdadero Yo, que en el hinduismo se conoce como Atman.

Maharaj describe esta esencia del yo como pura, libre, y que no se ve afectada por todo lo que sucede. Él la compara con un testigo silencioso que observa a través de los sentidos del cuerpo, pero que sin embargo no muestra ni felicidad ni tristeza por lo que ve.

Para Nisargadatta, el Yo no es una súper-entidad que conoce independientemente, cualquier cosa; no existe tal súper-entidad, ningún Creador con un intelecto infinito. Dios no existe independientemente de su creación. Lo que existe es la "acción total" (o funcionamiento) de la Realidad Fundamental o Absoluta a lo largo de las diferentes formas infinitas en manifestación. Esta Realidad Absoluta es idéntica al Yo.

En su famosa obra Yo soy Eso, Nisargadatta cita:

El buscador es quien está a la búsqueda de sí mismo.

Abandone todas las preguntas excepto una: "¿Quién soy yo?". Después de todo, el único hecho del que usted está seguro es que usted es. El "yo soy" es cierto. El "yo soy esto" no lo es. Esfuércese por descubrir lo que usted es en realidad.

Para saber lo que usted es, primero debe investigar y conocer lo que usted no es.

Descubra todo lo que usted no es —el cuerpo, los sentimientos, los pensamientos, el tiempo, el espacio, esto o aquello— nada, concreto o abstracto, que usted perciba puede ser usted. El acto mismo de percibirlo muestra que usted no es eso que percibe.

Cuanto más claramente comprenda que en el nivel de la mente usted solo puede ser descrito en términos negativos, antes llegará al final de su búsqueda y antes comprenderá que usted es el ser ilimitado.

Nisargadatta también predica la idea radical de que no hay tal cosa como un "hacedor". Según él y otros instructores de Vedanta, ya que nuestra verdadera naturaleza o identidad no es la mente, ni el cuerpo, sino el testigo de la mente y el cuerpo, nosotros, como pura conciencia, no hacemos nada. La mente y el cuerpo actúan por su propia cuenta, y nosotros somos los testigos de ellos, aunque a menudo la mente piensa que ella actúa. Esta falsa idea (que la mente es el yo) es lo que nos impide el reconocimiento de nuestro Yo. Nisargadatta advierte:

"La fuerza de la vida [prana] y la mente funcionan [por su propia cuenta], pero la mente intentará hacerle creer que es "usted". Por lo tanto, comprenda siempre que usted es el testigo intemporal e infinito. Y aunque la mente le diga que usted es el que está actuando, no crea a la mente. [...] El aparato [mente, cuerpo] que está funcionando finge ser su esencia original, pero usted no es ese organismo."

Cuando se le preguntaba acerca de sus datos biográficos, Maharaj solía decir que "yo nunca he nacido". Para él, la esencia de su ser es eterna conciencia, pura y siempre libre, que no está confinada en un específico cuerpo-mente.