Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Eres la Gran Perfección

Artículos - Yongey Mingyur Rinpoche

Eres la Gran Perfección

por Yongey Mingyur Rinpochelion's roar - 3 de febrero de 2020
Gran Perfección

Descansa en tu verdadera naturaleza sin esfuerzo ni distracción: Mingyur Rinpoche enseña la reconocida práctica del Dzogchen.

Ya eres perfecto. Ya eres un buda. De hecho, no hay diferencia entre tu verdadera naturaleza, en este momento mientras te sientas a leer esto, y la verdadera naturaleza del Buda, o de cualquier ser iluminado.

Esa es la opinión del Dzogchen, una palabra tibetana que significa "Gran Perfección". Dzogchen es apreciado por encima de todas las otras prácticas en la escuela Nyingma del budismo Vajrayana porque nos ayuda a conectarnos directamente con nuestra propia naturaleza iluminada.

Tu esencia, y la esencia de cada criatura viviente, es pura, total y completa. No falta nada, y por eso la llamamos la Gran Perfección. TÚ eres la gran perfección. No te olvides de eso. El Dzogchen está hablando de ti. Esta Gran Perfección eres tú ahora mismo, aquí mismo en este momento, no un tú completamente desarrollado después de que hagas mucha más meditación.

En el Dzogchen, llamamos a esta naturaleza iluminada rigpa, o conciencia pura. A diferencia de algunos enfoques en los que la naturaleza de Buda se enseña de una manera más teórica, y se necesita estudiar y meditar durante mucho tiempo para descubrir qué es, en el Dzogchen es experiencial. Te presentan a la conciencia pura directamente, en el acto.

Una forma tradicional de describir el Dzogchen es en términos de la base, el camino y el fruto.

La Gran Perfección es nuestra verdadera naturaleza, nos demos cuenta o no. Esa es la base del Dzogchen. Es la realidad de nuestra experiencia y quiénes somos.

Pero eso no sirve de ayuda si no lo experimentamos por nosotros mismos. La forma de hacerlo es haber sido introducido a esta conciencia pura, y luego familiarizarse con ella hasta que se vuelva estable y duradera. Ese proceso es el camino.

Luego, una vez que estamos familiarizados con nuestra propia naturaleza verdadera, una vez que la hayamos realizado plenamente e integrado en todos los aspectos de nuestras vidas, manifestaremos completamente las cualidades iluminadas que estuvieron ahí todo el tiempo. Ese es el fruto.

La Base del Dzogchen

Puede que no esté claro cuál es realmente esta "verdadera naturaleza", así que permítanme explicar un poco más sobre la base.

Cuando usamos todos estos términos sofisticados como "naturaleza de Buda" y "conciencia pura", ¿de qué estamos hablando realmente? Bueno, hay tres cualidades principales que buscar aquí. Nos referimos a estas como la "esencia vacía", la "naturaleza luminosa" y la "compasión omnipresente". Esa es la base, tu verdadera naturaleza.

La "esencia vacía" significa que la verdadera naturaleza de la mente, la esencia de la conciencia pura, trasciende todas nuestras ideas, conceptos y creencias. Está completamente más allá de todos nuestros sufrimientos y problemas. Es completamente libre. El término para esto es "pureza innata" ― la esencia de lo que somos, era, es y siempre será perfecta. Es completamente pura, y nada puede cambiar eso.

Esta esencia vacía es indescifrable, más allá de nuestra forma ordinaria de ver las cosas, pero no es una nada. También hay una presencia luminosa y sabia. Esto es lo que llamamos la "naturaleza luminosa". A veces se llama "auto-claridad", porque esta claridad es espontánea y natural. Está ahí, todo el tiempo. Incluso cuando estamos dormidos, distraídos o completamente neuróticos. Está ahí.

La esencia vacía y la naturaleza clara son una y la misma. Son inseparables. Esta inseparabilidad es la tercera cualidad de la base, que llamamos "compasión omnipresente". Esta claridad abierta y espaciosa se manifiesta como todos nuestros pensamientos, sentimientos y percepciones, al igual que el sol irradia luz. Estas experiencias, de hecho todas nuestras experiencias, no son más que las manifestaciones o el juego de la conciencia pura.

El Camino del Dzogchen

¿Pero de qué nos sirve saber esto? No de mucho. Por eso necesitamos un camino. Necesitamos traducir esto de buenas palabras e ideas a una experiencia real.

El camino del Dzogchen es realmente bastante simple. Eso no quiere decir que sea fácil, pero es simple.

Lo único que debemos hacer es reconocer esta naturaleza pura interna. Necesitamos experimentarla por nosotros mismos. Eso es todo. Si queremos que sea un poco más complicado, podríamos decir que primero necesitamos que se nos presente la conciencia pura, y luego nos familiarizamos con ella.

Entonces, ¿cómo sucede eso?

Aquí es donde un maestro se vuelve importante. Están sucediendo muchas cosas en nuestras mentes. Tenemos todo tipo de recuerdos y reacciones, emociones y expectativas. En resumen, tenemos lo que se llama la mente de mono.

Ver la sutil cualidad de la claridad vacía en medio de toda esta actividad mental no es fácil. Si lo fuera, ¡hubiéramos reconocido a rigpa hace mucho tiempo! Pero un maestro experto que ha reconocido la conciencia pura en sí mismo y que posee un linaje auténtico, puede señalárnosla. Puede ayudarnos a encontrar nuestro camino a través de todas las complejidades de la mente para ver esta realidad simple y siempre presente.

Puedes pensar que porque ya eres perfecto, porque esta naturaleza despierta está completamente presente como la naturaleza misma de tu mente, entonces no necesitas meditar o practicar. Nada más lejos de la verdad. El truco es cómo practicas. Todavía necesitas meditar, pero meditar sin esfuerzo. Todavía necesitas practicar, pero practicar con naturalidad.

En lugar de practicar con la idea de que hay un nivel que alcanzar más allá de donde estás ahora, la práctica principal es aprender a confiar en que esta pureza original siempre está presente, especialmente cuando parece que no lo está. Cada paso que des en el camino debería reforzar tu confianza de que la conciencia pura está aquí, ahora mismo. Hasta que tu reconocimiento sea inquebrantable, aún necesitas hacer práctica formal.

El Fruto del Dzogchen

Como dije, la esencia del camino es simplemente reconocer la naturaleza de la mente y volver a ese reconocimiento una y otra vez, hasta que sea tan familiar como un viejo amigo. Si haces eso, llegará un momento en que experimentarás esta conciencia pura tan exhaustiva y completamente que nunca perderás el contacto con ella. Cuando estás meditando, estás meditando en conciencia pura. Cuando estás comiendo, estás comiendo en conciencia pura. Incluso cuando duermes, estás todavía descansando en el reconocimiento de la conciencia pura.

Eso es lo que llamamos "realización completa", el fruto del camino. En este punto, todas las cualidades de la base, tu verdadera naturaleza iluminada, se manifiestan. Estuvieron ahí todo el tiempo, pero como no sabías que lo estaban, era casi como si no existieran. Pero ahora las conoces. Las conoces a fondo y por completo. La sabiduría perfecta, la compasión ilimitada, la capacidad espontánea de beneficiar a los demás, todo esto se manifiesta.

Este fruto es simplemente la expresión completa de tu verdadera naturaleza. Es como si salieras y viajases por todo el mundo, mirando y buscando por todas partes un poco de tranquilidad. Pero al final, llegas a casa y te das cuenta de que todo lo que estabas buscando estaba justo donde empezaste. Esa es la Gran Perfección.

Práctica: Dzogchen

La parte más complicada de la práctica del Dzogchen es que no es algo que podamos hacer. La cuestión es que estamos aprendiendo a reconocer lo que ya está ahí, mientras que nuestro impulso de "hacer" se basa en la suposición de que quién y qué somos en el momento presente necesita mejorar. Entonces, ¿cómo ponemos esto en práctica?

La meditación Dzogchen implica tres cualidades importantes: no-esfuerzo, presencia y naturalidad. En términos tradicionales, estos tres se llaman no-meditación, no-distracción y no-fabricación.

Para conectarnos con no-esfuerzo, cambiamos de un modo de "hacer" a uno de "ser". Dejamos de lado el impulso de jugar con los mandos de la experiencia y nos permitimos simplemente ser. Descansamos en la conciencia sin esfuerzo.

Pero mientras descansamos en la conciencia sin esfuerzo, no estamos perdidos ni distraídos. Estamos totalmente presentes, alertas y conscientes. Esta presencia es la segunda cualidad. No es algo que necesitemos que suceda. Ya está aquí con nosotros todo el tiempo. Cuando dejamos el esfuerzo y simplemente descansamos, nos damos la oportunidad de reconocer la claridad abierta de la conciencia, de ser esta claridad abierta.

Nada puede disminuir esta conciencia sin esfuerzo. Todos nuestros pensamientos, emociones, percepciones e impulsos surgen de esta presencia consciente y se disuelven de nuevo en ella. Por esta razón, no necesitamos crear ningún estado mental especial para experimentar la pureza innata de la mente. No necesitamos bloquear nuestros pensamientos y emociones o controlar los movimientos de nuestra atención. Solo sé como eres.

Esta es la tercera cualidad ― la naturalidad. Dejamos que todo se desarrolle sin tratar de corregir, alterar o mejorar nada.

A medida que nos volvamos más cómodos descansando en la conciencia, surgirán estas cualidades de no-esfuerzo, presencia y naturalidad, y lentamente veremos que esta conciencia espaciosa es lo que realmente somos.

Mingyur Rimpoché
Yongey Mingyur Rimpoché

Es un maestro de meditación en los linajes Kagyu y Nyingma del budismo tibetano. Es el maestro guía de la Comunidad de Meditación Tergar, una red global de grupos y centros de meditación.

Más información

Fuente: Lion's Roar