Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Sri Ramana y el Vedanta Advaita

Extractos - Michael James

Sri Ramana y el Vedanta Advaita

por Michael JamesExtracto (2) de la introducción a: la felicidad y el arte de ser
Ramana Smiling

Antes de obtener la experiencia del auto-conocimiento verdadero, Sri Ramana no había leído ni escuchado nada que describiera esa experiencia, o que le preparara de alguna manera para ella. Habiendo crecido en una familia normal de brahmines del sur de la India, estaba familiarizado con las formas exteriores de la religión hindú y con unos cuantos textos devocionales, y habiendo sido educado en una escuela misionera cristiana, estaba familiarizado con las formas exteriores del cristianismo y con la Biblia. Además, habiendo tenido algunos amigos de la infancia que eran de familias muslimes, también tenía alguna familiaridad con las formas exteriores del islam. Pero aunque tenía una idea general de que todas estas religiones eran solo diferentes maneras de adorar al mismo Dios, no había tenido oportunidad de aprender nada sobre la esencia interna real que yace detrás de las formas exteriores de todas las religiones.

Por lo tanto, las enseñanzas que dio años después estaban sacadas enteramente de su propia experiencia interna, y no se originaron en ningún aprendizaje externo. Sin embargo, siempre que alguien le pedía que explicase algún texto sagrado o espiritual, él lo leía y a menudo reconocía que de una manera u otra estaba expresando la verdad que era su propia experiencia. Así pues, era capaz de interpretar tales textos con autoridad y de explicar su significado interno en palabras claras y simples. Puesto que el ambiente cultural y religioso en el que vivió era predominantemente hindú, y puesto que la mayoría de las gentes que buscaban su guía espiritual eran nacidos hindúes o estaban familiarizados con la filosofía tradicional hindú, los textos que más a menudo se le pedía que explicara eran los de la tradición filosófica hindú conocida como el vedanta advaita. Así pues, las enseñanzas de Sri Ramana a menudo son identificadas con el vedanta advaita y son tomadas como una expresión o interpretación moderna de esa antigua filosofía.

La palabra vedanta significa literalmente la "conclusión" o "fin" (anta) del "conocimiento" (veda), y denota las conclusiones filosóficas de los Vedas. Estas conclusiones filosóficas están contenidas en textos védicos conocidos como las Upanishads, y más tarde fueron expresadas más claramente y en gran detalle en otros dos textos antiguos conocidos como los Brahma Sutras y la Bhagavad Gita. Estos tres cuerpos de literatura, que son conocidos como la "triple fuente" (prasthana-traya) del vedanta, han sido interpretados de muchas maneras diferentes, dando surgimiento a tres sistemas distintos de filosofía vedántica, a saber, el sistema monista puro conocido como advaita, el sistema dualista conocido dvaita, y el sistema monista calificado conocido como visishtad-vaita. De estos tres sistemas de filosofía, el advaita no es solo el más radical sino también la interpretación menos sinuosa de la antigua prasthana-traya del vedanta, y, por consiguiente, es ampliamente reconocido como el vedanta en su forma más pura y más verdadera.

Sin embargo, el advaita es más que una simple interpretación erudita de algunos textos antiguos. Lo mismo que la literatura de cualquier otro sistema de filosofía religiosa o espiritual, la literatura del advaita incluye una gran suma de material elaborado y abstruso escrito por y para los eruditos, pero ese material no es la esencia o la base de la filosofía advaita. La vida y el corazón del vedanta advaita está en un número de textos cruciales que contienen las enseñanzas y escritos de sabios como Sri Ramana que habían obtenido el auto-conocimiento verdadero, y cuyas palabras reflejan por lo tanto su propia experiencia directa de la realidad. Así pues, el vedanta advaita es un sistema de filosofía espiritual que está basado no solo en el mero razonamiento o especulación intelectual, sino en la experiencia de sabios que han obtenido el conocimiento directo de la realidad no-dual que subyace a la apariencia de toda multiplicidad.

La palabra advaita significa literalmente "no-dos" o "no-dualidad", y denota la verdad experimentada por los sabios ―la verdad de que la realidad es solo una, un único todo ininterrumpido que es completamente exento de dualidad o multiplicidad. Acordemente a los sabios que han obtenido el auto-conocimiento verdadero, toda multiplicidad es una mera apariencia, una visión distorsionada de la única realidad, como la apariencia ilusoria de una serpiente vista bajo una débil luz. Lo mismo que la realidad subyacente a la apariencia ilusoria de la serpiente es solo una cuerda tirada en el suelo, así también la realidad subyacente a la apariencia ilusoria de la multiplicidad es solo la consciencia de ser no-dual que cada uno de nosotros experimenta como "yo soy".

Las enseñanzas de Sri Ramana son identificadas por lo tanto con el vedanta advaita por tres razones principales: primeramente debido a que él experimentó y enseñó la misma realidad no-dual que fue experimentada por los sabios cuyas enseñanzas y escritos formaron el fundamento de la filosofía vedanta advaita; en segundo lugar debido a que a él a menudo se le pedía que explicara y elucidara diversos textos de la literatura clásica del vedanta advaita; y en tercer lugar debido a que en sus enseñanzas él hizo un uso libre aunque selectivo de la terminología, conceptos y analogías usados en esa literatura clásica. La razón de que usara así la terminología y los conceptos del vedanta advaita más que los de cualquier otra tradición espiritual, tal como el budismo, el taoísmo, el judaísmo o el misticismo cristiano o el sufismo, es que la mayoría de las gentes que buscaban su guía espiritual estaban más familiarizados con el vedanta advaita que con esas otras tradiciones espirituales, y, por consiguiente, era más fácil para ellos comprender tal terminología y conceptos. Sin embargo, siempre que alguien le pedía que elucidara algún texto o pasaje de la literatura de esas otras tradiciones espirituales, él lo hacía con la misma facilidad, claridad y autoridad con la que elucidaba los textos del vedanta advaita.

Aunque en sus enseñanzas Sri Ramana tomaba algo de la terminología, conceptos y analogías usados comúnmente en la literatura clásica del vedanta advaita, sus enseñanzas no son meramente una repetición de las antiguas y familiares enseñanzas contenidas en esa literatura. Debido a que estaba enseñando la verdad que había conocido de su propia experiencia directa, y no meramente aprendida de libros, él era capaz de dejar de lado toda la densa suma de argumentos y conceptos no-esenciales, complejos y pesados encontrados en esa literatura, y arrojar una luz clara y fresca sobre la esencia interna del vedanta advaita.

En sus enseñanzas él ha revelado el verdadero espíritu del vedanta advaita de una manera clara y simple que puede ser comprendida fácilmente incluso por gentes que no tienen conocimiento previo de tal filosofía. Además, la simplicidad, claridad e inmediatez de sus enseñanzas han ayudado a aclarar la confusión creada en las mentes de muchas gentes que han estudiado la literatura clásica del vedanta advaita, pero han sido confundidas por las muchas interpretaciones erróneas bien establecidas de ella, hechas por eruditos que no tenían ninguna experiencia directa de la verdad. En particular, sus enseñanzas han aclarado muchas incomprensiones que habían existido durante mucho tiempo sobre la práctica del vedanta advaita, y han revelado claramente el medio por el que podemos obtener la experiencia del auto-conocimiento verdadero.

Puesto que el medio para obtener el auto-conocimiento es por alguna razón rara vez expuesto en términos claros y llanos en la literatura clásica del vedanta advaita, existen muchos conceptos erróneos sobre la práctica espiritual propugnada por el vedanta advaita. Por lo tanto, quizás la contribución más significativa hecha por Sri Ramana a la literatura del vedanta advaita está en el hecho de que en sus enseñanzas él ha revelado en términos muy claros, precisos y llanos el medio práctico por el que puede ser obtenido el auto-conocimiento.

No solo ha explicado este medio práctico muy claramente, también ha explicado exactamente cómo nos conducirá infaliblemente al estado de auto-conocimiento, y por qué es el único medio que puede hacerlo. A diferencia de muchos de los textos antiguos del vedanta advaita, las enseñanzas de Sri Ramana están centradas enteramente en torno al medio práctico por el que podemos obtener el auto-conocimiento, y todo lo que enseñó respecto a cualquier aspecto de la vida tenía como único propósito dirigir nuestras mentes hacia esta práctica.

Aunque este medio práctico es esencialmente muy simple, para muchas gentes parece difícil de comprender, debido a que no es una acción o estado de "hacer", ni implica ninguna forma de atención objetiva. Puesto que la práctica es así un estado más allá de toda actividad mental ―un estado de no-hacer y de atención no-objetiva― ninguna suma de palabras puede expresarlo perfectamente. Por lo tanto, para que podamos comprenderlo y practicarlo, Sri Ramana lo ha expresado y descrito de diversas maneras diferentes, cada una de las cuales sirve como una valiosa indicación que nos ayuda a conocer y ser la consciencia pura que es nuestro sí mismo verdadero.

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter