Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Reflexiones de la Vida Una

Extractos - Scott Kiloby

Reflexiones de la Vida Una

Indicaciones diarias hacia la iluminación

por Scott Kiloby
Este libro está escrito desde el amor hacia el amor. Es un recordatorio diario de lo que ya sabes. Todo es una expresión perfecta de nada, lo que quiere decir que la frontera
entre todo y nada no es real. Sólo hay "lo que es".
Eso es amor.

ENERO

No hay mayor misterio que este ― buscamos constantemente la realidad, cuando de hecho somos la realidad. Creemos que hay algo que oculta la realidad y que debe ser destruido antes de obtener la realidad. ¡Eso es ridículo! Llegará un día en que usted se reirá de sus esfuerzos pasados. Lo que estará presente el día en que usted ría está también aquí y ahora.
Sri Ramana Maharshi

1 de Enero
Este momento es siempre fresco y nuevo
Reflexiones de la Vida una

Al comenzar este nuevo año, es tentador creer realmente que estás entrando en un nuevo año o que esto es el final de algo y el comienzo de otra cosa. Esa es una historia maravillosa, pero ¿es verdaderamente real?

La mente humana te ha estado contando una gran historia. Las nociones como minuto, hora, semana, mes y año son conceptuales. El tiempo es una película que se proyecta desde la mente. No importa lo mucho que busques, nunca saldrás por la puerta para recoger o tocar alguna cosa llamada "hora", "semana", "mes" , "año" , "año nuevo", "pasado", "futuro", o "tiempo".

La existencia del yo basado en el pensamiento y limitado en el tiempo depende de la ilusión del tiempo que continua sustentándolo a través de la incesante identificación psicológica con los pensamientos del pasado, presente y futuro. Aunque la mente tiene la tendencia de "entrar" en el tiempo para encontrar un sentido del yo, ¿te das cuentas de que el pasado y el futuro no son más que pensamientos que surgen ahora? De hecho, incluso la palabra "ahora" es un pensamiento. ¿Te das cuenta de que estás aquí, independientemente de si estos pensamientos surgen o no?

Este momento es siempre fresco y nuevo ― donde los conceptos de principio y fin, yo y mi vida, y mi pasado y mi futuro son vistos como historias. Sólo existe el espacio atemporal en el que conceptos acerca del tiempo surgen y desaparecen.

2 de enero
La historia de ti

La reflexión de ayer afirmaba que la historia de "ti" es una ilusión limitada en el tiempo y basada en el pensamiento. ¿Qué significa eso?

La historia está basada en el pensamiento en el sentido de que su contenido es puramente conceptual. Cuando no hay pensamiento, no hay historia de ti.

La historia está limitada en el tiempo en el sentido de que sólo vive en el tiempo. Tu identidad está determinada por cualquier pensamiento del pasado que surge en la conciencia presente. Tu nombre, título del trabajo, rol en la familia, recuerdos de la infancia, y todos los demás aspectos de tu historia están determinados únicamente a través de la memoria. El pensamiento es memoria (pasado).

Esa historia del pasado es incompleta por su propia naturaleza. Debido a que existe en el tiempo (pasado), depende de más tiempo para completarse (futuro). Mientras exista una dependencia de la memoria (pasado) para tu sentido de ti mismo, habrá una proyección hacia una futura realización de esa historia. Esto te mantiene encerrado en el círculo de la búsqueda.

Vivir exclusivamente a través del tiempo es esencialmente lo mismo que vivir exclusivamente a través del pensamiento. Tiempo es pensamiento. No puedes tocar el pasado o el futuro excepto a través del pensamiento.

La presencia es la conciencia atemporal que ve la historia de ti. Pasado y futuro no son más que pensamientos que surgen en la conciencia presente. Si puedes ver algo, eso no eres tú. Es un objeto que aparece en la conciencia, una ilusión que tomas como si fueras tú. Date cuenta de la conciencia en la que la historia de ti surge. Ver la historia a medida que surge te libera de su control.

3 de enero
La falsa idea de un futuro despertar

Si la historia de ti es una ilusión limitada en el tiempo y basada en el pensamiento, la tendencia natural es inventar maneras para librarse de ella. Muchas de las prácticas espirituales se llevan a cabo con la intención de deshacerse del ego. Pero sólo la historia de ti estaría interesada en deshacerse de la historia de ti. Todo el movimiento de "deshacerse de" o de "librarse de" el ego es un movimiento hacia el futuro. Cada vez que se realiza un esfuerzo hacia el futuro, la historia limitada en el tiempo está controlando la situación. El ciclo de la búsqueda continúa...

Al darse uno cuenta de que el movimiento hacia un despertar futuro es simplemente más esclavitud del ego limitado en el tiempo, surge la posibilidad de una visión atemporal. Esta visión atemporal emana de la conciencia, que no puede ser buscada en el futuro, ya que es lo que está despierto en este momento. El futuro no es más que un pensamiento que surge en ella. Puede ser un duro golpe para la historia limitada en el tiempo el darse cuenta de que todos sus grandes planes para la iluminación futura son sólo patrones de pensamiento egocéntricos. En esos patrones, la trama subyacente es: "¿Cuándo llegará mi iluminación?"

"Tu" iluminación no llegará nunca. Ninguna historia limitada en el tiempo jamás alcanza la iluminación. La iluminación es la realización de ser la conciencia atemporal que ve la historia limitada en el tiempo surgir y desaparecer. En ese darse cuenta sin esfuerzo, la historia se ve que es un sueño que nunca fue real. No hay nada de lo que deshacerse. Sólo se necesita ese ver.

4 de enero
La conciencia atemporal (conceptualidad v. realidad)

No importa qué palabras se utilizan para apuntar a la conciencia atemporal, los punteros son solamente conceptos. A lo que se está apuntando no es conceptual.

Estas reflexiones no te están invitando a que empieces a creer en un nuevo conjunto de conceptos "iluminados". Es fácil ir por ahí pensando y hablando mucho acerca de la "presencia" o de "este momento", mientras ignoras por completo la conciencia no conceptual inmediatamente accesible a la que aquí se está apuntando. En ese caso, la presencia se convierte en la nueva historia conceptual del yo soñado. El guión de esta historia es "yo estoy presente" o "yo estoy trabajando para estar presente."

Pero las palabras "conciencia atemporal" apuntan al hecho de que no hay ninguna persona que esté, o trabaje para estar, presente o consciente. La "persona" es una historia conceptual, limitada en el tiempo que surge en la conciencia atemporal que está despierta ahora.

La "conciencia atemporal" es también sólo un concepto y, como tal, la mente puede confundir el concepto con la realidad a la que está apuntando. Las palabras no son lo que describen. Así que, aunque la "conciencia atemporal" es un concepto, está apuntando claramente a una realidad. El puntero "conciencia atemporal" está apuntando al espacio real, no conceptual en el que surgen y desaparecen todos los conceptos (incluyendo el tiempo y el yo). Apunta a eso que está mirando en (y como) el espacio de este momento antes de que aparezca una interpretación acerca del momento. El problema es que cada concepto es una interpretación.

5 de enero
La naturaleza egocéntrica del pensamiento

La naturaleza egocéntrica del pensamiento permanece invisible para la mayoría de la gente. Si se ve, a menudo se da por sentada y se considera normal. Pero a medida que la conciencia se da cuenta del contenido del pensamiento, se hace cada vez más evidente que el contenido es en gran parte egocéntrico y que este ego-yo es en última instancia una ficción.

La mente filtra todas las experiencias a través de la pregunta: "¿Qué significa esto para mí?" Interpreta la realidad y su entorno de una manera que coloca al yo en el centro. No creas lo que se dice aquí. Basta con observes los pensamientos. Ten en cuenta que, según la mente, todo gira en torno a ti: tu esposa o esposo, tu mascota, tu trabajo, tu casa, tus amigos, tu mal día, tu buen día, tus sentimientos, tu calle, tu ciudad, tu país, tu religión , tu raza, tus experiencias, e incluso tu Dios o tu iluminación.

En cierto sentido, podríamos decir que tú no eres el centro de la vida. Pero está más cerca de la verdad decir que no hay ningún "tú" que esté en el centro. Cuando te das cuenta de tu verdadera naturaleza como conciencia, los pensamientos egocéntricos comienzan a surgir en la luz de la conciencia y se ven como vacíos. Dejas de interpretar la realidad de una manera que crea y mantiene un "tú" en el centro. El egocentrismo es sustituido por un amor incondicional. "Tú" no puedes alcanzar el amor incondicional porque "tú" eres la historia egocéntrica. El amor incondicional se realiza cuando esa historia es vista como una ficción vacía.

6 de enero
Confirmar la conciencia

La dificultad de señalar o apuntar a la conciencia es que no es un objeto o concepto. De hecho, el concepto "conciencia" surge en la conciencia real. La palabra "conciencia" es como una señal que apunta hacia su verdadera fuente. En estas reflexiones, a veces se afirma que la conciencia es lo que realmente eres. Pero incluso eso no es más que un puntero. Tu verdadera naturaleza es un misterio sin límites. Ninguna palabra puede capturarlo. La conciencia es un puntero bien definido porque aleja a la mente de la identificación con los pensamientos temporales y la dirige hacia la fuente de donde surgen. Esta fuente es ya y siempre presente e inmutable (no va y viene). Es atemporal (la historia del pasado y el futuro surge y desaparece en ella). Es no-dual (las ideas y juicios duales surgen y desaparecen en ella).

En tu experiencia directa, confirma la conciencia ― el simple hecho de que tú eres. Esa confirmación revela tu verdadera naturaleza más allá de la historia del pensamiento limitada en el tiempo. Confirmar la conciencia significa obtener una palpable sensación permanente de tu propia Yo-Soidad de modo que ya no te consideras como una historia colocada después de las palabras, "yo soy...". Esto te libera de la identificación con el pasado, el futuro, el cuerpo, tu historia, emociones, roles, títulos, y todos los demás objetos que surgen y desaparecen en la conciencia. Esta desidentificación permite que surjan la paz, el amor y la alegría de tu verdadera naturaleza. Ninguna historia temporal puede proporcionar esa claridad.

7 de enero
Más sobre confirmar la conciencia

La reflexión de ayer te invitaba a confirmar la conciencia. Si confirmar la conciencia se hace dentro de una práctica limitada en el tiempo en la que crees que estás trabajando hacia un futuro momento de despertar, el puntero "confirmar la conciencia" se ha comprendido mal. Ha sido usurpado por el yo (ego) soñado ― el "yo" basado en el pensamiento y limitado en el tiempo implicado en la ilusión de la búsqueda.

Confirmar la conciencia no tiene que ver con trabajar hacia un futuro despertar. El futuro es un pensamiento que surge en la conciencia atemporal. Si surge el pensamiento: "Estoy trabajando hacia la iluminación", es el yo soñado el que habla.

El puntero "confirmar la conciencia" es una invitación a realizar (darse cuenta de) el espacio atemporal en el que todo surge y desaparece. De esta manera, la conciencia es un fin en sí misma, no es una práctica para llegar a un fin futuro. Tú simplemente te das cuenta de que ya eres. Tú no eres el yo soñado que vive en los pensamientos del pasado, el futuro, y la resistencia a este momento. Ese sueño surge en la conciencia que está naturalmente en reposo en el momento presente.

Incluso si confirmas repetidamente la conciencia, no sigues implicado en la práctica limitada en el tiempo de la búsqueda si reconoces que la conciencia en sí es atemporal. Es el espacio en el que el hacer, incluyendo el buscar, surge y desaparece. El buscar ocurre sólo cuando la conciencia se queda fijada en ese movimiento. Confirmar la conciencia significa darse cuenta de lo que está aquí, en este momento. Significa darse cuenta de que en primer lugar nunca ha entrado en la búsqueda.

8 de enero
La inseparabilidad de la conciencia y el pensamiento

Las últimas reflexiones han venido señalando directamente a la conciencia no conceptual. Al confirmar la conciencia, es tentador negar o suprimir el pensamiento o tratar los conceptos como indeseables. Sólo date cuenta de la tendencia a negar o suprimir el pensamiento. Ese es el yo soñado (mental) haciendo lo que mejor sabe hacer ― controlar. La mente está buscando un estado que está libre de la mente. ¿Puedes ver la futilidad de eso?

Confirmar la conciencia simplemente significa reconocer ―incluso repetidamente― el espacio en el que los conceptos surgen y desaparecen. Esta conciencia tiene su propio mecanismo de aquietamiento. La conciencia atemporal no conceptual ya está libre del pensamiento y del tiempo. Es el vasto espacio interior en el que el tiempo y pensamiento surgen. El espacio es, naturalmente, tranquilo y silencioso. Es el vacío del que todo ―cada movimiento de pensamiento― procede.

Eso es lo sorprendente. Es el espacio del que todo concepto surge, lo que significa que el concepto no es otro que el espacio del que procede. En esta visión, el pensamiento se ve que es/está vacío, al igual que el espacio que le da nacimiento. El pensamiento ya no tiene el poder de causar sufrimiento y búsqueda, sin embargo, permanece ahí para servir a su funcionamiento práctico. Se permite que el pensamiento fluya libremente y de forma natural desde su fuente, pero ya no hay identificación con él. Esta danza entre la fuente y su manifestación es una danza ― Una Vida apareciendo como muchas, la conciencia no-dual apareciendo como pensamiento dualista.

9 de enero
¿Cómo lo sabrás?

Las últimas reflexiones han tratado sobre el confirmar, y confirmar repetidamente, la conciencia atemporal hasta que se ve que la conciencia es lo que tú realmente eres y que no eres un yo separado.

¿Cómo sabrás que la conciencia ha sido realizada? ¡Es inequívoco! Tus preguntas y la búsqueda se disuelven. No se trata de que tus preguntas necesariamente sean contestadas. No se trata de que "encuentras" algo. Te das cuenta de que la conciencia que está detrás de tu rostro y animando tu cuerpo es la misma conciencia que está detrás de cada rostro y animando cada cuerpo. Hay la realización de que todo lo que hay, es esta conciencia. Es el espacio despierto en el que todo surge y desaparece ― todos los cuerpos, pensamientos, emociones, eventos, experiencias, estados y objetos. Todas tus preguntas surgen y desaparecen en ese espacio. La búsqueda surge y desaparece en ese espacio. Cuando se ve que este espacio, esta apertura, es lo que realmente eres, te das cuenta de que no puedes encontrarte en el tiempo. Se ve que no hay ningún tú separado que encuentre nada. Sólo hay esta conciencia atemporal y tú eres Eso. Todo es Eso.

Cuando se realiza la conciencia, hay un saber innegable. La búsqueda se detiene porque se ve que el buscador no es más que una serie de pensamientos que surgen y desaparecen en la conciencia. No hay buscador ahí. Nunca lo hubo. Sólo había el movimiento de la mente, que fue tomado erróneamente como un yo separado.

10 de enero
Las trampas después de la realización de la conciencia

No se necesita tiempo para realizar la conciencia, porque la conciencia es atemporal. Sin embargo, incluso una vez que la conciencia no-dual es realizada, la completa desaparición de la sensación de ser un yo separado puede no ocurrir a la vez. El condicionamiento del yo separado tiene un impulso propio. Hay todo tipo de trampas en las que la mente puede caer una vez que la conciencia atemporal ha sido realizada. Por ejemplo, puede haber un apego inconsciente en la mente hacia una interpretación particular de la no-dualidad, una creencia sutil de que sólo "mi" interpretación es correcta y que todas las otras interpretaciones son incorrectas. El yo crea y mantiene el conflicto y la división entre su interpretación fundamentalista y aquellas que no están de acuerdo con esa interpretación. Otra trampa es que la mente puede comenzar a creer que se debe mantener un estado de conciencia pura, un estado libre de conceptos. Comienza a negar la forma, a negar el pensamiento. Este estado es todavía dualista. Surge una identidad sutil como "conciencia pura" ― que arrogantemente se separa de "todas las demás" perdidas en sus pensamientos o historias.

Al permitir que cada una de estas trampas sea vista, la conciencia las auto-corrige todas. Esto permite un verdadero descanso en la conciencia. Este descanso no es una posición fundamentalista. No es una identidad dual. Es la conciencia apareciendo como todo ― cada pensamiento, opinión, emoción, experiencia y estado. Es Unidad genuina, una viva realización caracterizada por el amor, la humildad, la paz y la inclusión.

11 de enero
Confundir la conciencia no-conceptual con la negación de conceptos

Ningún concepto puede llevarte a la conciencia no-conceptual porque tú ya están allí. La conciencia es un ver que lo que tú eres está más allá de la forma y el tiempo. Ninguna cantidad de pensamiento o de futuro lo revelará. De hecho, si la mente está constantemente ocupada en la búsqueda y en la intelectualización de la no-dualidad o de la presencia, es probable que suceda la identificación con el pensamiento, un pequeño "yo" que está buscando su propia ausencia. Es inútil. El objetivo de esa corriente de pensamiento es evitar su propia ausencia.

Sin embargo, es fácil confundir la conciencia no-conceptual con una negación total de los conceptos. Sin conceptos, ¿cómo podemos apuntar a la conciencia? ¿Cómo podrían ser comunicadas las matemáticas o la ciencia? ¿Cómo podrías decirles a tus hijos que los amas?

"Este" es un ver más allá del apego a los conceptos (no una negación de ellos). En ese ver, te das cuenta de que lo que realmente eres es este ver o ser atemporal no-conceptual y no-apegado. Sin embargo, los conceptos son expresiones de esa conciencia no-apegada, no conceptual. La nada está apareciendo como todo. Negar la forma es negar lo informe. Negar el tiempo es negar lo atemporal. Negar el intelecto es negar su propia fuente.

Andar por ahí totalmente identificado con el vacío es una división dualista entre la forma y lo informe. Date cuenta de que la conciencia no-conceptual es tu esencia. Entonces, sé quién eres totalmente, incluyendo el abrazar completamente, sin apego, todo lo que surge de, y no es más que, la conciencia.

12 de enero
Atrapado en el vacío

Es fácil quedarse atrapado en la idea del vacío (o vacuidad). Como se indicó en la reflexión de ayer, "Andar por ahí totalmente identificado con el vacío es una división dualista entre la forma y lo informe". Estar totalmente identificado con el vacío significa crear una identidad separada de ello.

La realización de la conciencia no-conceptual revela tu propia ausencia. Revela que el yo basado en el pensamiento y limitado en el tiempo que crees que eres es un completo fantasma. Esta es una poderosa visión. Revela la naturaleza ilusoria del sufrimiento y la búsqueda personal. Pero cuanto más cree sutilmente la mente en la idea dualista del "no-yo", más se convierte en una creencia. Cuando tu historia inconsciente, o creencia, es "yo soy la conciencia pura", o "yo soy el vacío", puede haber una tendencia a negar la forma y el pensamiento.

Incluso con una pequeña muestra de lo que la palabra "conciencia" señala, la mente puede utilizar la idea de la conciencia no-conceptual para negar conceptos, o utilizar la idea del vacío para negar la forma. Esto no es no-dualidad. Todavía es dualista. Palabras como "conciencia no-conceptual" y "vacío" están apuntando a un espacio real sin palabras. Ese espacio real, una vez que es directamente realizado, es una puerta a un ver que incluso las líneas fronterizas entre lo conceptual y lo no-conceptual, el vacío y la forma, y ​​el espacio y los objetos son ilusorias.

13 de enero
Palabras como "conciencia" y "espacio" son historias

Hemos estado utilizando la palabra conciencia para apuntar a eso que tú eres más allá de los pensamientos, sentimientos, estados y experiencias. Tú eres una realidad, no un concepto. Por lo tanto, la palabra "conciencia" no es más que un puntero. La palabra no es la cosa que describe. Podríamos utilizar igualmente las palabras "apertura" o "espacio" en lugar de la palabra "conciencia". Tan pronto como piensas una palabra capturas tu esencia, hay una tendencia a quedarse atrapado en la palabra. No hay ninguna palabra que capture lo que eres, porque no eres un concepto.

La mente te cuenta una historia del yo. Esta historia consiste en un pensamiento tras otro pensamiento. Puede ser una historia de víctima, una historia de buscador, una historia de ser un exitoso hombre de negocios, o una historia de ser un fracasado. No importa cuál sea el contenido de tu historia, la historia no es lo que eres.

Es fácil apegarse a palabras como "conciencia" o "Unidad" que se utilizan en las enseñanzas no-duales. Estas son sólo pequeñas historias. No están, en última instancia, más cerca de lo que eres que cualquier otra historia. Pero estas palabras "conciencia", "apertura" y "espacio" te están apuntando sin el apego a los pensamientos, emociones, estados y experiencias. Están apuntando a la ausencia de cosas. Cuando te das cuenta de que cada pensamiento, emoción, estado o experiencia surge y desaparece dentro de lo que eres, todo el movimiento para definirte a ti mismo se desvanece. La libertad se revela.

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter