Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Redescubriendo la Sabiduría Eterna

Extractos - Peter Russell

Redescubriendo la Sabiduría Eterna

por Peter Russell Extracto de su libro: seeds of awakening
La Sabiduría Eterna

Vivimos tiempos sin precedentes. La ciencia está respondiendo a las viejas preguntas sobre la naturaleza de la realidad, el nacimiento del cosmos y los orígenes de la vida. Estamos presenciando avances tecnológicos que hace un siglo hubieran parecido ciencia ficción, o incluso magia. Y, lo que es más alarmante, nos estamos volviendo cada vez más conscientes del impacto que nuestro floreciente crecimiento está teniendo en el planeta. Sin embargo, junto con estos cambios que se desarrollan rápidamente, hay otro desarrollo que pasa más desapercibido. Estamos en medio de un renacimiento espiritual generalizado, redescubriendo en términos contemporáneos la sabiduría eterna de las eras.

La mayoría de las tradiciones espirituales comenzaron con una persona que tuvo alguna experiencia mística transformadora, una revelación profunda o un claro despertar interior. Pudo haber llegado a través de una dedicada práctica espiritual, una profunda devoción, enfrentar un desafío difícil o, a veces, simplemente de forma espontánea ― un momento atemporal en el que los dramas personales palidecen a la luz de una profunda paz interior y un sentido de plenitud. Como fuera que llegó, generalmente condujo a una alegría placentera de estar vivo, a un amor incondicional por todos los seres y a la disolución de un sentido del yo personal.

La profunda transformación que experimentaron llevó a muchos de ellos a querer compartir sus descubrimientos y ayudar a otros a tener su propio despertar. Pero aquellos que escucharon sus enseñanzas pudieron haber malinterpretado algunos aspectos, haber olvidado otros y quizás haber agregado interpretaciones propias. Al igual que el juego de los susurros chinos en el que un mensaje se va susurrando de una persona a otra alrededor de una habitación y que al final puede que no tenga nada que ver con el original, así también la enseñanza ha pasado de una persona a otra, de una cultura a otra, traducida de un idioma a otro, gradualmente se fue volviendo cada vez menos como el original. La sabiduría atemporal se volvió cada vez más velada y se vistió con las creencias y valores de la sociedad en la que se encontraba, dando como resultado una diversidad de creencias cuya esencia común a menudo es difícil de detectar.

Hoy, sin embargo, estamos en medio de un renacimiento espiritual que difiere significativamente de los del pasado. Ya no estamos limitados a la fe de nuestra cultura particular; tenemos acceso a muchas tradiciones de sabiduría, desde los albores de la historia registrada hasta nuestros días. Además, las ideas de los maestros contemporáneos de todo el planeta están disponibles en libros, grabaciones de audio, videos y en Internet. Nada de esto era posible antes.

En lugar de haber un solo líder, ahora hay muchos que experimentan y exponen la filosofía perenne. Algunos pueden ser más visibles que otros, y algunos pueden tener realizaciones más claras que otros, pero todos están contribuyendo a un creciente redescubrimiento de la sabiduría eterna. Estamos trascendiendo las diferencias aparentes de las religiones del mundo, más allá de sus diversas trampas e interpretaciones culturales, y descubriendo lo que se encuentra en su corazón. En lugar de que la verdad se vuelva progresivamente diluida y velada a medida que se transmite, hoy nuestros descubrimientos se refuerzan mutuamente. Estamos colectivamente perfeccionando la enseñanza esencial.

A medida que eliminamos las capas de oscuridad acumulada, el mensaje central no solo se vuelve más claro; sino que se vuelve más y más simple. Y el camino se vuelve más y más fácil.

Existe un creciente reconocimiento de que la conciencia de nuestra verdadera naturaleza no necesita el estudio de textos espirituales, años de práctica de meditación o una profunda devoción a un maestro; solo la voluntad de participar en una investigación honesta y rigurosa sobre la naturaleza de la conciencia en sí misma. No una investigación intelectual, sino una investigación personal sobre quiénes y qué somos realmente.

Tiempos más fáciles; tiempos más difíciles

Buda lo tuvo fácil. No estaba distraído por la televisión, Internet, las noticias de desastres en países extranjeros o los últimos chanchullos de políticos y famosos. No tenía que devolver las llamadas telefónicas, responder a los correos electrónicos acumulados en su bandeja de entrada o ponerse al día con los últimos tweets y publicaciones de Facebook. No tenía que trabajar en un empleo para pagar las facturas. No estaba preocupado por las caídas del mercado de valores, las fugas de radiación, el cambio climático o las quiebras bancarias. Su mente no zumbaba incesantemente con el rugido del tráfico, la música ambiental y un zumbido eléctrico siempre presente. No era bombardeado por anuncios seductores que le decían que le faltaba esto o aquello y que no podía ser feliz hasta que lo tuviera. No estaba integrado en una cultura que buscaba a cada momento absorber su atención en pensamientos y distracciones innecesarias.

Sin embargo, su camino fue difícil. El único consejo espiritual que tuvo de joven fue el de los sacerdotes védicos tradicionales que defendían elaborados rituales y sacrificios como el camino de salvación. Tuvo que abandonar su hogar y pasar años vagando por los bosques y aldeas del norte de la India en busca de guías espirituales. Y quienes podían ayudar eran pocos y estaban distantes entre sí; los pioneros espirituales de la época estaban empezando a darse cuenta de que la liberación espiritual provenía del interior en lugar de una deidad de algún tipo. Intentó todo lo disponible, estudiando con los mejores maestros que pudo encontrar, incluso adoptando la austeridad hasta el punto en que casi murió de inanición. Pero, al final, tuvo que resolverlo por sí mismo. Cuando lo hizo, llegó a la conclusión radical de que es nuestro aferramiento a nuestras ideas de cómo deberían ser las cosas las que causan el sufrimiento, y nos mantiene alejados de nuestra verdadera naturaleza.

Hoy lo tenemos mucho más fácil. Podemos obtener el beneficio de los descubrimientos de Buda, y los de sus seguidores que agregaron sus propias realizaciones. Podemos aprender de la riqueza de otras filosofías hindúes que han evolucionado a lo largo de los siglos, y de las enseñanzas taoístas, de los sufís, los místicos occidentales, las sabidurías nativas y otras tradiciones. No solo tenemos el beneficio de siglos de investigación espiritual en tantas culturas, sino que también podemos acceder a la sabiduría de las muchas personas despiertas que viven hoy. Podemos sentarnos a sus pies, leer sus palabras, escuchar grabaciones, ver videos o transmisiones en vivo en Internet. También tenemos avances en psicología, neurociencia, química y biología que aumentan nuestra comprensión y experiencia. Lo más importante es que estamos destilando las diversas expresiones de esta sabiduría perenne en un entendimiento común. Eliminando las trampas del tiempo y la cultura, estamos descubriendo colectivamente que la esencia del despertar es simplemente abandonar nuestras ideas preconcebidas y juicios, volver nuestra atención al momento presente, y allí reconocer nuestra verdadera naturaleza.