Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Sri Muruganar y Sri Sadhu Om

Extractos - Michael James

Sri Muruganar y Sri Sadhu Om

por Michael JamesDe un libro sobre Sri Muruganar llamado Ramana's Muruganar
Ramana Muraganar Sadhu Om
Bhagavan con Visvanathan, Muruganar y Sadhu Om

Cuando las enseñanzas de la Vía Directa no se comunican claramente, ya no son la Vía Directa. De los muchos libros escritos sobre las enseñanzas de Sri Ramana, solo aquellos de Sri Muruganar y Sri Sadhu Om son lo suficientemente claros como para justificar el título de Vía Directa.

Sri Muruganar fue liberado poco después de conocer a Ramana y pasó décadas en su compañía. Sri Sadhu Om pasó cinco años en compañía de Ramana y décadas en la compañía de Sri Muruganar. Sri Muruganar y Sri Sadhu Om han realizado el mejor trabajo de comunicar claramente las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi.

 

Cuando Dios se encarna en la tierra en la forma del Verdadero Maestro, Él no viene solo. Trae consigo ciertas almas altamente maduras, en respuesta a cuyas oraciones Él da Sus verdaderas enseñanzas al mundo, y a través de las cuales Él expone y clarifica esas enseñanzas, usando sus mentes, el habla y el cuerpo como Sus puros instrumentos para instruir al mundo, tanto a través de las palabras como del ejemplo.

Aunque tales devotos vienen en beneficio del mundo, su atención nunca se dirige hacia el mundo, sino que se dirige hacia Dios, quien brilla fuera como el Verdadero Maestro y dentro como el Sí mismo. Entre estos raros, ejemplares y puros devotos que Sri Ramana, el Gran Maestro del Mundo, trajo consigo al mundo, los más destacados son Sri Muruganar y Sri Sadhu Om.

Aquellos devotos que han tenido la buena fortuna de asociarse estrechamente con Sri Muruganar y Sri Sadhu Om, o que han analizado cuidadosamente sus escritos, no tendrán ninguna duda de que ambos son instrumentos especialmente elegidos por Sri Bhagavan para revelar, exponer y ejemplificar sus enseñanzas para beneficio del mundo.

Debido a que tanto Sri Muruganar como Sri Sadhu Om se han entregado por completo a Sri Ramana ―fusionándose de este modo en Él― es por lo que realmente no conservan ninguna individualidad propia y, por lo tanto, no son otra cosa que Sri Ramana Mismo. Por lo tanto, es el mismo Sri Ramana quien actúa a través de ellos, obteniendo, registrando y exponiendo Sus propias enseñanzas.

Conociendo esta verdad, Sri Natananda, uno de los principales devotos de Sri Ramana, ha cantado en uno de sus versos introductorios a The Garland of Guru's Sayings (La colección de enseñanzas del Gurú):

"Quienes vean la maravillosa belleza de los versos que registran las Enseñanzas del Señor Ramana y de su reproducción en prosa, dirán que es el Señor Mismo quien, como el renunciante y hábil Muruganar, ha compuesto estos versos, y como Sadhu Om los ha explicado en prosa."

Por lo tanto, debido a su falta de ego, a su completa pérdida de individualidad, tanto Sri Muruganar como Sri Sadhu Om se han convertido en canales puros a través de los cuales puede fluir la Gracia del Maestro Verdadero.

Y mientras que el papel de Sri Muruganar ha sido obtener de Sri Ramana obras tales como "El Conocimiento del Sí mismo", "La Esencia de la Instrucción" y "Cuarenta Versos sobre la Realidad", y registrar Sus enseñanzas orales en forma pura y sin diluir en la obra La colección de enseñanzas del gurú (Guru Vachaka Kovai), el papel de Sri Sadhu Om ha sido exponer y clarificar la verdadera importancia de esas obras en sus simples, claros y lúcidos comentarios tamiles.

Y mientras que el papel de Sri Muruganar ha sido revelar al mundo en obras como Sri Ramana Jñana Bodham, la naturaleza de la experiencia suprema que había alcanzado a través de la Gracia de Sri Ramana, el papel de Sri Sadhu Om ha sido mostrar al mundo en obras como "Sri Ramana Sahasram, Sri Ramana Guruval Antadi y Sri Ramana Varuha", cómo orar por dicha Gracia.

Por lo tanto, se puede ver que los roles de Sri Muruganar y Sri Sadhu Om han sido complementarios, y que ambos le han dado al mundo un vasto e invaluable tesoro de obras que cubren toda la gama de la verdadera espiritualidad y que responderán a todas las necesidades de los aspirantes que vengan después.

Además, a través del estilo de vida humilde y modesto que vivieron Sri Muruganar y Sri Sadhu Om, Sri Ramana ha ejemplificado el modo en que un verdadero devoto debe vivir su vida en este mundo: desapegado del mundo, desconocido para el mundo y despreocupado por la apreciación y alabanza del mundo ― ¡en el mundo pero no del mundo!

Por lo tanto, no solo a través de sus obras escritas, sino también a través de su forma de vida ejemplar, Sri Muruganar y Sri Sadhu Om nos han enseñado a los devotos menos maduros a seguir el camino de Sri Ramana.

La íntima amistad espiritual y literaria, que existió entre Sri Muruganar y Sri Sadhu Om fue forjada por el mismo Sri Ramana en 1946, el primer día en que Sri Sadhu Om vino a Él.

Ese día Sri Sadhu Om cantó ante Sri Ramana la canción Kuyilodu Kooral, que surgió espontáneamente de su corazón unos días antes y por medio de la cual fueron expresados, de la manera más conmovedora, todos sus sentimientos de intenso anhelo por ver a Sri Ramana. Después de escuchar esa canción, Sri Ramana la leyó detenidamente y le pidió a Sri Sadhu Om que se la mostrara a Sri Muruganar. Así comenzó la amistad profunda e íntima entre estos dos grandes santos poetas, que en el transcurso del tiempo resultó ser muy fructífera.

Sri Muruganar y Sri Sadhu Om
Sri Muruganar (sentado) y Sri Sadhu Om (de pie)

A través de su asociación con Sri Muruganar, Sri Sadhu Om pudo aprender muchos puntos sutiles acerca de la gramática y la prosodia tamil clásica, para obtener una visión profunda del estilo terso y críptico del Tamil utilizado por Sri Ramana y Sri Muruganar en sus obras, y también para perfeccionar su propio genio poético innato pero no entrenado. A cambio, Sri Sadhu Om prestó un servicio singular a Sri Muruganar para ayudarle a finalizar sus versos y preservarlos para la posteridad.

Como solía decir Sri Muruganar, "Uno para la austeridad, dos para el Tamil", porque tal trabajo literario refinado puede hacerse perfectamente solo cuando dos poetas igualmente consumados se ayudan mutuamente.

Debido a su trabajo incansable y voluntario, a su profundo conocimiento del estilo y el tema de Sri Muruganar, a su propia habilidad literaria y a su profunda comprensión práctica de las enseñanzas de Sri Ramana, solo Sri Sadhu Om podría brindar una asistencia real a Sri Muruganar en toda su labor literaria.

Sabiendo esto, Sri Muruganar dijo una vez, durante sus últimos días: "Si a Sadhu Om no se le confía la plena responsabilidad de preservar y editar todos mis versos no publicados, será mejor juntarlos todos y ofrecerlos al fuego sagrado (Deepam) en la cima de Arunachala o ahogarlos en la Bahía de Bengala".

Quizás el mayor fruto de la profunda amistad y la estrecha asociación literaria entre estos dos grandes santos poetas es el trabajo masivo Sri Ramana Jñana Bodham, que consta de unos 17.000 versos compuestos por Sri Muruganar durante los últimos veinte años de su vida corporal.

A lo largo de los muchos años de su estrecha asociación, Sri Sadhu Om se dedicó de todo corazón a la tarea de copiar, catalogar, clasificar y editar estos versos, e hizo mucho para convencer a otros devotos del gran valor espiritual de esta vasta colección de versos, y para despertar en la mente del Prof. K. Swaminathan la firme determinación de organizar de una forma u otra la impresión de todos ellos en su totalidad.

El resultado de sus esfuerzos es que ahora seis volúmenes del Sri Ramana Jñana Bodham han sido publicados por Sri Ramana Kendra, Nueva Delhi, y los tres volúmenes restantes también serán publicados por ellos a su debido tiempo si tal es la voluntad de Sri Ramana.

Si no fuera por los dedicados esfuerzos realizados por Sri Sadhu Om, habría duda de cuánto habría sobrevivido, si es que hubiera algo, de esta inestimable colección de efusividad poética de Sri Muruganar para ser disfrutada por las futuras generaciones de devotos de Ramana.

El gran amor y gran aprecio que Sri Sadhu Om tenía por Sri Muruganar se puede ver claramente en todos sus escritos en prosa tamil sobre él, selecciones de las cuales se han compilado, traducido e incluido en este libro bajo el título "Sri Muruganar - La Mano Derecha de Sri Bhagavan", pero quizás se pueda encontrar su amor expresado de manera más conmovedora en dos versos que surgieron en su corazón durante la noche después de que Sri Muruganar abandonó su cuerpo físico.

En el primer verso, que abordaba el mundo actual, que no había podido entender la grandeza de Sri Muruganar, cantó:

"El cuco que cantó (en medio de ustedes) durante ochenta y tres años con una dulce voz del antiguo Tamil culto y espiritual se ha ido volando hacia el gran espacio de Sri Ramana, el exaltado tesoro de austeridad con el que el mundo ha sido bendecido. ¿Qué harás ahora?"

En el segundo verso, dirigiéndose y consolando a los devotos de Ramana que tenían verdadero amor por Sri Muruganar, cantó:

"¿Muruganar significa el cuerpo de cuatro codos? Oh, tú que amas a Muruganar, ¿quién es Muruganar? Que sepas que Muruganar es solo el Ojo del Auto-Conocimiento dado por Annamalai-Ramana, el antiguo Siva."

Se pueden señalar muchas grandes cualidades de Sri Muruganar y Sri Sadhu Om para mostrar el camino, en el que ambos ejemplificaron en sus vidas el modo en que un verdadero discípulo de Sri Ramana debería vivir en este mundo, pero tal vez la cualidad más importante sea el hecho de que, a pesar de su supremo logro espiritual, ambos se negaron rotundamente a asumir o aceptar externamente el papel de Maestro, y ambos insistieron en que quienquiera que viniera a ellos solo Sri Ramana es digno de ser aceptado como Maestro por Sus devotos, y que ningún intermediario es necesario entre Él y nosotros.

Sri Sadhu Om cita a Sri Muruganar expresando su propia experiencia diciendo:

"Los devotos no necesitan preocuparse; Sri Ramana, que es el Océano de néctar que es la plenitud de la Gracia, Él mismo tiene contacto directo con cada uno de Sus devotos en el corazón, sin la necesidad de que nadie medie o interceda".

- Sri Ramana Jñana Bodham, vol. 3, p. xii

Como solía decir Sri Sadhu Om, Sri Ramana es el brillante Sol del Conocimiento que está siempre y en todas partes derramando la luz clara de Su Gracia sobre todos, por lo que si nos elevamos entre Él y Sus devotos con el sentimiento "Puedo ayudar y guiar a otros", solo obstruiremos el flujo libre de Su luz y proyectaremos una sombra sobre aquellos a quienes pretendemos guiar, y por lo tanto, la mejor ayuda que podemos ofrecer a los demás es no elevarnos como un individuo separado, sino solo hundirnos en el Corazón, y así fusionarnos y perdernos en Su luz.

Las vidas de Sri Muruganar y Sri Sadhu Om verdaderamente ejemplifican, de la manera más perfecta y refinada, la verdad enseñada por Sri Ramana en el verso 269 de La colección de enseñanzas del Gurú,

Verdaderamente, solo el perfecto discipulado ―que es la fuente de la devoción suprema que se enciende con la submersión del ego en la luz del estado de Silencio, que es el Absoluto― es la perfecta Maestría. Así debes saberlo.

Por lo tanto, debemos entender por el ejemplo establecido por Sri Muruganar y Sri Sadhu Om, que ningún verdadero discípulo de Sri Ramana jamás aceptará permitir que un devoto se considere a sí mismo como Maestro, y que la mayor ayuda que podemos ofrecer para guiar a otros es pasar inadvertidos totalmente, viviendo exteriormente como simples devotos humildes y sin pretensiones de nuestro Verdadero Maestro supremo, Sri Ramana.

Debido a que ambos se habían vaciado totalmente de todos los vestigios de "yo" y "mío", Sri Muruganar y Sri Sadhu Om pudieron recibir la Gracia de Sri Ramana en la mayor medida posible, y por lo tanto habían logrado una estable permanencia en el estado del conocimiento del Sí mismo.

Sin embargo, lo que distingue a estos dos grandes sabios liberados de entre los otros devotos de Sri Ramana, y lo que los hace especialmente importantes para nosotros, no es simplemente el hecho de que hayan alcanzado el conocimiento del Sí mismo, ya que innumerables deben ser los devotos que han alcanzado el conocimiento del Sí mismo por la Gracia de Sri Ramana.

Sri Muruganar canta en un verso de Sri Ramana Experience:

"Debido a que el siempre no nacido (el Sí Mismo) ha nacido (en la forma de Sri Ramana), muchos de los eternos (egos) han muerto".

Pero la mayoría de los que han alcanzado el conocimiento del Sí mismo por medio de la Gracia de Sri Ramana siempre serán desconocidos para el mundo.

Por lo tanto, lo que hace que Sri Muruganar y Sri Sadhu Om sean especialmente importantes para nosotros, los devotos de Sri Ramana, y lo que nos hace venerarlos tanto, no es solo el hecho de su Auto-Realización, sino también el hecho de que podemos derivar inmenso beneficio de su realización.

Debido a que ambos han sido seleccionados por Sri Ramana para actuar como instrumentos puros de Su Gracia, Él ha utilizado la mente, el habla y el cuerpo sin ego de cada uno de ellos de una manera especial y única, para otorgar al mundo de los aspirantes espirituales un rico tesoro de escritos espirituales, que nos proporcionan una guía clara, estímulo, consuelo y ayuda en una variedad infinita de formas, que nos permiten seguir los caminos gemelos de la auto-indagación y la auto-entrega con mayor facilidad, seriedad, devoción, claridad y firmeza.

El rico legado de escritos espirituales dejados por Sri Muruganar y Sri Sadhu Om tiene su propio sabor distintivo, tanto en contenido como en estilo, pero cuando leemos los escritos de ambos, encontramos que cada uno es complementario del otro.

Aunque quizás hoy en día solo hay unos pocos devotos de Sri Ramana que han profundizado en sus escritos, la mayoría de los cuales están en la forma de la bella y poderosamente expresiva poesía tamil, en su debido momento, estos escritos serán atesorados por todos los verdaderos devotos como una parte invaluable de la gran herencia espiritual, que Sri Ramana ha otorgado al mundo.

Los escritos de ambos son tan ricos en contenido, tan profundos en el significado y en el sentimiento devocional, y tan poderosos en su expresión, que llegará un momento en que tanto Sri Muruganar como Sri Sadhu Om serán ampliamente reconocidos como uno de los sabios más destacados del mundo, dignos de una reverencia no menor que otros grandes santos poetas tamiles como Manikkavachakar, Tirujnanasambandhar, Appar. Swamigal, Sundaramurthi Nayanar, Arunagiri Nathar y Tayumanavar.

Pero debido a nuestra cercanía con ellos en el tiempo, es difícil para nuestra generación actual apreciar plenamente la inmensa estatura espiritual de estos dos devotos modestos, y el valor real de sus abundantes efusiones poéticas, así como es difícil para una persona que se encuentra cerca del pie de una montaña enorme apreciar la altura y el tamaño reales de esa montaña.

Solo las futuras generaciones de devotos de Ramana, que ven desde la distancia en el tiempo, podrán apreciar plenamente la gran bendición que Sri Ramana le ha otorgado al mundo en la forma de este rico legado de escritos espirituales dejados por Sri Muruganar y Sri Sadhu Om.