Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Las caras del infinito

Extractos - Dorothy Hunt

Las caras del infinito

Tu rostro antes de que nacieras se ve a sí mismo en cada momento

por Dorothy Hunton the mystery of being
Dorothy Hunt

La cara de la belleza: la unidad tocando los sentidos

Estoy sentada en mi casa y se ha levantado un fuerte viento de la tarde. Las hojas de los ancianos robles bailan salvajemente mientras las rocas cubiertas de musgo permanecen totalmente inmóviles. Los lagartos continúan con sus flexiones, sin inmutarse. Un colibrí zumbando pasa volando, revelando su cuello rojo y su cuerpo iridiscente. Los viñedos de las laderas están salpicados de crestas verdes y distantes lavadas con tonos grises suaves y lavanda. Una delgada capa de nubes hace que el cielo sea de un azul pálido.

En este momento, hay una sensación de la vasta belleza y la totalidad del ser, una realidad única que incluye todo. Los colores, los movimientos y la quietud de la vida, el sonido del viento parecen estar imbuidos de calidez, vitalidad e intimidad. Esta intimidad está más allá de las ideas de sujeto y objeto, una intimidad que no simplemente "atestigua", "trasciende" o "está con" el momento, sino que en realidad es una con la vida tal como es. Aquí, la unidad infinita toca los sentidos, y la experiencia es belleza y asombro.

La cara del amor: el corazón infinito que compartimos

Hoy me visitan mis dos nietos más pequeños. Les gusta sentarse cerca y apoyarse sobre mí. Al final del día, el más pequeño de ocho años sale corriendo de su habitación de la planta baja en pijama, agarrando fuertemente a su "mamá leona" para darme un abrazo y un beso de buenas noches. Nos abrazamos calurosamente y ambos sentimos la corriente de amor que nos conecta. Me dice que soy bienvenida de bajar en cualquier momento si quiero más "abracitos".

Cuando el infinito se mueve en el corazón, experimentamos amor, compasión, intimidad, unidad y gratitud. Estas son cualidades que se mueven espontáneamente cuando no nos separamos de la verdad de nuestro ser o del momento. En el corazón infinito, experimentamos el amor viéndose a sí mismo.

Un corazón abierto está abierto tanto al sufrimiento como a la alegría. La vida incluye miedo, injusticia, desesperación, ira, dolor y muerte de la forma. Sin embargo, el verdadero corazón no se cierra. Se mueve con compasión en respuesta al sufrimiento; con frecuencia es el sufrimiento lo que lleva al deseo de saber si hay algo más allá.

La cara de la verdad: el misterio presente aquí y Ahora

Una presencia silenciosa despierta al momento es totalmente una con cada experiencia en nuestra vida diaria. Nadie la posee, nadie la crea, nadie puede destruirla. No tiene palabras, pero es consciente de las palabras; no tiene forma, pero es una con la forma. No emite juicios, no tiene opiniones, no reclama identidad y no tiene nombre, aunque no rechaza ningún nombre que el pensamiento pueda darle. Algunos de esos nombres incluyen la Verdadera Naturaleza, el Ser, la Conciencia no-dual, el Corazón de la Conciencia, la Naturaleza de Buda, lo Divino.

Sin embargo, las palabras nunca capturarán o definirán esta verdad. El escribir, el hablar y el señalar surgen, sin embargo, nuestra naturaleza esencial está vacía de definiciones, conceptos, condiciones o limitaciones. No es nada que nuestra mente pueda "conocer" como un objeto. Es el conocer mismo. Es lo que somos.

A medida que la presencia infinita se revela a través de la mente, experimentamos momentos de claridad, sabiduría e intuición que no surgen de lo que se aprende, sino de nuestra naturaleza esencial. Quien sea o lo que sea que esté frente a nosotros, o dentro de nosotros, es una manifestación del ser que somos ― a veces moviéndose a través de velos de condicionamiento que limitan nuestra visión, pero que en última instancia surgen del corazón de la conciencia que es nuestra verdadera naturaleza.

En palabras de Ramana Maharshi:

El Ser es solo uno. Si es limitado es el ego,
Si es ilimitado, es Infinito y es la Realidad. (1)

La cara de la libertad: no hay "uno" separado

Simplemente no hay un "alguien" separado que despierte. Lo que imaginamos era una persona con una fecha de nacimiento y una fecha de muerte futura es realmente transparente a los ojos de la verdad profunda. Somos espíritu, potencial infinito, libres más allá del nacimiento o la muerte. Mientras que lo sin forma toma formas infinitas momento a momento, las experiencias simplemente suceden.

Cualquier despertar auténtico siempre conlleva un cambio de identidad. Pero esto no significa asumir una nueva identidad; significa ver la irrealidad de nuestras identidades construidas. En el movimiento de las causas y condiciones de la vida, la conciencia que ilumina las apariencias no está amenazada por ninguna experiencia que pueda estar teniendo el cuerpo-mente; sin embargo, tampoco está separada de ellas. Hay libertad para ser, para tener las experiencias que surgen espontáneamente. La libertad luego se mueve para desenredar las ilusiones e invitar a nuestros inocentes malentendidos a volver a casa a la totalidad del ser.

La cara de la totalidad: un océano de conciencia

Vivimos, respiramos, comemos, dormimos, dudamos, lloramos, reímos, amamos en un océano de conciencia y de ser que es la vida misma. Este océano está totalmente quieto y silencioso en sus profundidades, pero lleno de vida, fluidez e impermanencia en su superficie. La presencia no es personal; el tiempo no nos lleva a lo intemporal; un yo separado no produce amor o verdad; solo podemos estar despiertos ahora.

Desde la totalidad indivisa, el verdadero "ojo" interno ve la unidad y las diferencias simultáneamente. Lo que está despierto ya está presente, en paz y amándote dentro de tu propio corazón, más cerca que el pensamiento o la respiración.

Lo extraordinario dentro de lo ordinario

Más tarde en la noche, los pequeños están durmiendo. Mientras me siento a tomar un té, recuerdo cómo la vida muestra su extraordinaria verdad en los momentos más simples y ordinarios de nuestras vidas. Un colibrí, un abrazo, la leche que acaba de derramarse, la risa estallando, el patrón de luz en la pared, el calor del té de la tarde, la ternura de nuestro corazón compasivo frente al dolor, el sonido del viento moviéndose entre los árboles, o la apacible respiración ― todas son expresiones cantadas por el espíritu, por el silencio, por un amor que es uno, un misterio sin forma que nació como forma para ver, experimentar y amarse a sí mismo.

Notas:
  1. Ramana Maharshi, Conversaciones con Sri Ramana Maharshi (Tiruvannamalai, Tamil Nadu, India: T. N. Venkataraman, Sri Ramanasramam, 1984), 130.
Fuente: On the Mystery of Being (Non-Duality Press, 2019)