Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Texto artículo

Extractos - Bede Griffiths

La Nueva Humanidad

por Bede Griffiths Extracto de: the one light - bede griffiths' principal writings
The One Light

Bruno Barnhart: En "Nueva visión de la realidad" [94], Bede mira el misterio cristiano desde una perspectiva universal y evolutiva. Jesús vino a traer el Espíritu Santo, que crearía una "nueva humanidad", e inmediatamente con su muerte y resurrección, los límites de Israel, que habían circunscrito la "historia bíblica de la salvación", se desbordaron y el Espíritu se derramó sobre todos los pueblos. A medida que las barreras de la Ley judía son desmanteladas rápidamente, la absoluta sencillez, luminosidad y poder del Misterio se manifiestan en el mundo. Es a la luz de este Misterio simple y omnipresente que se revelan claramente la estrechez, la rigidez y la fragmentación que han plagado al cristianismo histórico.

Si en el último texto [95] sentimos principalmente la gravitación interior del Misterio, aquí se manifiesta la fuerza expansiva del Espíritu, que se extiende para abrazar toda la creación. Esta es la amplitud de la visión [96] que ha surgido de las cartas paulinas, especialmente las de Colosenses y Efesios. Su longitud se extiende desde el primer momento de la creación a lo largo de todo el lapso de la evolución, ya que toda la realidad se reúne en la única "Persona Cósmica" que es Cristo. Examinaremos esta síntesis con más detalle más adelante. [97]

Bede Griffiths: Si buscamos la inspiración básica que subyace al cristianismo, se encuentra en la vida y la enseñanza de Jesús de Nazaret. Jesús vino a liberar a Israel de su esclavitud a la Ley, es decir, a su tradición religiosa, y a llevarlo de regreso a la fuente de toda religión. Está claro que Jesús no dejó una estructura religiosa definida. Eligió a doce discípulos, a quienes llamó "apóstoles", y según todos los relatos le dio a Pedro una posición de liderazgo entre ellos. También dejó un "memorial" de su muerte y resurrección, el "misterio" central de su vida, pero más allá de eso es difícil discernir con certeza cualquier otra estructura formal. Lo que comunicó a sus discípulos fue el don de su Espíritu, que los guiaría a toda la verdad. El misterio esencial del Evangelio es este don del Espíritu, es decir, la apertura de la humanidad a la vida del Espíritu, que se había perdido en la Caída, y su retorno a la comunión con Dios en el que se encuentra el significado y el propósito de la existencia humana. Fue esto lo que conduciría a sus discípulos a discernir el significado de su vida y de su enseñanza y les permitiría convertirse en el núcleo de una nueva humanidad.

Fue San Pablo quien tuvo la visión más profunda de esta cuestión de religión y ley. Él mismo había sido educado como un judío "educado según la forma estricta de la ley" [98], pero su conversión produjo un cambio radical en su comprensión del lugar de la ley en la religión. Pudo discernir que toda la ley de Israel, aunque santa en sí misma y dada por Dios, tenía solo un valor relativo. Todos los ritos sagrados de Israel, la circuncisión, la adoración en el templo, incluso la institución del sábado, se consideraban de relativa importancia y podían prescindirse de ellos. Así que pudo decir, "ni la circuncisión ni la incircuncisión cuentan para nada, sino una nueva creación". [99] De esta manera rompió todas las restricciones del judaísmo y abrió el camino de la salvación a toda la humanidad. Como dijo: "No hay judío ni griego, ni esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, pero todos sois uno en Cristo Jesús" [100]. Así se superaron todas las barreras económicas, sociales, políticas, incluso la división entre sexos y se proclamó la unidad fundamental de la humanidad.

Pero este principio de libertad con respecto a la ley debe aplicarse ahora a todas las religiones. El cristianismo a lo largo del tiempo ha construido su propia estructura de leyes y religiones, de rituales, dogmas y organización, que ahora se han convertido en una barrera que separa a las iglesias cristianas del resto de la humanidad. Así también el Islam, el Hinduismo y el Budismo han desarrollado sus propias estructuras de leyes y rituales y están divididos entre sí. Tenemos que aprender a ir más allá de todas estas diferencias en las formas externas de religión y descubrir el misterio oculto que se encuentra en el corazón de toda religión. En el cristianismo, fue el misterio de la resurrección lo que dio esta idea del significado último de la religión. La resurrección de Jesús fue vista como el paso más allá del tiempo y el espacio hacia la Realidad eterna trascendente. Esto se logró, no solo para el mismo Jesús, sino para toda la humanidad. La resurrección marca el comienzo de una nueva humanidad y, como dice San Pablo, una "nueva creación" [101].

Así como Israel se cerró sobre sí mismo y vio la salvación en términos de su propia existencia limitada, las Iglesias cristianas se han cerrado en sobre sí mismas y se separaron de la humanidad en su conjunto. Pero en la perspectiva más amplia que podemos discernir hoy, Jesús murió por toda la humanidad y la salvación que logró fue ganada para toda la humanidad. No debemos olvidar nunca que en su realidad más profunda, toda la humanidad es un ser, así como toda la creación es un ser. Como proclamó San Gregorio de Nisa, uno de los más grandes de los Padres griegos, "Todos los hombres, desde el primer hombre hasta el último, son una imagen de Aquel Que Es". Adán en el libro del Génesis representa a la humanidad como un todo, y cuando este Adán cae toda la humanidad cae con él. Así también Cristo es el nuevo Adán, el nuevo representante de la humanidad redimida, y con su resurrección, la humanidad en su conjunto es redimida del pecado y la muerte.

Bede Griffiths: Es de gran importancia que Jesús dejara a sus discípulos con el entendimiento de que volvería de nuevo en cualquier momento y pondría fin al mundo. En un sentido real, se puede decir que la resurrección misma pone fin al mundo. Es el paso de la naturaleza humana más allá del tiempo y el espacio, y revela la totalidad de este mundo espacial temporal como un fenómeno pasajero. Vemos la Realidad única reflejada a través de las formas cambiantes del espacio y el tiempo, pero sabemos que estas formas están condicionadas por nuestro modo actual de conciencia. Cuando pasemos más allá de este modo limitado de conciencia espacio-temporal, veremos la Realidad eterna tal como es. Como dice San Pablo, "ahora vemos en un espejo oscuro, pero luego cara a cara" [102].

Toda la historia humana es un viaje desde nuestro modo actual de existencia y conciencia al mundo eterno donde todas las diversidades de este mundo se ven en su unidad esencial. Nuestro modo actual de conciencia es dualista, pero como los místicos de todas las religiones han discernido, la realidad última es no-dual. Este nuevo modo de ser y consciencia es el "nirvana" del Buda, el "brahman-atman" de los "Upanishads", el "l haqq" de los místicos musulmanes y el reino de los cielos del evangelio cristiano. Es aquí y solo aquí donde podemos encontrar el lugar de encuentro de toda religión.

Como vimos anteriormente, el pecado de la humanidad había sido su separación del Espíritu, su recaída en el yo separado y, por lo tanto, entrar en conflicto con la naturaleza, con sus semejantes y con Dios. Jesús viene como el hombre que se ofrece a sí mismo en sacrificio en total entrega, a Dios, al Supremo, y al hacerlo, invierte el pecado de Adán. Adán, el Hombre primordial, había caído por desobediencia, siguiendo su mente y voluntad en lugar de entregarse al Espíritu. Jesús, el nuevo Adán, el Hijo del Hombre, el Hombre representante, se entrega totalmente al Espíritu, a Dios, al Padre, y así supera la separación de la humanidad del Padre, de Dios, reuniendo a la humanidad como un solo cuerpo en sí mismo. Rompe todas las barreras que se han levantado y finalmente reconcilia la creación consigo mismo, como una nueva creación.

Este es entonces el nacimiento de una nueva humanidad y puede considerarse como una nueva etapa en la evolución. La humanidad se había desarrollado a través de varios niveles de complejidad, a través de las etapas de caza, pastoreo y agricultura hasta las grandes civilizaciones. Ahora con Cristo se está produciendo una nueva etapa y está naciendo una nueva humanidad. La nueva humanidad nace "no de sangre, ni de carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios", Jesús es el nuevo Hombre que ha nacido de Dios, que es el Hijo de Dios ".

the one light - bede griffiths' principal writings
Capítulo II, Occidente: Primera parte Civilización y cristianismo, pág. 117-120
Editado y Comentarios de Bruno Barnhart.
Templegate Publishers, Springfield, Illinois
Notas:
  1. New Vision of Reality, 104-112.
  2. Ver texto n. 16.
  3. Véase Efesios 3: 14-21.
  4. Ver texto n. 102.
  5. Hechos 22: 3.
  6. Gálatas 6:15
  7. Gálatas 3:28
  8. 2 Corintios 5:17
  9. 1 Corintios 13:12
Fuente: Shri Adi Shakti: The Kingdom of God