Ruta de Sección: Inicio > Extractos > ¡Esto es todo!

Extractos - Joan Tollifson

¡ Esto es todo !

por Joan Tollifson Extracto del libro: nothing to grasp
Yin Yang

Solemos pensar que "esto no es todo". Identificados como un fragmento separado, inevitablemente nos sentimos incompletos y vulnerables. Estamos profundamente convencidos de que algo falta, que las cosas no están del todo bien. Sobre todo, estamos convencidos de que "yo" no estoy del todo bien. Escuchamos que "esto es todo" o que "todo es perfecto tal como es" y no podemos creer que esto sea posible.

Los seres humanos parecemos tener un intenso deseo de que las cosas sean diferentes de lo que son. Tal vez así es como hemos evolucionado, a través de nuestra necesidad de explorar y de nuestra curiosidad sobre lo que está a punto de ocurrir. El deseo y el miedo son parte de nuestro sistema de supervivencia, y en un sentido biológico, nos sirven bien. Nuestra capacidad para identificar errores y visualizar nuevas posibilidades nos ha permitido sobrevivir y prosperar. Pero estas mismas habilidades también parecen meternos en dilemas contraproducentes que ningún otro animal enfrenta.

No solo deseamos una buena comida nutritiva y un lugar cálido para dormir como cualquier otro animal, sino que también podemos desear cosas que nos matan como fumar cigarrillos y tomar cocaína crack. Alimentados por una mezcla de deseos ordinarios y de atracciones fatales, los humanos han creado una industria dedicada a crear deseos innecesarios y provocar una falsa sensación de carencia, y gran parte del mundo está ahora dominado por un sistema económico y político que sobrevive fomentando las formas suicidas de consumo, un ciclo adictivo que parece estar destruyendo la misma tierra de la que dependemos para nuestra supervivencia. La cocaína crack y los cigarrillos son solo la punta del iceberg cuando se trata de los tipos de desordenes autodestructivos que ningún otro animal tiene el sentido común de evocar. Por supuesto, todo esto no es menos natural que las actividades destructivas de las langostas, los virus, las células cancerosas, los parásitos, los incendios forestales, los huracanes, los soles explosivos, las edades de hielo o los meteoritos perdidos que se estrellan contra el planeta.

Aunque a menudo nos consideramos como algo fuera de la naturaleza o más allá de la naturaleza, o quizás como una especie de aberración antinatural; de hecho, nuestros cerebros complejos y nuestra actividad humana son una expresión de la naturaleza como cualquier otra cosa. Nuestros rascacielos, carreteras y armas de destrucción masiva son tan naturales como las presas de los castores, las colinas de hormigas y las picaduras de abejas. Asimismo, la medicina moderna, los movimientos políticos que luchan por la justicia social, las prácticas espirituales como la meditación y los libros como este también son una expresión de la naturaleza, del mismo modo que los glóbulos blancos que luchan contra una infección en el cuerpo son una expresión de la naturaleza. Todo está incluido en lo que es.

Pero debido a nuestra capacidad de implicarnos en el pensamiento abstracto y nuestra capacidad para recordar el pasado e imaginar el futuro, los humanos siempre nos damos cuenta de que algo falta. Creemos que este sentimiento de carencia inquietante y perturbador podría saciarse si solo tuviéramos un automóvil nuevo, un trabajo mejor, una casa más grande, una pareja diferente, el fin de la artritis, otro café con leche, un sistema económico social más justo o una magnífica experiencia de iluminación. No hay nada de malo en querer o tener cualquiera de estas cosas, pero sufrimos cuando imaginamos que estas cosas realmente resolverán nuestra inquietud fundamental o nos traerán verdadera felicidad y paz mental. Inevitablemente, estamos decepcionados. Lo que más deseamos profundamente está realmente muy cerca, aquí y ahora. Es lo que somos, lo que no podemos dejar de ser ― el ser, la vitalidad, la presencia, el vacío que no depende de la forma que adopte este momento, ya sea un automóvil nuevo o un neumático pinchado, para la fuente real de la verdadera felicidad, la paz y la libertad está igualmente presente en todas las formas.

¿De qué estoy hablando?

¡Esto! Aquí mismo. Ahora mismo. La vivacidad e inmediatez de este experimentar presente, el conocimiento de estar presente y consciente, este ineludible Aquí/Ahora ―esto que siempre eres y no puedes dejar de ser― la realidad desnuda de solo esto, exactamente como es.

¿Aún no estás seguro de lo que quiero decir?

Durante unos minutos, después de leer este párrafo, deja el libro y simplemente permanece presente sin hacer nada especial. Siente la respiración. Observa los sonidos del tráfico, el viento, el canto de los pájaros, los niños jugando, los aviones volando sobre tu cabeza, lo que sea que escuches. Siente las sensaciones del cuerpo. Disfruta de las formas, los colores y los movimientos que aparecen como sensaciones visuales puras sin etiquetarlas e intentar darles sentido. Cada vez que notes que estás pensando, si puedes, deja ir los pensamientos y regresa a esta experiencia pura, simple y desnuda del momento presente. Permite que tu experiencia sea exactamente como es, sea la que sea. No intentes deshacerte de nada, ni lograr nada, ni comprender nada. Simplemente estás aquí, lo cual sucede sin esfuerzo. No puedes no estar aquí, exactamente como eres, así que no necesitas hacer nada ni no hacer nada. Permite simplemente ser. Permanece con este puro ser por unos minutos ―respirando, oyendo, viendo, sintiendo, concienciando― simplemente estando vivo. ¿Puedes percibir la diferencia entre la realidad desnuda del momento presente de respirar-escuchar-ver-sentir-concienciar, y cualquier intento de capturar este momento en palabras, conceptos o formulaciones metafísicas? ¿Puedes ver que la realidad misma (la experiencia desnuda) es a la vez inconcebible y completamente obvia?

Por supuesto, pensar y conceptualizar también son parte de este acontecimiento sin fisuras, pero es solo cuando pensamos y conceptualizamos que parecemos quedar atrapados en problemas y dilemas imaginarios. Es solo conceptualmente, en las historias generadas por el pensamiento, que parecemos ser "alguien" que necesita ser diferente de cómo somos. Es por eso que puede ser tan liberador cuando la atención cambia de los pensamientos a la simple simplicidad de escuchar, ver, sentir, concienciar.

Por supuesto, cuando ocurre ese cambio, cuando sentimos el alivio de simplemente estar aquí como nada en absoluto, con frecuencia surge el pensamiento tratando de reclamar esto como un logro personal: "¡Lo tengo! ¡Eso es todo! ¡Estoy iluminado!" Y ese mismo pensamiento recrea instantáneamente el espejismo de "yo" y "eso", el espejismo de la separación y la dualidad. Lo siguiente que sabemos es que hay otro pensamiento: "¡Oh, no! ¡Lo perdí! ¿Cómo puedo recuperarlo?" Y el gran secreto es que todo esto ―los pensamientos, el espejismo del "yo", las sensaciones desnudas, la conciencia que lo contempla todo, todo el espectáculo― todo esto es sin yo, sin separación, sin sustancia. Es una talidad inevitable e inalcanzable.

Palabras como "Aquí/Ahora" o declaraciones como "esto es Todo", apuntan a este momento presente eterno que no tiene ubicación, ni límite, ni fisuras. Aquí/Ahora está siempre presente y en constante cambio. Se muestra como el sonido del tráfico, el sabor de una manzana, el azul del cielo, la sensación de un dolor de cabeza, las historias y películas mentales creadas por el pensamiento y la imaginación y la no-experiencia del sueño profundo. Estoy señalando lo que es más obvio, más inmediato, más innegable ―la realidad desnuda de lo que es― este puro ser que no requiere de creencias y que es imposible de dudar.

Cualquier interpretación de esta experiencia presente (qué es, o por qué es) puede ponerse en duda, pero (el hecho de) que es, está fuera de toda duda. Puedes dudar de cualquier conclusión que saques sobre este experimentar presente (por ejemplo, que es una creación cerebral basada en la entrada de datos sensoriales de un mundo externo compuesto de químicos, átomos, moléculas, partículas subatómicas, quarks o cuerdas, o que todo es consciencia, o que es un sueño o una ilusión) ― todas estas conclusiones pueden ser puestas en duda, pero la experiencia desnuda de este presente acontecer, el aquí o ahora o talidad de ello, no requiere de creencia y es imposible de negar. Incluso si creemos que es una ilusión o un sueño, sigue apareciendo innegablemente.

Si despertamos a esta presente vivacidad, hay una apertura y una sensación de asombro. Vemos la belleza en las cosas más ordinarias. Sentimos que todo está fundamentalmente bien, incluso si aparentemente no lo está. Sentimos una facilidad de ser. Incluso si estamos sufriendo o sintiendo dolor físico, hay una sensación de vitalidad, una sensación de fluidez y falta de fundamento.

Si estamos dormidos a esta presente vivacidad, hay sufrimiento. Aquí distingo entre el dolor (que es la sensación desnuda) o las circunstancias dolorosas (como la guerra, la bancarrota, un desastre natural) y los pensamientos, historias y creencias sobre el dolor o las circunstancias dolorosas. El sufrimiento, de la manera que aquí uso la palabra, es básicamente el pensamiento-historia-creencia-idea de que este-aquí-ahora no es suficiente, que la vida no debería ser como es, que "yo" no estoy bien o que "eso" no está bien ― lo que anhelamos está "ahí afuera" en alguna parte, en el pasado o en el futuro, en algún lugar o en algún momento que no es Aquí/Ahora. Esta idea de que falta algo siempre está enraizada en el pensamiento-historia-creencia-idea subyacente de que "yo" soy un fragmento separado encapsulado dentro de un cuerpo-mente perecedero y vulnerable, que mira hacia afuera a un mundo extraño y amenazante, tratando de sobrevivir y tener éxito y llegar a algún lado y ser alguien especial. Desde esta perspectiva de separación y encapsulación, siempre parece faltar algo.

Imaginamos que algún día podremos estar plenamente vivos ―después de que paguemos nuestras deudas, después de que hayamos limpiado el garaje, después de que dejemos de fumar para siempre, después de aprender español, después de que nos ofrezcamos voluntarios para alimentar a personas sin hogar, después de que obtengamos un empleo, después de haber ahorrado lo suficiente para la jubilación, después de que nos jubilemos, después de perder peso, después de que volvamos al gimnasio y nos pongamos de nuevo en forma, después de hacer las paces con nuestros padres, después de encontrar a nuestra alma gemela y casarnos, después de que los hijos tengan éxito, después de que vayamos a otro retiro, después de que nos iluminemos― entonces, algún día, en el futuro, podremos estar completamente vivos, completamente bien. Nuestra vida real finalmente podrá comenzar. O tal vez creemos que nuestra vida real fue en el pasado, antes del divorcio, antes de que perdiéramos nuestro trabajo, antes de que los niños se fueran de casa, antes de tener cáncer y terminar en una silla de ruedas. Pero de cualquier manera, ya sea que nuestra obsesión sea con el pasado o con el futuro, esto, en este momento, no puede ser. Esto es un desastre. Eso es lo que pensamos.

Despertar es ver a través de estos pensamientos, despertar de la historia de mi vida y de todo lo que pienso y creo, despertar a la simplicidad de lo que es. Esto solo puede suceder Aquí/Ahora, no en el pasado o en el futuro. Estar despierto es reconocer el infinito en lo finito, el vacío en cada forma, la perfección en la aparente imperfección, la totalidad en la multiplicidad. No hay nada aparte del Aquí/Ahora, y por lo tanto, nadie está realmente perdido y no hay nada que encontrar que no esté ya completamente presente.

Trata de comprender lo que el Aquí/Ahora es, lo que la conciencia es, lo que la presencia es, que se desliza entre tus dedos como el agua o el aire. Y sin embargo, este presente acontecer, esta presencia consciente, es completamente obvia y totalmente innegable. Es la única "cosa" que está absolutamente fuera de toda duda (y no es una cosa en absoluto porque no es nada en particular y lo es todo). Buscar esta presencia consciente es absurdo porque no hay ningún lugar ni nada que esté fuera del Aquí/Ahora. Incluso el sufrimiento y la historia de separación y carencia no es más que el Aquí/Ahora apareciendo como esa historia, apareciendo como sufrimiento. Sin conciencia, no podrían aparecer en absoluto. El samsara (la película de la vida de vigilia) es el nirvana (la Realidad Sagrada) con un mero disfraz.

El sufrimiento es como una tormenta o un día nublado. No pertenece a nadie. No significa nada. Aunque el sufrimiento parece personal, en realidad no es más personal que el clima.

Este presente acontecer no es algo "fuera de ti" o separado de ti, más que esta presencia consciente es algo "dentro de ti", ya que nunca se puede encontrar un límite real entre el interior y el exterior. Puede haber una línea fronteriza conceptual que creemos que está ahí, pero al igual que una línea en un mapa entre dos países, esta línea divisoria no está verdaderamente ahí en realidad. Para descubrir esta ausencia de cualquier límite directamente, simplemente mira de cerca (con la conciencia, no con el pensamiento analítico) hacia el lugar donde "dentro de ti" se convierte en "fuera de ti".

Puedes descubrir que solo existe este acontecer indiviso, siempre cambiante y lleno de variaciones infinitas, pero siempre aparece Aquí/Ahora como una imagen perfecta, una película completa, en la que no hay "alguien que ve" ni "algo visto" aparte del ver.