Ruta de Sección: Inicio > Extractos > La enseñanza más pura es el silencio

Extractos - Francis Bennett

La enseñanza más pura es el silencio

por Francis Bennett Extraído de: i am that i am (Non-Duality Press, 2013)

"En el silencio del corazón, Dios habla."

~ Madre Teresa de Calcuta
Francis Bennett

La enseñanza más pura es el silencio. Este será el más breve de los capítulos de este libro porque simplemente surgió de una de las mañanas de silenciosa quietud y paz. Parecería incongruente decir muchas palabras y conceptos sobre esta inarticulada y silenciosa consideración que nos eleva más allá del pensamiento. Espero que la quietud que impregna estas pocas palabras te dirija hacia el silencio y te anime a descansar allí en la mirada silenciosa del amor. Esta es la mirada sin palabras que descansa con los ojos bien abiertos y conscientes, sin embargo, no está mirando nada excepto lo que en sí está mirando. Solo calla y descansa en silenciosa quietud. No se necesita realmente más que esto. Para algunos, estas palabras pueden parecer oscuras o abstractas, pero apuntan más directamente al silencio y te instan a volver a él más claramente que todas las demás palabras escritas aquí.

Sé consciente del observador silencioso que ve a través de los ojos pero que no puede ser visto. Sé consciente de eso que escucha a través de los oídos, pero que no puede ser escuchado, eso que conoce pero no puede ser conocido como un objeto. Se conoce solo siéndolo. Simplemente la conciencia silenciosa que ve, oye, saborea, huele, toca. Solo date cuenta de eso que es consciente. Sé consciente de la consciencia misma. Sé consciente de la conciencia antes de que sea consciente de algo en particular. Este observador y oyente silencioso está siempre quieto, sin palabras, sin pensar. Es la conciencia silenciosa y alerta que está ahí antes de que surja cualquier pensamiento y está ahí después de que todo pensamiento desaparece.

Esta silenciosa quietud es quien eres y nunca está separada de Dios. Este silencio siempre está presente, incluso en medio del caos y el ruido. Este es el ahora que yo soy. Regresa una y otra vez a este silencio.

Digo regresa, pero en realidad nunca has dejado el silencio, simplemente has dejado de darte cuenta, aunque tú lo eres. Cuando vuelves al silencio, en realidad estás volviendo a tu Ser más profundo. Eres el hijo pródigo que regresa a la casa del padre. Tu verdadero viaje en la vida es siempre interior. Cuando la mente se vuelve hacia dentro hacia el ahora que yo soy, el ruido del mundo comienza a desvanecerse en la brillante luz de la conciencia.

La felicidad que buscas nunca se puede encontrar en nada que este mundo pueda ofrecer.

Esto no quiere decir que debas renunciar al mundo o no disfrutar de las cosas buenas que la vida tiene para ofrecer. Simplemente te das cuenta de que ninguna de ellas te puede dar la felicidad y dicha absoluta de la que fuiste creado y que contienes dentro de ti. De hecho, puedes dejar de buscar en cualquier momento, ya que lo que buscas es lo que (o quien) está buscando. Lo que estás buscando es quien está mirando ahora mismo estas palabras en esta página. Esa es la razón por la que parece tan difícil de encontrar, ya está aquí, tan cerca como tus manos y pies.

Tu verdadero Ser es la conciencia antes de ser consciente de cualquier objeto. El verdadero Ser es silencio, quietud, paz. Simplemente descansa en eso tanto como puedas. Mira más allá del pensar y del sentir. Pensar y sentir son temporales y por lo tanto no son reales en absoluto. Pero la simple conciencia del ahora que yo soy es eterna, inmutable y llena de felicidad incondicional y alegría sin límites. Descansa en el silencio sereno de este Ser. Permanece ahí siempre. Eso es lo que siempre has sido y lo que siempre serás en este eterno ahora de Dios.

Si alguna vez has probado este silencio, vuelve a él una y otra vez. Finalmente te darás cuenta de que nunca ha habido otro lugar adonde ir, y permanecerás ahí. Vivir siempre consciente de esta consciencia, es en sí mismo la gran conciencia. Esta quietud y paz interior es el Cristo interior, la mente que estaba en Cristo Jesús. Deja que esta mente esté en ti, la mente que es no-mente. Esta quietud y silencio profundo es en sí mismo el verdadero Ser, la identidad suprema que es no-identidad, la consciencia del Cristo que mora en el interior, el verdadero Ser que es no-ser. Solo sé eso siempre. Sé quien eres. Después de todo, ¿quién más podrías ser? Quédate en silencio y escucha ese silencio sin palabras. Si no comprendes ese silencio, no comprenderás la verdadera importancia de una sola palabra en este libro, realmente no. Porque la enseñanza más pura es el silencio.

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter