Ruta de Sección: Inicio > Extractos > El deber del hombre - Liberación final y dicha

Extractos - Ramana Maharshi

Ramana Maharshi:
El deber del hombre ― Liberación final y dicha

por Excellence Reporter 7 de junio de 2019
Ramana Maharshi

"La mente pura es en sí misma Brahman; por lo tanto, se deduce que Brahman no es otro que la mente del sabio."

Tu propia Realización del Ser es el mejor servicio que puedes prestar al mundo. La felicidad es tu naturaleza. No está mal desearla. Lo que está mal es buscarla fuera cuando está adentro. La Realización del Ser no es la adquisición de nada nuevo ni es una facultad nueva. Es solo la eliminación de todo el camuflaje.

El mundo es tan infeliz porque ignora al verdadero Ser. La verdadera naturaleza del hombre es la felicidad. La felicidad es innata en el verdadero Ser. La búsqueda del hombre de la felicidad es una búsqueda inconsciente de su verdadero Ser. El verdadero Ser es imperecedero; por lo tanto, cuando un hombre lo encuentra, encuentra una felicidad que no tiene fin.

El único propósito útil del presente nacimiento es volverse hacia adentro y realizar el Ser. El yo es solo ser, no esto o aquello. Es simple Ser. SÉ, y ese es el final de la ignorancia. Tu deber no es ser esto o aquello. Yo soy lo que soy resume toda la verdad. El método se resume en las palabras Quédate quieto. Sé como eres realmente. Sé tú mismo y nada más. Mantente consciente de ti mismo y todo lo demás se sabrá.

La indagación iluminada por sí sola conduce a la liberación. Todos los poderes sobrenaturales son apariencias ilusorias creadas por el poder de maya. La realización del Ser que es permanente es el único logro verdadero. Los logros que aparecen y desaparecen, siendo el efecto de maya, no pueden ser reales. Se logran con el objeto de disfrutar de la fama, los placeres, etc. Vienen sin ser buscados a algunas personas por su karma. Date cuenta de que la unión con Brahman es el verdadero objetivo de todos los logros. Este es también el estado de liberación conocido como unión.

El mayor error de un hombre es pensar que es débil por naturaleza, malvado por naturaleza. Cada hombre es divino y fuerte en su naturaleza real. Los que son débiles y malvados son sus hábitos, sus deseos y pensamientos, pero no él mismo. Apunta alto, apunta a lo más alto, y de ese modo se logran todos los objetivos más bajos. Es mirando hacia abajo al tormentoso mar de diferencias lo que te hace hundirte. Mira hacia arriba, más allá de estos y ve al Uno Real Glorioso, y eres salvo.

La mente es inquieta por naturaleza. Comienza a liberarla de su inquietud; dale paz; libérala de las distracciones; entrénala para mirar hacia adentro; haz de esto un hábito. Esto se hace ignorando el mundo externo y eliminando los obstáculos de la paz mental. Permanecer en silencio es lo que se llama percepción de la sabiduría. Permanecer en silencio es resolver la mente en el Ser. ¿Qué significa quietud? Significa: destruirse a sí mismo. Porque cualquier forma o patrón es la causa de problemas. Renuncia a la noción de que "soy tal y cual". Todo lo que se requiere para realizar el Ser es quedarse quieto. ¿Qué puede ser más fácil que eso?

Uno solo puede conocerse a sí mismo con su propio ojo de conocimiento, y no con el de otra persona.

Lo que esté destinado a no suceder no sucederá, por más que lo intentes. Lo que esté destinado a suceder, sucederá, hagas lo que hagas para evitarlo. Esto es cierto. El mejor camino, por lo tanto, es permanecer en silencio. Si la mente se duerme, despiértala. Y si comienza a divagar, haz que se aquiete. Si alcanzas el estado donde no hay sueño ni movimiento mental, quédate ahí quieto, en ese estado natural.

La soledad está en la mente del hombre. Uno podría estar en medio del mundo y mantener la serenidad mental; tal persona está en soledad. Otro puede estar en un bosque, pero aún así no puede controlar su mente. No se puede decir que esté en soledad. La soledad es una función de la mente. Un hombre apegado al deseo no puede obtener la soledad donde quiera que esté; Un hombre desapegado siempre está en soledad.

Sé consciente de ser consciente. Di o piensa "Yo soy", y no agregues nada. Ten en cuenta la quietud que sigue a "yo soy". Siente tu presencia, la eseidad desnuda, desvelada. No es afectada por ser joven o viejo, rico o pobre, bueno o malo, o cualquier otro atributo. Es la matriz espaciosa de toda creación, de toda forma. Eres conciencia. La conciencia es otro nombre para ti. Como eres conciencia, no hay necesidad de alcanzarla o cultivarla.

Es suficiente que uno se rinda. Rendirse es entregarse a la causa original del ser. No te engañes imaginando que tal fuente es un Dios fuera de ti. La fuente de uno está dentro de uno mismo. Entrégate a ella. Eso significa que debes buscar la fuente y fundirte en ella. Aquello en lo que vale la pena refugiarse, que elimina el dolor por completo, es nuestra propia fuente, el Corazón.

La gracia siempre está presente. Te imaginas que es algo que está en algún lugar arriba en el cielo, muy lejos, y que tiene que descender. Está realmente dentro de ti, en tu Corazón, y en el momento en que efectúas el hundimiento o la fusión de la mente en su Fuente, la gracia se precipita, brotando como un manantial dentro de ti.

La verdad definitiva es muy simple. No es más que estar en el estado prístino. Esto es todo lo que hay que decir. Aun así, es asombroso que para enseñar esta sencilla Verdad hayan surgido tantas religiones, credos, métodos y disputas entre ellos, etc.

Ten fe en Dios y en ti mismo; eso curará todo. Espera lo mejor, aguarda lo mejor, trabaja para lo mejor y al final todo saldrá bien para ti. El Poder que te creó también ha creado el mundo. Si puede cuidar de ti, también puede cuidar del mundo. Si Dios ha creado el mundo, es asunto suyo cuidarlo, no el tuyo.

Ten en cuenta que la erradicación de la identificación con el cuerpo es caridad, austeridad espiritual y sacrificio ritual; es virtud, unión divina y devoción; es el cielo, la riqueza, la paz y la verdad; es la gracia; es el estado del silencio divino; es la muerte inmortal; es jnana, renuncia, liberación final y dicha.