Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Sorupa Saram

Extractos - Richard Miller

DRIG - DRISYA - VIVEKA:  La Sabiduría del Veedor y lo Visto

Una Indagación sobre la Naturaleza del Veedor y lo Visto,
la Vía de la Indagación y la Naturaleza de la Verdad

Atribuido a Barati Tirtha (ca. 1350 ce)
Traducción de Richard Miller, PhD

Nota del editor:

El Drig-Drisya-Viveka contiene 46 estrofas (slokas) que llevan a cabo una indagación sobre la distinción entre el "veedor" (Drig) y lo "visto" (Drisya), una visión general del samadhi, centrada en el savikalpa y el nirvikalpa, y la identidad de Atman y Brahman . Aunque también se atribuye a Shankara, el texto se atribuye más comúnmente a Bharati Tirtha (ca. 1350 ec.)

 
  1. Todos los objetos son percibidos por los sentidos. Los sentidos son, a su vez, percibidos por la mente. La mente, a su vez, es un movimiento que se desarrolla en la Conciencia. La Conciencia no es percibida por ninguna otra estructura. Se percibe a sí misma.
  2. Los objetos percibidos por los sentidos parecen estar en constante cambio, mientras que los sentidos, que los perciben, parecen ser estables e invariables.
  3. Sin embargo, si inspeccionados de cerca los sentidos, nos damos cuenta de que están en constante cambio, mientras que la mente, que percibe estos cambios, parece ser estable e invariable.
  4. Sin embargo, tras un examen minucioso, se ve que la mente está cambiando constantemente. La mente en constante cambio puede ser vista debido a la naturaleza inmutable de la Conciencia.
  5. La Conciencia es inmutable y está siempre presente, mientras que todos los fenómenos cambiantes surgen dentro de la Conciencia inmutable.
  6. El sentido del "yo", que surge en la mente, se considera a sí mismo como siendo consciente.
  7. El sentido del "yo" parece ser consciente, ya que se ha identificado con la Conciencia, dentro de la cual surge.
  8. El sentido del "yo" se identifica con la Conciencia como resultado de tres factores: 1) el movimiento de la mente dentro de la Conciencia; 2) el movimiento del pensamiento dentro de la mente; y 3) la ignorancia de la Conciencia como esencia subyacente.
  9. La percepción errónea del sentido de "yo" como consciente cesa con la realización de la existencia de la Conciencia.
  10. Durante la vigilia y el sueño, el pensamiento-yo se cree la noción de ser un yo separado. Pero durante el sueño profundo, la creencia de ser un yo separado desaparece.
  11. El pensamiento-yo no es más que una modificación que surge dentro de la mente. La mente, identificada con su propio movimiento de Yoidad, imagina un mundo exteriorizado debido a su asociación con los órganos de los sentidos, que, al igual que la mente, no son más que modificaciones que surgen dentro de la Conciencia.
  12. "¿Quién soy yo?", "¿Qué soy yo?", "¿Dónde estoy yo?", "¿Cuándo soy yo?", "¿Cómo soy yo?", "¿Cómo se creó este mundo", y "¿Quién es su creador?" Esta es la vía de indagación sobre lo que es la verdad última.
  13. "Tengo un cuerpo pero yo soy más que este cuerpo", "El cuerpo está compuesto de los cinco elementos, pero yo soy más que estos cinco elementos", "tengo estos cinco sentidos y la mente, pero yo soy más que éstos cinco sentidos y la mente ". Esta es la vía de la indagación sobre lo que es la verdad última.
  14. La percepción errónea de la separación se disuelve cuando, a través de la indagación, se descubre que la separación es sólo el producto de la identificación de la mente con sus propios pensamientos, en especial el pensamiento "yo".
  15. La identificación con la creencia de la separación da lugar a una comprensión limitada. La comprensión limitada crea un velo en el que la mente divide en dos la Conciencia unitiva: un perceptor interno que cree estar separado, y un mundo externo percibido separado.
  16. La mente divide a la Conciencia unitiva en perceptor y percibido. El perceptor, que es sólo un pensamiento, entonces se identifica con la creencia de que es un yo empírico, separado de un mundo exterior percibido, que a su vez, es sólo una proyección de la mente.
  17. La percepción errónea surge cuando la mente se identifica con su propio movimiento del pensamiento y proyecta la creencia de que es un yo separado. La mente cree ser un perceptor que es está separado de lo que percibe. Cuando la mente despierta de esta percepción errónea, la creencia de ser un yo separado desaparece. Lo que desde el principio era inexistente es re-conocido como no-existente.
  18. La mente divide conceptualmente a la Conciencia en perceptor y percibido, sujeto y objeto. La división entre sujeto y objeto es malinterpretada por la mente como real.
  19. Cuando la naturaleza esencial, la Conciencia, es realizada, se comprende que toda división es sólo pensamiento, el producto de la mente.
  20. Cada objeto está compuesto de cinco elementos. Estos elementos parecen existir como aspectos fenoménicos separados, pero en realidad no están separados de su fundamento, que es la Conciencia. Los tres primeros –espacio, aire y fuego– se asemejan a la Conciencia, mientras que los dos últimos –agua y tierra– parecen más sólidos.
  21. Los cinco elementos hacen que las cosas aparezcan como separadas y diferentes. Sin embargo, todos –tierra, agua, fuego, aire y espacio– que se juntan para formar todo lo animado e inanimado –la naturaleza, los animales, los humanos e incluso los dioses– surgen en y no están separados de la Conciencia.
  22. El nombre y la forma son simplemente conceptos, pensamientos. Sin embargo, pueden servir como indicadores de regreso a la Conciencia de la que surgen. Cuando la Conciencia se re-conoce y despierta a Sí misma, hay una permanencia ininterrumpida como Conciencia incluso aunque el nombre y la forma sigan surgiendo.
  23. Hay dos tipos de concentración, que pueden ser practicadas con el fin de realizar la verdad última de la Conciencia no-dual: 1) la concentración centrada en el objeto; y 2) la concentración sin objeto. La primera puede dividirse en dos tipos: 1) la concentración asociada con el pensamiento, y 2) la concentración asociada con el sonido.
  24. Todos los movimientos que surgen en la mente han de ser tratados como objetos.
  25. "Yo soy el Ser-Conciencia-Beatitud, desapegado, auto-luminoso y libre de separación". Esta comprensión se conoce como indagación en la que las ideas están presentes (savikalpa samadhi).
  26. La indagación en la que la mente está libre de las distracciones y el apego a los objetos de los sentidos y la mente se conoce como libertad de pensamientos (nirvikalapa samadhi). Una mente que está libre de pensamientos es estable como la llama impávida de una lámpara que se encuentra en un lugar libre de viento. Aquí, hay indiferencia a todos los objetos cambiantes a causa de la completa absorción en el Ser-Conciencia-Beatitud que acompaña a la Conciencia que despierta a sí misma.
  27. Todos los objetos, ya sean percibidos como externos o internos, surgen en la Conciencia incondicionada. Todos los objetos apuntan hacia la Conciencia, que se revela cuando se abandona la fascinación de la mente con los objetos.
  28. La verdadera naturaleza es incondicionada, inmutable y no limitada por el espacio, el tiempo, el nombre o la forma. La indagación ininterrumpida sobre la Conciencia, en la que todo objeto surge, revela la naturaleza incondicionada, inmutable e ilimitada de la Conciencia.
  29. La mente permanece sin ser distraída por los objetos que surgen cuando se reconoce la naturaleza incondicionada, inmutable, e ilimitada de la Conciencia. Entonces uno despierta al puro ser, beatitud y ecuanimidad de la Conciencia. Cuando la absorción en la Conciencia es constante e ininterrumpida durante mucho tiempo (nirvikalpa samadhi), el establecimiento en la Conciencia no-separada está muy cerca. Indague a través de las seis etapas de la absorción (samadhi), que dan lugar al despertar a la verdad de la Conciencia no-separada.
  30. Todos los objetos externos e internos están cambiando: el mundo, el cuerpo, los sentidos y la mente. Todos los objetos cambiantes aparecen y desaparecen en la Conciencia inmutable. Cuando surge la comprensión de la naturaleza esencial como Conciencia inmutable, cesa la identificación con los objetos cambiantes. A través de la meditativa indagación se da uno cuenta de que todos los objetos son expresiones de, y por tanto no separados de, la Conciencia inmutable. La permanencia constante en esta realización de la verdad de la Unidad revela que todo es sólo una expresión de la Conciencia inmutable.
  31. Permaneciendo constantemente como Conciencia se disuelven todas las percepciones erróneas. Entonces, el corazón se abre, todas las dudas se resuelven, el sufrimiento cesa y hay liberación de la noción de ser un yo separado.
  32. "¿Cuál es la naturaleza del yo separado?" Cuando uno se da cuenta de que la Conciencia es todo lo que hay –que la Conciencia es la Realidad última– hay la comprensión de que el yo separado es sólo un concepto mental. El sentido individual del yo sólo parece estar separado y limitado debido a la forma en que la mente clasifica y conceptualiza las percepciones. Esta percepción errónea del yo-ser como un individuo separado y limitado se produce tanto en el estado de vigilia como en el de sueño.
  33. La creencia en la separación, que engendra las nociones de confusión, imperfección y limitación, se basa en la errónea percepción mental de la mente, que se considera a sí misma como un yo separado. Pero la Conciencia está siempre libre de división. Siempre es total y no dividida, estando desprovista de partes o separación. La realidad última es omnipresente, ilimitada, atemporal y completa en toda circunstancia y en todo momento.

    La noción de separación y limitación no son más que pensamientos producidos por la mente que surge en la Conciencia. La noción de ser un yo separado, limitado y finito surge como una percepción mental-emocional debido a la proyección de la mente del sentido de limitación y su identificación con él. Cuando las proyecciones de la mente se remontan a su origen, la noción de separación es sanada, la percepción errónea cesa, y la separación se disuelve como la noción irreal que es.
  34. La Conciencia es completa y sin partes. Declaraciones tales como "Tú eres Eso", "Eso eres tú", "Yo soy la Conciencia pura", "Este Yo es la Conciencia pura", "La Conciencia pura es todo lo que es", "La Conciencia pura es incognoscible", y "Yo soy Eso incognoscible", reflejan la verdad de la Conciencia no-dual. La noción de ser separado, finito y limitado no se encuentra en ninguna de las descripciones o en la realización de la naturaleza esencial.
  35. La ilusión de la separación, que se produce por medio de los dos aspectos de proyección y ocultación, surgen dentro y no están separados de la Conciencia. La experiencia de la separación parece dividir y limitar la naturaleza indivisible e ilimitada de la Conciencia y la hace aparecer como el mundo de los objetos separados y yoes personificados separados.
  36. La mente aparece falazmente para realizar diversas acciones, así como también disfruta de sus resultados en la forma errónea de un individuo separado. La mente divide lo que es no-dos en un universo de objetos separados de disfrute, que consisten en varias combinaciones de los cinco elementos.
  37. El sentido de ser un yo separado que experimenta un universo separado ha existido desde el principio de los tiempos. El tiempo es una creación de la mente divisoria que divide lo que es atemporal en la noción de pasado, presente y futuro. La noción de ser un yo separado que es consciente de un universo separado sólo tiene existencia empírica, sólo es conceptual y sigue siendo verdad sólo hasta el despertar de la Conciencia. Tanto el yo como el mundo no están separados de la Conciencia y son reconocidos como reales sólo mientras la mente proyecta, se identifica con, y cree en la noción de separación.
  38. Mientras exista la creencia en la separación, existe la noción de causalidad. La mente proyecta la existencia del individuo en el estado de vigilia y luego lo imagina de nuevo en los estados de dormir y de sueño.
  39. El individuo y el mundo que son conocidos en el estado de sueño son ilusorios. Cuando el sueño termina, uno se da cuenta de que el yo del sueño y todos los objetos del sueño son meramente productos de la mente soñadora.
  40. Mientras que el yo del sueño cree que el mundo del sueño es real, el yo de la vigilia cree que el mundo del sueño es irreal y el mundo de la vigilia es real. Sin embargo, estos dos yoes son sólo proyecciones pasajeras de la mente, conceptos efímeros que van y vienen en la Conciencia, que es la realidad subyacente, desprovista de yoes separados.
  41. El yo cree que el mundo es real. Pero este mundo empírico es irreal, ya que desaparece durante el sueño profundo. Los tres mundos de vigilia, sueño y sueño profundo son apariencias efímeras. El verdadero Yo, la Conciencia, subyace, y por lo tanto trasciende los tres estados de vigilia, sueño y sueño profundo.
  42. Cuando se da uno cuenta de que la Conciencia es la Realidad subyacente detrás de todos los estados, se comprende que el mundo de los objetos son meros reflejos de la Consciencia.
  43. -44. Las cualidades del agua como humedad, fluidez, frescura, sabor, ola y espuma son inherentes en el agua y no están separadas del agua, excepto como nombres conceptuales y formas. Así también el Ser, la Consciencia, la Paz y Felicidad, que son las características naturales de la Conciencia, parecen ser inherentes a los llamados yoes separados que residen en los estados de vigilia y de sueño.

    Desde el punto de vista relativo, la humedad, la espuma, las olas, la fluidez, la frescura y el sabor aparecen como cualidades separadas del agua; así también, los yoes y objetos parecen ser cualidades separadas de la Conciencia. Desde el punto de vista de la Conciencia no hay yoes de la vigilia o del sueño que estén separados de la Conciencia. Las características de un yo separado y un mundo separado son meramente superposiciones sobre la Conciencia indiferenciada.
  44. Todas las diferencias como humedad, espuma, olas, frescura, fluidez y sabor son características no separadas de la esencia subyacente del agua. Las características del agua no tienen una existencia separada del agua de la que surgen. Todas estas características aparecen y desaparecen en el agua. Todas estas características del agua son sólo aspectos de su naturaleza esencial, el agua.
  45. Al despertar del estado de sueño, todas las características del soñador, tales como existencia y consciencia, se disuelven y se ve que son sólo proyecciones de la mente soñadora. Del mismo modo, al despertar (del estado de vigilia), todas las características separadas del yo se disuelven, y se ve que son sólo proyecciones de la Conciencia no-dual. Así como la espuma y las olas no tienen existencia separada del agua, así también el universo entero que consiste en el yo separado y el mundo objetivo no tienen existencia separada de la Conciencia no-dual. En verdad, todo lo que existe es la Conciencia no-dual.
 
Richard Miller

Richard C. Miller, PhD, es psicólogo clínico, autor, investigador, estudioso de yoga y maestro espiritual. Durante más de 40 años, Richard Miller ha dedicado su vida y trabajo a la integración de las enseñanzas de la sabiduría no-dual del Yoga, el Tantra, el Advaita, el taoísmo y el budismo con la psicología occidental. Richard es el presidente fundador y director general del Instituto de Restauración Integral, y co-fundador de la Asociación Internacional de Yoga Terapia y editor fundador de la revista profesional de IAYT.

En 1983, después de décadas de búsqueda, Richard conoció a su mentor espiritual, Jean Klein, quien le introdujo en la realización del no-camino, no-método, y no-objetivo de la no-dualidad... Más en www.irest.us.

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter