Ruta de Sección: Inicio > Extractos > Drig-Drisya-Viveka de Sankara

Extractos - Sankara

Drig-Drisya-Viveka

Discriminación entre el Yo y el No-Yo

por Sankara

Este texto es una necesaria introducción a los textos del Vedanta, en especial al Advaita. Presenta un método racional de discriminación para distinguir al sujeto observador (drig) del objeto observado (drisya), al yo del no-yo.

Adi Sankara
Adi Sankara

Drig-Drisya-Viveka es un texto iluminador donde Shankara describe en 46 sutras (estrofas), un método de trabajo muy lógico que permite entender fenómenos cruciales de la vida: el mundo de lo ilusorio, las leyes del karma, la complementación de lo conocido con lo desconocido, lo interno con lo externo, y, en definitiva, el Yo y el No-Yo.

Según el Vedanta, la base universal del Ser es el átman o Brahmannirguna. El no-ser o devenir es maya-fenómeno, que no es ilusión, en la acepción que en Occidente se da a este término, sino que, etimológicamente, significa: "aquéllo que fluye, que cambia a cada instante, que aparece y desaparece".

Para el Advaita Vedanta, el universo de los nombres y de las formas (causa-efecto-causa, etc.) es un producto de maya. En la medida en que permanecemos en el ámbito de las causas y de los efectos, somos siempre prisioneros de maya, o sea, del principio de causalidad. Sólo hay un medio para eliminar el velo de maya: considerar a la causa-efecto como una simple superimposición respecto de Brahman.

Cuando desaparecen todas las superimposiciones, entonces la Realidad se mostrará como Sat: Existencia, sin cambio ni transformación alguna, y, por lo tanto, sin conflicto. Donde hay devenir hay espacio-tiempo, donde hay espacio-tiempo hay prisión y limitación, donde existen estos últimos hay conflicto y extravío. (yogaindia.es)

Estrofas

  1. Se percibe una forma-objeto, pero es el ojo el que percibe. Este último es percibido por la mente. La cual se convierte en sujeto perceptor. Finalmente, la mente, con sus modificaciones, es percibida por el Testigo-Observador, el cual no puede ser objeto de percepción.
  2. Debido a distinciones como: azul, amarillo, denso o sutil, corto o largo, el ojo, como unidad, percibe la variedad de las formas.
  3. El ojo (la vista) es penetrante, nublada, o bien, ciega; y estas características pueden ser percibidas porque la mente es una unidad. Esto se aplica también (a todos los otros órganos): oreja, piel, etc.
  4. La Consciencia ilumina al deseo, a la decisión y a la inseguridad, a la fe y a la incredulidad, a la perseverancia y a la inconstancia, a la humildad, la comprensión, el temor, etc. porque ("Ella") es una unidad.
  5. Esta consciencia no tiene nacimiento, crecimiento ni muerte. Ella es siempre auto-resplandeciente y, sin la ayuda de nadie ilumina todas las cosas (1).
  6. Un reflejo de Consciencia pura impregna la buddhi (2) dándole inteligencia. La buddhi se revela en su doble naturaleza; como factor egoico y como mente.
  7. El Sabio considera proporcionalmente equivalentes el reflejo de la consciencia y el sentido del ego al fuego y al trozo de hierro candente. El cuerpo, identificándose con el ego, toma consciencia de sí.
  8. El sentido del ego puede identificarse de tres modos: con el reflejo de la consciencia, con el cuerpo y con el Testigo (Atman). La primera identificación es natural, la segunda se debe a su karma anterior, y la tercera a la ignorancia.
  9. La identificación recíproca y natural (del ego y del reflejo de la consciencia) persiste mientras se la considera real; las otras dos identificaciones se desvanecerán cuando terminen los efectos del karma y cuando surja la iluminación.
  10. En el estado de sueño profundo (prajna), cuando el ego desaparece, el cuerpo mismo se despoja de consciencia. En el estado de sueño con sueños (taijasa) solo hay un semi-emerger del ego, mientras que en el estado de vigilia (vaishwanara) el ego es plenamente consciente.
  11. El órgano interno, que es una modificación, identificándose con el reflejo de la consciencia, imagina ideas mientras sueña. Después, en el estado de vigilia y en relación con los órganos sensoriales imagina objetos externos.
  12. El insensible cuerpo sutil, causa material del manas y del sentido del ego, es una unidad; él pasa progresivamente a través de los tres estados (vigilia, onírico y sueño profundo) y está sujeto a nacimiento y muerte.
  13. Ciertamente, maya tiene dos poderes: el proyectivo (viksepa-sakti) y el velador (avriti sakti). Desde el cuerpo sutil hasta el cuerpo denso, todo es creado por el poder proyectivo.
  14. En Sat-chit-ananda (Ser, Consciencia, Beatitud), naturaleza de Brahma, el mundo de los nombres y de las formas se manifiesta de la misma manera que las olas y gotitas que emergen del océano; a este acontecimiento se lo llama manifestación.
  15. El otro poder de la maya (el "velador") oculta la distinción entre quien ve y lo que es visto, situados en el interior (del cuerpo), y la distinción entre Brahma y el mundo de las apariencias, percibido fuera (del cuerpo). Este poder es la causa del universo fenoménico.
  16. En la proximidad del Testigo (Atman), el misterioso cuerpo sutil (linga sharira) —identificado con el cuerpo denso— se ilumina, y el ser vivificado por el reflejo de la Consciencia pura, se convierte en individualidad operante.
  17. Éste, que es la naturaleza del jiva, aparece como efecto de una superposición ilusoria en el Saksin-Testigo. Cuando el poder velador de la maya desaparece, entonces se puede notar claramente la diferencia y, como consecuencia ella (la individualidad) desaparece.
  18. De modo parecido, bajo la influencia del poder velador que oculta toda distinción entre el universo de las apariencias y Brahma. Este último parece poseer los atributos del cambio de aquel.
  19. También en este caso, la distinción entre Brahma y el mundo fenoménico puede comprenderse solo cuando el poder "velador" de maya, ha sido eliminado. De modo que el cambio puede ser percibido en lo manifestado y nunca en Brahma.
  20. La Existencia (Sat), la Consciencia resplandeciente (chit), la Beatitud (ananda), y el nombre y la forma, son las cinco características universales; las tres primeras se refieren a Brahma, las otras dos al universo fenoménico, o sea, al reflejo.
  21. La Existencia pura (Sat), la Consciencia pura (chit) y la Beatitud pura (ananda) son comunes no sólo al éter (akasha), al aire, al fuego, al agua y a la tierra, sino también a los Dioses, a los hombres y a los animales; sólo los nombres y las formas (creados por la facultad mental) hacen que un ser sea distinto de otro.
  22. Cuando uno se vuelve indiferente al mundo de los nombres y las formas y se consagra al Sat-chit-ananda, debe practicar ininterrumpidamente la Contemplación (samadhi) sobre el centro del corazón o sobre un pensamiento-semilla externo.
  23. En el centro del Corazón pueden practicarse dos géneros de samadhi: uno, en el que están presentes las ideas (savikalpa), y otro, en el que las ideas están ausentes (nirvikalpa). A su vez, el primero es susceptible de distinciones: puede asociarse con un objeto de percepción, o bien en un sonido (como objeto).
  24. Los deseos, etc. centrados en la mente, son objetos (del conocimiento). Es necesario meditar sobre la consciencia chit como Testigo de tales modificaciones mentales. Este estado se llama savikalpa-samadhi asociado con un objeto (del conocimiento).
  25. Soy Sat-chit-ananda independiente, auto-resplandeciente, libre de la dualidad. Esto se conoce como (el segundo género de) savikalpa-samadhi asociado con el sonido (subjetivo).
  26. En cambio, el nirvikalpa-samadhi es aquel en el que la mente, como la llama resguardada de los vientos, se mantiene estable, y en el que el discípulo permanece indiferente y quieto no sólo frente a todos los objetos externos de la meditación, sino también ante los objetos internos asociados con el sonido, porque se absorbe completamente en la Beatitud de Brahma.
  27. El primer género de samadhi (savikalpa) es posible a través de un objeto, tanto interno. (subjetivo) como externo (objetivo). En este último samadhi, el mundo de los nombres y de las formas (nama-rupa) se disocia de la Existencia pura.
  28. La Entidad (Brahma), permanece siempre en su misma naturaleza incondicionada e impregnada de Sat-chit-ananda. La contemplación ininterrumpida de ese estado se llama reflejo medio.
  29. El precedente estado de quietud mental es considerado por su beatitud, como la tercera fase del samadhi. Es necesario realizar incesantemente estos seis géneros de samadhi.
  30. Desidentificándose del cuerpo y realizando el Atman supremo, por más que la mente pueda dirigirse hacia cualquier objeto, se experimenta el nirvikalpa-samadhi.
  31. Cuando las cadenas del deseo han sido despedazadas, todas las dudas disipadas, y los diversos tipos de karma disueltos, se realiza "Aquel" que, al mismo tiempo está arriba y abajo. Aquél que, a la vez, es trascendente e inmanente (3).
  32. Hay tres especies (conceptos) sobre el jiva: el limitado, el falsamente presentado y el imaginado en sueños.
  33. La limitación es ilusoria, pero lo que parece limitado es real. El estado del jiva se debe a las superposiciones de los atributos del Atman, pero Éste es de la misma naturaleza que Brahma.
  34. Las grandes sentencias védicas como Tat-tvam-asi (Tu eres Eso) (4), expresa la Identidad del jiva con Brahman sin partes. Esta Identidad se aplica al jiva limitado (5) y no se concibe con los otros dos jivas.
  35. La maya proyectiva y veladora reposa en Brahman. Ella, cubriendo la naturaleza indivisible de Brahman, imagina el universo (jagat) y al jiva.
  36. La falaz presentación de la conciencia en el buddhi, que efectúa diversas acciones y recoge los frutos, se llama jiva. A su vez, lo que consiste en elementos, con sus respectivos productos que son de la naturaleza del goce, se llama universo (jagat).
  37. Estos (jiva y jagat), que no tienen comienzo, sólo existen para quien todavía no obtuvo la Liberación (moksha). Por lo tanto, ambos son fenoménicos.
  38. Asociado con una errónea presentación de la consciencia, el sueño-torpor, que participa de la proyección y del oscurecimiento, comienza a recubrir (en el estado de vigilia) al jiva y al universo percibido, después (durante el sueño) imagina aún otros universos-objetos.
  39. Ellos (el sujeto y el objeto de la percepción) son ambos ilusorios porque existen solamente mientras dura la experiencia del sueño. En realidad, ningún jiva que sueñe, una vez de vuelta en el estado de vigilia, vuelve a ver a aquellos mismos objetos en otro sueño.
  40. El jiva, mientras sueña, considera real al universo soñado, pero el jiva empírico (en el estado de vigilia) lo considera irreal.
  41. El jiva objetivo (visva) considera, además, a este mundo de vigilia como real, pero el verdadero jiva (el Atman) comprende que ese mundo real no lo es.
  42. El jiva verdadero reconoce que su identidad con Brahma es Real, y no ve nada que no sea Identidad. Todo el resto lo considera ilusorio.
  43. -44. Así como el sabor, la frescura y la fluidez, atributos del agua, parecen pertenecer a las olas y luego a la espuma (de la que las olas son el substrato), de igual modo la Existencia, la Consciencia y la Beatitud absolutas (que son el Testigo), parecen pertenecer al jiva de la experiencia vigílica y onírica.
  44. Cuando las aspersiones de espuma vuelven a ser olas, la fluidez, la frescura, etc., se disuelven en las olas, y estas, a su vez, se disuelven en el océano.
  45. Cuando el jiva de la experiencia onírica se reabsorbe en el de la vigilia, la existencia, la consciencia y la beatitud del jiva nocturno se disuelven en el estado de vigilia. Cuando el jiva de la experiencia de vigilia termina reabsorbiéndose en el Observador-Testigo (Atman), también sus reflejos de existencia, consciencia y beatitud se disuelven en Él.
 
Nota de Nodualidad.info: Existen dos interesantes obras comentadas de este texto en español:
- Discernimiento - Estudio y comentario del tratado Drig-Drisya-Viveka de Sankara con traducción y comentarios advaita de Consuelo Martín.
- El Drgdrsyaviveka - Versión y comentario de Raphael.
Notas:
  1. Se lee así mismo en el Katha Upanishad, II,V,15: "En Él (Atman) no resplandece el sol, ni la luna o las estrellas, no fulguran los relámpagos, ni siquiera este fuego nuestro; todo este universo resplandece con su propia luz". Y en el Mundaka Upanishad, II,II,10: "En la envoltura áurea y gloriosa mora el puro e indivisible Brahma; Él es lo resplandeciente, luz de luces, es el único al que los conocedores del Atman conocen".
  2. Buddhi es el intelecto trascendente, de orden universal, la más alta facultad del ser humano al que no hay que confundir con la mente racional (manas), de la cual es un determinante. Es asimilable al nous de los pitagóricos y neoplatónicos. Sobre la distinción entre manas, buddhi, ahamkara y chita, que juntos constituyen el antahkarana, véase el estudio de Ernesto Ballesteros, Anthakarana. Sobre la distinción entre buddhi y manas véase René Guénon, El hombre y su devenir según el Vedanta.
  3. "Se corta el nudo del deseo, se disuelven todas las dudas, y desaparece el karma cuando se ve Aquél que es trascendente y, al mismo tiempo, inmanente". Mundaka upanishad, II, 3, 9
  4. Aparte de la ya mencionada, en el Veda, hay cuatro sentencias (mantras) que afirman la Identidad del jiva con Brahman. Ayam âtmâ Brahma (Este atmâ es Brahma), Aham brahmasmi (yo soy Brahman) y Prajnanam brahma (La Conciencia pura es Brahman). Sobre el significado de las grandes sentencias védicas, véase el Vakyavritti de Shankara.
  5. Véase el sutra 32.
ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter