Ruta de Sección: Inicio > Libros y extractos > La revelación de la Unidad

Libros - Jeff Foster

la revelación de la unidad

La revelación de la Unidad

Detalles del libro:

Título: LA REVELACIÓN DE LA UNIDAD
Título Original: The Revelation of Oneness
Autor: Jeff Foster
Nº de páginas: 277
Editorial: Trompa de Elefante
Año de edición: 2010
ISBN: 978-84-937667-0-2

Descripción:

Este libro trata de la posibilidad de que llegue a su fin de una vez por todas la búsqueda espiritual y, por ende, cualquier tipo de búsqueda de la mente, de que, en ausencia de dicha búsqueda, se perciba con claridad que todo lo que existe es Unidad, de que, ante la claridad de la Unidad, la vida pierde toda su pesadumbre y en todo momento basta con lo que hay. Alguna gente llama a esto "despertar espiritual", pero no se trata de algo complejo que esté reservado a unos pocos afortunados. Es un despertar tan sencillo y evidente como el repiqueteo de la lluvia en el tejado. Se parece a cuando uno tiene un sueño y se pierde en él pero, al despertar, abre los ojos, mira a su alrededor y se da cuentade que:claro, no era más que un sueño...

A lo largo de intensas y reveladoras charlas con buscadores de todo el mundo, Jeff Foster deja en evidencia el persuasivo sueño de la realidad. Con un lenguaje sencillo y con ejemplos de la vida cotidiana, el autor se sirve de su propia experiencia para responder a las cuestiones que todo buscador se plantea, cuestiones que también le atormentaron a él durante su etapa de buscador. Se trata, sin duda, de un libro indispensable para quienes buscan despertar del sueño de la realidad.

Introducción (extracto)

En el mundo de la espiritualidad se está produciendo una revolución silenciosa. Cada vez son más los que creen que la libertad no se puede encontrar en la filosofía, en la religión o en una ideología determinada; que no está en los libros ni se puede alcanzar dedicando toda la vida a intensas prácticas espirituales; que es algo que los maestros espirituales que han alcanzado la Iluminación o el despertar no pueden transmitir; que la libertad no se puede poseer, no se puede enseñar ni se puede capturar.

Cada vez son más los que creen que lo único que existe es la libertad, que se encuentra en el núcleo mismo de lo que somos, que está siempre a nuestro alcance y que es gratuita. Justamente a eso se refería el mensaje de La vida sin centro: a la libertad absoluta en calidad de núcleo mismo de la vida. Es un mensaje radical, desde luego, pero resulta tan delicado y dulce como el beso de una persona querida.

Este libro trata de la posibilidad de que llegue a su fin de una vez por todas la búsqueda espiritual y, por ende, cualquier tipo de búsqueda de la mente; de que, en ausencia de dicha búsqueda, se perciba con claridad que todo lo que existe es Unidad; de que, ante la claridad de la Unidad, la vida pierde toda su pesadumbre y en todo momento basta con lo que hay. Alguna gente llama a esto despertar espiritual, pero no se trata de algo complejo que esté reservado a unos pocos afortunados. Es un despertar tan sencillo y evidente como el repiqueteo de la lluvia en el tejado. Se parece a cuando uno tiene un sueño y se pierde en él pero, al despertar, abre los ojos, mira a su alrededor y se da cuenta de que: claro, no era más que un sueño...

Este libro no pretende condenar la búsqueda, ni ninguna religión o creencia. La búsqueda es, simplemente, el anhelo de la propia Esencia; la desesperación de intentar recordar quién es uno en realidad, más allá del nombre y del cuerpo, más allá de los pensamientos, más allá de todos los conceptos, más allá de cualquier más allá. La búsqueda se desarrolla por sí misma tal y como le corresponde. Aquí no se trata de condenar la búsqueda sino de señalar la posibilidad de que desaparezca; de revelar algo mucho más impactante de lo que jamás hayan podido prometer las enseñanzas espirituales.

Este libro no aporta un nuevo conjunto de creencias ni una refrescante colección de ideas que la mente pueda rumiar. No: su mensaje se apoya en las palabras para superarlas, para referirse a algo que, en realidad, resulta imposible expresar con palabras. No se trata de impartir una enseñanza; no se trata de transmitir algo de un individuo a otro, sino de compartir algo entre la Unidad y la Unidad; un compartir que finaliza con una revelación que trasciende por completo el sueño del tú y yo

...

Lee los siguientes diálogos con la mente abierta, con el corazón abierto, y tal vez caigas en la cuenta de que aquí lo que importa no son las palabras sino que, más allá de ellas, tiene lugar algo demasiado extraordinario como para que el lenguaje pueda expresarlo. En realidad, no son reuniones propiamente dichas sino más bien hogueras en cuyas llamas se resuelven y se consumen todas las preguntas que formula la mente, de modo que sólo resta la maravilla de lo que hay. Verdaderamente, resulta imposible decir algo sobre esta cremación pues todo intento de hablar sobre ella es consumido por las llamas. Sin embargo, las palabras siguen brotando, la vida sigue su curso y resulta evidente que no somos nosotros los que controlamos este sorprendente mundo onírico sino que nos encontramos sumidos en el abrazo de esa Unidad de forma permanente, en todo momento, desde la cuna hasta la tumba, y más allá.

Que en estas páginas encuentres tu propia ausencia y estalles de asombro.

Jeff Foster
Junio de 2008. Brighton, Reino Unido

Selección de textos:

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter