Ruta de Sección: Inicio > Libros y extractos > La conciencia sin fronteras

Libros Advaita Integral - Ken Wilber

la conciencia sin fronteras

La conciencia sin fronteras

Detalles del libro:

Título: LA CONCIENCIA SIN FRONTERAS
Título Original: No Boundary
Autor: Ken Wilber
Nº de páginas: 216
Editorial: Kairós
Año de edición: 18ª edición: Marzo 2012
ISBN: 978-84-7245-278-7

Descripción:

"Este libro indaga de qué manera creamos una persistente alienación en nosotros mismos, de los otros y del mundo, al fracturar nuestra experiencia presente en diferentes partes separadas por fronteras. Efectuamos una división artificial en compartimientos de lo que percibimos: sujeto frente a objeto, vida frente a muerte, mente y cuerpo, dentro y fuera, razón e instinto, y así recurrimos a un divorcio causante de que unas experiencias interfieran con otras y exista un enfrentamiento entre distintos aspectos de la vida. El resultado de tal violencia recibe muchos otros nombres, pero no es más que la infelicidad. La vida es una sucesión de batallas de nuestra experiencia –nuestros conflictos, angustias, sufrimientos y congojas– se generan en las demarcaciones que equivocadamente le imponemos. Esta obra examina de qué modo creamos esas demarcaciones y cómo podemos abordarlas." (Prefacio)

Ante tal situación existe una gama de respuestas que parecen contradecirse: psicoanalisis, conductismo, yoga, meditación, zen, terapias corporales, humanísticas, psicologias transpersonales, etc. Pero lo que Ken Wilber nos muestra es que cada una se especifica en un cierto espectro de la conciencia, es decir que la conciencia tiene varios niveles y cada psicoterapia o práctica de transformación humana se dedica a su nivel particular. Puede ser que algunas se dediquen al nivel de la personalidad, otras al ego, algunas al equilibrio mente-cuerpo o a transcender el yo. Un excelente libro para explorar de oriente a occidente qué es nuestra mente en sí misma y cómo la segmentamos cada vez más lo que solamente nos genera sufrimiento.

Extractos

Lo cierto es que vivimos en un mundo de conflicto y oposición porque es un mundo de demarcaciones y fronteras. Y puesto que cada línea fronteriza es también una línea de batalla, henos aquí con la difícil situación humana: cuanto más firmes son nuestras fronteras, más encarnizadas son nuestras batallas. Cuanto más me aferro al placer, más temo, necesariamente, al dolor. Cuanto más voy en pos del bien, tanto más me obsesiona el mal. ... Ahora bien, la forma en que de ordinario intentamos resolver estos problemas es tratar de extirpar uno de los opuestos. Encaramos el problema del bien y del mal procurando exterminar el mal. ... Suponemos que la vida sería perfectamente placentera con sólo que pudiéramos anular los polos negativos e indeseables de todos los pares de opuestos. ... La cuestión no es separar los opuestos para lograr un "progreso hacia lo positivo", sino más bien unificar y armonizar los opuestos descubriendo un fundamento que trascienda y abarque a ambos. Y ese fundamento es la conciencia misma de unidad. ... Así la solución de la guerra de los opuestos exige que se renuncie a todas las fronteras, que no se siga con el malabarismo de jugar con los opuestos. La guerra de los opuestos es un síntoma de que se está tomando por real una demarcación, y para curar los síntomas debemos ir a la raíz misma de la cuestión: nuestras demarcaciones ilusorias. ... Cuando se comprende que los opuestos son uno, la discordia se disuelve en concordia, las batallas se convierten en danza y los antiguos enemigos se revelan amantes. Estamos entonces en condiciones de entablar amistad con la totalidad de nuestro universo, en vez de seguir manteniéndolo dividido por la mitad.

Selección de textos:

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter