Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Tony Parsons - El Secreto Abierto (2)

Artículos - Tony Parsons

Tony Parsons - El Secreto Abierto
(Parte 2 de 2)

Entrevista con Iain McNay Conscious TV
The Open Secret

Tony: Y en cierto sentido no se puede describir. La única forma en que puedo describir lo que es esto, es que sólo hay lo que está sucediendo. No hay nadie a quien le suceda nada. Todo el mundo viendo esto podría estar sentado en una silla mirándolo, no sé, y no importa. Pero cuando lo miran, es posible darse cuenta de repente de que no hay nadie sentado en una silla; todo lo que hay, está sentado en una silla. Es tan simple como eso. Es totalmente simple, y para el individuo es muy aterrador.

Iain: Entonces, ¿estás diciendo que puede haber ansiedad después de que eso sucede? O estás hablando de un individuo que observa que esto le ocurre a alguien más, o hablas de...?

Tony: No, de lo que estoy hablando es de la propuesta de que la liberación tiene que ver con la ausencia del individuo, es el fin de la individualidad. La idea de poner fin a... en cierto modo poner fin a todo lo que crees ser, es aterrador. Pero lo extraño es que todo a lo que pones fin es una ilusión total. Es como una cantidad de humo en la que has creído y de pronto ya no está ahí. Y la vida simplemente continúa. La vida, obviamente continúa. Esta cosa conduce un coche y entra aquí y habla, ya sabes. Todo prosigue en caída libre, es una caída libre total.

Creo que lo que también resulta aterrador es que la gente cree que es el "director general" de su vida, que pueden controlar sus vidas. Después de que no hay nadie, se realiza que no hay ningún control. Eso también asusta. "¡Perderé el control!, ¿Qué pasará si yo no estoy aquí?" ¡Bueno, lo que pasa es vida!" [risas] ¡Siempre fue así! [risas]

Iain: Entonces, ¿qué le pasa a tu personalidad?

Tony: Bueno, en cuanto al personaje, la fisiología y la neurología del personaje actual ― llamémosle personaje ― no hay nadie ahí. El cuerpo, la persona continúa y ahora es libre de ser incluso más una personalidad o un personaje, porque no hay nada ahí; no hay nada ahí juzgando eso. No hay un pequeño "yo" diciendo, "oh, no deberías hablar así, o ser así". Lo que vemos es que la gente se vuelve más ella misma, en su propio sabor, en su propia forma de expresarse, en sus cuerpos. Lo puedes ver en sus cuerpos, ya sabes. Pero no hay nadie ahí haciéndolo.

Iain: Pero la personalidad, es básicamente un programa...

Tony: Totalmente.

Iain: ...¿de dónde...?

Tony: Está programado. El cerebro es el instrumento más asombroso, éste correlaciona y resuelve todo lo que hacemos... lo que tú y yo hacemos. No hay nadie haciendo esto, es el cerebro quien lo hace. En otras palabras, es el ser agitando sus brazos y aparentando ser una persona.

Iain: Pero la personalidad, como la conocemos, está formada por la experiencia (especialmente las experiencias tempranas, cuando tenemos tres, cuatro, cinco años o lo que sea) que forma la base de todo lo que sucede, lo que de alguna manera nos moldea. Y lo que estás diciendo es que continúa funcionando como la personalidad.

Tony: Sí.

Iain: ¿Qué pasa con el lado grosero de la personalidad?

Tony: El impulso neurótico de encontrar la unidad simplemente se desvanece, y luego hay algo ahí que es muy armonioso, que estaba ahí de todos modos. No hay nadie en el mundo que no esté buscando la unidad, en última instancia. Lo que observamos en la manifestación es el simple anhelo de volver a casa. Eso desaparece y todo lo demás en torno a eso, que es neurótico, desaparece. Pero el personaje continúa: ya sabes, los hábitos, las preferencias aún están ahí, pero no son de alguien. Es el cerebro funcionando en el mundo.

Iain: ¿Y qué hay de los "malos hábitos"? ¿Desaparecen?

Tony: Entonces cuando esa sensación de pérdida desaparece, ¿habrá deseo de beber o de fumar mucho? La mayor adicción de todas, por supuesto, es "yo".

Iain: Sí.

Tony: [risas]

Iain: ¡Qué risa tienes!...¡Nunca antes te había conocido, nunca antes te había visto,

Tony: [risas]

Iain: ¡Es contagiosa! Pero este punto en verdad me interesa, así que continuaré...

Tony: ¡Sí!

Iain: ...si te parece bien. Así que, digamos, alguien... Tomemos el ejemplo de este hombre Benjamin. Bien, él tuvo su realización con la pistola. Ahora digamos que no tuvo eso [la realización] en ese momento, y que se encontrara en una situación que tiene que usar la pistola, o pensara en usarla. Después de lo que te pasó a ti...

Tony: La liberación, llamémoslo así...

Iain: Después de ocurrir la liberación, ¿seguiría siendo capaz de matar a alguien?

Tony: Es posible ― pero no hay nadie ahí que pudiera hacer eso. Toda la ilusión de que nosotros, que la entidad, el individualismo es real, es una falacia. Entonces no hay nadie que decida hacer nada. Por supuesto, todo el cuerpo-mente, toda la fisiología actúa como lo hace y de acuerdo a su naturaleza. Pero toda la idea de que alguien haya decidido alguna vez hacer algo se desmorona. Pero no se puede decir que después de la liberación determinada cosa sucederá y otra no.

Iain: No, lo entiendo, pero estoy buscando comprender cómo se refina la personalidad. Esa es la palabra que estoy usando ―no era tu palabra― pero tú estabas como infiriendo que lo grosero, la adicción, se desvanece. Y cosas como usar una pistola, o la violencia, ¿no se desvanecerían como una adicción, porque eso es grosero?

Tony: Podría ser, pero no puedo decir que así será.

Iain: No, no, entiendo eso.

Tony: El amor incondicional lo abraza todo: la tiranía, la fealdad, el malestar. Después de la liberación, el malestar sigue sucediendo. No es como si de repente comenzaras a caminar en los Campos Elíseos, en el cielo absoluto. No hay nadie caminando ― es solo lo que sucede. Y eso puede incluir dolor, molestia, todas esas cosas suceden. Así que no hay reglas. No se puede decir que la liberación sea eso que pensamos como bondad.

Iain: De acuerdo. Y tú en tu espacio ―no encuentro otra palabra en mi idioma para referirme a donde te encuentras― ¿experimentarías miedo y ansiedad a veces?

Tony: Yo no experimentaría miedo, pero el miedo sucede.

Iain: Bien.

Tony: Así que ya no hay nadie experimentando nada, solo hay lo que sucede y eso puede incluir miedo.

Iain: ¿Y, presumiblemente, ese miedo está sucediendo en tu personalidad?

Tony: Solo sucede, es un sentimiento. Es decir, en última instancia, el miedo es algo muy simple: es solo una sensación en el cuerpo.

Iain: Sí.

Tony: Es la sensación de algo acalorado, si quieres, lo que sucede. Pero por supuesto, ahora no le sucede a nadie, no hay nadie apropiándose de eso, no hay nadie invitando al miedo a tomar una taza de té.

Iain: Correcto, entonces no hay alguien pensando...

Tony: Pensar sigue sucediendo después de la liberación...

Iain: Sí.

Tony: ...pero no hay nadie escuchando.

Iain: De acuerdo, ¿entonces el miedo realmente no puede afianzarse?

Tony: No. No hay nada a lo que afianzarse. Eso regresa a la nada. Todo proviene de la nada y a la nada regresa.

Iain: Bien.

Tony: Es como que después de la liberación no hay "yo", por lo tanto no hay aferramiento ― es una forma de explicarlo. Solo hay vida y no hay nada que pueda interponerse o que se identifique.

Iain: ¿Sueñas?

Tony: Oh sí. Bueno, yo no, pero soñar sucede.

Iain: Soñar sucede...

Tony: Siento ser...

Iain: No, está bien, entiendo lo que dices.

Tony: ...pero soñar sucede.

Iain: Sí, ¿y son sueños interesantes?

Tony: Oh, bueno... en realidad no importa, pero los sueños después de la liberación son mucho más ordinarios de lo que eran antes.

Iain: Son ordinarios.

Tony: Ordinarios.

Iain: Sí.

Tony: Me refiero a que esto se trata de algo que es totalmente simple y ordinario. Es algo absolutamente simple, común y corriente y absolutamente... impresionante. Porque ya ves, deja de haber algo que esté haciendo cálculos sobre lo que está pasando; no hay nada que te esté mirando y diciéndose a sí mismo, "¿Ahora cómo puedo manipular la situación con esa persona de allá?" Todo eso ha desaparecido. Todo lo que surge es nuevo. Es vivir completamente en la novedad. Es como vivir enamorado. Porque en el amor, el enamoramiento tiene una cualidad muy similar a esto, porque enamorarse, en cierto sentido, es algo más allá de la persona. Es estar enamorado del amor.

Iain: Hablas del amor no correspondido...

Tony: Sí.

Iain: ...en la portada de tu sitio web.

Tony: Sí, tengo la sensación de que estamos fascinados con el amor no correspondido, con su historia, porque en cierto sentido apunta a aquello que realmente estamos buscando, eso que no podemos conocer ni tener, eso que es lo último, absoluto, amor incondicional. No podemos conocer eso y nos sentimos fascinados con toda la historia de no ser capaces de encontrar nuestro amor en alguien más, porque en algún lugar sutilmente sabemos que el amor que realmente anhelamos es en última instancia incognoscible.

Pero lo que es asombroso de ese amor es que está aquí mismo, en esta habitación, ahora mismo. Ese amor definitivo está cantando... en nuestros cuerpos, en todo. Está cantando la canción que el individuo no puede escuchar, porque el individuo la está buscando... ¿Dónde está? ¡Está aquí, es esto!

Una de las cosas más hermosas que suceden ―y a muchas, muchas personas les pasa― recibo muchas llamadas de personas diciendo: "¿Sabes? He sido un buscador, he buscado esto, he buscado aquello, he buscado...felicidad... ¡Ahora ha sucedido! ¡Lo que comprendí es que eso que estaba buscando nunca me dejó, siempre fue esto!"

Iain: Sí, esto que dices me toca realmente. Sí, puedo sentirlo.

Tony: Es esto también, es eso también, pero está ahí ahora. No tienes que ser nada, o convertirte en algo para eso. Solo está esperando que te des por vencido y dejes de buscar. [risas] Está sentado allí amándote y amando todo... increíble... es decir, todavía me siento alucinado por esto, probablemente podría decir que [risas] ¡es el mensaje más asombroso que existe! Es tan simple, e inmediato.

Iain: Y no hay mucho apoyo para lo que dices, en cierto modo. Mira los medios de comunicación en el momento en que estamos en octubre, ¿cierto?, noviembre de dos mil... ocho...

Tony: Ocho.

Iain: ¡Casi lo olvidé por un minuto! Umm, y todo parece tan inestable.

Tony: Oh sí.

Iain: Los bancos casi colapsan hace unas semanas y pasaron en las noticias los terribles problemas ocurridos en una parte de África, donde la gente causaba disturbios y no había comida y uno siente lástima por ellos. ¿Eso ―cuando ves las noticias en la televisión y ves a la gente sufriendo― te afecta de alguna manera Tony?

Tony: Bueno, no hay ningún Tony, pero lo que se está viendo es lo que está sucediendo. Por supuesto, la otra cosa que es asombrosa es... quiero decir, conozco gente que piensa que son individuos que están sufriendo mucho más que en Uganda, o cualquier otro lado, el Congo...

Iain: Congo, sí.

Tony: ...pero en cierto sentido lo que pasa es que sienten que están sufriendo y creen que el sufrimiento les sucede a ellos. Pero cuando, desde este punto de vista, se ve que no hay nadie ahí a quien le esté sucediendo, eso es amor absoluto. Y de alguna manera u otra, eso que cree que está sufriendo siente eso. No hay nadie que sufra, solo hay sufrimiento.

Iain: Sí, supongo que sí.

Tony: Pero quiero decir, es fácil decirlo; esas son solo palabras.

Iain: Si, conozco personas que no tienen... no tiene una visión completa.

Tony: Oh, no, no, no. Sería absolutamente inapropiado que yo fuera al Congo y dijera que no hay nadie allí. Pero en respuesta a tu pregunta...

Iain: Sí...

Tony: ...ese es... ese es... ¡ese es el salto! [risas]

Iain: ¿Hay esperanza para la humanidad?

Tony: No tiene que haberla, porque todo lo que está sucediendo es simplemente la expresión de la totalidad. La totalidad no está interesada en salvar de alguna manera a esta tierra, o que alguien se ilumine, porque buscar y sufrir es la totalidad.

Iain: Por otra parte, parece que lo que la totalidad parece estar haciendo ―sé que dirás que la totalidad no hace nada― pero en mis términos, lo que quizás esté sucediendo es que se está volviendo tan obvio para la humanidad a escala global que todo este conjunto de reglas que tenemos ya no funcionan más.

Tony: No.

Iain: Todo el asunto del consumismo y la deuda simplemente sucede cada vez más.

Tony: Sí.

Iain: Es un mensaje sumamente obvio y, para mucha gente, es un mensaje devastador.

Tony: Sí.

Iain: Porque realmente no conocen nada más.

Tony: No.

Iain: Particularmente en los Estados Unidos, es muy devastador para ellos.

Tony: Oh, totalmente. Hay una cierta inversión en el individuo. La otra cosa fascinante acerca de este mensaje es que los neurocientíficos están llegando a la misma conclusión... trabajando con el cerebro... Y están llegando a la conclusión en forma determinante ―aunque no se oye mucho sobre esto, por supuesto― que no hay tal cosa como un individuo con libre albedrío y poder de elección.

Iain: Sí.

Tony: Que todo se controla aquí [gesticulando alrededor de la cabeza] desde este punto de vista. Quiero decir, ellos no hablan de la totalidad, por supuesto... pero es interesante.

Iain: Lo sé... De nuevo, tuvimos a alguien sentado en esa silla hace dos o tres meses ― una mujer llamada Manjir. Y ella ha escrito un libro llamado "Punk Science" (Ciencia Punk), y es doctora en medicina, pero trata mucho el tema de la física. Y decía ―y he oído esto antes― que básicamente lo que sucede es que cuando miramos dentro tratando de encontrar el centro de algo, en realidad nunca encuentras nada. Miras dentro y eso se magnifica cada vez más...

Tony: Sí.

Iain: ...y todo lo que han encontrado hasta ahora ―me parece que es la teoría de cuerdas― es una sugerencia de que algo pudo haber estado allí. No encuentran, científicamente, nada tangible.

Tony: No.

Iain: ...y la otra cosa que estaba diciendo, que me pareció completamente fascinante, era que... es como este principio holográfico que cada pequeña [no recuerda el nombre] lo que sea, incluso si no hay nada ahí, cada pequeña cosa ―y tenía una frase para eso, olvidé cuál era― contiene todo.

Tony: Sí, así es, porque lo que es fascinante es que, por ejemplo, hasta ahora se supone que el quark es una de las cosas más pequeñas que han descubierto los científicos. Pero lo que descubren alarmados, es que los quarks a la vez son y no son. No es que primero sean y luego no sean, en realidad son y no son. [risas] Así que no hay nada que sea real o irreal.

Iain: Sí, y todos estamos aparentemente llenos de agujeros negros, de diferentes tamaños. Y la otra cosa, que me dejó atónito, es que desde un punto de vista científico ―y podrías estar en desacuerdo con esto― lo único que experimentamos es el cuatro por ciento de la realidad. Hay otro noventa y seis por ciento de otros diferentes niveles de realidad que simplemente no experimentamos, sucediendo al mismo tiempo.

Tony: No, así es. Pero en otro sentido, para mí, es que, como individuo separado, nada se ve como realmente es porque se ve a través de un filtro o un velo. El individuo ve desde el punto de vista de estar separado ― algo aquí mirando algo más allí. Después de la liberación eso se colapsa por completo y todo es simplemente lo que es. Absolutamente lo que es. Simplemente lo que es.

Iain: Sí. ¿Y ves otras dimensiones, cosas así?

Tony: No hay necesidad de ver otras dimensiones, o algo grande, o extraño. Esto es un milagro... ¡es un milagro! ¿Por qué molestarse? ¿Y para qué, si solo hay enamoramiento de esto?

Iain: Una vez más destaco esto, "En esencia lo que se busca es amor", que es más o menos de lo que estabas hablando. Y si tuvieras un mensaje ―sé que de alguna manera no tienes ningún mensaje porque no hay nadie que tenga un mensaje― pero eso es lo importante...

Tony: Podrías llamarlo totalidad, lo absoluto, amor incondicional ― todas son palabras. Pero es básicamente lo que anhelamos: el amor definitivo que conocemos absolutamente, el que recordamos plenamente como cuando éramos bebés. Solo estamos tratando de regresar a la maravilla natural de cuando éramos niños.

Iain: Sí. Así es como los niños...

Tony: Sí, y eso es lo que nos transmiten los niños, ¡solo eso!

Iain: ¿Y eso te sucede a ti en todo momento?

Tony: Bueno, solo está sucediendo.

Iain: Solo sucede. Sí. ¡Suena increíble!

Tony: [risas] Es increíble para nadie.

Iain: [asintiendo] Muy bien Tony, muchas gracias por venir a Conscious TV.

Tony: Gracias, gracias.