Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Richard Sylvester

Artículos - Richard Sylvester (2009)

Entrevista con Conscious Mind Events

Entrevista a Richard Sylvester por Tom Carter de consciousmindevents.com - 2009
Richard Sylvester

Tom: ¿Puedes explicar qué es la no-dualidad?

Richard: No-dualidad es una descripción de ver que sólo hay Unidad, o más bien un intento de describir esto, ya que una descripción real es imposible. La visión de la Unidad sólo puede ocurrir cuando la sensación de ser una persona, un individuo que vive una vida llena de opciones en un mundo separado, se desvanece.

Cuando esto ocurre, se ve que el yo está vacío, el individuo se ve que es una emanación de la conciencia, y "tú" y "yo" se ven que son la luz en la que todo surge. La relación entre el individuo aparente y la Unidad, o el Ser, es la misma que la relación entre una ola y el océano. La ola es el océano ondulando; tú y yo somos la Unidad "personeando". Esto ha sido descrito en muchas tradiciones espirituales, desde el Advaita al Zen, sin embargo no pertenece a ninguna.

La visión de la Unidad ocurre o no ocurre. Nada de lo que el falso yo pueda hacer, ninguna práctica o lectura de textos espirituales, le permitirá ver que es falso. Yo no doy recomendaciones, pero si lo hiciera, ante esta falta de esperanza inmensa, recomendaría que nos relajemos. Esto es todo. Esta es la totalidad. Este es ya el paraíso prometido. Samsara y Nirvana son uno, por lo tanto relajémonos y disfrutemos de ello.

Tom: ¿Cómo llegaste a este punto de vista o despertar?

Richard: Esto no es un punto de vista. Un punto de vista es una idea que emana de la mente. La mente nunca puede ver o percatarse de la no-dualidad, aunque puede comprender o comprender mal muchos conceptos al respecto.

El despertar y la liberación se ven o no se ven. Aquí se ven, pero eso no es importante. En cualquier caso, estar despierto y estar dormido son la misma cosa, pero eso no puede saberse mientras estemos dormidos. La paradoja terrible es que no hay tal cosa como la liberación, pero eso no puede saberse hasta que no haya liberación. La mente tiene una tendencia a derrumbarse ante esta paradoja.

Tom: ¿Ha sido una fuerza positiva en tu vida?

Richard: No, porque no tengo una vida. En realidad, nadie tiene una vida, pero hasta que la liberación sea vista se tendrá la sensación de que hay una persona que es dueña y responsable de su vida.

Sin embargo, aunque la liberación no tiene implicaciones necesarias, hay una tendencia a que se produzcan ciertos cambios cuando se ve la Unidad. Por ejemplo, un cierto nivel de sentimientos neuróticos pueden desaparecer y puede haber más relajación y presencia. El tiempo es comprendido, por lo que es probable que haya menos culpa y remordimiento por el pasado y menos ansiedad por el futuro. La desaparición de significado, propósito y esperanza también puede ser una gran bendición y así poner fin a la búsqueda. De manera que este personaje tiene una preferencia por estar despierto.

Tom: ¿Puede la gente aprender a despertar a la idea de la No Dualidad, o sólo hay despertar y ésta se ve o no se ve?

Richard: La gente puede aprender sobre la No-Dualidad, pero no podemos despertar por aprender. Aprender es una función de la mente y la mente no puede ayudarnos a despertar aunque puede fervientemente creer que se puede. Esa es la naturaleza de la mente.

Tom: En "The Book of No One", ¿estás dando una descripción cuando dices "No hay nadie"? ¿Tratas de decir que sólo estamos experimentando cosas que suceden, pero no tenemos control sobre ellas, como si estuviéramos observando la mente de Dios a través de ellas?

Richard: "No hay nadie" no es una declaración filosófica, es una descripción literal de lo que se ve en la liberación. No experimentamos que las cosas suceden, porque no hay "nosotros". Las cosas suceden, y estas pueden incluir la sensación de que están ocurriendo para "mi", una persona. Esta sensación cesa cuando la liberación se ve. Este mensaje es a menudo mal comprendido, dando a entender que no tenemos ningún control. Eso no es lo que estoy diciendo en absoluto. Estoy diciendo que no hay control porque no hay una persona, que es totalmente diferente.

Si quiere describir la Unidad como Dios mismo observando, creo que es una bella metáfora, pero yo tiendo a evitar ese lenguaje, porque la palabra "Dios" puede soltar demasiadas liebres corriendo a través de la mente occidental. Esto se debe a que en occidente, tendemos a pensar en términos de un Dios creador personal. En oriente, el lenguaje utilizado para Dios es mucho más cercano al lenguaje utilizado para la no-dualidad.

Tom: ¿Cuáles son sus ideas sobre la muerte? ¿Qué ocurre con nosotros? ¿Continuamos en alguna forma?

Richard: La muerte es el fin del sueño de la separación. En la liberación y en la muerte (que son la misma cosa) se ve que no hay ninguna persona, sólo hay Unidad. Nada nos ocurre en la muerte, pero eso está bien porque nada nos está ocurriendo ahora. No hay ningún "nosotros". No estamos continuando ahora mismo, así que no continuamos después de la muerte. Sólo hay el Ser.

Tom: Si la no-dualidad es vista, ¿Siguen siendo importantes tus decisiones, la decisión buena o la decisión mala, dependiendo de lo que determines que es bueno y malo?

Richard: No hay nadie que tome decisiones. Nunca hubo nadie que tomara decisiones. Una persona puede sentir que todo tipo de decisiones son importantes y puede considerarlas buenas o malas en cualquier situación, pero todo esto se comprende con la liberación, cuando la persona desaparece.

Tom: Si fueras un asesino y despertaras a la no-dualidad ¿seguirías siendo un asesino? Si fueras una persona amable y cariñosa antes de despertar, ¿seguirías siendo amable y cariñosa después?

Richard: No hay reglas. La no-dualidad no excluye nada. Tan pronto como excluyes algo, estamos de vuelta en la dualidad —tenemos la no-dualidad aquí y algo que hemos excluido de ella por allí.

Sin embargo, si el impulso de cometer un asesinato proviene de una tendencia neurótica o psicópata, es muy probable que ésta se desvaneciera en la visión de la Unidad. Y si el impulso de ser amables y cariñosos proviene de una necesidad compulsiva y neurótica de ser necesitado o querido, lo que comúnmente se denomina "co-dependencia", también podría desvanecerse en la liberación.