Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > El Nihilismo eufórico de R. Balsekar

Artículos - Ramesh Balsekar (1998b)

El Nihilismo Eufórico de Ramesh Balsekar (Parte 2 de 2)

(...Continúa de la página anterior)

WIE: Algunas personas sí cambian, pero como dije, desafortunadamente parece que la mayoría de la gente son muy débiles de voluntad.

RB: ¡Lo cual significa que no tienen libre albedrío!

WIE: Disponer de libre albedrío por sí solo no garantiza que actuemos de forma inteligente. Como en el ejemplo que usted acaba de dar, está claro que la gente con frecuencia elige hacer cosas bastante dañinas.

RB: ¿Quiere usted decir que somos libres de destruir el mundo? Si usted dice que disponemos del libre albedrío para destruir el mundo, en otras palabras significa que estamos destruyendo el mundo porque queremos hacerlo —sabiendo perfectamente que el mundo va a ser destruido. Libre albedrío significa que usted quiere hacerlo.

WIE: Creo que el problema es más bien que la gente normalmente no tiene en cuenta las consecuencias de sus actos. Con frecuencia sólo piensan en sí mismos, sin considerar adonde pueden llevar sus actos.

RB: Pero el ser humano es tremendamente inteligente. ¿Por qué no piensa de esa forma?. Mi respuesta es —¡porque no se espera que lo haga!

WIE: ¿Qué quiere decir con "no se espera"?

RB: No es la voluntad de Dios que los seres humanos piensen en esos términos. No es la voluntad de Dios que el ser humano sea perfecto. La diferencia entre el sabio y la persona ordinaria es que el sabio acepta lo que es como la voluntad de Dios, pero —y esto es importante— eso no le impide hacer lo que cree que debería hacerse. Y, lo que piensa que debería hacer está basado en la programación.

WIE: Pero ¿por qué el sabio haría "aquello que piensa que debería hacer" si, tal como usted ha explicado, de entrada sabe que no es él quien piensa?

RB: Quiere usted decir, ¿cómo ocurre la acción? La respuesta es que la energía dentro de este organismo cuerpo/mente produce la acción de acuerdo con la programación.

WIE: De modo que la acción, tal como usted la está describiendo, simplemente viene a través de la persona.

RB: Fluye, sí.  La acción ocurre. Eso es todo lo que estoy diciendo —volviendo a las palabras de Buda- "Los eventos ocurren, los hechos son realizados".

WIE: De lo que yo sé acerca del pensamiento de Buda, él también creía firmemente que el individuo es personalmente responsable de sus acciones. ¿No es esa la base de toda su enseñanza sobre el karma, sobre la causa y efecto?

RB: ¡No la de Buda!

WIE: Mi impresión es que el Buda enseñó no poco acerca de "la recta acción". Parecía darle mucha importancia a lo que la gente hiciera y puso mucho énfasis en que las personas realizaran un esfuerzo apropiado para cambiarse a sí mismas.

RB: Eso es una interpretación ulterior del Budismo. Las palabras de Buda son muy claras. ¿Quién tiene el control de lo que sucede? ¡Dios lo tiene! Eso es la base de todas las religiones, como hemos visto. Y a pesar de todo, ¿por qué hay guerras religiosas si eso es la base de toda religión? ¡Son los intérpretes los que causan estas guerras! ¿Y cómo podría esto ocurrir siquiera a menos que fuera la voluntad de Dios?

WIE: Está claro que usted cree que todo lo que hacemos es porque es la voluntad de Dios que lo hagamos. Pero a mí me parece que esto únicamente tiene sentido en el caso de un individuo que ha llegado al final del camino espiritual —que ha llegado al final del ego— porque las acciones de tal persona no sirven a su provecho egoísta, y por ello, no habría ninguna distorsión de la voluntad de Dios. Pero hasta ese punto, si un individuo actúa vilmente hacia otro, bien puede tratarse simplemente de una respuesta compulsiva debida al sentimiento egoísta. Si ese fuera el caso, entonces lo que usted está diciendo podría de hecho ser usado como justificación de conductas desagradables o agresivas. Podrían decir simplemente, "Es todo la voluntad de Dios. ¡Qué mas da!".

RB: Lo sé, pero esa es la verdad. La pregunta real es "¿Por qué creó Dios el mundo tal como es?" Pero vea, un ser humano es sólo un objeto creado que es parte de la totalidad de manifestación que ha venido de la Fuente.  Por tanto mi respuesta es: ¡Un objeto creado no puede de ninguna manera conocer a su creador! Déjeme darle una metáfora. Imaginemos que usted pinta un cuadro, y en ese cuadro usted pinta una figura. Entonces esa figura quiere saber, en primer lugar, por qué usted, como pintor, pintó esa figura en particular, y en segundo lugar, ¡por qué hizo usted la figura tan fea! Vea, ¿cómo puede un objeto creado saber siquiera remotamente la voluntad de su propio creador? Lo que yo digo, sin embargo, es que esto no le impide a usted ¡hacer aquello que cree que debería hacer! Aceptar que nada ocurre a menos que sea la voluntad de Dios no impide a nadie hacer lo que esa persona cree que debería hacer. ¿Qué otra cosa puede hacer?

WIE: Pero, siguiendo esta línea de razonamiento, tal como dije antes, pienso  que sería bastante fácil concluir, "Bueno, todo es la voluntad de Dios, no importa lo que pueda ocurrir", y entonces simplemente desistir.

RB: Quiere usted decir, "¿Así que por qué no quedarme en la cama todo el día? "

WIE: Sí, ¿por qué hacer cualquier esfuerzo en absoluto?

RB: La respuesta a esta pregunta es que la energía interna de este organismo cuerpo/mente no le permite mantenerse ocioso ni por un instante. La energía continuará generando alguna acción, física o mental, a cada fracción de segundo, de acuerdo con la programación y el destino del organismo cuerpo/mente, que es la voluntad de Dios. Pero eso no le impide a usted, que todavía cree que es un individuo, hacer aquello que cree que debería hacer. De modo que lo que estoy diciendo de hecho es ¡Lo  que cree que debería hacer en cualquier situación en cualquier momento en particular es precisamente aquello que Dios quiere que usted piense que debería hacer! A fin de cuentas aceptar la voluntad de Dios no le impide hacer lo que cree que debería hacer. ¿Lo ve? De hecho, ¡no puede evitar hacerlo!

WIE:  Eso suena como que, de acuerdo con su forma de ver el mundo, todo lo que consideramos ser elección, volición y responsabilidad ha sido transferido del individuo a Dios o la conciencia. ¿Es eso lo que está diciendo?

RB: No ha sido transferido. Cuando usted cree que usted lo está haciendo ¿qué ocurre? Culpa, orgullo, odio y envidia. Pero eso sigue sin impedir que lo que está ocurriendo continúe ocurriendo. Pero cuando usted cree que usted no lo está haciendo, entonces —¡no hay culpa, ni orgullo, odio o envidia! La vida se vuelve más tranquila.

WIE: Leí algo en un folleto escrito por varios de sus estudiantes que parece relevante a esta cuestión. Dice "Lo que te gusta sólo puede ser lo que Dios quiere que te guste. Nada ocurre a menos que sea Su voluntad."

RB: Sí, correcto.

WIE: El folleto también dice: "No te sientas culpable incluso si se produce adulterio. Tú, la Fuente, eres siempre puro."

RB: Eso es lo que dijo Ramana Maharshi.

WIE: Mi punto de vista es que la Fuente puede que sea siempre pura, pero nuevamente me parece que esto podría fácilmente ser tomado como licencia para actuar irresponsablemente. Podría decirse, "No importa si cometo adulterio, no importa si hago daño a mis amigos, porque esa acción simplemente ocurrió." Fácilmente podría tomarse como una licencia para comportarme basándome en mi deseo, meramente porque resulta que tengo ese deseo.

RB: ¿Pero acaso no es eso lo que ocurre?

WIE: Ciertamente ocurre, pero. . .

RB: ¿Quiere usted decir que ocurriría más?

WIE: Fácilmente ocurriría más. Yo podría decir "Bueno, no importa lo que haga ahora. No debería molestarme en contenerme si siento un deseo." ¿Ve lo que quiero decir?

RB: La pregunta que normalmente se plantea es ésta: "Si yo realmente no estoy haciendo nada, ¿qué es lo que me impide tomar una metralleta, salir a la calle y matar a veinte personas?" Es eso lo que está preguntando ¿verdad?

WIE: Bueno, ese es un ejemplo extremo.

RB: Sí, ¡tomemos un ejemplo extremo!

WIE: Sin embargo creo que es más interesante considerar el ejemplo del adulterio, porque la mayoría de la gente realmente no harían algo tan extremo como ametrallar a otra gente.

RB: De acuerdo. Es lo mismo cuando hablamos de cometer adulterio. He leído que los psicólogos y biólogos, basándose en sus investigaciones, han llegado a la conclusión de que si usted engaña a su mujer, no debería echarse la culpa.

WIE: Bueno, no creo que esa sea la opinión de la ciencia en su conjunto.

RB: Lo que estoy diciendo es que, cada vez más, los científicos están llegando a la conclusión que los místicos siempre han sostenido —que cualquier acción que acontece puede ser rastreada hasta llegar a la programación.

WIE: Puedo ver que en algunos casos eso puede ser cierto, pero digamos, por ejemplo, que tengo el impulso de cometer adulterio. Podría decir, "Debe ser la voluntad de Dios el que lo haga, así que voy a hacerlo" —o bien, podría refrenarme y no causar un montón de sufrimiento a mis amigos. ¿No sería mejor que me refrenara?

RB: ¿Quién le impide refrenarse? ¡Haga lo que quiera! ¿Qué le impide refrenarse? ¡Refrénese!

WIE: ¡Lo que yo digo es que es mejor hacerlo!

RB: Eso es lo que yo digo también.

WIE: Pero de acuerdo a su punto de vista podría igualmente decir, "Debe de ser la voluntad de Dios porque siento el deseo de hacerlo" y entonces no refrenarme.

RB: Usted dice que sabe que debería refrenarse —entonces ¿por qué no lo hace? Si un organismo cuerpo/mente está programado para no engañar a su mujer, sea lo que sea lo que otros digan, no lo hará. Si usted está programado de modo que no alzará su mano en contra de nadie, ¿empezará usted a matar gente? Ahora si se aprueba una ley de modo que puede golpear a su mujer y no habrá ninguna acción en su contra ¿comenzará usted a golpear a su mujer? No a menos que su organismo cuerpo/mente esté programado para hacerlo, y si está programado para hacerlo, lo ha estado haciendo de todos modos. Así que como dije, aceptar la voluntad de Dios no le impide a usted hacer lo que cree que debería hacer. ¡Hágalo! ¡Haga exactamente lo que cree que debería hacer!

WIE: Sin embargo, en último término, ¿cómo podemos decir que es el destino o la voluntad de Dios? Todo lo que sabemos es que tienen lugar ciertos eventos. Posteriormente podemos mirar atrás y decir acerca de algo que hicimos, "Simplemente ocurrió", y si queremos, podemos llamarlo el destino. Pero ¿no es más exacto decir que realmente no sabemos si es el destino o no?

RB: Esa es la cuestión. No lo sabemos.

WIE: Pero decir que no sabemos es diferente de decir "sabemos que es la voluntad de Dios". No es lo mismo que decir que sabemos que todo está prefijado. Mire, suena como que usted dice que usted efectivamente sabe que todo es la voluntad de Dios. Lo que yo sugiero, no obstante, es que sencillamente no sabemos; no sabemos si es Dios quien decide estas cosas, así que realmente no podemos decir, "Así es como funciona" o "Todo está planificado por Dios"

RB: No lo sabemos y eso es lo primordial; así que si quiere, puede deshacerse del concepto de destino y decir que nadie puede realmente saber nada. ¡Muy bien! No hay necesidad del concepto de destino. Después de todo, si usted acepta que nada de lo que sucede está bajo su control, ¿quién queda para preocuparse por el destino?

WIE: Dado que muchos buscadores espirituales llegan a usted para pedirle consejo acerca del camino espiritual, me gustaría preguntarle que valor le da usted, si es que le da alguno, a la práctica espiritual como medio hacia la iluminación.

RB: Si la sadhana [práctica espiritual] es necesaria, el organismo cuerpo/mente está programado para hacer sadhana.

WIE: En otras palabras, ¿si ocurre, ocurre?

RB: Eso es.

WIE: ¿No aboga por ello o piensa que es útil hacerlo?

RB: La gente a veces me pregunta, "Si nada está en mis manos, ¿debería o no meditar?" Mi respuesta es muy simple. Si te gusta meditar, medita; si no te gusta meditar, no te fuerces a meditar.

WIE: ¿Es entonces la búsqueda espiritual un obstáculo para la iluminación?

RB: Sí, la búsqueda es el mayor obstáculo debido al buscador. Es el buscador quien es el obstáculo —no la búsqueda; la búsqueda ocurre por sí misma. La búsqueda ocurre porque el organismo cuerpo/mente está programado para buscar lo que está buscando. De modo que si se produce la búsqueda de la iluminación, entonces es que el organismo cuerpo/mente ha sido programado para buscar. El obstáculo es el buscador que dice, "yo quiero la iluminación."

WIE: ¿Por qué entonces muchos grandes sabios han hablado de la importancia de la búsqueda? Ramana Maharshi dijo que el buscador ha de desear la iluminación con la misma vehemencia con que un hombre que se está ahogando desea el aire —con ese grado de intensidad y sinceridad.

RB: Desde luego. De modo que lo que esto significa es que tiene que haber ese grado de intensidad en la búsqueda. Pero también dijo, "Si quieres esforzarte, debes esforzarte; pero si el esfuerzo no está destinado a ser realizado, no se hará esfuerzo." Eso es lo que dijo Ramana Maharshi. Así que mire, el que uno busque o no busque no está bajo nuestro control. El que ocurra la búsqueda de Dios o la búsqueda de dinero no es ni mérito ni culpa de uno.

WIE: Usted ha escrito en uno de sus libros que se ha alcanzado un entendimiento profundo cuando uno puede decir "Me da igual que la iluminación le ocurra o no a este organismo cuerpo/mente".

RB: Así es.  Cuando se alcanza ese estadio entonces significa que el buscador ya no está allí. Está muy cerca de la iluminación porque no hay nadie de quien preocuparse, entonces ya no hay más ningún buscador.

WIE: ¿Pero el resultado no podría ser simplemente una indiferencia extraordinariamente profunda —lo cual no es la iluminación?

RB: ¡Eso podría conducir a la iluminación!

WIE:  Sólo una pregunta más. A menudo usted dice que deberíamos "simplemente aceptar lo que es"

RB: Sí, si le es posible hacerlo —¡y eso no está bajo su control!

Epílogo

Dando traspiés dejé atrás el portero y salí a las bulliciosas calles de Bombay, mientras me devanaba los sesos. ¿Cómo podía ser, me preguntaba a medida que me abría camino entre la muchedumbre, que un hombre inteligente y educado como Ramesh Balsekar pudiera realmente creer que todo está predestinado, que antes incluso de nacer, nuestro destino está ya grabado en una especie de etéreo granito? ¿Podía ser  realmente serio en su insistencia de que nuestra vida entera, con su aparentemente interminable flujo de elecciones y decisiones, de precarias oportunidades de establecer nuestro propio rumbo para bien o para mal, es en realidad, desde el primer aliento, un hecho consumado?

Mientras recorría la acera en busca de un café en el que encontrar un respiro del caos, los difíciles giros de nuestro breve diálogo se arremolinaban en mi cabeza. Sí, "Hágase tu voluntad" es la esencia de al menos la mayoría de las religiones, pensaba para mí, pero para los grandes místicos y sabios que han hecho tales afirmaciones a lo largo de la historia, someterse a la voluntad de Dios ha significado mucho más que simplemente aceptar que no hay nada que se pueda hacer para afectar las circunstancias de la vida. ¡A buen seguro que lo que tradicionalmente ha sido referido como "la voluntad de Dios" es lo que uno descubre cuando ha abandonado completamente  el ego, cuando todas las motivaciones centradas en uno mismo han sido extinguidas, dejándole a uno enteramente entregado a realizar la voluntad de Dios, cualquiera que esta fuera! Una cosa es que Jesús o Ramakrishna o Ramana Maharshi dijera que se había sometido a la voluntad de Dios, pero decir que esto es cierto para cualquiera, en aquel momento me parecía que reflejaba una peculiar e incluso peligrosa forma de locura —y que podría ser usada para justificar las más extremas formas de conducta. La afirmación de Balsekar, "Lo que usted cree que debería hacer en cualquier situación... es precisamente lo que Dios quiere que usted crea que debería hacer" significa que para él el Buda iluminado no está realizando la voluntad de Dios en mayor medida que un asesino en serie que ataca a una nueva víctima. Había ido a la entrevista esperando un cierto desacuerdo, pero de alguna forma ni siquiera los libros de Balsekar —en los cuales todas estas ideas se expresan clara y repetidamente— no me habían preparado para el encuentro con él en persona. ¿Cómo se le habrían ocurrido? ¿Y por qué? Mis pensamientos venían una y otra vez, recordándolo todo, desde su escalofriante aseveración de que incluso cuando causamos daño a alguien, no hay porqué sentirse culpable, dado que no somos responsables de nuestras acciones —que incluso "Hitler fue meramente el instrumento a través del cual los horribles acontecimientos que tenían que suceder, sucedieron" —hasta su afirmación, desafiando todo sentido común, de que no tenemos el poder de controlar nuestra conducta o siquiera influenciar la conducta de otros. Y todo esto en el contexto de su descripción de ciencia-ficción de cada uno de nosotros como "organismos cuerpo/mente" actuando a partir de nuestra "programación".

De pronto la agradable visión de un salón de té apareció entre el "smog", y al acercarme y entrar me sentí aliviado de encontrar el tipo de apacible oasis que estaba deseando. Fue allí, en una de las numerosas mesas vacías, cuando el primer sorbo de empalagoso té con leche se deslizó entre mis labios que, como un relámpago, me llegó de un golpe. ¡Yo no estaba bebiendo té! ¡Yo no estaba sentado en la mesa! De hecho, yo no era el que había entrado en el salón de té. Y tampoco era yo el que acababa de ser atormentado durante una hora discutiendo con un hombre que en ese momento empezaba a parecer como el que estaba cuerdo. De hecho, nunca había estado yo haciendo nada. Fue como si un fardo que hubiera estado cargando durante mi vida entera repentinamente se elevara hacia el cielo como un globo de aire caliente, desapareciendo entre las nubes, para no volver jamás. Todos esos años que había luchado denodadamente para convertirme en un ser humano mejor, más honesto y generoso —todo ese esfuerzo que había hecho para renunciar a mis tendencias de preeminencia, egoísmo y agresión— había sido todo un disparate, todo tontamente, innecesariamente basado en la presuntuosa idea de que tenía algún control sobre mi propio destino, y la ridícula pretensión de que lo que le hacía a "otros" tuviera la más mínima importancia. ¿Cómo pude haber estado tan desorientado? Pero, un momento, ¡ni siquiera era yo quien estaba desorientado! Como apareciendo entre nubes que se desvanecen, repentinamente pude ver que lo que había creído que era "mi vida" había sido de hecho sólo un proceso mecánico. La persona que yo creía que era, era sólo una máquina. Y el mundo en el cual creía que había estado viviendo no era, como había asumido, un mundo de humana complejidad, sino de mecánica simplicidad, de perfecto orden, un juego matemático a partir de programas en movimiento desde el principio de los tiempos.

Así como la clínica perfección del plan científico de Dios empezó a mostrarse ante mí, un extático estremecimiento de absoluta libertad —respecto de la angustia, de las preocupaciones, las obligaciones, la culpa— comenzó a precipitarse por mis venas como un torrente desbordado. Y con ello llegó una envolvente y reverberante paz, una absoluta cesación de tensión, en el reconocimiento de que no importara qué decisiones tuviera que encarar, por difíciles que aparentaran ser, siempre podría estar seguro de que fuera cual fuera la elección que hiciera, sería exactamente la elección que Dios quería que tomara. El misterioso sentido de algo Desconocido que me había arrastrado por tanto tiempo se había evaporado. La gente del café se giraron a mirarme mientras me reía en voz alta, una larga risa a grandes carcajadas, y me decía para mí qué fantástico juego sería la vida si todo el mundo comprendiera cómo funciona todo realmente, si todo el mundo pudiera al menos tener un vislumbre de cuán libres podríamos ser, si todos viviéramos en el Planeta Advaita.