Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Oprah habla con Eckhart Tolle

Artículos - Eckhart Tolle

Oprah habla con Eckhart Tolle

Entrevista a Eckhart Tolle por Oprah O Magazine, 2008
Eckhart Tolle y Oprah

Hace ocho años, mi amigo Meg Ryan me habló sobre El Poder del Ahora: Un Camino hacia la Iluminación Espiritual, escrito por Eckhart Tolle. Es uno de los libros más transformadores que he leído; llevo una copia conmigo dondequiera que vaya, leo sus páginas mas destacadas una y otra vez. Para cualquiera que desee llevar una vida vibrante más conectada, El Poder del Ahora es una lectura esencial, al igual que los otros libros de Eckhart: El Silencio Habla y Un Nuevo Mundo Ahora (A New Earth), los cuales explican el principio básico que ha resonado tan profundamente conmigo y miles de personas: El único momento que realmente tenemos es éste. La felicidad no está en el futuro ni en el pasado, sino en la atención consciente del presente.

Eckhart lo sabía. Alrededor de los 29 años, el autor de origen alemán se había convertido en un eminente investigador de la Universidad de Cambridge en Inglaterra, pero el éxito no fue suficiente para detener su descenso en una depresión tan severa que consideraba en poner fin a su vida. En lo que podría haber sido su última hora, Eckhart tuvo una visión que lo inició en el camino de convertirse en un maestro espiritual. No somos nuestros pensamientos. El mismo hecho de que podamos observar objetivamente nuestros pensamientos, él razonaba, sugiere que el diálogo constante y a menudo negativo en nuestra cabeza, está separado de lo que realmente somos. Darnos cuenta de eso, nos lleva más cerca a la valentía y la paz que Eckhart ha experimentado desde su noche oscura del alma.

Fue una de las mas grandes alegrías de mi carrera hablar con Eckhart en Oprah & Friends en XM Radio como parte de mis Soul Series (Series del Alma). Dio una especie de curso de la vida consciente: habló sobre como intercambiar nuestra existencia de piloto automático por conciencia intencional. Reconocer cómo creamos nuestro propio sufrimiento cuando nos obsesionamos con nuestra historia pasada, y aprender a estar presentes, para nosotros mismos y para las personas que nos rodean, de una manera compasiva, sin juzgar. Su alentadora inspiración me ha permitido a mi y a muchas otras personas ver la posibilidad de una consciencia despierta. Creo que es un profeta para nuestro tiempo.

 

Oprah: En el comienzo de El Poder del Ahora, describes cómo a los 29 años de edad y considerando el suicidio, pensaste: Yo no puedo seguir viviendo conmigo mismo... Y entonces súbitamente me hice consciente de cuán peculiar era este pensamiento. ¿Soy uno o dos? Si no puedo vivir conmigo mismo, debe haber dos yoes: el "yo" y el "mi mismo" con el que "yo" no puedo vivir. Quizás... sólo uno de los dos es real. Me encanta esto porque fue la primera vez que pensé cuando dije, "Me voy a decir algo a mi mismo", ¿quién es el "yo" y quién es el "mi mismo" al que le estoy hablando? Esa es la pregunta fundamental, ¿verdad?

Eckhart: Así es. La mayoría de las personas no son conscientes de que tienen un pequeño hombre o mujer en su cabeza que sigue hablando y hablando y se identifican completamente con ellos. En mi caso, y en el caso de muchas personas, la voz de la mente es predominantemente infeliz, por lo que hay una enorme cantidad de negatividad que se genera de forma continua por este diálogo interno inconsciente.

Oprah: ¿Qué pasó que te permitió darte cuenta de esto?

Eckhart: Una noche, en el momento al cual te estabas refiriendo, ocurrió una separación entre la voz que era la corriente incesante de pensamiento y el sentido de mí mismo que se identificaba con esa voz, y una sensación más profunda de mí mismo que más tarde reconocí como la consciencia misma, en lugar de algo en lo que la consciencia se había convertido a través del pensamiento.

Oprah:¿Cuando te diste cuenta que la voz en tu cabeza estaba separada de la conciencia, te impactó?

Eckhart: Sí claro. Yo no lo entendía, solo me di cuenta al día siguiente que de repente estaba en paz. Había una profunda sensación de calma interior, aunque externamente nada había cambiado, así que sabía que algo drástico había sucedido. Un tiempo después de esta transformación, yo estaba hablando con un monje budista que dijo que el Zen es muy simple: Tú ya no dependes del pensamiento, vas más allá del pensamiento. Entonces me di cuenta que eso era lo que me había sucedido. Todos esos pensamientos repetitivos e infelices ya no estaban mas ahí.

Oprah: ¿De dónde viene nuestra identificación con estos pensamientos y la voz en nuestra cabeza?

Eckhart : El sentido de mí mismo que se deriva de nuestros pensamientos, recuerdos, condicionamientos y del sentido del yo, es un concepto que se deriva del pasado. Es esencial que la gente reconozca que esta voz está pasando dentro de ellos sin cesar, y siempre es un gran avance cuando las personas se dan cuenta de lo siguiente; "Aquí están todos mis pensamientos habituales, repetitivos y negativos, y aquí estoy yo, sabiendo que estos pensamientos están pasando por mi cabeza", entonces la identificación se rompe repentinamente. Eso para muchas personas, es el primer avance espiritual real.

Oprah: ¿De qué manera es eso espiritual?

Eckhart: Lo veo cuando no creo en esto o aquello, sino cuando salgo de la identificación con la corriente de pensamiento. De repente te das cuenta de que hay otra dimensión más profunda que el pensamiento dentro de ti.

Oprah: ¿Y que es eso?

Eckhart: Yo lo llamo quietud. Es una presencia consciente, nada que ver con el pasado o el futuro. También podemos llamarlo "despertar". Es por eso que muchas tradiciones espirituales usan el término despertar. Te despiertas de este sueño del pensamiento. Te vuelves presente.

El silencio habla

Oprah: Tu libro, El Silencio Habla, tiene que ver con esa conciencia. Me encanta esta línea: "Cuando notas esa voz, te das cuenta de que tú no eres la voz ―el pensador―, sino quien es consciente de ella."

Eckhart: Así es. La corriente de pensamiento está conectada con el pasado. Todos tus recuerdos, patrones reactivos, viejas emociones, y así sucesivamente, son parte de eso pero no son lo que tu eres. Esa es una comprensión increíble. Por supuesto, la mente podría decir: "Bueno, entonces dime quién soy".

Oprah: Esa es la gran pregunta. Entonces, ¿cuál es la respuesta?

Eckhart: La respuesta es que quien eres no se puede definir a través del pensamiento o etiquetas mentales o definiciones, porque está más allá de eso. Es el mismo sentido de ser, o presencia, que está ahí cuando te vuelves consciente del momento presente. En esencia, tú y lo que llamamos el momento presente son, al nivel más profundo, uno. Eres la consciencia de la cual todo viene; cada pensamiento surge de la consciencia, y cada pensamiento desaparece de nuevo en ella. Eres un espacio consciente y despierto, y todas tus percepciones sensoriales, pensamientos y emociones van y vienen en ese espacio consciente.

Oprah: A menudo has caracterizado el pensamiento como una terrible aflicción, incluso una enfermedad, y que ese es el mayor obstáculo para El Poder del Ahora. ¿Pero no es el pensar (característico del) ser humano? ¿No es eso lo que nos diferencia de los otros animales?

Eckhart: Sí, y el pensamiento puede ser una herramienta poderosa y maravillosa. Sólo se convierte en una aflicción si deducimos que lo que somos, proviene de este sueño del pensamiento. En ese caso, constantemente te dices a ti mismo lo que yo llamo "la historia de mí". Para muchas personas, es una historia triste, así que siempre están viviendo en el pasado. Eso es un estado disfuncional e infeliz.

Oprah: Vivimos en un mundo donde la mayoría de la gente cree que son su historia. "Yo nací en esta familia, aquí es donde me crié, estas son las cosas que me han ocurrido, y esto es lo que hice". Si no eres tu historia, entonces, ¿quién eres?

Eckhart: Esa es una muy buena pregunta. Por supuesto no se puede negar que estos eventos existen; la historia personal tiene su lugar, y tiene que ser honrada. No es un problema a menos que te pierdas completamente en esa dimensión. ¿Cómo experimentas tu pasado? Como recuerdos. ¿Y que son los recuerdos? Pensamientos en tu cabeza. Si estás totalmente identificado con estos pensamientos en tu cabeza, entonces estás atrapado en tu historia pasada. Por lo tanto, ¿eso es todo lo que eres? ¿O eres más que tu historia personal? Al salir de la identificación con esa historia y al darte cuenta por primera vez que en realidad eres la presencia detrás del pensamiento, entonces eres capaz de utilizar el pensamiento cuando sea útil y necesario. Pero ya no estás poseído por la mente pensante, la cual se convierte en un sirviente útil y colaborador. Si nunca vas más allá de la mente pensante y no hay sensación de espacio, se crea un conflicto continuo en las relaciones.

Oprah: Háblame mas acerca de ese espacio.

Eckhart: Es esa amplia presencia consciente que puedes traer a cualquier relación. Por ejemplo, cuando escuchas a tu pareja o a un amigo o incluso a un conocido, ¿puedes estar ahí como el espacio consciente que está escuchando? O mientras la otra persona está hablando, ¿estás pensando constantemente, preparando la próxima cosa que vas a decir? ¿Estás juzgando y evaluando lo que estás escuchando, o puedes estar allí como el espacio para la otra persona? Yo diría que ese es el mejor regalo que le puedes dar a alguien. Es especialmente importante para los padres y sus hijos, también en las relaciones íntimas. ¿Puedes escuchar a la otra persona en ese simple estado de alerta en el que no estás juzgando lo que estás escuchando? Si puedes, entonces estás ahí como una presencia más que como una persona. No estás imponiendo etiquetas mentales, juicios, ni definiciones sobre la otra persona. Hay un nivel más profundo de conciencia.

Oprah: Para aquellos de nosotros que todavía estamos trabajando con esta idea de separarnos a nosotros mismos de esa voz en nuestra mente, ¿cómo llegamos a ser un espacio sin juicios?

Eckhart: Puedes invitarle si tienes una mayor conciencia del momento presente en tu vida. Por ejemplo, recomiendo que la gente mantenga una presencia consciente de las actividades cotidianas que hacen inconscientemente. Cuando se lavan las manos, cuando se preparan un café o cuando están esperando el ascensor. En lugar de caer en el pensamiento, todas estas son oportunidades para estar ahí como una presencia tranquila y alerta.

Oprah: Sí. Como cuando la gente se baña en la mañana, no están realmente en la ducha; están pensando en llegar a la oficina, lo que tienen que hacer ese día, y hacen listas en lugar de sentir el agua y estar presentes en ese instante.

Eckhart: Así es. Trae esos espacios a tu vida diaria, tanto como sea posible. Cuando subas a tu coche, cierra la puerta y quédate ahí al menos medio minuto. Respira, siente la energía dentro de tu cuerpo, mira el cielo a tu alrededor, los árboles. La mente te podrá decir que no tienes tiempo. Pero esa es la mente hablando contigo. Incluso la persona más ocupada tiene tiempo para 30 segundos de espacio.

Oprah: El Poder del Ahora me ha salvado muchas, muchas veces. De hecho, este ha sido uno de los días más agitados. Acabo de regresar de África, no he dormido lo suficiente y me desperté esta mañana pensando, "Oh, Dios mio, voy a estar tan estresada". Pero dejé eso y sólo pensé, "voy a estar presente ahora". Grabé cuatro programas de televisión hoy, y estaba muy emocionada de poder hablar contigo, pero continué diciéndome, "no pienses acerca de las otras cosas que tienes que hacer. Sólo tienes que estar presente ahora". Y eso es lo que me ha llevado al final del día, en este momento.

Eckhart: Es una constante reorientación en lo que verdaderamente importa, lo que más importa en la vida de cualquier persona, es el momento presente. La gente no se da cuenta que este momento es todo lo que hay. No hay pasado ni futuro, excepto como memoria o como anticipación en la mente.

Oprah: Pero eso es lo que me lleva a cuestionar lo siguiente; En El Poder del Ahora, dices que no hay pasado. Tiene que haber un pasado, porque son todos nuestros recuerdos, todas estas maneras que nos definen.

Eckhart: Nadie puede discutir que existe tal cosa como el tiempo. Usamos el tiempo para reunirnos aquí, de lo contrario, habría sido difícil.

Oprah: Exacto. Estamos de acuerdo en este momento, y estamos aquí, porque esto es ahora.

Eckhart: Sí. El tiempo es algo de lo que no podemos prescindir. Incluso podríamos decir que el tiempo es lo que domina toda esta vida que experimentamos aquí, el nivel superficial de la realidad. Está totalmente dominado por el tiempo, lo que es el pasado y el futuro en la corriente continua. La gente mira al tiempo con la expectativa de que eventualmente los hará felices, pero no pueden encontrar la verdadera felicidad mirando hacia el futuro. Se ha dicho que hay dos formas de ser infeliz; una, es no conseguir lo que deseas, y dos, es conseguir lo que deseas. Si piensas que esto, aquello o lo que sea, te va a hacer feliz, cuando al fin obtienes lo que quieres, de nuevo vas a estar enfocándote en el momento siguiente, sin estar nunca aquí, ahora, que es todo lo que tenemos.

Oprah: Esa es otra cosa que me cambió cuando leí El Poder del Ahora: escribiste que todo nuestro estrés se genera cuando se piensa en lo que sucedió en el pasado o lo que debería ocurrir en el futuro, y que no importa la crisis por la cual estemos pasando en la vida, si somos capaces de tomar una respiración profunda y mirar lo que está sucediendo ahora, en este momento, estamos bien.

Eckhart: Así es. Muchas personas identifican el sentido de sí mismos con los problemas que tienen, o piensan que tienen. Como prueba de realidad, le pregunto a la gente, "¿Qué problema tienes en este momento? No dentro de una hora o mañana, sino ¿qué problema tienes ahora?" A veces, despiertan de repente cuando escuchan esta pregunta, porque se dan cuenta que en este momento, no tienen ningún problema.

Oprah: Tal vez no en ese momento, durante una conferencia contigo. ¿Pero que pasa si estás en una situación peligrosa en el momento presente? ¡Eso es un problema! ¿Entonces que pasa?

Eckhart: Si el peligro surge en el momento presente, puede haber una emoción. Incluso puede haber dolor. Pero eso es un reto, no un problema. Para que exista un problema, necesitas tiempo y actividad mental repetitiva. En una situación de peligro, no tienes tiempo para convertirlo en un problema. Así que cuando la gente pregunta cómo pueden salir de sus problemas, sugiero que entren en el momento presente y vean cuál es el problema ahora. Siempre tienen que admitir: "Bueno, ahora mismo no tengo realmente un problema". Incluso las personas que cumplen cadena perpetua en prisión me han escrito diciéndome, "He entendido tu mensaje y me he liberado". Son libres en su interior.

Oprah: Muy bien, ¿y si no estás en una situación peligrosa, sino que tienes problemas diarios normales? En este momento tengo un montón de esos girando alrededor.

Eckhart: Comienza por entrar en el momento presente para que encuentres ese espacio en el cual los problemas no pueden sobrevivir. En ese momento, contactas con una inteligencia más profunda que la mente pensante condicionada. Ese es el lugar de donde provienen la intuición, la acción creativa, el conocimiento y la sabiduría. Asegúrate de que no estés en un estado de negatividad con el momento presente, porque puedes tomar una decisión basada en la negatividad. Por ejemplo, es posible que estés enojada por no tener mucho dinero. Trabajas muy duro y después de algunos años te vuelves rica. Pero si esa acción proviene de la ira, está contaminada por la negatividad y creará más sufrimiento para ti y para los demás.

Oprah: ¿Cómo puedes cambiar eso?

Eckhart: Descubre cómo te relacionas con el momento presente. Cuando haces eso, lo que realmente estás preguntando es, ¿cuál es mi relación con la vida? El momento presente es tu vida, no está en ningún otro lugar, nunca, jamás. Por lo tanto, no importa la situación que vivas si al final logras alinearte con el momento presente y encontrar algo que agradecer. La gratitud es una parte esencial de estar presente. Cuando estás profundamente en el presente, la gratitud surge espontáneamente, incluso si es sólo agradecimiento por respirar, gratitud por la vitalidad que sientes en el cuerpo. La gratitud es cuando reconoces la vitalidad del momento presente; esa es la base para una vida exitosa. Una vez que te has hecho amigo del momento presente a través de la apertura y la aceptación, tus acciones serán inspiradas, inteligentes y capacitadas, ya que el poder de la vida misma estará fluyendo a través de ti.

Oprah: Incluso si lo que está pasando en ese momento te incomoda.

Eckhart: Sí, incluso si la mente juzga el momento como negativo. A veces la mente te dirá que no tiene sentido ni siquiera intentar. Pero no tienes que creer cada pensamiento que viene a la mente.

Oprah: ¿Practicas esto todo el tiempo? ¿Estás siempre en el ahora?

Eckhart: Sí. Por ejemplo si algunas veces veo a alguien causando dolor a otra persona, la ira surge brevemente y pasa. Pero no se queda en el cerebro y no crea una enorme cantidad de pensamiento inútil. Las emociones pueden ir y venir, pero estoy en un estado de entrega a lo que es, porque lo que está sucediendo ya es el caso. Realmente no se puede discutir internamente con lo que es; si lo haces, sufres.

Oprah: Pero el aceptar lo que está sucediendo, ¿no te deja sin pasión por la vida?

Eckhart: No. De hecho, estás apasionadamente mas vivo cuando estás internamente alineado con el momento presente. Dejas ir la resistencia interna, que en un nivel emocional es la negatividad y en un nivel mental son juicios y quejas. La gente tiene una enorme cantidad de quejas pasando por sus mentes. Algunos incluso lo hacen en voz alta.

Oprah: Y por lo general se quejan de lo sucedido en el pasado.

Eckhart: O de lo que debería estar sucediendo y no lo hace. Estas son formas de negar el momento presente. Eso es un estado muy disfuncional ya que básicamente están negando la vida misma. No hay vida fuera del ahora.

Oprah: De acuerdo, pero entonces ¿Cómo planificamos el futuro? nos han dicho que deberíamos hacerlo, no ser pasivos al respecto.

Eckhart: Sí, y para planificar el futuro, no necesitas perderte a ti mismo en él. La pregunta es, ¿estás utilizando el tiempo en un nivel práctico, o te estás perdiendo a ti mismo en el futuro? Si crees que finalmente vas a ser feliz cuando tomes unas vacaciones, o encuentres la pareja ideal, o consigas un trabajo mejor, o un mejor lugar para vivir o lo que sea, es ahí cuando te pierdes a ti mismo en el futuro. Es una continua proyección mental fuera del ahora. Esa es la diferencia entre el tiempo de reloj, que tiene su lugar en este mundo, y el tiempo psicológico, que es la obsesión continua con el pasado y el futuro. Es necesario que haya un equilibrio al tratar con las cosas de este mundo, lo que implica tiempo y pensamiento, y no ser atrapado aquí. Hay una dimensión más profunda en ti que está fuera de esa corriente del tiempo y del pensamiento, y esa es la quietud interior, la paz, un profundo y vibrante sentido de vitalidad. En ese estado, eres muy apasionado por la vida.

Oprah: ¡Vaya¡ ¡Eso es lo que estamos buscando aquí! El Poder del Ahora es uno de los libros más esclarecedores que he tenido el privilegio de leer. ¿Por qué sentiste la necesidad de escribir un siguiente libro, El Silencio Habla?

Eckhart: La enseñanza evolucionó con los años después de que salió el libro; Tenía algunas nuevas perspectivas sobre la verdad básica. Además, había más que decir acerca de eso que bloquea la nueva consciencia en la mayoría de nosotros; una manera de describirlo es el ego humano.

Oprah: Este es mi tema favorito. ¿Cómo el ego bloquea la consciencia?

Eckhart: Bueno, primero tenemos que ver claramente lo que es el ego. No se trata sólo de ser egoísta, arrogante o verte a ti mismo superior; el ego es la identificación con la corriente del pensamiento. El comienzo del ego se describe en el Antiguo Testamento con la famosa historia de la manzana: Adán y Eva comieron del fruto del árbol del conocimiento, y perdieron ese estado que se exterioriza en la Biblia y que llama el Paraíso; perdieron un estado más profundo de conexión. No creo que haya sido tan inmediato como se describe en la Biblia. Para mí, esa historia es el surgimiento de la capacidad del pensar, de hacer juicios: Esto es bueno, esto es malo. Y creo que tomó un largo, largo tiempo de acumular pensamiento, hasta que la gente llegó a un punto en que derivó todo su sentido de quienes son de la corriente de pensamiento, la entidad (de creación) mental, compuesta de recuerdos, condicionamientos del pasado, y conceptos mentales. Este es el ego con el que la gente se identifica.

Un nuevo mundo ahora

Oprah: En tu último libro, "A New Earth" [traducido al español como "Un Nuevo Mundo, Ahora"], escribes que el ego no es más que la identificación con las formas ―formas físicas, formas mentales, formas emocionales― y que si el mal tiene alguna realidad, esta es también su definición: identificación completa con la forma.

Eckhart: Así es.

Oprah: Y eso resulta de una falta de conexión con cualquier otro ser, así como con la fuente, y este olvido es el pecado original. Cuando leí eso pensé, tienes razón. Cada acto malo o cosa pecaminosa que hemos oído describir, es debido a una completa desconexión, una falta de entendimiento de que yo soy la persona que estoy tratando de vulnerar.

Eckhart: Sí. Al vivir a través de definiciones mentales de quien eres, te insensibilizas a ti mismo de la vitalidad más profunda de lo que realmente eres, más allá de tus pensamientos. Lo que surge entonces, es una identidad conceptual: yo soy esto o aquello. Una vez que estás atrapado en tu propia identidad conceptual, la cual se basa en pensamientos e imágenes creados por la mente, entonces haces lo mismo con los demás. Este es el comienzo de los juicios sobre otra persona, y entonces crees que el juicio es verdad. Así comienzas a insensibilizarte a ti mismo de lo que ese ser humano es realmente.

Oprah: En el libro "A New Earth" también escribiste acerca de cómo nos identificamos con etiquetas, y entre mas exclusivas son, más nos identificamos con ellas.

Eckhart: Cada ego quiere ser especial. Si no puede ser especial siendo superior a los demás, también es muy feliz siendo especialmente miserable. Alguien podría decir: "Tengo dolor de cabeza", y otro dice, "He tenido un dolor de cabeza durante semanas". ¡La gente de hecho compite para ver quién es más desgraciado! El ego que hace eso es tan grande como el que piensa que es superior a otra persona. Si ves en ti mismo esa necesidad inconsciente de ser especial, entonces ya eres libre, porque cuando reconoces los patrones del ego...

Oprah: ¿Cuales son los otros patrones?

Eckhart: El ego quiere tener la razón todo el tiempo. Y ama el conflicto con los demás. Necesita enemigos, porque se define a sí mismo al ver diferentes a los otros. Las naciones lo hacen, también las religiones. Si te identificas con una religión en particular, necesitas al no creyente ―al otro― para sentir mas fuerte tu propio sentido de identidad.

Oprah: Has explicado esto diciendo que se inicia cuando un bebé por primera vez toma un juguete. Si le quitas el juguete o no se lo das, el bebé dice: "No, eso es mío".

Eckhart: Ese es el comienzo de la identificación con las cosas.

Oprah: Y lo que sucede es que crecemos y terminamos adquiriendo juguetes mas grandes.

Eckhart: Sí. El ego es siempre la identificación con una forma u otra, lo que podría ser una posesión como mi casa, mi coche, y así sucesivamente. Tu sentido de quien eres depende de eso. Si esa posesión es luego criticada por alguien más, te pones a la defensiva o agresivo debido a que tu sentido de ti mismo está siendo amenazado. Hay otras formas de identificación; las opiniones son formas mentales. "Yo tengo razón" implica, por supuesto, que otra persona tiene que estar equivocada.

Oprah: Pero dime esto: Mientras estamos en esta forma humana, necesitamos el ego; de lo contrario habríamos evolucionado sin necesidad de él.

Eckhart: Estamos evolucionando fuera de él ahora. El ego ha estado aquí durante miles de años, y eso significa que tiene su lugar en la evolución de la humanidad. Pero nuestra capacidad de pensar más y más, y el empezar gradualmente a identificarnos con el pensamiento, fue como perdimos la conexión profunda con la vida ― con el Paraíso. Creo que estamos en una transición evolutiva donde ahora más que nunca los seres humanos son capaces de ir más allá del ego hacia un nuevo estado de consciencia.

Oprah: Has dicho que nos estamos enfrentando a una elección muy dura y desalentadora ― o evolucionamos o morimos.

Eckhart: Este es el punto en que la evolución de la consciencia, el despertar de la humanidad, ya no es un lujo. Los efectos del ego disfuncional están siendo amplificados por la tecnología. Lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos, a nuestros compañeros seres humanos y al planeta, se está volviendo más y más destructivo y devastador.

Oprah: Sí. Tuve una conversación con Elie Wiesel, y estaba diciendo que este siglo será conocido como el Siglo Enfermo debido a nuestra capacidad para hacernos las cosas más enfermas y más malas los unos a los otros. Y tienes razón: Debido a la tecnología, hay aún mas bombas, munición que puede matar desde distancias más lejanas.

Eckhart: A veces la gente me pregunta si las cosas están mejorando o empeorando, y mi respuesta es que ahora ocurren ambas cosas. Existen dos corrientes en este momento: Una corriente, es la vieja conciencia egoica no iluminada, que aún continúa. Lo notas cuando ves las noticias. La otra corriente es nosotros sentados aquí ahora hablando. No estoy diciendo que somos especiales, pero el hecho de que estamos hablando de esto, que muchas personas lo están leyendo y que es significativo para ellos, significa que hay otra corriente aquí, que es la corriente del despertar de la humanidad. Ambas están presentes en este momento.

Oprah: ¿Cómo no dejarnos dominar por el ego? Sé que es un proceso de toda la vida,¿ pero qué podemos empezar a hacer hoy?

Eckhart: El ego no puede sobrevivir en la quietud, en el silencio, así que invita a la quietud a tu vida. Eso no significa que la quietud sea algo que se obtiene desde el exterior; es darse cuenta de que debajo de la corriente de pensamiento, todo el mundo ya tiene [es] la quietud.

Oprah: ¿Así que no hay que ir a Hawai a sentarse en la cima de una montaña?

Eckhart: No, y no tienes que hacer nada para crearla porque ya está ahí. Mira profundamente dentro de ti mismo y date cuenta de tu sentido de "yoidad" ― tu sentido de ti mismo. Este "yo" está ligado a la quietud. Nunca eres esencialmente más tu mismo, que cuando estás quieto, en el silencio. Puedes invitar al silencio en tu vida tomando algunas respiraciones conscientes muchas veces durante el día. Sólo observa la respiración que entra y sale. Otra forma es sentir la vitalidad de tu cuerpo desde dentro. Pregúntate, ¿hay vida en mis manos? Y luego la sientes. Es sutil, pero está ahí. ¿Hay vida en mis pies, mis piernas y mis brazos? Puedes sentir que todo tu cuerpo interior está impregnado de una sensación de vitalidad, y eso puede servir para anclarte en el silencio, en la quietud. Esto no quiere decir que te alejes por completo del mundo exterior. Aporta equilibrio en tu vida entre estar en el silencio y ser capaz de hacer frente a las cosas de ahí fuera.

Oprah: Se trata de encontrar el espacio intermedio.

Eckhart: Así es. Y también puedes tomar conciencia de un pequeño espacio silencioso entre dos pensamientos. Cuando te vuelves consciente de eso, se hace un poco más largo, por lo que tienes momentos de quietud cada vez más prolongados.

Oprah: Pero si te haces consciente por tanto tiempo que empiezas a pensar en ello, entonces lo pierdes.

Eckhart: En el momento que dices: "¡Oh, mira, no estoy pensando!" ya estás pensando de nuevo.

Oprah: Qué querías decir cuando escribiste en el libro, El Silencio Habla: "Mira un árbol, una flor, una planta. ¡Qué quietud manifiestan, qué profundamente enraizados están en el Ser! Permite que la naturaleza te enseñe la quietud".

Eckhart: Cuando ves un árbol, simplemente quédate ahí como la presencia consciente que percibe el árbol. La naturaleza es muy útil para las personas que desean conectarse con la quietud. Las cosas hechas por el hombre generan más pensamiento porque están hechas por el pensamiento. Ve a la naturaleza. Con el tiempo puedes mantener el estado de quietud, incluso en medio de una ciudad. Me gusta caminar a lo largo de las calles ocupadas con el ruido infernal y la gente corriendo de un lado para otro y sentir la profunda sensación de quietud en el trasfondo.

Oprah: Es como estar en el mundo, pero no ser del mundo.

Eckhart: Eso es exactamente lo que es.

Oprah: Has dicho que la espiritualidad no tiene nada que ver con lo que crees, sino con tu estado de consciencia.

Eckhart: Es la quietud lo que es la dimensión espiritual.

Oprah: ¿Y las creencias no son espirituales?

Eckhart: No, porque las creencias son pensamientos. El pensamiento en sí mismo no es espiritual, aunque a veces puede ser muy útil, ya que puede ser un indicador. Si decimos: "Encuentra la quietud que ya está dentro de ti", eso es un pensamiento, pero el pensamiento apunta más allá de sí mismo.

Oprah: Al final de "A New Earth" dices que las bases para una nueva tierra es un nuevo cielo, la conciencia despierta.

Eckhart: Sí. Eso es una cosa maravillosa. Jesús dijo: "El cielo no viene con señales visibles. Ya está dentro de ti".

Oprah: La quietud.

Eckhart: Sí.

Oprah: ¿Crees que alguna vez será posible vivir en paz en el ahora, o es demasiado para un noble objetivo?

Eckhart: En lugar de preguntar si alguna vez podrás ser libre, porque "alguna vez" es una enorme cantidad de tiempo futuro, pregúntate si puedes ser libre en este momento. El único lugar donde puedes o necesitas ser libre es este momento. No el resto de tu vida. Justo ahora.