Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Entrevista a Rafael Pavía

Artículos - Leo Hartong

Entrevista a Rafael Pavía

Autor de "Conciencia Integral"

Por Eliseo Gutiérrez
Profesor de Mindfulness, colaborador en diferentes medios de comunicación, especialista en temas de orientalismo y tradiciones místicas y herméticas de occidente.

Rafael Pavía

Eliseo Gutiérrez: Hemos tenido la suerte de poder seguir tu trayectoria de investigador e instructor de meditación, lo cual te ha llevado a impartir cursos en diferentes países como Argentina, Chile, México, Estados Unidos, y naturalmente España ¿de todos estos países, en cual vistes que había más aceptación por este tipo de enseñanzas?

Rafael Pavía: Sin duda encontré gran diferencia entre la mentalidad de los españoles y la mentalidad de los sud-americanos, aterricé en Argentina en octubre de 1996, siendo muy bien acogido por los argentinos, allí, por tres años dirigí un centro de meditación en la ciudad de la Plata. Y me sorprendió la diferente mentalidad de los argentinos respecto a los españoles con las cuestiones relacionadas con la meditación, la mística, la psicología y los asuntos concernientes a la espiritualidad, ellos eran mucho más abiertos que nosotros los españoles, sin duda que el peso de cuarenta años de "nacional-catolicismo" influyeron decisivamente en la mentalidad de la "madre patria", así denominaban aun los argentinos a nuestro país.

La verdad es que disfruté mucho en Argentina enseñando, haciendo retiros y compartiendo con numerosa gente entre ellos psicólogos, antropólogos, teósofos, etc. Pude comprobar cómo la cultura social en estas cuestiones era mucho más abierta en Argentina y el resto de sud-América que aquí en España, donde la mentalidad era más cerrada en estas cuestiones.

Después en Chile permanecí medio año, y también noté un cierto cambio de mentalidad sobre los argentinos, en Chile, quizás por sus dictaduras recientes, pues llegamos cuando el Juez Garzón pidió a los ingleses la ex-tradición del dictador Augusto Pinochet, pero puedo decir que en Chile eran bastante más abiertos que los españoles en cuestiones de meditación y espirituales.

E.G.: Cuando tienes que plantear o explicar estas materias ¿es diferente un español y un americano?

R.P.: Hoy en día, no encuentro básicamente diferencia, recientemente hice un par de retiros en Durango y Tula México, y las diferencias sobre la aceptación de esta temática se han igualado entre las culturas americanas y los españoles, aunque aún podríamos ver substratos de fondo cultural que menguan la apertura sobre la temática aquí en España. Sobre todo, en la cuestión mágica o de los fenómenos psíquicos, en América aún sigue teniendo vigencia, pero aquí ya se ha perdido mucho el sentido de conexión con las fuerzas internas de la naturaleza.

E.G.: Sabemos que empezaste a impartir estas enseñanzas desde muy joven, ¿qué edad tenías en tus comienzos?

R.P.: A temprana edad empecé a hacer mis pinitos, pero fue a los 18 años cuando me decidí a practicar la meditación como una disciplina diaria, en el año 80 busqué entre los escasos centros de meditación que surgían por Valencia. Por suerte existía gente adulta y jóvenes en aquellos tiempos que tenían grandes inquietudes por encontrar fuentes de sabiduría. Y aunque no se tenían tradiciones establecidas en España, sí que la inquietud de aquellos buscadores era sincera, sin los artificios digamos comerciales que hoy en día pululan por aquí y por allá.

E.G.: ¿Ha cambiado mucho la visión del público en general hacia este tipo de sabiduría desde entonces?

R.P.: Sí, ha cambiado bastante, hoy encontramos una mayor apertura en toda esta temática, pero en cambio echo de menos la motivación e inquietudes que a finales de los 70 y de los 80 se vivía, en aquellos tiempos la gente se tomaba estas cuestiones con mayor seriedad e intensidad que hoy en día. Recuerdo que en aquel entonces empecé a hacer deporte, footing y aquello aun resultaba raro y extraño, pero mucho más raro era ver gente que se dedicara a la meditación.

E.G.: ¿Tu propia perspectiva al respecto también habrá experimentado una transformación?

R.P.: Sí, naturalmente. La meditación ha sido para mí un continuo aprendizaje y una transformación, tú bien conoces mi trayectoria y ambos podemos decir y testificar sobre los beneficios que la meditación aporta. Sobre todo, en relación a la mutación o transformación de la conciencia.

E.G.: ¿Qué cambios fundamentales has percibido en tu persona?

R.P.: Explicar todas las transformaciones que he vivido requeriría todo un libro o biografía, han sido numerosas las transformaciones vividas. He sido una persona inconformista y he buscado en todas las fuentes tradicionales y mi anhelo siempre fue basarme en las experiencias íntimas. Combiné la tradición occidental con la oriental pues las propias circunstancias me llevaron por ese camino de sincretismo. Percibí incluso un cambio fisiológico, sobre todo en mi sistema nervioso que tenía mal ajustado desde mi niñez. Un acierto que tuve fue iniciarme nada más empezar el camino de la meditación en los trabajos sobre alquimia y tantra, verificando la experiencia del despertar del Kundalini a los 35 años, lo que me permitió comprobar la vinculación entre el trabajo psicológico y el energético, ello me permitió avanzar en este camino con mayor certidumbre. Sin embargo, lo que mayor beneficio me dio fue el trabajo con el silencio y la contemplación, entonces pude conocer la naturaleza primordial de la mente y la conciencia en su estado "no-dual".

E.G.: ¿Qué fue lo que te impulsó a dedicarte a esta labor de enseñanza?

R.P.: Todas las tradiciones místicas nos muestran el ejemplo compasivo de entregar el "Dharma" o las enseñanzas para liberarse, así me lance a la aventura de aprender y enseñar buscando la vía de la compasión o como dicen en el budismo despertar el bodichita de la acción.

E.G.: Aquí en España has desarrollado tu actividad en localidades como Alcira, Vitoria, Gandía, Castellón, en todas ellas has tenido muchos alumnos ¿Por qué no te estableciste definitivamente en alguna de ellas?

R.P.: Por una labor de difusión.

E.G.: Con una trayectoria de más de 35 años como la tuya, habría otras personas que tendrían muchos seguidores ¿Los tienes? ¿Por qué?

R.P.: Nuca me agradó el proselitismo y el tener seguidores, considero que este camino debe recorrerse en plena libertad y eso es lo que he inculcado a todos mis estudiantes. Nuca me agradaron las instituciones u órdenes religiosas porque siempre supe que en ellas pesa mucho la condición humana, es decir los intereses personales por el poder y control de las propias instituciones. Aunque he participado en diversas instituciones incluso en su dirección, siempre lo hice desde el desapego por dichas instituciones.

E.G.: ¿Acaso eres tú mismo el que no desea seguidores?

R.P.: Cierto, nuca quise seguidores, me interesaba mi libertad espiritual y la de los demás. Lamentablemente he tenido que ver en demasiadas ocasiones cómo se busca el control de los estudiantes y desde una manipulación más consciente o inconsciente someter a los estudiantes a una visión rígida y dogmática de lo que es la vía espiritual. Al respecto podríamos hablar mucho, pero no hay necesidad, pues hay que reconocer que las instituciones y órdenes religiosas cumplen su función. Debo confesar que algunos de mis alumnos quedaron desengañados por mí, al evitar el seguidismo; y es que no se entiende con claridad el sentido del gurú-yoga, y también es comprensible que muchos estudiantes necesiten alguien a quien seguir.

Conciencia integral

E.G.: ¿Cuál fue tu propósito, al escribir el libro Conciencia Integral?

R.P.: Bueno, a lo largo de mi trayectoria he elaborado muchos trabajos, pero siempre dirigidos a los estudiantes y nuca hacia el público, hasta el año pasado que decidí escribir el libro Conciencia Integral con la idea de publicarlo, he de dar las gracias a Marta Prieto y su editorial "Kolima", que se dispuso de inmediato a editarlo y publicarlo. El libro me costó poco más de tres meses escribirlo, ya que lo tenía todo metido en mi cabeza, y el propósito fue y es dar una visión a las necesidades contemporáneas de la conciencia humana, partiendo de sus orígenes y el presente; es en el mismo presente donde podemos descubrir el propio origen de la conciencia y su naturaleza atemporal.

E.G.: Como divulgador de la Conciencia Integral ¿Qué perspectivas de futuro te has planteado?

R.P.: Mi proyecto actual, que ya hemos encaminado es crear un circulo de investigación de la conciencia integral (CICI). Con la intención de seguir enseñando a meditar, pero, con la idea de que participen diferentes practicantes, instructores o profesores de meditación sean de la línea o escuela que provengan para compartir la experiencia con ellos, y de esa manera, poder verificar como dicen las grandes tradiciones sobre el despertar de la conciencia, que tal despertar se da en un estado de conciencia No-Dual. La dificultad que se plantea en el proyecto, es que, en el compartir experiencias se tendrá que abstenerse del debate, la discusión o imposición, se trataría de respetar y compartir, respetando todos los niveles y perspectivas, por ello, el espíritu conciliador del silencio es el punto clave para que este proyecto funcione. La intención final del CICI es vislumbrar y facilitar el acceso a una conciencia No-Dual y por tanto integral.

E.G.: ¿Hay alguna corriente filosófica afín a tus enseñanzas?

R.P.: Mi formación en filosofía occidental ha sido autodidacta, pero, mi intención siempre fue la práctica, en filosofía me incline más por la visión oriental. Podemos decir que mi formación ha sido un sincretismo de occidente y oriente. Y en mi afán de sabiduría he pasado por diferentes corrientes desde las líneas esotéricas de occidente pasando por los rosacruces-gnósticos, masonería operativa, teosofía, antroposofía, y lo mismo en lo oriental, partiendo del yoga principalmente el raja-yoga, kundalini-yoga y el gnama-yoga, siguiendo por el zen, el budismo tántrico, para encontrar el dzogchen y la enseñanza advaita. Pero en mi inconformismo lo que siempre busqué fueron los diferentes niveles y métodos dados en cada nivel, lo que me llevó a coincidir con la visión actual de la psicología integral de Ken Wilber. Finalmente, uno se hace afín a la sabiduría y el despertar de la conciencia, a la gnosis perenne, a la talidad o tathagata.

E.G.: ¿Hay algunos maestros actuales o históricos a los que te sientes más vinculado?

R.P.: En mi libro menciono a casi todos los maestros que más me han influido y como digo en el libro muchos autores se han quedado en el tintero. Algo en lo que insisto, es que son muchas las estrellas que brillan en el firmamento de lo espiritual y unas brillan más que otras, pero si dejamos en el firmamento una sola estrella, entonces el cielo estrellado pierde todo su encanto, belleza e inspiración, por tanto, lo importante no son las estrellas, si no la luz que las hace brillar, ese, es el sentido de la conciencia integral.

E.G.: Hablando ya directamente del libro ¿Qué es la Conciencia?

R.P.: Hablar de la conciencia de modo racional es arduo difícil, por ello empiezo mi libro hablando del silencio, que no deja de ser fácil y contradictorio hablar sobre el silencio. La cuestión es que la conciencia exige el ejercicio de la auto-conciencia, de la introversión y reflexión bien entendida, por ello la necesidad de la meditación y la contemplación. Lo interesante de la activación de la conciencia, es que esta es auto-luminosa, es decir que la conciencia cuando es emancipada de sus condicionamientos brilla por sí misma. Llegar a reconocer la cualidad natural de la conciencia es el descubrimiento más dichoso que el ser humano puede experimentar, y de ahí, partir hacia su propia liberación o despertar.

E.G.: ¿Por qué hablar de una Conciencia Integral?

R.P.: Cuando la conciencia se emancipa o libera de sus limitaciones o condicionamientos, puede uno aproximarse o vivenciar la experiencia que algunos denominan como conciencia cósmica, esta conciencia es unificadora e integradora, es una conciencia no-dual, donde desaparece el "tú y el yo", por ello se siente de modo directo la conciencia compasiva y unificadora. La propuesta de divulgar sobre la conciencia integral pasa por explicar al público en general y en particular a los ya meditadores, que la humanidad no ha concluido la evolución de su conciencia; que precisamente la frontera ultima que le quedará a la humanidad es descubrir plenamente su propia conciencia. Como cito en el libro, basándome en diversos autores es el hecho de que la humanidad ha ido evolucionando su conciencia en sucesivas etapas, para ello me baso principalmente en el erudito Jean Gebser, llamado el cartógrafo de la conciencia, quien cita y explica los cinco estados básicos de la evolución de la conciencia humana: Arcaica, mágica, mítica, racional y finalmente nos queda por asimilar la conciencia integral. Lo novedoso del tema, es que el despertar o la mutación de la conciencia integral en la humanidad es cuestión de una participación inicial de unos pocos, que posteriormente se tornará un hecho colectivo, como sucedió en las anteriores etapas evolutivas de nuestra conciencia, por ejemplo, con el estado racional que prendió mecha en los presocráticos, dejó su semilla en la filosofía clásica de la antigua Grecia, cesando por un tiempo en la edad media, para luego en el renacimiento y la ilustración surgiera la mutación del estado racional de modo colectivo.

Cuando la humanidad no avanza en sus estados de conciencia, se queda estancada, repitiendo sus errores sin avanzar, por ello, se dice que la historia se repite con sus crisis una y otra vez, hasta que la conciencia colectiva muta y avanza, cambiando sus perspectivas. Hoy por hoy, hay evidencias que estamos en los albores de una transformación de la conciencia humana, por ello, los que hemos trabajado en la conciencia con "con-ciencia", podemos vislumbrar el cambio que requiere y busca el espíritu humano.

E.G.: ¿A qué tipo de personas crees que les puede interesar especialmente tu libro?

R.P.: Especialmente a los que ya tienen una base en la practica de meditación y han descubierto lo que es la apertura de la mente. Para los neófitos en la meditación les sugiero que se lo lean y lo guarden como un libro de mesita, es decir, para consultar en la medida que avancen en sus diferentes etapas.

E.G.: Aun sabiendo que no es fácil la pregunta y quizás incomoda ¿qué es para ti la iluminación?

R.P.: Con la iluminación descubrimos la realidad profunda de nuestra mente, descubrimos la naturaleza primordial de la conciencia, descubrimos que la dualidad que percibimos en el mundo nos separa y divide creando sucesivos conflictos y más divisiones. Los principales conflictos que vive nuestra conciencia, son la separación entre lo exterior e interior, la separación entre el "tú y el yo". Cuando el "yo" se separa del resto de las cosas y de los seres se queda aislado surgiendo un hueco existencial y con ello el temor, lo que le hace al "yo" generar actitudes egocéntricas queriendo poseer aquello de lo que se siente separado, pero mientras se tenga una conciencia dual, es decir sesgada, dividida, por muchas cosas que tengamos ―aviones, barcos, casas, coches, fama, éxito, etc.― el problema del "yo" y su dualidad o separatividad le hace sentirse desunido, por lo que el sentimiento del "yo" lo mantiene como aislado y desvinculado de todo lo que hay a su alrededor. Cuando comprendemos el problema que genera la dualidad, podemos iniciar el proceso de unificación y aproximación a la totalidad.

Cuando disolvemos la dualidad entonces comprendemos que los opuestos son siempre complementarios, no pueden existir uno sin el otro, por lo que son unidad y no dualidad. En la unidad o totalidad de nada carecemos ya que en todo estamos y nos sentimos unidos, dejamos la separación que tanto nos incordia del "tú y el yo" en pos de la unidad, donde amar y ser amado goza de un continuo fluir.

La principal función de la iluminación es conocerse a sí mismo en plenitud y como suelo decir hay que conocerse a sí mismo hasta las últimas consecuencias; después pueden surgir múltiples ornamentos sobre los estados de iluminación, pero lo fundamental es conocerse a sí mismos. Cuando se pregunta ¿de dónde venimos? solo se puede responder de nosotros mismos, cuando preguntamos ¿hacia dónde vamos? solo podemos responder hacia sí mismos.

E.G.: Si alguna persona al leer tu libro quisiera profundizar más y quisiera contactar contigo ¿habría algún problema? ¿Cómo lo podría hacer?

R.P.: Por supuesto, se pueden poner en contacto por correo electrónico:
conciencianodual@gmail.com

Gracias.

Rafael Pavía

Desde su temprana juventud practicó la meditación, indagando en las técnicas de meditación occidental y oriental y accediendo a las etapas cumbre de estas técnicas, como la contemplación, tanto en su aspecto pasivo como dinámico.

Con más de 35 años de experiencia, ha formado centros de meditación en Valencia, Alcira, Gandía, Victoria, dentro de España. En el continente americano ha sido director del centro de meditación de la Plata Argentina y de la ciudad de los Ángeles Chile. Ha ofrecido retiros espirituales en todas las ciudades mencionadas, y también en México (Durango, Tula); ha dirigido e impartido cursos de meditación intensivos de tres meses en Tolosa y Valencia, España y en Albany, Nueva York.

Actualmente trabaja en el despertar de la conciencia, enfocando tal despertar en el encuentro con nuestro "origen primordial" y con el advenimiento de la conciencia integral de la humanidad.. / Más info