Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Entrevista con Jan Kersschot

Artículos - Jan Kersschot

Entrevista con Jan Kersschot

Para Natural Spirit star people Vol. 55 (primavera 2015)
Jan Kersschot

Pregunta: ¿Qué te hizo volver a "Sí mismo"?

Jan Kersschot: Volver a Sí mismo a tu verdadera naturaleza es algo completamente diferente de lo que la mente del buscador pueda pensar que es, o esperar que es. No es un estado que pueda describirse con palabras. Todas las palabras que utilizo para señalarlo fallarán. Me contradigo muchas veces en mis libros y en mis charlas porque es algo indescriptible. Para mí es más fácil decir "lo que no es". No es un estado especial que haya logrado, está más allá de cualquier sentido del pasado o del presente. No es una combinación especial de energías que corran por mi cuerpo ahora. Tampoco es un estado mental. Es difícil decir qué hizo que volviera a Mí mismo, porque el "yo" tenía que desaparecer antes de que el Sí mismo se hiciera evidente. Solo puedo hablar de ello con metáforas, o con analogías. Yo no hice absolutamente nada para que sucediera. Fue algo que sucedió espontáneamente.

P: ¿Cuál fue el punto de partida?

JK: Cuando tenía siete años, había muchos momentos en los que me preguntaba a mí mismo, ¿cómo sería si no hubiera ningún "yo"? ¿Qué pasaría si Jan no estuviera aquí en absoluto? ¿Qué pasaría si el mundo no estuviera presente? ¿Qué pasaría si no hubiera estrellas, planetas o vías lácteas? Creo que muchos niños tienen este tipo de pensamientos, pero para mí fueron muy cruciales. Cuando tenía quince años, tuve una gran experiencia trascendental mientras besaba a una chica. Mientras nos besábamos, mis labios comenzaron a fundirse con los de ella y en una fracción de segundo desaparecí por completo. ¡Desaparecí! Ya no existía más como una persona. No estoy seguro de cuánto duró esto porque es difícil de recordar. Ahora diría que esta experiencia que tuve a los quince años fue algo fuera del tiempo. E incluso diría ahora que primero tuve que desaparecer para darle al "ser puro" la oportunidad de mostrarse. Es como si estuvieras leyendo un libro y de repente tienes una página en blanco. O como si estuvieras viendo una película y de repente tienes una pantalla blanca y sólo hay luz. Solo hay eseidad pura. Y no hay una persona ahí que pueda hacer comentarios sobre esta página en blanco. No hay ningún ego haciendo comentarios.

P: ¿Qué ocurrió después de eso?

Nadie en Casa

JK: Desde ese momento, me convertí en un buscador espiritual. Si has "visto" esto, quieres volver a verlo. Crees que lo tienes por un tiempo, y crees que puedes volver a tenerlo. Y ahí es donde te conviertes en un buscador. Has saboreado "eso" y quieres probar el néctar de nuevo. Desde los dieciocho a los veinticinco años, mientras estudiaba medicina, leí muchos libros sobre medicina natural y también sobre hinduismo, budismo zen y filósofos de oriente y occidente, como J. Krishnamurti. También comencé a practicar la meditación con un mantra, conocida también como MT o meditación trascendental. Durante la MT, estos momentos de eseidad pura aparecieron de nuevo en mi vida. Después de algunos años, ya no usé el mantra, porque ese estado de ser puro venía de forma automática, solo con que me sentara en una silla y "lo permitiera". También me uní a un grupo de Shiva Yoga en Bélgica durante aproximadamente un año, donde aprendí mucho sobre el efecto de las meditaciones grupales y la competencia entre varios devotos para alcanzar la iluminación. También me volví crítico sobre ciertas creencias en el mundo de los buscadores espirituales. Y siempre sentí que, lo que estaba buscando, era algo muy común y muy cercano, no algo que uno tuviera que buscar en un país lejano o en un futuro. O algo que obtendrás como recompensa por seguir unas ciertas reglas. Cuando profundicé en esto, empecé a darme cuenta de cuántas creencias falsas circulaban todavía. Descubrí libros sobre no-dualismo que aclararon algunos temas. Muchas viejas creencias y malentendidos comenzaron a desaparecer. También vi que este "ser puro" estaba disponible todo el tiempo, no solo durante estos momentos de meditación. Y cuando me encontré con Douglas Harding, él me mostró "el acceso directo" con sus experimentos. Estos experimentos también se describen en mi libro Nadie en Casa. Douglas Harding dijo: "En lugar de pensar en ello o leer sobre ello, le mostraré cómo puede verlo realmente. Le mostraré su rostro original". Sus experimentos me dejaron realmente boquiabierto, aunque algunas personas que asistían a su taller en Bélgica se quejaron de que no veían nada especial. Más tarde, conocí a Tony Parsons, que me quitó algunas expectativas que aún tenía acerca de poner fin a la búsqueda espiritual. Solo me dijo estas tres palabras, "Esto Es Ello". Y entonces todo quedó claro. A pesar de que la mente todavía intentaba y trataba de entender todo eso, ya no había escapatoria. El buscador espiritual fue desenmascarado.

P: Y después de llegar al Sí mismo, ¿hubo algún cambio?

JK: Yo nunca diría que como persona he llegado al Sí mismo. Nunca reclamaré nada para mí mismo. Nunca llegué al Sí mismo como persona. No fui "yo" quien regresó al Sí mismo. De lo que estoy hablando en mis libros y conferencias no es algo que yo haya alcanzado. No es un talento mío, es lo que Yo soy. Es la Eseidad única que no excluye a nada ni a nadie. Desenmascarar al buscador espiritual no garantiza ningún estado específico en el que tú estés. Es solo el final de la búsqueda espiritual. Es la muerte del buscador. Mientras, el organismo continúa funcionando de la manera más natural. La búsqueda no se detiene porque dejes de buscar, o porque creas que has alcanzado todo. Es como la gracia: de repente todo se vuelve claro y obvio. Entonces todas las preguntas sobre este tema dejan de surgir. Aparte de eso, la vida continúa como antes. Desde el exterior, no hay mucho que haya cambiado. Te has deshecho de algunas de las piedrecitas que había en su zapato, por lo que caminar en el parque resultará más natural, pero nadie lo notará. Los cambios se encuentran principalmente en el interior, en el nivel de la búsqueda espiritual.

P: ¿Qué quieres decir por dualidad? ¿Y cómo se relaciona con la no-dualidad?

JK: Uno podría decir que todo simplemente es. Todo el mundo es. Tú no puedes decir "yo no soy". La palabra "ser" es una palabra mágica. Solo ser. Simplemente ser. Lo describo como Eseidad porque no es una actividad como el comer o el respirar. Tampoco es algo que tenga que aprender o practicar, porque de todos modos ya se está haciendo. Tampoco es un objeto que pueda observar. La Eseidad no tiene límites en el tiempo o en el espacio. No puedes encontrar sus fronteras. Por eso decimos que es infinita. Por esa razón escribo Eseidad con E mayúscula. Es infinita, pero eso no significa que sea algo sagrado. Utilizo el término Eseidad porque es un término neutral que no tiene connotaciones religiosas o culturales. Por lo tanto, no excluye a nadie. Y como esta Eseidad no tiene fronteras, tampoco tiene vecinos. Dicho de otro modo: solo hay una. Por eso es única. Esa Eseidad única no-dual es todo lo que hay.

A la mente no le gusta la no-dualidad. La mente es como un cuchillo: le gusta cortar las cosas en dos partes. Sin embargo, con un cuchillo en la mano, no serás capaz de encontrar el infinito. A la mente humana le gusta diferenciar entre izquierda y derecha, alto y bajo, pasado y futuro, positivo y negativo. Pero estas dualidades no son cualidades "reales" de esas personas u objetos, solo son etiquetas. Son pensamientos que aparecen y desaparecen en el cerebro del comentarista.

Esta mismidad, esta Eseidad, no está al lado del mundo conceptual de la mente, ella es mucho más "grande" que eso. En otras palabras, la no-dualidad es mucho más amplia que la dualidad. La dualidad es solo una parte conceptual menor dentro del infinito. Y lo finito nunca puede alcanzar o comprender lo infinito. La mente del buscador es demasiado pequeña para ver el infinito ― todo lo que puede hacer es crear conceptos sobre el infinito.

P: En las enseñanzas de la no-dualidad, a menudo se dice que uno ya está "despierto", pero las personas que no han tenido ninguna "experiencia" de despertar no tienen ni idea de lo que eso significa.

JK: Todo depende desde donde estés mirando. Esto me recuerda la historia del viejo maestro Zen que estaba sentado junto al río, y uno de sus monjes, que estaba en la otra orilla, intentaba cruzar el río para hablar con su maestro. Como el río era bastante profundo y no se veía ningún puente, le pregunta a su maestro: "¿Cómo puedo llegar al otro lado?" Y su maestro sonriendo le respondió: "Ya estás en el otro lado". De hecho, estaba diciendo: "Desde este punto de vista, ya estás despierto, incluso si todavía crees que estás buscando".

En el libro explico este tema en el dibujo que ilustra la diferencia entre la visión X y la visión Y, entre la dualidad y la no-dualidad. Según la visión X, las personas están separadas y sujetas a las leyes del tiempo, del espacio y del pensamiento conceptual. De acuerdo con la visión Y, solo hay unidad, solo hay Eseidad, no hay nada más, y todos ya están despiertos. Pero desde la visión X, nunca se puede saber lo que es la visión Y, porque es imposible para el individuo que busca comprender la Eseidad con la mente. "Tú" solo puedes ser-la, no entenderla. Y desde el punto de vista de la Eseidad (ella no es un punto de vista real, por supuesto), solo hay Eseidad. Todo es Luz, no hay nadie que no esté despierto. En otras palabras, nadie está excluido.

P: ¿Se necesita tener algún tipo de experiencia de despertar para poder ver esto?

JK: No se requiere de ningún requisito específico en absoluto. No hay reglas. No hay pasos. Muchos libros sobre no-dualidad dicen que no hace falta tener ninguna experiencia especial, porque tu esencia ya es completa y absoluta. Pero, por otro lado, muchos de los autores de estos libros sobre la no-dualidad dicen haber experimentado acontecimientos trascendentales que les abrieron los ojos y les hicieron ver de qué se trataba "eso". Esto puede ser frustrante para el buscador porque quiere algo y ellos le dicen que no hay nada que pueda hacer al respecto para obtenerlo. Aquí entramos en una paradoja, porque la no-dualidad no puede ser vista por un individuo. Y sin embargo, algunos individuos parecen haber tenido experiencias de despertar que hace referencia de forma directa a lo no-dual. Por lo general, estas experiencias se describen como experiencias de dicha y paz. El buscador espiritual también quiere tener paz, amor y dicha. Pero estas experiencias ―no importa cuanta paz tengan― no son la Eseidad en sí. Un individuo solo puede experimentar los márgenes del acontecimiento trascendental. Aunque es imposible de describir, parece como si la mente pensante se detuviera y algo mucho más grande tomara el control. El infinito ya estaba ahí, por supuesto, pero a medida que las nubes en la mente se evaporan, el cielo azul pasa a primer plano. Pero no es el buscador quien ve el cielo azul. Todo lo que hay, es cielo azul. El buscador simplemente no se interpone en el camino. Es como un cubito de hielo de agua que se derrite en las aguas circundantes del lago porque hay una corriente de agua caliente que pasa.

* Publicado en japonés en Star People Vol. 55 (Primavera del 2015).
Fuente: Doorzie 21 enero 2016