Ruta de Sección: Inicio > Charlas > 'No hay nada que buscar'

Artículos - Robert Adams (1990, T5)

"No hay nada que buscar"

por Robert Adams Extracto de un satsang celebrado el 23 de agosto de 1990
Robert Adams

Robert: Les doy la bienvenida con todo mi corazón. La mayoría de nosotros hemos estado buscando la realidad desde hace muchos años. Hemos estado con varios maestros, en muchos grupos. Pero aún no encontramos la paz. ¿Por qué? Porque estamos buscando. Esta es una respuesta directa, sucinta. Porque estamos buscando algo. No importa cuántas veces enfatice esto: no hay nada que buscar, y la gente sigue buscando. A veces sería mejor que destruyéramos todos los libros. Los libros son sólo para motivarnos, para hacernos creer que hay algo más. Pero llega el momento en el que tenemos que ir hacia dentro y tratar de entender lo que este cuerpo es en realidad.

La verdad, por supuesto, no es una enseñanza. Yo no hago ninguna filosofía. No imparto una enseñanza por así decirlo. Simplemente hago una confesión y para la mayoría de la gente no significa absolutamente nada. Pero no estamos tratando de atraer a más gente. Aquellos que sientan algo en su corazón siempre vendrán al satsang. Y ustedes siempre atraerán al maestro que esté más de acuerdo a su gusto. No me considero a mí mismo un maestro o un gurú. No me considero nada en absoluto. Sin embargo, la realidad que permanece es su realidad. Es la omnipresencia. Hay una realidad que no tiene cualidades y eso es todo, aquí mismo, ahora mismo. No hay cuerpos aquí. Lo que ustedes ven es asunto suyo. Cuando ven que hay otros están cometiendo un error. Nunca hubo otros.

Siempre estamos en busca de algo. Queremos encontrar al maestro adecuado. Pero, como digo a menudo, tú eres el maestro adecuado. El maestro adecuado es donde te encuentras. Una persona, un lugar o una cosa no es el maestro adecuado. Probablemente hayan visto la película Siddhartha, en la que encontró el río y la paz del bosque. Incluso eso es un error porque él tomó el río como algo serio, y le dio demasiada importancia al bosque. Él era el bosque. Él era el río. Lo que estamos buscando es una absoluta tontería. No hay nada que buscar.

Recibo muchas llamadas. La gente me comenta sus problemas todo el tiempo. Y en realidad no sé qué responderles. ¿A quién le cuento mis problemas? Simplemente no hay ningún problema. No hay problemas, nunca han habido problemas y nunca habrá problemas. Podrías decirte a ti mismo: "Si él tan sólo conociera mis problemas". Pero si vives en el momento, ¿hay algún problema en este momento, en este segundo? No hay nada. Nada es tu verdadera naturaleza. Un problema comienza cuando empiezas a pensar. Pero si aprendes a no pensar, ¿dónde está el problema?

Así que, tenemos que vaciar la mente y después deshacernos de ella. Y no podemos vaciar la mente pensando, sólo podemos hacerlo a través de la observación. Sólo cuando no hay pensamiento, hay realidad. No tiene ningún sentido decirte a ti mismo, "Yo soy el parabrahman, la realidad absoluta. Yo soy no-nacido." Esas son sólo palabras. Y al momento siguiente tienes un problema, tienes una emoción, sientes que algo está mal. Pero sigues afirmando, "Yo soy no-nacido. Soy la realidad absoluta." Es mejor no decir nada, no creer en nada, no ser nada, y eso es simplemente ser tú mismo. Es mejor simplemente sentarte y no pensar en nada y no tratar de llegar a ser nada, que cantar mantras o hacer afirmaciones o seguir diciendo, "yo soy Brahman". El simple hecho de sentarte, hará que te conviertas en ti mismo.

Robert Adams, 23 agosto 1990 (Transcripción 5)
(Traducción de Tarsila Murguía)
Fuente: Robert Adams Satsangs - The Collected Works (eBook version)