Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Yo soy, luego existo

Artículos - Lawrence Doochin

Yo soy, luego existo

por Lawrence Doochin Inner Directions
I Am Therefore I Am

Expansividad

Cuando era niño, me sentaba en la cama por la noche y consideraba cómo el universo podía ser infinito. ¿Cómo puede algo continuar para siempre? Me imaginaba que habría una pared de ladrillo en el espacio donde el universo terminaría, pero luego me preguntaba qué habría detrás de la pared. Tenía que dejar de pensar en toda esta idea porque literalmente me explotaba la cabeza. Este concepto de expansividad, el concepto de que Dios está en todas partes, sin fin, no puede ser entendido y procesado por una mente que está funcionando en un cuerpo. La mente ve la separación, y su percepción es que el tiempo y el espacio son fijos, pero la física cuántica ha demostrado que no son fijos. Sin embargo, una de las ventajas y propósito de estar en un cuerpo, en un yo "separado", es que nos da la percepción de que somos limitados, y esta es la apertura que proporciona el contraste a la expansividad infinita que somos.

 

Una ola se estrella en una playa distante que nadie ha visitado. El viento sopla a través de un grupo de árboles donde ningún humano ha estado. Una hormiga se mueve en el bosque. El hielo está sepultado a veinte pies de profundidad en la Antártida. Todos son Dios, un cuerpo, una Consciencia expresándose gozosamente. Todos son perfectos, todos son Uno, todos aparecen en diferentes formas. Esta expresión es continua, ya sea vista o escuchada por seres humanos. La expansividad es ser la Unidad con esta expresión que está en toda la Tierra y en un universo infinito.

Cuando has estado en el camino por un tiempo, puedes frustrarte a medida que regresan los viejos sistemas de creencias. Viejos miedos, viejos juicios regresan, no para castigar, sino porque son Amor, mostrándote quién eres realmente a través de la comparación. Solo puedes conocer tu expansividad a través de la comparación. Las viejas creencias están contenidas dentro de la expansividad. Si no hubiera árboles, no habría reconocimiento de un bosque. La expansividad es aceptación. ¿Cómo aceptas algo que crees que te está bloqueando la expansividad? Comprende que es la creencia la que te está bloqueando ― acepta y abraza esa creencia.

La expansividad tiene todo y nada. Todo, porque es todas las posibilidades. La nada es a partir de la cual se generan todas las posibilidades.

Comprensión

Cuando recuerdo mi infancia, me doy cuenta de que nunca me sentí cómodo con lo que era. Parte de esto era atribuible al trauma infligido por mi madre, pero parte de esto fue el hecho de que tuve dificultades para adaptarme a este mundo. Vine de un espacio de infinita Totalidad a uno donde estaba limitado. Mi mente, que era muy lógica y analítica, no podía comprender este "otro mundo". Cuando la mente no puede comprender algo, lo teme. Esto es especialmente cierto para la mente que comprende a Dios. Cuando mi mente se volvió temerosa de lo desconocido, intentó hacerse aún más fuerte, bloqueando cualquier recuerdo de mi verdadera naturaleza.

 

Este viaje no puede ser comprendido. Cuanto antes aceptes eso, más pronto estarás en paz. La comprensión es una búsqueda natural de la mente. Durante mucho tiempo traté de comprender lo que me estaba ocurriendo en este camino y hacia dónde me dirigía. Pero mi comprensión nunca me llevó allí, y tampoco lo hará para ti. Dios ocurre. No es que lo pienses y luego vas allí. Intentar comprender es una forma de control que proviene del miedo.

La claridad requiere que algo sea finito, pero Dios no es finito. Permite que el Río de la Vida te lleve en la dirección que presenta. Así como las aguas se arremolinan en el río, moviéndote constantemente junto con el paisaje cambiante, hay un flujo constante de pensamientos, emociones y experiencias que se arremolinan dentro de ti y vuelven a salir de ti. Al igual que el viaje en barco por el río, simplemente disfruta del viaje. No tienes que saber (claridad) hacia dónde te diriges o incluso dónde te encuentras en ese momento. El miedo, como aferrarse a una roca o querer detener el barco, surge de querer saber dónde estás y no ser capaz de saberlo.

No-comprender es el estado de Ser, no un estado de hacer o pensar. Cuando resides en la no-comprensión, estás presente en el cuerpo, no en la mente. Este estado te ayuda a soltar la roca en el río, para que el río pueda llevarte sin tu resistencia.

Cuando ves que realmente no sabes ni entiendes nada, entonces eres libre de Ser. Te sometes a la sabiduría del cuerpo de Dios, permitiendo que el Río de la Vida se te revele. En el mundo, el aprendizaje opera bajo la creencia de que algo puede ser conocido y comprendido. ¿Cómo podemos conocer algo que es infinito? ¿Cómo puede un árbol individual saber hasta dónde se extiende el bosque?

Dios no puede conocerse a Sí mismo como Amor sin aparecer como partes separadas, sin aparecer como algo. Pero incluso estas partes no se pueden comprender, porque son formas que están en constante cambio, nunca estacionarias o fijas.

La aceptación de que no se puede comprender nada conduce a una gran humildad, a una apertura gozosa y a un reblandecimiento del corazón. Cuando el corazón está abierto, todo juicio desaparece, y Dios puede revelarse a ti. Los ojos ven con ternura y compasión expresando el Amor que somos. La libertad es tuya, y estás abierto a todas las posibilidades. Y Dios es infinitas posibilidades.

La paradoja es que, si bien no comprendemos nada, conocemos la Verdad de nuestro Ser. Nos conocemos como Amor, como el Uno.

Confía en lo desconocido. Eso es todo lo que es "conocido", todo lo que es seguro, todo lo que se puede contar. Dios es infinito, posibilidades ilimitadas. Cuando confiamos en lo desconocido, confiamos en Dios.

Dualidad

Mientras camino por el mundo despierto, camino como el Hijo o como el Uno, el Padre es todo lo que existe. Esta alternancia es como un columpio que siempre está en movimiento. Sin el Hijo, el Padre no podría ser conocido como el Padre. Sin el Padre, el Hijo no sería reconocido como el Hijo. Este equilibrio ha definido la Dualidad para mí.

 

La dualidad es el contrapunto de la Unidad, del negro al blanco. Para conocer la Unidad, debes conocer la Dualidad. Uno no existe sin el reconocimiento del otro.

Ver lo "bueno" y lo "malo" no te separa de Dios. Si crees que estás separado, entonces tu visión ve lo bueno y lo malo. Ver lo bueno y lo malo actúa como un falso reforzamiento o prueba de que tu creencia en la separación es verdadera. Lo que vemos "fuera" de nuestro Ser es solo una proyección de lo que vemos "dentro" de nuestro Ser, porque fuera y dentro no están separados. Si vemos separación o diferencias en el mundo, fluye de nuestra creencia en la dualidad, nuestra creencia de que estamos separados de Dios.

¿Qué es lo que más te aleja? Esa es la Unidad que te llama, que te muestra. ¿Qué es lo que más te atrae? ¿Es la Unidad? Esa es la Unidad que te llama, que te muestra. Cada dirección que tomes, cada pensamiento que tengas, incluso la creencia en la Dualidad, es la Unidad. La paradoja se resuelve en el Uno.

Si todavía distingues períodos en tu vida entre estados de miedo/no conectados y estados de unidad/conectados, estás reforzando y perpetuando una dualidad que no existe. Crees en las apariencias. La dualidad es el vehículo en el que puedes ver la Unidad revelada en todo, tanto como la experiencia de Unidad (el estado conectado), como el contraste con la experiencia de Unidad (el estado no-conectado).

No podemos reconocer algo como Amor si lo reconocemos como algo separado. La apariencia de Dualidad se ve reforzada por el reconocimiento de la Dualidad. ¿Qué pasaría si pudiéramos ver la Unidad que está presente en la Dualidad, la apariencia de las diferencias? Regocíjate en la apariencia de las diferencias, porque esta es la riqueza de la Vida, el camino para que tú, como Divinidad, te conozcas de infinitas maneras.

Lawrence Doochin

Lawrence Doochin ha recorrido un largo viaje de autodescubrimiento. Después de años de estudio espiritual, Lawrence comenzó a recibir estas revelaciones, que grabó en su diario. Mientras escribía, Lawrence no tenía idea de que las revelaciones se convertirían en un libro.

www.iamthereforeiam.com