Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > El Vedanta no es un camino

Artículos - James Swartz (2011)

El Vedanta no es un camino

por James Swartz
James Swartz

La gente siempre piensa que el camino que están siguiendo es el mejor, por lo tanto odian que tengas la temeridad de sugerirles que tu camino es el mejor para ti. La mayoría de los cristianos son buenas personas que viven buenas vidas, por ejemplo, pero son muy fáciles de disgustar por su visión condescendiente de que Cristo es el único camino.

El propósito de este artículo es dejar las cosas claras sobre mis puntos de vista en relación con la eficacia de otros caminos frente al Vedanta. Antes de entrar en detalles debería mencionar que de las decenas de correos electrónicos que recibo todos los meses y los muchos cientos —probablemente más de mil— de personas que me encuentro todos los años rara vez alguien tiene un problema con la idea de que el Vedanta destaca como el "abuelo" de todos los caminos. Pero de vez en cuando me preguntan si creo que el Vedanta es el único camino. De vez en cuando oigo que alguien piensa que soy dogmático. Puedo entender las críticas. No las tomo como algo personal por la misma razón que no tomaba las críticas personalmente cuando estaba creciendo.

Una de las razones, que es fácil pensar, por la que creo que el Vedanta es superior a otros caminos es la confianza con la que yo enseño. Tengo una gran confianza, porque cuando mi gurú trabajó en mí, el Vedanta me liberó y con los años he visto que está liberando a un buen número de personas que vienen a mis clases de Vedanta. Es importante entender que no estoy reclamando ningún mérito por la iluminación de nadie. Hay cuatro factores que intervienen en ella y el maestro es sólo uno. Los factores son: las cualificaciones del buscador, un adecuado medio de conocimiento probado, un maestro cualificado y la gracia de Dios.

En mi opinión, el Vedanta se lleva todo el mérito. Yo sólo enseño porque me encanta enseñar. No tiene nada que ver con los resultados. Esto puede ser difícil de aceptar, pero el Vedanta te liberará si estás adecuadamente cualificado y si eres correctamente instruido —¡incluso si el maestro no está liberado! Por supuesto, es más eficaz si el maestro está liberado —ya que será de gran inspiración ver el conocimiento funcionando en un ser humano vivo— pero no es absolutamente necesario. Esto es así porque el Vedanta es totalmente impersonal. Es un método probado. No depende de la experiencia personal del maestro.

Antes de profundizar en el tema, también es necesario examinar la diferencia entre el despertar y la liberación. El despertar es una especie de liberación temporal. Es una experiencia que debe ser asimilada correctamente. Cuando te das cuenta de que el mundo está vacío de significado y que tú no eres el hacedor —pero que todavía te identificas con el hacedor— tu despertar no es el final. Es sólo un paso previo en el camino, aunque a menudo se piensa que es el final. Hay un libro interesante de Adyashanti, El final de tu mundo, que más o menos intenta guiar a las personas que han tenido experiencias de despertar. Puedes muy bien argumentar que los muchos maestros "iluminados" que cayeron en desgracia eran personas que dejaron de indagar cuando "despertaron" y se dispusieron a iluminar a otros basándose en la idea de que la iluminación es algún tipo de experiencia.

El Vedanta no está interesado en las experiencias de despertar. Aunque yo tuve muchas, mi gurú desde el comienzo de mi discipulado me dejó muy claro que no estaba interesado en lo que estaba experimentando o había experimentado. Y si estudias los textos no hay enumerada ninguna cualificación experiencial para la liberación. Esto es así porque el ser está siempre presente y todo lo que necesitas es un medio para revelarlo. Cuando es revelado en el contexto de la enseñanza, es fácil entender lo que significa y lo que no significa, en términos de tu vida aquí en el samsara. Cuando actúas por tu cuenta o en presencia de un maestro que no está capacitado para enseñar, puedes fácilmente sacar la conclusión de que no hay garantías. Un buen ejemplo podría ser el agradecido y ahora ya fallecido Adi Da Samraj Avabhasa Samraj Ruchira Buddha Da Free John Avatar etc., etc., a quien el ser le fue revelado hace muchos años. Él hizo tal caricatura de su experiencia que cualquier persona con dos dedos de frente, sin duda no estaría inclinado en buscarla.

El despertar puede ocurrir en cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier circunstancia. Nadie sabe por qué sucede, excepto para decir que es una bendición o una maldición —si no sabes qué hacer con ella. El despertar no es la liberación, porque la liberación es el conocimiento de sí mismo, del ser, y el ser nunca ha estado dormido. La liberación es la liberación de la persona que ha despertado, suponiendo que esa persona haya estado realmente dormida. De hecho, despertar y dormir son sólo metáforas para describir el conocimiento y la ignorancia. Probablemente el 99% de quienes afirman haber despertado y/o haberse liberado no entienden este punto. Mantienen la perspectiva limitada y afirman que consiguieron un algo experiencial adicional... ¡La liberación! Pero el ser es siempre libre. Siempre ha sido libre. Así que no hay una ganancia. Hay una pérdida —de la ignorancia de sí mismo— pero eso es todo. No eres maravilloso porque tienes lo que siempre has tenido. No tienes derecho a que el mundo te adore. Deberías estar avergonzado de que hayas tardado tanto tiempo en averiguarlo y deberías estar feliz de tener la boca cerrada.

Puedes comparar peras con manzanas porque ambas son frutas. Pero no puedes comparar manzanas con computadoras, ya que no están en la misma categoría... Ahora suelto la bomba: El Vedanta no es un camino. Así que no puedes compararlo con los diversos caminos hacia la iluminación. El Vedanta es un pramana. Pramana es un medio de conocimiento de si mismo (del ser). Un camino requiere esfuerzo. Tienes que caminar. Para caminar tienes que ser un hacedor, un caminador. El Vedanta se encuentra por encima de todos los caminos. Es el conocimiento el que te libera, independientemente de la forma en que llegues a él. Cualquiera que tenga este conocimiento, adquirido con o sin un maestro, asumiendo que anula su sentido de ser un hacedor y neutraliza los vasanas vinculantes, es un Vedantín, haya oído o no alguna vez, él o ella, hablar del vedanta pramana y del vedanta sampradaya, el linaje. El conocimiento es el conocimiento. No tiene nada que ver con las personas y sus experiencias.

Si tus ojos están abiertos, no tienes más remedio que ver lo que está delante de ti. Si escuchas el Vedanta con mente abierta, el conocimiento de sí mismo ocurre. No se requiere ningún esfuerzo. El esfuerzo puede ser necesario para liberar tu mente por un momento de sus creencias y opiniones y dejar que el conocimiento de sí mismo penetre, pero una vez que está abierto, el conocimiento eliminará tu ignorancia acerca de quién eres. En otras palabras, es el conocimiento, no el hacedor o ego, el que hace el trabajo. Si el ego/hacedor hiciera el trabajo, podría pretender estar iluminado. Pero no puede hacer tal afirmación porque es el conocimiento el que hace el trabajo.

El Vedanta es una palabra compuesta. Veda significa conocimiento y anta significa fin. Por lo tanto, significa "el conocimiento que termina con la búsqueda del conocimiento". El conocimiento aquí significa el conocimiento de sí mismo (del ser). Todas las escrituras del Vedanta dejan claro este punto desde el principio. Si no tienes nada que ver con las escritura toma la declaración de Ramana "Es sólo por el conocimiento que se gana el ser" como la verdad. Es la verdad porque la realidad es no-dual, así que tú ya eres el ser y sea lo que sea que experimentes en cualquier momento es el ser. Por lo tanto si estás buscando la liberación, dejarás de buscar cuando comprendes cómo y por qué el buscador ya es libre. En otras palabras, tienes un problema de ignorancia. Si tienes un problema de ignorancia, ningún camino va a funcionar. Sólo el conocimiento va a funcionar. Hay un único ser. Hay un único problema — la ignorancia. Y hay una única solución — el conocimiento. Estas declaraciones pueden parecer dogmáticas, pero no son más que declaraciones de hechos. Si estás situado en la dualidad y piensas que hay muchos hacedores y muchos caminos y muchas verdades, no te gustará esta declaración y dirás que soy dogmático.

También puede parecer que soy dogmático porque el Vedanta suele confundirse con el Yoga, que es un camino. El Yoga es para hacedores. Si hay algo que puedes hacer, entonces puede haber muchas maneras diferentes para realizar el ser y entonces podrías argumentar que la certeza que comunican mis palabras —que no son mis palabras— es arrogancia. No hay manera de que puedas llegar a otro punto de vista si partes de la suposición de que la realidad es no-dual.

También podrías argumentar que la auto-indagación es para hacedores. Puesto que la indagación requiere que haya alguien haciendo la indagación y la acción de indagar. Así, visto desde esa perspectiva, el Vedanta es un camino. Si se diferencia del Yoga, un término genérico que abarca todos los intentos de obtener la libertad a través de la acción, es sin embargo en que el fruto de la indagación es el conocimiento, no un cambio en la propia experiencia. Es un conocimiento que anula al hacedor, a diferencia de otros caminos que dejan intacto el hacedor. Cuando el hacedor se deja intacto, decimos que el hacedor tiene la enfermedad de la iluminación. Él o ella piensa que él o ella tiene algo especial o diferente de lo que él o ella tenía antes o de lo que las personas "no-iluminada" tienen.

También podrías argumentar que el conocimiento de sí mismo es inútil porque no cambia la experiencia y que la única razón por la que la gente busca la iluminación es porque sufre. Pero el conocimiento cambia tu experiencia de tal manera que la acción o la experiencia nunca pueden hacer. Porque cuando conoces la verdad de tu naturaleza, dejas de buscar experiencias, tus vasanas vinculantes se evaporan y tu mente, que es el instrumento de la experiencia, se vuelve puro. Cuando la mente es pura, goza de un estado casi constante de dicha que nunca puedes obtener a través de la búsqueda de objetos en el samsara.

El Vedanta es muy inusual porque anula al hacedor, pero también deja al hacedor intacto. Los caminos más experienciales dicen que el hacedor debe ser destruido por la liberación. Es una idea errónea, porque la presencia del ego no anula la existencia del ser. El ser está presente cuando el ego está presente. Así que el ego puede seguir funcionando y tú puedes estar libre de él, simplemente sabiendo que es una función en ti, no tu identidad.

En mi próximo artículo voy a explicar por qué si el Vedanta es un camino es mejor que cualquier otro camino.