Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Tú estás soñando (3)

Artículos - Randall Friend (2008)

Tú estás soñando (Parte 3)

por Randall Friend
Randall Friend

Más allá de la apariencia

Veo un cuerpo, una cabeza, brazos, piernas, ojos, boca, oídos... Sé sobre un cerebro, pulmones, corazón, estómago, hígado... "Escucho" pensamientos, conceptos, recuerdos, asociaciones... Observo este cuerpo-mente yendo por el mundo, tomando decisiones, pensando, hablando, sintiendo dolor, sintiendo placer... Presencio este cuerpo-mente teniendo pensamientos sobre un "yo" que hace esto, un "yo" que hace aquello... Todo es perfecto tal como es. Nada es necesario cambiar. Pero NO ES lo que yo soy.

Lo que yo soy VE el cuerpo, la mente, las decisiones, el sufrimiento y el éxtasis. Lo que yo soy conoce el movimiento, conoce los intentos de encontrar respuestas, de conocer la verdad, de encontrar la iluminación. Pero lo que yo soy nunca puede tener nada de esto, nunca puede encontrar nada de esto, y de todas formas no los necesita.

Lo que yo soy no tiene la capacidad de buscar, de moverse, de pensar. Lo que yo soy no tiene la capacidad de preocuparse o de no preocuparse. Lo que yo soy ni siquiera sabe el nombre de estas cosas ni el significado de ellas... Lo que yo soy es la fuente de todo ello: yo VEO el ir y venir del cuerpo, de la mente, de la misma conciencia.

VEO las creencias pasar como nubes, VEO el sufrimiento tornarse en alegría y luego nuevamente en sufrimiento. VEO el "pensamiento-yo" surgir para acoger el sentido de separación: yo lo VEO pasar.

Lo que yo soy nunca es tocado, tal como un espejo que refleja todo, incondicionalmente, nunca reteniendo nada; no porque no lo desee sino porque no tiene la capacidad de retener.

Lo que yo soy no tiene ninguna capacidad de desear o no desear, de necesitar o no necesitar, de temer o no temer. Lo que yo soy nunca nació ni puede morir, porque es únicamente el cuerpo- mente pasajero el que nació y morirá.

Y lo que yo soy es lo que TÚ ERES: el ya presente ser-conciencia, el cual está detrás de todo lo que surge, incluyendo el mundo, el cuerpo-mente, y aun esta consciencia.

Lo que tú eres está presentemente viendo-conociendo sin hacer nada, sin esfuerzo. Lo que TÚ ERES es el espacio abierto, el telón de fondo sobre el cual esta entera representación, este sueño, está ocurriendo.

Esto no es algo que "tú" tienes que lograr: es LO QUE TÚ ERES. La identificación con ―o la creencia en― el cuerpo-mente COMO lo que tú eres es el único aparente bloqueo para ver lo que tú YA ERES. Ninguna medida de meditación, ningún camino espiritual puede "ayudarte" a lograrlo, porque ese cuerpo-mente que medita es tan sólo otra ocurrencia en lo que tú eres. La meditación es presentemente conocida. YA es el caso.

La única cosa que puede hacerse, y que YA está ocurriendo, es descansar en esta silente y espaciosa conciencia vidente-cognoscente, observar el cuerpo-mente haciendo su trabajo, moviéndose de diversas maneras, buscando, sufriendo, experimentando placer y dolor. No hay nada que necesite hacerse al cuerpo-mente, ninguna experiencia, ningún logro que tengan necesariamente que ocurrir.

Pero buscamos una respuesta dentro del sueño, dentro de aquello que es visto-conocido. Sin embargo, el concepto de un "yo" que ve este cuerpo-mente es también una ilusión, es todavía una falsa separación. Decir "yo conozco el cuerpo-mente y no es lo que yo soy", es TAMBIÉN separación, también dualidad.

Así que ¿cuál es la respuesta? ¿Quién está viendo-conociendo? ¿Quedarás satisfecho con la respuesta "nadie está viendo-conociendo"? ¿Es posible que lo que tú eres realmente no sea una cosa, nadie, carente de significado, no-existente (o, para decirlo de otra manera, la única cosa que existe)?

 

¿Puede el espejo verse a sí mismo?

P: Comprendo esto intelectualmente, pero aún no estoy allí.

R: La mente sólo tiene al intelecto: esa es su herramienta. Esa herramienta utiliza conceptos y tiempo para crear esta realidad relativa, este sueño... Desglosa todas las cosas en conceptos, de otro modo todo sería un misterio, todo sería la ACTUALIDAD de ESTO y no sería descriptible.

Sin esto, no habría ninguna capacidad de "conocer" qué es esta cosa, este "cuerpo-mente", este YO. No habría ninguna capacidad de tener la creencia de que esta "cosa" es un YO, de que es "lo que yo soy". De manera que la mente sólo puede ver las cosas de acuerdo a su mecanismo, de acuerdo a las cualificaciones por las cuales conoce: "cosas".

Pero lo que tú eres no es una cosa, no puede NUNCA ser una cosa, porque las cosas son únicamente cajas conceptuales, confortables pequeños paquetes, comprensibles únicamente en referencia a otros pequeños paquetes. ¿Qué soy yo? Soy una persona. ¿Qué es una persona? Una persona es un cuerpo y una mente, un ser humano. ¿Qué es un ser humano? Un ser humano es un cuerpo y una mente. Un gran círculo sin ninguna puerta de salida.

La mente sólo puede comprender intelectualmente, utilizando conceptos. Así que aquí los conceptos son utilizados no para que la mente comprenda, sino para ir más allá de la mente hacia aquello que es anterior a la mente, anterior a cualquier comprensión o no-comprensión.

¿Qué ES anterior a la mente? ¿Qué ES anterior a cualquier comprensión? ¿Qué ES anterior a la apariencia del cuerpo? ¿Qué es constante e inmutable, mientras pasan mente y cuerpo, y de hecho, el mundo entero? ¿Qué está reflejando el mundo que aparece, sin ser tocado? ¿Qué está leyendo estas palabras, ahora mismo?

Si dices "SOY YO", ¿ves este sentido de existencia y conciencia innegable, totalmente presente, 100% inevitable, inescapable e indescriptible por el intelecto? ¿Conoces ―anterior al intento de la mente de comprender― el espejo que refleja todo sin retener, sin la capacidad de conocer? ¿Puede el espejo verse a sí mismo?

Tú dices: "Yo no estoy aún allí". Esta conciencia reflejante, ¿se marcha alguna vez a alguna parte? ¿O es tan sólo el escenario el que cambia, dentro de la reflexión? ¿No es tan sólo el "show" el que pasa a través de esta conciencia reflectante? ¿Necesita el espejo "estar allí", o tan sólo refleja el aparente ir y venir, el devenir y no-devenir, el existir y no-existir, el comprender o no-comprender, la vida y la muerte?

Lo que tú eres es el espejo reflejando el mundo ―y el mundo y el reflejo del mundo no son dos― surgiendo juntamente, como las dos caras de una moneda. E incluso la moneda es tan sólo un concepto. ¿Puede alguna vez el intelecto entender eso?

 

¿Es esto lo que realmente deseas?

¿Qué es la Iluminación?

Hay todo tipo de conceptos sobre lo que es, incluido el concepto de que la Iluminación tiene un propósito: hacer-ME sentir mejor, hacer-ME más pacífico, más feliz, más sereno, permanentemente sabio y libre.

Descartando todo ese sin sentido, Iluminación es Aniquilación. Aniquilación del "yo". ¿Es esto REALMENTE lo que deseas? ¿Es esto lo que REALMENTE estás buscando? Si hubieras sabido que era la aniquilación del "yo", y no hacer TU vida mejor, ¿habrías realmente malgastado tanto tiempo y dinero comprando libros, visitando maestros, sentándote en meditación?

Así la Iluminación se vuelve una meta: algo que "yo" necesito hacer para "lograr" la Iluminación. Entonces "yo" seré una mejor persona, tendré una vida mejor, seré más feliz y estaré más en paz. Entonces "yo" comprenderé todos los misterios de la vida.

Pero la Iluminación es la aniquilación del yo: borrar totalmente el "yo". Nadie queda para ser feliz, nadie queda para estar en paz, nadie queda para tener una vida mejor.

Pero la aniquilación del yo no significa que este "yo" existe aquí y ahora, y luego, MÁS TARDE, este "yo" será aniquilado. Esto es TOTAL aniquilación: la realización de que NUNCA HUBO ningún "yo", NUNCA HUBO en principio ningún "yo" que pudiera tener esas cosas. La Iluminación significa que en principio NUNCA HUBO nadie allí que deviniera iluminado. NUNCA HUBO un buscador, NUNCA HUBO una "persona" que estuviera sufriendo, NUNCA HUBO nadie que necesitara paz, o felicidad, o una vida mejor.

Total aniquilación: ¿es esto realmente lo que deseas? Ninguna "persona" desearía jamás esto. Ningún "yo" desearía jamás al "yo" aniquilado, o ver que el "yo" era únicamente un concepto, un pensamiento. Nunca ningún "yo" ME desearía no haber existido jamás. Ninguna "mente" podría visualizar o conceptualizar jamás su propia inexistencia.

Así que la aniquilación nunca ocurrió ni podría ocurrir, porque no hay nada que aniquilar, nadie que DEVENGA inexistente, ningún "yo" que perder. La Iluminación era únicamente otro intento de la "mente" de "mejorar" esta historia de vida, de aliviar el sufrimiento causado por la referencia a algo que en principio jamás existió.

 

¿Quién eres tú?

¿Qué es la "vida"? ¿Qué es el "mundo"? ¿Qué es la "persona"? ¿Quién eres "tú"?

¿No son todos ellos sólo historias? ¿Podrían sobrevivir sin un pasado y un futuro? ¿No son también "pasado" y "futuro", sólo historias apareciendo AHORA? ¿Qué son todas estas cosas sino historias? ¿Y ante quién están apareciendo?

¿No son "quién, cuándo, dónde, por qué, cómo", todos ellos parte de la historia? ¿No es el propio "uno mismo" ante quien están apareciendo, a quien ellos se aplican, sólo parte de la historia? ¿No es el YO una parte relativa de la historia?

¿No dependemos de estas apariencias relativas para definir quiénes somos? ¿No es cada pedacito de aquello que hemos identificado como YO, o MÍO, aún sólo parte de la historia? ¿No tenemos una creencia (algo no evidente en la experiencia directa) en que esta apariencia relativa, este cuerpo-mente impermanente, es lo que nosotros somos?

Sin contar ninguna historia, ¿qué eres tú? Sin mirar el pensamiento, la memoria, las formas, las creencias, los conceptos, sin confiar en nada relativo, ¿qué eres tú?

¿No eres tú únicamente aquello en que las historias aparecen? ¿Aquello que permite que estas historias aparezcan? ¿Aquello que ilumina estas historias? ¿Aquello que ni acepta ni resiste estas historias?

¿No es lo que tú eres la ya-presente Paz, en la cual cualquier cosa puede ser tal como es, cualquier historia surgir sin esfuerzo, incondicionalmente?

¿No es lo que tú eres el ya-presente Amor, que es el espacio-uno, sin separación, en el cual lo "separado" aparece?

¿No es lo que tú eres la Beatitud, que ve todas las apariencias, todas las historias, como únicamente Dios, como únicamente Uno? Si la identificación con estas cosas relativas es vista como falsa, la pregunta es: ¿quién o qué eres tú?

¿Podría la respuesta ser: "ninguna-cosa"? ¿Podría la respuesta ser: "no lo sé"? ¿No es el intento de conocerte a ti mismo como "alguna-cosa" aún parte de la historia? ¿No es el conocimiento una acumulación de "cosas", ideas, conceptos, pensamientos?

¿Requiere de más conocimiento el conocer lo que tú eres? ¿O es la desaparición del conocimiento, hasta que todas las creencias, todas las ideas, todos los conceptos, todos los pensamientos son vistos por lo que realmente son?

Tan sólo una historia... Y aquel a quien estas historias se aplican, ¿existe aparte del pensamiento que está surgiendo ahora?

Volver a Parte 2  |  ...Continuará en Parte 4