Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Más allá de la religión

Artículos - Steve Taylor

Más allá de la religión

¿Trascenderán los seres humanos alguna vez la necesidad de religiones?
por Steve Taylor28 de junio de 2019
Steve Taylor

Hace unos años, dos jovencitos mormones elegantemente vestidos se me acercaron fuera de mi biblioteca local. "Disculpe señor", me dijeron. "Me preguntaba si alguna vez ha leído la Biblia".

Estaba con mi hijo y él necesitaba llegar a casa para almorzar, así que decidí ser franco y directo. Les dije que no y decidí probar lo que considero dos de los mejores argumentos contra la religión.

"Hay miles de religiones diferentes en el mundo, todas con creencias diferentes", les dije. "Y cada una de ellas cree que tienen la verdad y que las creencias de todas las demás son falsas. Eso debe significar que ninguna de ellas tiene la verdad. Es muy probable que todas estén equivocadas. O piense así: ¿de dónde vienen sus creencias? Se las transmitieron sus padres. No las buscó ni las evaluó, se las pasaron a usted y nunca las cuestionó".

"Eso no es correcto", respondió educadamente uno de los chicos mormones. "Nuestros padres no nos impusieron sus creencias, nos las ofrecieron. Cuando tuve edad suficiente, pensé en ellas y llegué a la conclusión de que tenían razón".

Me di cuenta por sus expresiones que mis argumentos no habían tenido ningún efecto. De hecho, sabía que no tendrían ningún efecto ya que hace tiempo que llegué a la conclusión de que es imposible usar el poder de la razón en los debates sobre religión.

En mi opinión, hay dos factores involucrados. Una vez que las creencias están profundamente arraigadas dentro de la psique humana, particularmente durante la infancia, son muy difíciles de desalojar. Y en segundo lugar, los sistemas de creencias religiosas satisfacen poderosas necesidades psicológicas, que son difíciles de satisfacer de otras maneras.

Los orígenes de la religión

¿Han sido los seres humanos siempre religiosos? Depende de lo que quieras decir con "religión". Hay evidencia de que los antepasados humanos (y muchos de los pueblos indígenas del mundo) no eran religiosos en el sentido en que normalmente lo entendemos. Como señalo en mi libro La Caída, la mayoría de los grupos indígenas, al menos antes de la colonización y la conquista, no tenían conceptos de dioses que vigilaban el mundo e intervenían en los asuntos humanos. Más bien, los grupos indígenas tienden a ser animistas o panteístas. Tienden a concebir una fuerza espiritual impersonal que impregna todas las cosas (un buen ejemplo de esto es el concepto de "Gran Espíritu" o "Gran Misterio" concebido por algunos grupos de nativos americanos). Al mismo tiempo, generalmente creen en "espíritus" individuales (que se conciben como vapores o fuerzas, más bien que como seres personales) que habitan en el mundo que los rodea.

La religión como la conocemos parece estar asociada con el desarrollo de la agricultura y de los primeros asentamientos. También parece estar relacionada con lo que normalmente consideramos como "civilización": avances tecnológicos, estructuras sociales jerárquicas y la guerra. Desde entonces, sin embargo, la religión ha estado indeleblemente vinculada con las sociedades humanas. Desde sociedades politeístas como la antigua Sumeria o Grecia o Roma, hasta grupos monoteístas como los antiguos sumerios y egipcios y las religiones "abrahámicas" del judaísmo, el cristianismo y el islam.

Entonces, ¿por qué surgió la religión? Algunos psicólogos evolucionistas sugieren que la religión ha sido "seleccionada" como un rasgo por la evolución porque tiene un valor de supervivencia: crea cohesión social e identidad grupal. Esto parece factible, pero el hecho de que los grupos humanos anteriores no tenían religión en el sentido normal del término parece socavar el argumento.

Otra teoría es que la religión era necesaria debido a su función explicativa. En ausencia de una comprensión científica, las religiones ofrecían formas de explicar el funcionamiento de la naturaleza y los acontecimientos aleatorios de la vida humana. No era posible explicar cómo nació el mundo o cómo evolucionaron los seres vivos, por lo que era necesario creer que Dios creó todo. La muerte y la enfermedad pueden ser causadas por la voluntad de Dios; vientos y tormentas pueden ser causados por dioses del clima.

Algunos ateos han predicho el "fin de la religión". Creen que ahora que la ciencia ha ofrecido explicaciones más racionales del mundo, la religión ya no es necesaria. En teoría, al menos, los seres humanos deberían ser capaces de prescindir de explicaciones sobrenaturales. Esto también encaja con la idea de que la religión es una especie de "virus" que infecta la mente de las personas, propagándose a los niños de sus padres, y a las personas a través de su comunidad más amplia. De acuerdo con esto, podríamos eliminar el virus de la religión mediante la educación y la exposición de hechos científicos.

El aislamiento del ego y la religión

Pero estos puntos de vista son ingenuos. La razón por la cual la religión parece mantenerse firme, e incluso hacerse más popular en algunas partes del mundo, es porque tiene una función psicológica importante. En mi opinión, la necesidad de religiones es el resultado de lo que llamo "aislamiento del ego". Esto es una sensación de separación del mundo y de otros seres humanos, un sentimiento de ser una entidad encerrada dentro de su propio espacio mental, con el resto del mundo "ahí afuera", del otro lado.

El aislamiento del ego (o separación del ego) es una parte tan normal de nuestra experiencia como seres humanos que normalmente no concebimos ninguna otra forma de ser. Pero existe una gran cantidad de evidencia de que los seres humanos anteriores, y muchos de los grupos indígenas del mundo, no experimentaron esta sensación de separación. De hecho, esta es la razón por la que no tenían religiones, porque psicológicamente no las necesitaban. (Ver La Caída para más detalles.) También ocasionalmente experimentamos diferentes estados de consciencia, en los cuales nuestro sentido de separación se desvanece, y experimentamos un sentido de conexión (o incluso de unidad) con otros seres humanos, con la naturaleza o el universo entero. Esta experiencia de trascender la separación es una de las principales facetas de lo que yo llamo "experiencias de despertar".

Las religiones son importantes porque nos ayudan a lidiar con nuestro sentido de separación. El concepto de Dios como una entidad antropomórfica que supervisa el mundo y controla los acontecimientos de nuestras vidas nos convence de que nunca estamos realmente solos. El concepto de Dios proporciona un sentido reconfortante de comunión, que ayuda a aliviar nuestro sentido de aislamiento.

La religión también proporciona un poderoso sentido de identidad grupal y un sentido de pertenencia, lo que ayuda a aliviar nuestro aislamiento del ego. Subsumimos nuestra propia identidad en nuestro grupo, y sentimos que ya no somos individuos aislados. Además de la identidad étnica, la religión es probablemente la mayor fuente de identidad grupal y de conflicto grupal entre seres humanos. A menudo, por supuesto, las identidades étnicas y religiosas están unidas, como en los casos de protestantes irlandeses y católicos irlandeses, y musulmanes bosnios y cristianos serbios. Una refuerza a la otra y aumenta el potencial de conflicto.

El concepto de una vida futura también es una parte importante del atractivo de las religiones, por supuesto. Los pueblos indígenas también tienen creencias en el más allá, pero generalmente no conciben el más allá como el cielo o el paraíso, donde se satisfarán todas sus necesidades y existirán en un estado de dicha por toda la eternidad. Muchas personas creen que en el próximo mundo simplemente seguirán viviendo de la misma manera que en esta vida, solo que como una sombra o espíritu. Otros tienen una concepción más espiritual de la muerte, viéndola como un momento en que nuestro espíritu individual se fusiona con el Espíritu como un todo, o cuando regresamos al útero de la Tierra.

Sin embargo, debido a que el aislamiento del ego crea una sensación básica de sufrimiento psicológico, y porque la vida de muchos seres humanos ha estado llena del sufrimiento social de la opresión y el conflicto, la vida futura se ha convertido en un lugar idílico que podría compensarnos por las privaciones de la vida en la Tierra. Se ha convertido en una especie de sueño colectivo que nos ayude a soportar la miseria del presente. Particularmente para nuestros antepasados de hace unos siglos, cuyas vidas eran "desagradables, brutales y cortas" como campesinos, siervos o esclavos, creer en una vida idílica después de la muerte era una necesidad psicológica, sin la cual la vida habría parecido una broma cruel y sin sentido.

Trascendiendo la religión

Mientras exista el aislamiento del ego, ningún tipo de racionalidad o educación persuadirá a la raza humana a ir más allá de la religión. Finalmente, la única forma en que los seres humanos trascenderán la religión es trascendiendo la separación del ego.

Y de hecho, los seres humanos han estado practicando métodos para trascender la separación a lo largo de la historia. Este es el objetivo esencial de las prácticas espirituales como la meditación y los caminos espirituales como el budismo, el yoga y el taoísmo. Incluso dentro de las religiones tradicionales como el cristianismo, el islam y el judaísmo, siempre ha habido tradiciones místicas cuyo objetivo es trascender la individualidad y lograr la unidad con Dios. Al seguir caminos y prácticas espirituales, los límites del ego se vuelven suaves y fluidos, y adquirimos un sentido de conexión con otros seres humanos, con la naturaleza y el mundo en general. Es por eso que el desarrollo espiritual a menudo se asocia con una mayor compasión y altruismo, que surgen naturalmente de un mayor sentido de conexión con otros seres humanos.

Aunque a menudo se asocian entre sí, la religión y la espiritualidad en realidad tienen dos objetivos diferentes. Si bien el objetivo de la religión es apoyar y consolar al ego, el verdadero objetivo de la espiritualidad es trascender el ego. (Es cierto que la mayoría de las religiones, en su forma más pura, también tienen un elemento espiritual, pero muchas personas religiosas ignoran esto a favor de los aspectos de la religión que apoyan el ego.)

En última instancia, por lo tanto, la única forma en que la raza humana trascenderá la religión es trascendiendo la separación del ego.

Steve Taylor, Ph.D. es profesor titular de psicología en la Universidad Leeds Beckett, Reino Unido.
Es autor de varios libros de gran venta, incluidos la caída y ciencia espiritual. / Más info
Fuente: Psychology Today