Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > La paz y la felicidad son inherentes...

Artículos - Elias Amidon

Los orígenes del sufismo

Recopilado por Elias AmidonOpen Path / Sufi Way
Tela ilustrativa sufí
El sufismo representa una forma de equilibrio entre el hombre y la naturaleza

Los eruditos religiosos y los sufíes no se ponen de acuerdo sobre los orígenes del sufismo. La visión tradicional es que el sufismo es la escuela mística del Islam y que tuvo sus comienzos en los primeros siglos después de la vida del profeta Mahoma. De hecho, la mayoría de los sufíes en el mundo actual son musulmanes y muchos de ellos considerarían imposible el sufismo no islámico.

Hay otra visión, sin embargo, que rastrea las raíces preislámicas del sufismo a través de los primeros místicos cristianos de Siria y Egipto, los esenios, las antiguas órdenes pitagóricas y las escuelas de misterios de los egipcios y zoroastrianos, entre otros. Son estas raíces las que se juntan en el tronco conocido como el sufismo islámico.

El Sufi Inayat Khan reconoció las raíces multirreligiosas del sufismo así como su relevancia contemporánea para personas de todas las religiones. Cuando recibió instrucciones de su maestro en 1907 para llevar el sufismo a occidente, lo expresó como un "mensaje de libertad espiritual" que refleja lo universal, incluida la naturaleza del sufismo. Como él cita:

"En cada era del mundo se han conocido almas despiertas, y es imposible limitar la sabiduría a cualquier período o lugar, por lo que es imposible fechar el origen del sufismo".

Textos sobre la universalidad del sufismo

El origen del sufismo - Sufi Inayat Khan

Se dice que el germen del sufismo existió desde el comienzo de la creación humana, ya que la sabiduría es patrimonio de todos; por lo tanto, no se puede decir que una sola persona sea su proponente. Se ha revelado con mayor claridad y se ha difundido más ampliamente de vez en cuando a medida que el mundo ha evolucionado.

El sufismo como hermandad se remonta al período de Daniel. Encontramos entre los Zoroastrianos, a Hatim, el sufi más conocido de su tiempo. Los elegidos de Dios, la sal de la tierra, que respondieron sin dudar a la llamada de Abraham, Moisés, Jesús y Mahoma, eran sufíes, y no solo seguidores simples de una religión, sino que tenían una visión del conocimiento divino. Reconocieron a cada mensajero de Dios y se unieron a todos ellos. Antes de la época de Mahoma, se llamaban Ekuanul Safa, Hermanos de la Pureza, pero después de su llegada fueron nombrados por él Sahabi Safa, Caballeros de la Pureza. El mundo los ha llamado místicos zoroastrianos, cristianos, judíos o islámicos, y los seguidores de cada religión los han reclamado como propios. Por ejemplo, un cristiano afirmaría que San Pablo era cristiano y un musulmán que Shams Tabriz era musulmán. En realidad, Cristo no era cristiano ni Mahoma era musulmán, eran sufíes.

 
El Sufismo: La sabiduría de todas las religiones - Sufi Inayat Khan

La palabra Sufí proviene de una palabra persa que significa sabiduría. Desde la raíz original se pueden rastrear muchas derivaciones; entre ellas, la palabra griega Sophia es una de las más interesantes.

La sabiduría es el poder supremo. La religión está arraigada en la sabiduría, que connota ley e inspiración. Pero el punto de vista del sabio difiere del de los simples seguidores de una religión. Los sabios, cualquiera que sea su fe, siempre han podido encontrarse más allá de los límites de las formas y convenciones externas, que son naturales y necesarias para la vida humana, pero que, sin embargo, separan a la humanidad.

Las personas con el mismo pensamiento y punto de vista se atraen entre sí con la tendencia a formar un círculo exclusivo. Una minoría puede aislarse de la multitud. Lo mismo ha sucedido con los místicos. Las ideas místicas son ininteligibles para la generalidad de las personas. Por lo tanto los místicos, por lo general, impartieron sus ideas solo a unos pocos elegidos, a aquellos que podían confiar, que estaban listos para la iniciación y el discipulado. Así, grandes Sufís han aparecido en diferentes momentos y han fundado escuelas de pensamiento. Su expresión de sabiduría se ha diferenciado para adaptarse a sus entornos, pero su comprensión de la vida ha sido una y la misma. La misma hierba plantada en diversas condiciones atmosféricas variará en forma, pero conservará sus características.

El historiador europeo a veces rastrea la historia del sufismo observando la ocurrencia actual de esta palabra y refiriéndose solo a aquellas escuelas que definitivamente han sido conocidas con este nombre. Algunos estudiosos europeos encuentran el origen de esta filosofía en la enseñanza del Islam, otros la relacionan con el budismo. Otros no rechazan como increíble la tradición semítica de que el fundamento del sufismo se debe atribuir a las enseñanzas de Abraham. Pero la mayoría de ellos consideran que surgió contemporáneamente de la enseñanza de Zoroastro. En cada era del mundo se han conocido almas despiertas, y es imposible limitar la sabiduría a cualquier período o lugar, por lo que es imposible fechar el origen del sufismo.

No solo ha habido almas iluminadas en todo momento, sino que ha habido momentos en que una ola de iluminación ha pasado sobre la humanidad como un todo. Creemos que ese período está cerca. La calamidad por la cual el mundo ha pasado recientemente, y los problemas de las situaciones difíciles actuales se deben a la existencia de fronteras; este hecho ya está claro para muchos. El sufismo elimina las barreras que dividen a las diferentes religiones al traer a la luz la sabiduría subyacente en la que están todas unidas.

 
La Unidad del Conocimiento - Idries Shah

Se considera que la conexión entre las antiguas filosofías prácticas y las actuales se basan en la unidad de conocimiento de nivel superior, no en las apariencias. Esto explica por qué el musulmán Rumi tenía discípulos cristianos, zoroástricos y otros; por qué se dice que el gran "maestro invisible" sufí Khidr es judío; por qué el príncipe mogol Dara Shikoh identificó las enseñanzas sufíes en los Vedas hindúes, pero él mismo permaneció como miembro de la Orden Qadiri; cómo se puede decir que Pitágoras y Salomón son maestros sufíes. También explica por qué los sufíes aceptaron que algunos alquimistas fueron sufíes, así como comprender los factores de desarrollo subyacentes en la filosofía evolutiva de Rumi, o el "cristianismo" de Hallaj; por qué, en efecto, se dice que Jesús está, en cierto sentido, a la cabeza de los sufíes.

 
Orígenes y naturaleza de los sufíes - Robert Graves

(De su introducción a "Los Sufíes" de Idries Shah)

Los sufís forman una antigua masonería espiritual cuyos orígenes nunca han podido ser averiguados ni fechados. Tampoco ellos, por su parte, han demostrado excesivo interés en tales averiguaciones, contentándose con señalar la localización de sus ideas en distintos lugares y épocas. Aunque por lo común se les confunde con una secta musulmana, lo cierto es que los sufís se acomodan a cualquier religión, del mismo modo que los "masones libres y aceptados" utilizan en sus logias aquellos libros sacros ―la Biblia, el Corán, la Torah― que estén reconocidos por un Estado temporal. Y si llaman al Islam "caparazón" del sufismo es porque consideran al sufismo como la enseñanza secreta contenida en todas las religiones. Según Ali el-Hujwiri, uno de los primeros y autorizados escritores sufís, el Profeta Mohammed dijo: "Quien escuche la voz del pueblo sufí y no diga aamin (amén) quedará señalado como un necio ante Dios". Otras muchas tradiciones relacionan a Mohammed con los sufís. Y fue a la manera sufí como el Profeta ordenó a sus seguidores respetar a los pueblos del Libro, es decir a aquéllos que poseen sus propias Escrituras sagradas, grupo en el que más tarde se incluyó a los zoroástricos.

Los sufís no son una secta porque no están sujetos a dogmas religiosos por sencillos que sean, ni utilizan lugares de culto. No tienen ciudades sagradas, ni instituciones monásticas, ni organización religiosa de ninguna clase. Incluso les disgusta verse designados por un nombre específico que pudiese forzarles a una conformidad doctrinal. El vocablo "sufí" no es más que un mote ―como puede serlo "cuáquero"― que aceptan de buen grado. Se refieren a ellos mismos como "amigos" o "gente como nosotros" y se identifican por ciertas dotes naturales, costumbres, aptitudes y maneras de pensar. Las diversas escuelas sufís se formaron alrededor de ciertos maestros; pero en ellas no se concede ningún grado, y sólo funcionan en beneficio de quienes trabajan para perfeccionar sus estudios mediante el contacto con otros sufís. La huella peculiar de la signatura sufí figura en una literatura muy dispersa, desde por lo menos el segundo milenio antes de Cristo, y aunque su mayor impacto en la civilización tuvo lugar entre los siglos VIII y XVIII, los sufís continúan tan activos como siempre. Su número se acerca a los cincuenta millones. Lo que hace difícil clasificarlos o encuadrarlos es que su mutuo reconocimiento no se puede explicar en base a términos morales o psicológicos establecidos; quien está dotado de comprensión, ése es un sufí. Y aunque la conciencia de esta cualidad secreta o instinto puede agudizarse por contacto con sufís más expertos, no existen entre ellos graduaciones jerárquicas sino tan sólo el reconocimiento tácito de la mayor o menor capacidad de un colega.

El sufismo ha adquirido cierto aroma oriental a causa de la larga protección que le dispensó el Islam, pero el sufí es tan corriente en Occidente como en Oriente, y lo mismo puede ir vestido de general que de campesino, ser mercader, abogado, maestro, ama de casa o desarrollar cualquier otra actividad. "Estar en el mundo pero no ser del mundo", liberarse de ambiciones, codicias, jactancias intelectuales, ciegas obediencias a usos y costumbre o temor a personas de más alto rango, tal es el ideal sufí.

Los sufís respetan los ritos de cualquier credo siempre que contribuyan a favorecer la armonía social, pero amplían las bases doctrinales de toda religión siempre que sea posible, definiendo sus mitos desde un enfoque superior, como, por ejemplo, al explicar a los ángeles como representaciones de las más nobles facultades humanas. Al devoto se le ofrece un "jardín sagrado" en el que cultivar su entendimiento, pero no se le pide que se haga monje o ermitaño, como en el caso de los místicos convencionales. Y a partir de ahí afirma estar iluminado por la propia experiencia ―"aquél que prueba, sabe"―; no por los argumentos filosóficos. La más antigua teoría conocida sobre la evolución es de origen sufí ...

 
Nada más que aliento - Jelaluddin Rumi

(traducido por Coleman Barks)

Ni cristiano, ni judío, ni musulmán, ni hindú,
ni budista, ni sufí, ni zen. De ninguna religión
ni sistema cultural. No soy del este
ni del oeste, ni he surgido del mar.
ni de la tierra. Ni natural ni etéreo,
ni compuesto por ninguno de los elementos. No existo,
no soy una entidad de este mundo ni del siguiente.
No desciendo de Adán y Eva
ni de ninguna historia de los orígenes.
Mi lugar no tiene ubicación, un rastro
de lo que no lo tiene. Ni cuerpo ni alma.
Pertenezco al Amado. He visto que los dos mundos
son uno, y a ese Uno he ido y lo conozco.
Primero, último. Exterior, interior. Sólo ese aliento
que respira existencia humana.

 
Jardín entre las llamas - Ibn Arabi

(traducido por Michael Sells)

Prodigio,
Un jardín entre las llamas!
Mi corazón puede asumir
Cualquier forma:
Un prado para las gacelas,
Un claustro para los monjes,
Para los ídolos, tierra sagrada,
Kaaba para el peregrino que da vueltas,
las tablas para la Torá,
los rollos del Corán.
Mi credo es amor;
Dondequiera que su caravana gira en el camino,
Esa es mi creencia,
Mi fe.