Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Las tradiciones espirituales fracasan...

Artículos - Kavita Byrd

Las tradiciones espirituales fracasan en la crisis mundial

Por qué nuestras tradiciones espirituales no han respondido
a la crisis mundial y cómo podemos cambiar eso ahora

Parte II

por Kavita Byrdscience and nonduality
Crisis mundial

Muchos practicantes espirituales evitan los ámbitos social y político (incluso se enorgullecen de ello), pero ya no podemos permitirnos esto. Necesitamos una conciencia clara de las fuerzas sociales, políticas, ecológicas y económicas que se hallan en juego en las crisis mundiales, y un enfoque inteligente y activo para transformarlas. No podemos simplemente pretender trascenderlas, ignorarlas o desear que se vayan; volverán a perseguirnos si no ponemos todas nuestras facultades en dar una respuesta consciente y sincera, antes de que se nos acabe irrevocablemente el corto período de tiempo que tenemos. Las crisis están ocurriendo, sin duda, para despertarnos de nuestra falsa sensación de separación, de nuestra Tierra, de los demás seres y de nuestra propia Fuente. Depende de nosotros y de nuestra consciencia responder a la llamada.

¿Por qué esto no ha estado sucediendo, especialmente en nuestras escenas espirituales? ¿Cuáles son las señales de que esto está empezando a cambiar? ¿Y qué podemos hacer para acelerar el impulso?

Mencioné anteriormente que ni las religiones tradicionales ni la Nueva Era o los caminos espirituales posmodernos han desafiado efectivamente nuestros sistemas, ni han ofrecido nuevas visiones de la magnitud necesaria ahora. Las religiones tradicionales, por supuesto, son lentas en responder, ya que su papel es inherentemente conservador ― conservar y mantener las estructuras de la sociedad y, por lo tanto, apoyar, en general, el status quo social y político. Los movimientos espirituales de la Nueva Era y los caminos posmodernos, a la vez que ofrecen nuevos enfoques ―holísticos, integrales, evolutivos― tampoco han logrado desafiar suficientemente el sistema materialista que está causando las crisis; en cambio, se ha desarrollado un confortable matrimonio durante las décadas neoliberales entre la espiritualidad y el sistema capitalista consumista.

Esto es cierto tanto para los movimientos de la Nueva Era, que atienden principalmente a las élites blancas acomodadas, que buscan alivio del estrés y la libertad espiritual personal, como para las escenas integrales y evolutivas, que han tendido cada vez más a avanzar hacia los negocios y la tecnología, los memes sobrehumanos y transhumanos, y menosprecian cualquier cosa "verde": las comunidades de base, los movimientos feministas y político-sociales por la justicia, el cambio sistémico y la profunda renovación ecológica. Sin embargo, estos últimos movimientos son hoy más pertinentes que nunca para curar nuestras crisis ecológicas y las divisiones sociales extremas. Si no queremos convertirnos en un mundo distópico e inhumano (robótico o bárbaro), tenemos que renovar y evolucionar nuestra humanidad y nuestra verdadera comunidad.

En nuestra sociedad actual, lo que hacemos para nuestro sustento, cómo ganamos y gastamos nuestro dinero, a menudo se disocia de los principios morales y espirituales que de otro modo podríamos defender. Nuestro "valor" se mide por nuestra riqueza financiera y material, no importa cuán injusto o destructivo sea el medio por el cual se adquirió esa riqueza. Esto es cierto en la cultura dominante, pero también afecta de manera insidiosa a las corrientes alternativas; no importa lo puras que sean sus intenciones originales, las fuerzas del mercado y los intereses comerciales inevitablemente se hacen cargo, viciando el verdadero potencial de cambio.

En la Nueva Era, la era neoliberal posmoderna, la espiritualidad se ha vuelto cómplice del capitalismo, pero si quiere actuar como una fuerza genuina para la transformación, esto tiene que cambiar. Los intereses comerciales ―que obtienen ganancias con “productos y servicios espirituales”, terapias, tecnologías y retiros muy costosos― con demasiada frecuencia han cooptado los ideales altruistas originales de la transformación personal y planetaria, de la espiritualidad como una fuerza de cambio que sirve al bienestar de todos. Sin embargo, siguen estas direcciones ―negocios, tecnología y lucro propio, divorciados del verdadero cuidado de la Tierra y de los demás― que para empezar nos han metido en nuestros problemas; ¡no permitamos que nuestras respuestas espirituales, que deben ser incisivas, inspiradas y robustas, sean secuestradas por las mismas fuerzas que necesitan poderosamente ser desafiadas y cambiadas! La verdad de que "todo siga igual" ya no es una opción, y menos aún en el mundo espiritual, si se quiere ser fiel a su nombre.

Afortunadamente, este largo estancamiento parece que hoy se está resquebrajando. Cada vez más grupos espirituales ―cristianos, budistas, yoga, mindfulness y otros― están respondiendo a las crisis sociales y ecológicas, e incluso se están uniendo en una acción colectiva. Sin embargo, el eslabón perdido sigue permaneciendo: la incapacidad de reconocer claramente la importancia de la transformación económica global sistémica, no solo las acciones ecológicas individuales o locales, o reformar las prácticas comerciales, o la caridad o el servicio social, sino una transformación radical a gran escala hacia un nuevo sistema cooperativo, justo y regenerativo, basado en las verdades espirituales más profundas de nuestra interconexión y unidad. La compasión, la oración y las buenas intenciones por sí solas no pueden hacer que esto suceda: se necesita una acción dedicada, bien informada y valiente.

Una vanguardia de grupos religiosos ―especialmente los católicos, con la contundente "Laudato Si" del Papa Francisco; los budistas, con Ecodharma, One Earth Sangha, Extinction Rebellion Buddhists; y el propio Parlamento de las Religiones del Mundo, con su Acción de Emergencia Climática― están abordando más directamente la necesidad de una transformación profunda de nuestro sistema económico global. En estas y otras iniciativas nuevas, vemos signos muy positivos, y hay, sin duda, más impulsos por venir. El hecho de que Marianne Williamson, por ejemplo, se postule para presidenta en una plataforma espiritual para la transformación de sistemas completos atestigua la velocidad casi milagrosa con la que las cosas están cambiando ahora: ¡habría sido impensable en las últimas elecciones!

Esta sagrada visión activista también está, según la veo, estrechamente relacionada con el espíritu del Divino Femenino que está surgiendo hoy. Primero permítanme decir que esto no solo implica el empoderamiento de las mujeres; también incluye vitalmente a los hombres. Se trata de un cambio vital en la consciencia colectiva hacia un enfoque más integrador e inclusivo, no se trata de polarización, ya sea de género, cultura, raza, nacionalidad o cualquiera de las otras bases que nos han estado dividiendo. Se trata de un cambio radical en nuestros paradigmas espirituales y sociales. Además de desconectar la espiritualidad de la acción social y ética, las tradiciones patriarcales se han ahogado en abusos sexuales y de poder, desacreditando la espiritualidad en su conjunto. Ha llegado el momento de que el femenino reprimido por mucho tiempo se levante y nos equilibre.

El Divino Femenino, en su máxima expresión, abraza y reconcilia todas las oposiciones que nos dividen, los cismas de la mente y el cuerpo, las fronteras que nos separan. Como la Madre de todos, Ella es nuestra Fuente: toda la existencia es Su creación, nacida de Su espacio infinito fértil, en formas visibles e invisibles, la vida aquí en la Tierra y más allá. Aunque Ella no tiene forma ni edad, abarca todo el espacio y el tiempo. Ella no es solo la Tierra en oposición al cielo, la inmanencia en oposición a la trascendencia, sino lo que interconecta a ambos: la unión entre la vida en la Tierra tal como la vemos y la dimensión invisible, innacida e inmutable que le da a luz, la sostiene y la vuelve a absorber en Sí misma. Es Ella quien nos entrega a esta vida, y más allá. Ella es la Madre que nunca nos expulsa de su cuerpo infinito.

Al abrazar este espíritu inclusivo de lo femenino, nos vuelve a unir no solo con nuestra propia Fuente, sino también con nuestra Tierra y entre nosotros. Como en el macrocosmos, así en el microcosmos; a medida que el espíritu femenino se eleva, también lo hacen las mujeres y las niñas. Junto con hombres de ideas afines, se están levantando y liderando el camino hacia la curación de nuestra sociedad global, un verdadero renacimiento evolutivo. Las mujeres, especialmente las mujeres de color, ofrecen nuevas plataformas progresivas para abordar el cambio climático, el racismo y la injusticia social, como el New Green Deal (Nuevo Acuerdo Verde) promovido por Alexandria Ocasio Cortez. Greta Thunberg y los jóvenes de todo el mundo se están levantando con coraje consumado, confrontando a los poderes fácticos con la verdad de nuestras crisis y exigiendo un cambio radical.

El espíritu del Divino Femenino exige que nos preocupemos tanto por nuestra preciosa Tierra y entre nosotros como por el Infinito, porque todos somos expresiones de Eso ― Su Creación y Su propio Ser. Este, el avatar más elevado del espíritu femenino de interconexión, especialmente requerido en estos tiempos, cura y trasciende toda división. Hoy está impulsando una ola de acción en rápido aumento, sin violencia pero intransigente en sus demandas, a pesar de y en respuesta a la reacción violenta de los bastiones del poder. Estamos viendo una oleada de pasión, compasión y sinceridad como no hemos visto en años, una nueva cultura de amor feroz.

El Divino Femenino es un portal a la inclusión total de nuestro verdadero ser, la expresión más completa de nuestra verdadera no-dualidad. A través de esa puerta llegamos a casa, a lo que siempre somos y hemos sido ― la Consciencia infinita que es la base de todo ser, la Totalidad. Es solo a través de este profundo reconocimiento de que ya somos Todo, que podemos sanar la ruptura de estos tiempos finales y transformarlos en un nuevo comienzo, cruzando el umbral de nuestras identidades asumidas hacia nuestra propia divinidad verdadera, desde nuestro largo sueño de exilio hasta nuestro hogar eterno.

Por último, me gustaría proponer dos formas en que podemos ayudar a acelerar esta transición global a la unidad: The Spheres of Co-Creation (las Esferas de la Co-Creación), un modelo colaborativo en línea (1); y el Shakti Center Global (el Centro Global Shakti), un sagrado ashram activista (2). Ambos tienen como objetivo lograr la unión de la transformación interna y externa, la comunidad y la cooperación, on-line y sobre el terreno.

Diseñado para fomentar la transición global hacia una sociedad sostenible, cooperativa y justa, las Esferas de la Co-Creación es un modelo que representa un espectro de siete esferas de nuestro ser, desde la más interna de la Consciencia eterna hasta sus expresiones complejas más externas: desde la Consciencia, Energía, Psique/cosmovisión, ecología, economía, gobernanza sociopolítica, hasta los niveles planetario/cósmico. También funcionará como una base de datos activa: las organizaciones que trabajan en todos estos niveles pueden ingresar on-line en el modelo, encontrarse y colaborar para la transformación planetaria.

El Centro Shakti también combinaría las dimensiones internas y externas, abordando los niveles individuales, locales y globales. Los talleres y retiros incluirían meditación no-dual; sanación energética y holística; compartir círculos; comunicación compasiva y procesos colaborativos; proyectos ecológicos y comunitarios; investigación y divulgación para el cambio global de sistemas.

Ambos proyectos permitirían que aquellos que trabajan en los planos interno y externo se unan, amplíen sus horizontes y trabajen en sinergia como un movimiento unificado. Ambos también convergerían con el "movimiento de movimientos" aún más grande y creciente hoy en día, reuniendo diversos asuntos y facciones en una acción unida. ¡Por favor únete a nosotros! Unámonos y aprovechemos el poder de la unidad, nuestra propia naturaleza más profunda, para sanarnos a nosotros mismos y a nuestro planeta, resucitando lo sagrado en nuestro mundo.

En estos tiempos críticos, estamos llamados a un nuevo paradigma espiritual: no-dual en su base, activista sagrado en su expresión, femenino en su espíritu que lo abarca todo. Reconocer la unidad entre la forma y lo que carece de forma es el sello distintivo de una espiritualidad madura, tanto personalmente como en nuestra cultura mayor. La Fuente infinita y sin forma de nuestro Ser puede entonces formar nuestros pensamientos y nuestras acciones, acelerando nuestra evolución desde la más profunda sabiduría perenne. Nuestras acciones se convierten en una celebración del milagro de la creación, en todas sus innumerables formas diversas, y su Fuente inmortal.

Una verdadera visión no-dual no está en conflicto con el cuidado de este mundo, con el amor y la sabiduría consumados. Estamos llamados a algo, en última instancia, más allá de este mundo que vemos, pero primero tenemos que responder al llamado de apreciar este mundo, con todas sus penas y bellezas, antes de que sus horizontes puedan abrirse y podamos pasar, con libertad.

Muchos de los que comprenden el peligro total de las crisis están luchando ahora, buscando formas de protegerse, de salvarse a sí mismos y a los suyos. Tal vez, por un corto tiempo, esto pueda funcionar. Pero, en última instancia, creo, el único arca que puede salvarnos de las tormentas de estos tiempos es el océano infinito del amor mismo que es nuestro verdadero ser, abriéndonos paso e inundándonos con su luz. La crisis climática es un ultimátum ― para que actuemos, enamorados de todo lo que consideramos sagrado, antes de que sea demasiado tarde; también puede ser nuestro último rito de iniciación, si podemos responder a su llamada.

Notas:
  1. Para obtener un primer prototipo del modelo, consulte http://transformthesystem.net/spheres. Ver también enlaces a "Un Modelo Holárquico para un Movimiento de Ciudadanos del Mundo" y "Manifiesto para un Movimiento de Movimientos" http://transformthesystem.net/manifesto
  2. Ver http://shakticentre.blogspot.com
Kavita Byrd
Kavita Byrd

El principal interés de Kavita es unir espiritualidad, curación y transformación social, con énfasis en la espiritualidad evolutiva y el papel de lo femenino. Desde 2007 ha estado trabajando con Global Peace Initiative of Women, escribiendo informes para sus conferencias internacionales sobre estos temas. Este trabajo, que incluye investigación sobre ecología, cambio climático y nuevas economías, ha ayudado a construir un creciente movimiento de activistas sagrados que aborde las crisis mundiales actuales. Kavita es miembro de la facultad de la Academia de Consciencia y Espiritualidad del New Earth Institute, y planea ayudar a fundar una comunidad viva para la espiritualidad evolutiva. Ha escrito un libro llamado Quantum Co-Creative Revolution: We Are All In This Together (La revolución co-creativa cuántica: todos estamos juntos en esto).

Con doble ciudadanía en EE. UU. y Australia, Kavita se ha establecido en la India durante los últimos veinticuatro años, estudiando y practicando las enseñanzas de la espiritualidad no-dual, el Vedanta Advaita, en la línea de Sri Ramana Maharshi. Ella es una terapeuta craneosacral practicante (Biodinámica Craneosacral), con experiencia en la enseñanza del yoga (como sanyassin en el Ashram Satyananda durante siete años). Es graduada en la Universidad de Princeton con un B.A. en literatura inglesa y escritura creativa, Kavita también es autora de un libro de poesía publicado, Love Songs of the Undivided, así como numerosos artículos sobre temas espirituales y holísticos.

Para obtener más información sobre sus antecedentes y su visión de una comunidad viva para la espiritualidad evolutiva, visite su sitio web: www.shakticentre.blogspot.com.