Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > La práctica de la presencia viva

Artículos - Elias Amidon

La Práctica de la Presencia Viva

por Elias AmidonOpen Path / Sufi Way

Un maestro zen dijo una vez a sus alumnos:

Para tener relaciones humanas cordiales, debemos prestar atención a lo que es. En otras palabras, debemos llegar a la fuente de la existencia. Sólo entonces podemos respirar profundamente; sólo entonces podemos sentir alivio. En todas las circunstancias, debemos estar enraizados en la fuente de la existencia.

Elias Amidon

¿Qué significa estar enraizado en la fuente de la existencia? ¿Cuál es esta fuente y cómo podemos conocerla?

En mi experiencia, estar arraigado en la fuente de la existencia no implica la mente pensante ni requiere concentración. Lo que se requiere es más bien una apertura intuitiva, tal vez comparable a nuestra visión periférica o nuestra experiencia de dimensiones espaciales. Tenemos una capacidad sutil para poder abrirnos intuitivamente de esta manera. Para mí, tiene una sensación kinestésica, como si la parte posterior de mi cabeza hubiera desaparecido, o el espacio dentro de mi pecho no tuviera límites.

Entonces, para beneficiarnos de lo que dijo el maestro Zen ―en todas las circunstancias, debemos estar arraigados en la fuente de la existencia― necesitaremos permitir que nuestra capacidad intuitiva extienda sus alas y no solo tratar de entender conceptualmente lo que está diciendo.

La fuente de la existencia está presente inmanentemente, y está viva.

Todo lo que vemos y sentimos ―incluidas las sensaciones íntimas y siempre cambiantes de nuestro cuerpo y los pensamientos que pensamos― es inseparable de la fuente de la existencia. No es que haya una fuente aquí que haga la existencia allí, o que una fuente en el pasado haya hecho que la existencia ocurra ahora. La existencia y su fuente son inmediatas; están sucediendo a la vez, y ese suceder está vivo. No me refiero aquí a la vida basada en el carbono, sino a la inmanencia, el impulso y la creatividad que experimentamos momento a momento como la dinámica de la realidad.

La existencia tal como la conocemos está cambiando y moviéndose continuamente. Está viva consigo misma. Los quarks aparecen de la nada, la luz brota de las estrellas, nuestros ojos se mueven a través de la página, pasan los coches por la calle, todo fluye mágicamente, llegando a ser lo que nunca ha sido antes.

En la medida en que podamos apreciar esta vitalidad, nos enraizamos en la fuente de la existencia. Repito, esto no es una apreciación intelectual sino una apertura intuitiva a cómo todo lo que percibimos comparte esta bendita vitalidad en este momento.

Simultáneamente con la vitalidad y su naturaleza siempre cambiante, hay una quietud numinosa e inefable que llamo Presencia (también tiene muchos otros nombres). La Presencia es el anfitrión silencioso de todo lo que aparece. Es lo que permite que fluya la vitalidad. Una forma de intuir lo que quiero decir con la Presencia es a través de la analogía del espacio. El espacio permite que las cosas aparezcan. Si no hubiera espacio, no habría posibilidad de que la silla, la mesa o nuestros cuerpos aparecieran como lo hacen. La Presencia es así, pero es aún más misteriosa, ya que no es dimensional de la manera en que imaginamos que es el espacio y, sin embargo, está en todas partes.

La Presencia es el silencio mismo, perfectamente claro, abierto y sin contenido. Puede que nos resulte difícil comprender cómo estos aparentes opuestos ―vitalidad y quietud, sonido y silencio― surgen como la fuente de la existencia, pero lo hacen. Es como lo que sucede cuando escuchamos. Nuestra escucha es silenciosa, y ese silencio nos permite escuchar sonidos. De la misma manera, nuestra conciencia más íntima es silenciosa, pura y clara, y esa claridad silenciosa permite que aparezca la existencia.

¡Qué maravillosa, la Presencia de todo lo que percibimos, que está viva y cambiando, es a la vez inmóvil, silenciosa e inmutable! Inayat Khan habla de este silencio primordial: "...nuestros ojos no pueden verlo y nuestros oídos no pueden escucharlo y nuestra mente no puede percibirlo porque está más allá de la mente, del pensamiento y de la comprensión". En este mismo pasaje, describe bellamente cómo despertamos a la cualidad silenciosa de la fuente de la existencia:

Este silencio que todo lo impregna, omnipotente, ininterrumpido, inseparable, ilimitado, siempre presente se une a nuestro silencio como el encuentro de las llamas.

La Gran Presencia Silenciosa y nuestra propia presencia silenciosa se encuentran, y aunque nunca estuvieron separadas, el experimentar su encuentro es lo que nos arraiga en la fuente de la existencia.

El maestro Zen (Katagiri Roshi) comienza su instrucción con las palabras, "En cualquier circunstancia" ― En cualquier circunstancia, debemos estar arraigados en la fuente de la existencia. Esa es una tarea difícil. Una y otra vez las circunstancias nos encuentran ajenos a la fuente de la existencia, atrapados en suposiciones extrañas sobre lo que es real y lo que importa. Aquí necesitamos ayuda. Necesitamos descubrir maneras de recordar fácilmente la presencia viva que es la fuente de la existencia.

Para ese fin, a continuación hay un resumen de una práctica simple que podría ser útil. En esta versión utilizo la respiración como el punto focal sensorial; puedes experimentar con otras sensaciones una vez que te sientas cómodo con la práctica. Luego puedes hacerlo mientras caminas por la calle, o tomando una comida, o en medio de una conversación. Después de haber hecho una práctica como esta durante algunos años, he descubierto que con el tiempo se va haciendo menos paso a paso como en este esquema, y más fluida y creativa. Aunque la práctica propuesta aquí dura varios minutos, eventualmente verás que sucede en unos pocos segundos y se convierte en el tipo de movimiento kinestésico sin esfuerzo que mencioné anteriormente. ¡Buena suerte!

La Práctica de la Presencia Viva
  1. Siéntate en silencio. Descansa; cuerpo y mente relajados y alerta.
  2. Lleva tu atención a la respiración. Respira naturalmente.
  3. Con la atención en la naturaleza viva y cambiante de tu respiración, abre simultáneamente tu conciencia a la presencia en la que tu respiración sube y baja.
  4. Sin esfuerzo permite que tu conciencia de presencia se abra a la presencia ilimitada en la que aparece tu entorno, y en la que aparecen tu cuerpo y sus sensaciones, pensamientos y sentimientos.
  5. Observa que todo lo que aparece se mueve, todo lo que surge va y viene, mientras que la presencia no. El punto clave está en reconocer el movimiento en la quietud, el sonido en el silencio, la presencia viva.