Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Empatía - el poder de la conexión

Artículos - Steve Taylor

Empatía ― el Poder de la Conexión

por Steve Taylor, Ph.D wake up world, 25 de febrero de 2015
Empatía

En los últimos años, el proceso de "justicia restaurativa o reparadora" se ha utilizado cada vez más como una forma de abordar el delito. Como parte del proceso, los delincuentes se enfrentan cara a cara con las víctimas de sus crímenes, para escuchar lo que han sufrido como consecuencia de su ofensa. El objetivo de este encuentro es inducir la sanación, tanto para la víctima como para el delincuente. La víctima trasciende su ira con cierta comprensión y puede perdonar al delincuente, y el delincuente se identifica (empatiza) con la víctima, tomando conciencia del significado real de sus crímenes.

Este proceso cambia vidas. Las víctimas se sienten libres del peso del odio y pueden seguir adelante; los delincuentes tienen un sentido de perspectiva más amplio y es menos probable que vuelvan a delinquir. A veces los delincuentes no se encuentran con sus víctimas específicas, sino solo con víctimas de delitos similares. Pero esto conduce sin embargo a una nueva conciencia y nuevos patrones de comportamiento.

Esto resalta el asombroso poder de la empatía.

En gran medida, todo crimen y toda crueldad son el resultado de una falta de empatía. Es la falta de empatía lo que hace que alguien sea capaz de atacar u oprimir a otras personas. La falta de empatía hacia otra tribu o país hace posible la guerra y el conflicto. La falta de empatía hacia otros grupos étnicos, clases sociales o castas hace posible la opresión y la desigualdad.

¿Qué es la empatía?

La empatía es la capacidad de "sentir con" otra persona, identificarse con ella y sentir lo que está experimentando. A veces se ve como la capacidad de "leer" las emociones de otras personas, o la capacidad de imaginar lo que sienten, al "ponerse en sus zapatos". En otras palabras, la empatía se considera una capacidad cognitiva, en la misma línea como la capacidad de imaginar escenarios futuros o resolver problemas basados ​​en experiencias previas. Pero en mi opinión, la empatía es más que esto. Es la capacidad de crear una conexión psíquica y emocional con otra persona, para entrar realmente en su espacio mental. Cuando experimentamos verdadera empatía o compasión, nuestra identidad en realidad se fusiona con la de la otra persona. La separación entre usted y la otra persona desaparece. Tu "auto-límite" se desvanece, de modo que en cierto sentido, o en cierta medida, te conviertes en él o ella.

Si experimentas este estado de conexión con otra persona, entonces es imposible tratarla mal, excepto involuntariamente. Evitarás su experiencia de sufrimiento de la misma manera que evitas tu propio sufrimiento. De hecho, sientes un fuerte deseo de aliviar su sufrimiento y ayudar en su desarrollo.

La empatía también tiene poderosos beneficios psicológicos para nosotros. La investigación muestra que las personas que son más empáticas se sienten más satisfechas con sus vidas y tienen mejores relaciones. Algunos científicos solían creer que los seres humanos son naturalmente egoístas e individualistas, pero cada vez hay más investigaciones que demuestran que la empatía, y no el egoísmo, está "incorporada" en nosotros.

Los animales a menudo muestran empatía hacia los demás, incluso a los miembros de diferentes especies, y esto se manifiesta en actos de bondad aleatorios. Como dice Lynn McTaggart, autora de The Bond, "los animales a menudo se asocian con miembros de especies no relacionadas... incluso hay ejemplos de animales de una especie que adoptan los de otra". Y dentro de su propia especie, los animales a menudo comparten alimentos para asegurarse de que los miembros más débiles de su grupo sean alimentados, incluso cuando tengan que sacrificar su propia comida.

¿Son las mujeres más empáticas?

Hay estudios que sugieren que las mujeres son generalmente más empáticas que los hombres. Por ejemplo, los estudios han demostrado que las mujeres son significativamente mejores en "leer" las emociones de las personas simplemente mirándolas a los ojos. Otra investigación ha demostrado que las amistades de las mujeres tienden a basarse en la ayuda mutua y el intercambio de problemas, mientras que los hombres generalmente desarrollan amistades basadas en intereses compartidos, como deportes y pasatiempos.

También se ha demostrado que los hombres y las mujeres tienen diferentes estilos de comunicación hablada. Las conversaciones de las mujeres suelen durar más, debido a su mayor uso de "canales de apoyo", como asentir, sonreír y otros gestos. Si no están de acuerdo, tienden a expresar su opinión indirectamente en lugar de hacer una declaración expresa, lo que ayuda a evitar la confrontación. Por otro lado, los hombres tienden a ser más directos y obstinados. Usan más imperativos y tienden a "discutir" más. Como dice el psicólogo Simon Baron-Cohen, "los hombres pasan más tiempo hablando para demostrar su conocimiento, habilidad y posición".

Esto tiene sentido: después de todo, la mayor parte de la "inhumanidad del ser humano" a lo largo de la historia ha sido realmente causada por el hombre. Casi todas las guerras han sido orquestadas y combatidas por hombres, y la mayoría de la opresión social ha sido infligida por hombres de alto rango, que buscan proteger y aumentar su poder y riqueza.

Esto también tiene sentido en términos del rol de las mujeres como madres. Sin duda, su rol de crianza fomenta la empatía, debido a la necesidad de una fuerte conexión emocional con los hijos. Por lo menos, podría decirse que esta conexión emocional les haría más difícil perder la capacidad de empatizar.

Empatía con la naturaleza

La empatía puede extenderse más allá de otros humanos, a otros seres vivos y a la naturaleza misma. Muchos de los pueblos tribales del mundo respetan la naturaleza porque sienten que está viva y porque se sienten conectados a ella. Sienten que todas las cosas naturales, no solo los animales, sino las plantas, las piedras y toda la Tierra misma, no son solo objetos sino seres, que son parte de la misma red de creación que ellos. Empatizan con las plantas, los animales y la Tierra, por lo que son reacios a dañarlos o destruirlos.

Como escribió el gran filósofo nativo americano Luther Standing Bear, para los indios Lakota, "el parentesco con todas las criaturas de la tierra, el cielo y el agua era un principio real y activo. En el mundo de los animales y las aves existía un sentimiento fraternal que mantenía a los Lakota a salvo entre ellos". Como resultado, escribió Luther Standing Bear, anticipándose al moderno movimiento por los derechos de los animales, "Los animales tenían derechos: el derecho de proteger a los hombres, el derecho a la vida, el derecho a la multiplicación, el derecho a la libertad y el derecho al endeudamiento del hombre; y en reconocimiento de estos derechos, los Lakota nunca esclavizaban a un animal y perdonaban toda vida que no era necesaria para la alimentación y la vestimenta".

Esta actitud trajo un sentido de responsabilidad. Muchos pueblos indígenas se veían, y aún se ven, a sí mismos como los cuidadores de la naturaleza, con la responsabilidad de preservar la armonía. Como dice el Jefe Edward Moody de la Nación Nuxalk: "Debemos proteger los bosques para nuestros hijos, nietos y niños que todavía no han nacido. Debemos proteger los bosques para aquellos que no pueden hablar por sí mismos, como las aves, los animales, los peces y los árboles”.

En gran medida, nuestra destrucción ambiental es una manifestación de nuestra falta de empatía por la naturaleza y la Tierra. Nuestro ego fuertemente desarrollado significa que experimentamos un sentido de "otredad" (separación) con la naturaleza, que no podemos sentir su vitalidad y, por lo tanto, no sentimos ningún remordimiento por explotarla y abusar de ella.

Sanando a través de la empatía

Así como la falta de empatía hace posible la crueldad y la opresión, la presencia de empatía sana el conflicto. Cuanto más se expanda la empatía –de las víctimas a los delincuentes, de un grupo étnico a otro, de una nación a otra nación y de una religión a otra religión–, el mundo se convertirá en un lugar menos brutal y más armonioso.

Y quizás lo más importante, como lo muestra la Justicia Restaurativa, la empatía puede alimentarse hasta cierto punto. Cuando las personas se reúnen en un contexto neutral, con una actitud abierta y de confianza, la empatía se establece naturalmente. Las distinciones de raza, religión y otras señales de identidad superficiales comienzan a desvanecerse, al igual que el sentido de agravio y rabia derivado de los eventos pasados. Lo mismo podría decirse de la naturaleza: cuando los seres humanos pasan tiempo en el entorno natural, relajándose en su quietud y espacio, se establece naturalmente un vínculo.

Y este vínculo es seguramente nuestra verdadera naturaleza. La empatía muestra que el concepto de separación es una ilusión. La empatía es simplemente la experiencia de nuestra verdadera conexión, el intercambio de sentimientos a través del canal de la conciencia compartida que une no solo a todos los seres humanos, sino a todas las cosas vivientes y no vivientes.

Meditación de empatía

Piensa en alguien a quien amas, y sé consciente de la sensación cálida que brota dentro de ti. Aférrate a esa sensación cálida y deja que se extienda por todo tu cuerpo, incluso a cualquier parte de tu cuerpo donde sientas incomodidad. Deja que fluya por tu mente también, de modo que sientas empatía y compasión por tus propios pensamientos, incluso los negativos. Piensa en todas las personas que te rodean, en las habitaciones o edificios cercanos a ti, e imagina ese cálido resplandor de compasión que abandona tu cuerpo y se extiende a ellos. Piensa en todas las personas de tu ciudad, en las calles y en los edificios, y amplía la sensación de calidez hacia ellos también. Piensa en todas las personas en este país, en las ciudades y el campo, y expande el sentimiento hacia ellos también. Luego extiéndelo aún más, a todas las personas de este planeta, los millones de personas en todos los diferentes países. Siente el resplandor de la compasión que se extiende desde tu ser hacia todo el mundo, y hacia el espacio que está sobre ti, elevándose al cielo y al universo entero.

Cultivando la empatía

  • Usa tu imaginación para imaginar cómo se ve el mundo a través de los ojos de otras personas. Piense en cómo los problemas de otras personas los hacen sentir y cómo sus experiencias moldean sus percepciones.
  • Cuando hables con otras personas, préstales toda tu atención. No pienses en otras cosas, mirar a lo lejos o mirar tu móvil. Dar a la gente toda tu atención demuestra que los respetas y estableces una fuerte conexión que permite que la empatía fluya por ti.
  • Antes de condenar a otra persona por comportarse mal, piensa en las razones de su comportamiento. ¿Es por las malas experiencias que han tenido en el pasado o por los rasgos de su personalidad de los que no tienen ningún control?
  • Sé altruista y amable con los demás. Asegúrate de que tu vida contenga un elemento de servicio, donde atiendes las necesidades de los demás antes que las tuyas, por ejemplo: cuidar a los enfermos o ancianos, la caridad o el trabajo voluntario. El altruismo y el servicio nos ayudan a trascender la separación y a conectarnos con los demás, creando una corriente de empatía.