Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Texto artículo

Artículos - Shanti Sadan

El significado del Adhyatma Yoga

por M. R. H. self-knowledge journal
Yoga

Yoga es una palabra sánscrita que se deriva de la raíz verbal yuj que significa "uncir" o "unir". Con el paso del tiempo, el nombre de yoga se ha llegado a aplicar a casi cualquier forma de práctica que tenga como objetivo unir elementos aparentemente en conflicto, con el resultado de que existen hoy tantas variedades de Yoga que un recién llegado a este asunto está a menudo comprensiblemente confuso.

El Adhyatma Yoga tiene su origen en los Rishis Védicos o "Videntes" de la Verdad más elevada. Sus declaraciones inspiradas se refieren a la naturaleza de nuestro verdadero Ser. Este es el tema principal de los Upanishads, su enseñanza final y la culminación de la sabiduría.

Las prácticas de este yoga original, integradas con nuestra vida diaria, tienen el objetivo de unir nuestra vida exterior e interior con nuestro Yo "más elevado" (adhi-atma). Este esfuerzo nos lleva a redescubrir la dicha eterna y la libertad de nuestra verdadera identidad, esa esencia última del ser puro y consciencia pura que sostiene el cuerpo perecedero y la mente fluctuante, pero en realidad los trasciende por completo.

Este re-descubrimiento o "realización" de la naturaleza de nuestro ser más íntimo es llamado por los yoguis "liberación-en-vida". También se lo conoce como "realización de Dios", porque la experiencia revela al yo como ilimitado, sin partes ni cualidades, y por lo tanto libre de cualquier línea divisoria que separe al yo individualizado imaginado de la totalidad. Esta transición de la individualidad a la universalidad está indicada por el maestro Sri Shankara, cuando, en su comentario sobre el Bhagavad Gita, explica la palabra adhyatma como “aquello que aparece primero como el Yo más íntimo en el cuerpo y al final resulta ser idéntico a la Realidad Suprema (Brahman)”.

Los maestros del Adhyatma Yoga definen la Realidad, en la medida de lo posible, como ese principio que continúa existiendo sin cambios en el pasado, el presente y el futuro. Otro nombre para la Realidad es Verdad ― aquello que realmente existe y es eterno, no afectado por los cambios en el tiempo. "La verdad es tan imposible de manchar por cualquier toque exterior como el rayo de sol", dijo el poeta Milton.

Otro nombre para Verdad es Dios, que significa el Ser Supremo, el Creador eterno y Gobernante del universo. Según el Adhyatma Yoga, Realidad y Verdad y Dios son palabras diferentes para significar la misma gran Presencia, que es el único Yo o Ser de todos, y que puede abordarse como un Poder vivo y amoroso decidido a desarrollar la perfección en nosotros. Se dice que el maestro sufí del emperador mongol Akbar le dio una vez un anillo en el que estaban inscritas las palabras: "En el nombre de Aquel que no tiene nombre y, sin embargo, responde a cualquier nombre con el que Lo invoques con amor". Los Upanishads proclaman este poder amoroso viviente, este Yo Supremo (Param-atma), como lo único real. Él es a-dvaita "no dos", y por esta razón la filosofía del Adhyatma Yoga a menudo se llama Vedanta Advaita.

Aunque la Realidad suprema está más allá del entendimiento humano, es nuestro propio Yo real, y cada uno de nosotros puede volver a despertar a nuestra identidad con Eso a través de las prácticas yóguicas y llegar a vivir conscientemente en esa verdadera identidad. La promesa es, como lo ha expresado santa Teresa de Ávila: "A los que me aman les pertenezco y ellos me pertenecen. Si algún necesitado clamara por Mí, en un instante estoy a su lado". Esta es la verdadera libertad y la plenitud total que todas las personas realmente buscan de la vida, sean o no conscientes de ello, y puede ser realizada mientras participa activamente en nuestros deberes mundanos. Es por esto que vivimos y es por eso que el Adhyatma Yoga debe practicarse diariamente.

Nuestro mayor hambre es la felicidad y la libertad eternas. "No soy yo solo, ni unos pocos más", dice San Agustín en sus Confesiones, "pero absolutamente todos querrían ser felices". El problema es que mientras confinemos nuestra búsqueda de la felicidad duradera al mundo objetivo, fracasamos en encontrarla. Si, por ejemplo, la buscamos a través de la gratificación de nuestros impulsos sensuales, la satisfacción que obtenemos es temporal y tiende a disminuir con la repetición; y pagamos un precio, física, mental y espiritualmente que puede superar con creces cualquier satisfacción que obtuvimos originalmente.

La misma limitación es cierta si buscamos satisfacer nuestro impulso de libertad mediante el ejercicio del poder sobre los demás. Al final, la dominación que buscamos está llena de amargura y miedo. La adquisición de una gran riqueza no es un remedio, si nos obsesiona la necesidad de adquirir más y evitar que otros la roben. Como dice el Evangelio: "No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban". Un hecho de la vida es que la satisfacción que se deriva de los objetos externos a través de los sentidos es transitoria y los sabios no se deleitan en ella.

Si todos estos nombres y formas insatisfactorios fuera todo, nuestras perspectivas serían desalentadoras. Pero la verdad es que detrás de estos fenómenos siempre cambiantes de nuestro mundo, y también del reino más sutil de nuestros pensamientos y sentimientos, está la Realidad que no cambia, que es nuestro propio Ser verdadero. Y los Upanishads enseñan que "Incluso mientras estemos aquí, en esta vida, podemos conocerlo".

Para aprovechar estas enseñanzas confirmando su validez en nuestra propia experiencia se requiere más que una aceptación intelectual de ellas. Necesitamos un método práctico y bien probado para lograr el control y la transformación necesarios de la mente a fin de que el verdadero Ser pueda revelarse en ella "como en un espejo claro". Es precisamente un método que se ofrece en las disciplinas diarias de estudio, control mental y meditación que ofrece el Adhyatma Yoga. Sus prácticas consagradas están disponibles para todos los estudiantes serios que tienen fe en los valores espirituales más elevados, independientemente de sus convicciones religiosas. Como ha dicho el maestro Shri Dada de Aligarh: "No hay contradicción en el núcleo central de la Verdad, aunque los enfoques pueden ser variados".

Aunque en las últimas etapas de la práctica será necesaria la orientación tradicional, se puede comenzar de inmediato en el programa diario como se indica, por ejemplo, en los artículos de esta revista sobre la práctica de la meditación. Todos los días a una hora determinada y, siempre que sea posible en el mismo lugar tranquilo, los estudiantes del Yoga superior se sientan en la postura de meditación en un cojín en el suelo o en una silla vertical, y durante un tiempo predeterminado, tratamos de vaciar nuestra mente de todos los demás pensamientos y la centramos en un texto o símbolo inspirado, o en alguna cualidad espiritual como la compasión, la paciencia o la valentía, terminando la práctica dando nuestras bendiciones incondicionales a todos sin hacer ninguna excepción.

Se dan otras prácticas para usar durante el día para ayudarnos a mantener el estado anímico de la meditación y para observar y dirigir conscientemente nuestra mente. Se concede gran importancia al cultivo de una perspectiva universal y una genuina buena voluntad en nuestro trato con los demás, una actitud coherente con la enseñanza del Adhyatma Yoga en cuanto a nuestra verdadera identidad. El Bhagavad Gita también señala que son realmente los prejuicios irracionales, los gustos y aversiones que surgen en una mente indisciplinada, los que nos ponen a merced de nuestras circunstancias. Una mente así, alternando entre agitación y letargo, se vuelve inadecuada para el conocimiento superior. Así, Sri Dada nos aconseja "plantar rosas de simpatía en el jardín de la mente, sembrar semillas de amplitud de miras y sembrar esquejes de compasión y buena voluntad universales".

Es fácil señalar ese ideal, pero en la práctica es probable que estemos de acuerdo con el estudiante del Gita, cuando se queja a su Maestro de que encuentra su mente tan difícil de controlar como el viento. Pero el Maestro lo tranquiliza; "De hecho, como dices, la mente es salvaje e inquieta y se resiste al control, pero mediante la práctica repetida y el desapego se puede controlar".

Tal práctica, en asociación con nuestra indagación sobre la verdadera naturaleza del Ser, ayudará a descubrir, no a crear de nuevo, el conocimiento superior del Ser y el reconocimiento de que la paz, la libertad y la perfección ya son innatas en nuestro ser interior, como la verdadera naturaleza del "yo". Este es el descubrimiento que espera a todos los hombres y mujeres que estén dispuestos a levantar la mirada de su habitual absorción en las metas y accesorios externos, y volverla hacia adentro y buscar la unidad subyacente en todo, la Realidad Una que no es otra que su propio Ser. Entonces, como ha dicho Shri Dadaji: "Para aquellos que están cansados de la rueda de la transmigración, aquellos que están cansados de la enfermedad, el fracaso, la vejez, para ellos hay un refugio seguro, y es la Verdad eterna, tan bellamente encarnada en el Adhyatma Yoga".

M.R.H.