Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > El problema de la compasión

Artículos - Steve Taylor

El problema de la compasión

¿Por qué algunas personas religiosas no cumplen
con las enseñanzas religiosas?
por Steve Taylor16 de julio de 2019
Steve Taylor

Las enseñanzas de los líderes religiosos como Jesús y el Buda establecieron un alto nivel para el comportamiento humano que sus seguidores a menudo se han esforzado en cumplir. No es fácil amar a tu enemigo; no es fácil poner la otra mejilla cuando alguien te insulta o te hiere. No es fácil abstenerse de mentir o dañar a otros seres vivos (como aconsejó el Buda).

Sin embargo, es desconcertante que muchas personas que se autodenominan religiosas actúen de manera contraria a las enseñanzas básicas de sus creencias.

La esencia de las enseñanzas de Jesús y de Buda es la empatía y la compasión. En un momento en que los romanos oprimían y asesinaban a su pueblo, Jesús recomendaba a sus seguidores a "hacer el bien a los que te odian" y "si tu enemigo tiene hambre, aliméntalo".

En un momento en que la vida humana estaba llena de brutalidad y guerra, Jesús declaró que "Bienaventurados los pacificadores", y aconsejó a los soldados que "guarda tu espada, porque al que mata con espada, con espada lo matarán".

De manera similar, en el Sutra Vimalakirti, Buda dice que en tiempos de guerra uno debería "despertar en sí mismo la mente de compasión, ayudando a los seres vivos. Abandona la voluntad de combatir". En uno de los textos budistas más bellos, El Metta Sutta, el Buda aconseja que "tal como una madre protege con su vida a su único hijo, del mismo modo y con un corazón ilimitado así es como se debe querer la protección de todos los seres vivos".

Y, sin embargo, las acciones de muchas personas religiosas modernas son difíciles de entender a la luz de estas enseñanzas. ¿Por qué algunos cristianos y budistas (en Myanmar, por ejemplo) son desconfiados y hostiles hacia los grupos marginados, en lugar de ser caritativos? ¿Por qué algunos cristianos abogan por el conflicto y la agresión hacia otros países en lugar de buscar la paz? ¿Por qué apoyan a un presidente que parece incapaz de tener empatía y compasión, y cuyas políticas están conduciendo a una mayor xenofobia y conflicto?

La religión y la guerra

Por supuesto, siempre ha habido un abismo enorme entre las enseñanzas religiosas y las acciones de las personas religiosas. Cientos de millones de personas han sido asesinadas en nombre del cristianismo. Desde las Cruzadas hasta la Inquisición española y los nazis, los psicópatas violentos han usado la religión cristiana como pretexto para asesinatos en masa, o al menos no han visto contradicciones al cometer atrocidades mientras profesaban ser cristianos.

Podría decirse que el budismo tiene un énfasis aún más fuerte en la compasión que el cristianismo, pero también se ha asociado con la brutalidad y el asesinato, como lo demuestra la reciente persecución del pueblo Rohingya en Myanmar.

Durante la Segunda Guerra Mundial, a pesar del primer precepto del budismo de "comprometerse a abstenerse de causar daño y quitar la vida", los maestros zen japoneses declararon que matar podría ser un acto de compasión, ya que conducía a un bien mayor. Afirmaban que los soldados eran libres de matar, ya que si uno vive conscientemente, el futuro y el pasado no existen, por lo que no puede haber consecuencias por las acciones en el presente.

En 1942, el maestro zen Kodo Sawaki argumentó que la agresión militar estaba en consonancia con el precepto budista de no dañar, argumentando extrañamente que "si uno mata o no mata, el precepto que prohíbe matar [se preserva]. Es el precepto que prohíbe matar el que empuña la espada. Es el precepto el que arroja la bomba".

Del mismo modo, hay una serie de pasajes en el Corán que parecen abogar por la paz y la compasión por todos los seres humanos y, sin embargo, los terroristas invocan rutinariamente el nombre de Alá mientras matan a personas inocentes.

La función de la religión

Entonces, ¿por qué hay un desajuste trágico entre las enseñanzas religiosas y las acciones de las personas religiosas? Creo que es demasiado simplista acusar a las personas religiosas de hipocresía, de no ser verdaderos cristianos, budistas o musulmanes, o de tergiversar las enseñanzas de sus religiones para satisfacer sus propios fines.

Hay algo de verdad en todas esas acusaciones, pero creo que hay una razón más fundamental: si bien las religiones pueden enseñar compasión y empatía, en realidad ser religioso a menudo conduce a una disminución de la capacidad de empatía y compasión.

Para muchas personas, la función de la religión es fortalecer el yo, trayendo un sentido de certeza y superioridad e identidad grupal. Sentir que posees "la verdad" y que todos los que tienen creencias diferentes están equivocados, proporciona un fuerte sentido de identidad, que se ve reforzado por el sentimiento de pertenencia a un grupo.

Y un fuerte sentido de ego o de yo a menudo equivale a un bajo nivel de empatía y compasión. A medida que nuestras creencias se fortalecen, los límites de nuestro yo se fortalecen y nos resulta más difícil conectarnos con otros seres humanos. Nos convertimos en "amurallados" por las fuertes estructuras de nuestra identidad.

Como muchos estudios han demostrado, a las personas religiosas les resulta fácil empatizar con los miembros de su grupo y ser altruistas con ellos, pero son mucho menos empáticos y altruistas con los miembros de otros grupos.

Otra forma de decir esto es que para la mayoría de las personas, las enseñanzas reales de las religiones no son tan importantes. Lo más importante es la función psicológica de las religiones, es decir, el sentido de certeza e identidad que proporcionan.

Los beneficios psicológicos de la religión son tan grandes que algunos creyentes pueden ignorar y contradecir las enseñanzas esenciales de su religión, sin experimentar ninguna discordia cognitiva. Su necesidad de creer supera su necesidad de autenticidad.

La religión espiritual

Para decirlo de manera más simple, la compasión depende de la capacidad de conectarse emocional y espiritualmente con otros seres humanos, y la creencia religiosa (particularmente en su forma fundamentalista) reduce esta capacidad. La función de las religiones es fortalecer el ego, y un ego fuerte está separado y desconectado, por lo que no puede sentir empatía y compasión.

Por supuesto, soy consciente de que estoy aquí pintando con un pincel muy ancho. Por ejemplo, obviamente hay muchos cristianos que intentan, e incluso logran, seguir las enseñanzas de Jesús. Como se insinuó anteriormente, estoy hablando de la religión en su forma dogmática y fundamentalista.

Como se describe en mi libro Back to Sanity (y en un artículo anterior), es importante distinguir entre dos tipos básicos de religión: la dogmática y la espiritual. Mientras que la religión dogmática ha dado lugar a algunos de los actos más atroces en la historia humana, la religión espiritual ha dado lugar a algunos de los actos más nobles y altruistas, como los de Gandhi, Martin Luther King y Florence Nightingale.

Es irónico que la verdadera función de la religión, en su forma espiritual, sea lo opuesto a su función para los fundamentalistas: suavizar los límites del ego y trascender la separación, para que podamos sentir la unidad esencial de todos los seres humanos, y trabajar juntos para aliviar el sufrimiento del otro y hacer del mundo un lugar más armonioso.

Steve Taylor, Ph.D. es profesor titular de psicología en la Universidad Leeds Beckett, Reino Unido.
Es autor de varios libros de gran venta, incluidos la caída y ciencia espiritual. / Más info
Fuente: Psychology Today