Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Cristianismo esotérico - Dos tipos de religión

Artículos - T. Keating, R. Stanich y K. Wilber

Cristianismo esotérico: Dos tipos de religión

por Thomas Keating, Rollie Stanich y Ken Wilber integral life, 28 de octubre de 2009
Cristianismo esotérico

El padre Thomas Keating, Rollie Stanich y Ken Wilber tratan la cuestión del "interior" y el "exterior" de la tradición cristiana, explorando el rico legado contemplativo que existe en el núcleo de la religión más grande del mundo.

A menudo se ha dicho que existe una paradoja central en el papel que ha desempeñado la religión a lo largo de la historia: por un lado, la religión ha sido la principal causa de la guerra y el sufrimiento. Por otro lado, la religión ha sido la fuente más grande de redención, salvación y liberación para la humanidad. ¿Cómo podemos dar sentido a esta daga de doble filo? ¿Cómo podemos reconciliar las mejores cualidades de la religión con las peores?

Cualquier discusión significativa sobre la religión debe tener en cuenta al menos dos dimensiones diferentes de la experiencia religiosa. Primero, hay una religión en su forma exotérica o "externa", que consiste en gran parte en los rituales, creencias y dogmas de una tradición particular. En esto es en lo que piensa la mayoría de las personas cuando escuchan la palabra "religión", a menudo asociándola con mitos antiguos, pensamientos pre-racionales e ideologías obsoletas. Cada vez que escuchas a Richard Dawkins, a Christopher Hitchens, o a cualquiera de los otros "nuevos ateos" que critican a Dios y la religión, siempre es esta mítica forma exotérica a la que están atacando.

Hay otro lado de la religión que, por definición, es muy a menudo pasado por alto: el núcleo esotérico o "interno" que nos invita a experimentar la divinidad por nosotros mismos. Este núcleo esotérico está compuesto casi en su totalidad por vívidas (y en ocasiones enigmáticas) descripciones de devoción espiritual, verdades trascendentes y realidades eternas. Pero hay mucho más que solo poesía en el corazón de la religión ― la espiritualidad esotérica representa una tecnología de transformación muy real, que ofrece prácticas profundamente enriquecedoras de meditación y oración para ayudarnos a todos a experimentar estas cosas por nosotros mismos, en lugar de simplemente tomarlo como una cuestión de fe.

Cada religión fue fundada por un místico que tuvo una experiencia directa de la realidad espiritual, ya sea que estemos hablando del cristianismo, el budismo, el islamismo, el hinduismo, el sufismo o cualquier otra tradición espiritual importante. Y cada religión ha sido poblada por varios santos y sabios a lo largo de los años, todos los cuales han ayudado a profundizar y refinar estas enseñanzas y prácticas, así como a traducirlas para las nuevas generaciones.

Y, sin embargo, tan extendido como está el misticismo genuino en todas estas tradiciones, muchas personas en el mundo de hoy pasan toda su vida sin enterarse nunca de estos aspectos de la experiencia religiosa. A menudo, los buscadores espirituales occidentales miran más allá de la religión de su infancia, generalmente en busca de exóticas tradiciones orientales como el budismo zen o el taoísmo, porque perciben que estas tradiciones están impregnadas de lo esotérico, sin darse cuenta de que la espiritualidad oriental está tan ligada a las trampas rituales de la religión exotérica como el cristianismo, el judaísmo o el islamismo. A menudo ni siquiera reconocen el rico legado de espiritualidad esotérica que existe en su propia tradición, ocultada a simple vista, simplemente porque estamos demasiado cerca de nuestras preconcepciones culturales, demasiado hartos del dogma mítico de nuestra infancia, y demasiado solos en la oscuridad sin que nadie nos indique la dirección correcta.

De hecho, una vez que hemos probado las aguas esotéricas en otra tradición espiritual, solemos intuir que este mismo núcleo esotérico es compartido por todas las religiones, que es la piedra angular de la experiencia espiritual de todos los místicos de la historia (aunque se expresa de manera muy diferente en cada cultura). Comenzamos a reconocer estas enseñanzas eternas en nuestra propia tradición nativa, lo que nos permite "volver a casa" a la religión de nuestra educación con los ojos abiertos, los corazones abiertos y las mentes abiertas. De lo exotérico a lo exótico y a lo esotérico, este ha sido el camino para muchos buscadores espirituales en el siglo 20 y 21.

Cuando se considera la relación entre los aspectos exotéricos y esotéricos de la vida religiosa, es tentador considerarlos como enfrentados entre sí, una diada antagónica de gnosis contra fe, de experiencia contra dogma, de misticismo contra mito. Pero es importante recordar que estas dos dimensiones de la religión son cruciales; después de todo, son los aspectos institucionales de la religión los que hacen posible contener, codificar y perpetuar las enseñanzas esotéricas a lo largo de varias generaciones. Si no tuviéramos nuestras formas exotéricas de la religión, las enseñanzas contemplativas más íntimas se habrían perdido cientos, si no miles de años atrás.

El problema central de la religión hoy en día no es la falta de disponibilidad de las enseñanzas esotéricas ―son tan accesibles hoy como lo han sido siempre, tal vez incluso más― sino que nuestras religiones exotéricas se han visto dañadas, dolorosamente desconectadas de la marcha incesante de la historia hacia más novedad y más complejidad. Nuestras religiones son totalmente capaces de mantener el ritmo de nuestro progreso, pasando de las formas mágicas de la religión a las formas míticas, las formas racionales, las formas pluralistas, las formas integrales y más allá. Y las enseñanzas y prácticas esotéricas están vivas en todas estas formas, aunque sin duda se interpretarán de manera muy diferente en cada nivel (por ejemplo, Cristo el mago, Cristo el Señor de los Elegidos, Cristo el humanista, Cristo el Amante de todos los seres sintientes y Cristo la encarnación viva de la intersección de la humanidad y la divinidad dentro de cada uno de nosotros).

Pero por varias razones históricas, la mayoría de las religiones de hoy se han mantenido ancladas en la magia y el mito, y en gran medida no han podido florecer en sus formas racionales y postracionales. Debido a este fracaso para crecer y adaptarse, se ha hecho un gran daño al Dios moderno y posmoderno, y muchas personas han cavado sus trincheras en una guerra percibida entre la ciencia y la religión, trincheras de las que pocos podrán salir. Ahora estamos atrapados en el fuego cruzado entre dos tipos muy diferentes de fundamentalismo ―los religiosos evangélicos contra los materialistas científicos― en donde los primeros consideran que todos los hechos son una afrenta para la fe, mientras que los segundos creen que todas las concepciones de la vida espiritual son solo vestigios infantiles de un dios muerto hace mucho tiempo. Pero es una guerra imaginaria, una lucha frenética de hombres de paja contra hombres de paja, ninguna de las partes está dispuesta (o es capaz) de ningún tipo de compromiso integrador.

Como resultado, demasiadas personas en el lado religioso se ven obligadas a reprimir su propio crecimiento o a compartimentar sus creencias (de lo contrario, las personas racionales no pueden aplicar la misma razón que usan en el resto de sus vidas a sus convicciones religiosas), mientras que aquellos en el lado científico tienden a demonizar la espiritualidad por completo, arrojando por el desagüe junto con el mito y la magia todas nuestras concepciones acumuladas de trascendencia, liberación y redención. El objetivo no es reemplazar la religión exotérica por la esotérica, sino crear instituciones exotéricas sanas que puedan continuar llevando y transmitiendo las enseñanzas esotéricas a los mundos moderno y posmoderno.

Estas son posiblemente las dos tareas más importantes de la religión en el siglo XXI. La primera es reparar nuestras instituciones religiosas rotas, creando enfoques genuinos y racionales de la espiritualidad en todas nuestras tradiciones principales que realmente puedan satisfacer a las personas donde se encuentran, al tiempo que fomentan su crecimiento a través de etapas de desarrollo mágicas, míticas, racionales, posmodernas e integrales. Esto solo ayudaría a aliviar la increíble tensión cultural que existe actualmente entre la religión y la ciencia, cerrando la brecha masiva que existe entre la fe y la razón. La segunda es revivir las enseñanzas esotéricas en el núcleo de cada religión para una generación completamente nueva de buscadores espirituales, practicantes y asistentes a la iglesia. Al llevar las prácticas transformadoras de la contemplación, la meditación y la oración a la vanguardia de la adoración, podemos comenzar a aprovechar una tecnología de liberación muy real, ofreciendo una alternativa a la fe ciega al permitir que las personas experimenten por sí mismas la divinidad refulgente del mundo, de nuestras relaciones y de nuestros propios corazones y mentes bendecidos.

 
Thomas Keating
Acerca del Padre Thomas Keating

Muchos consideran al padre Thomas Keating como uno de los pocos santos cristianos genuinamente realizados en el mundo de hoy. Sigue siendo una voz prominente en el movimiento cristiano de la oración centrante a través de la organización que fundó, Contemplative Outreach, una red internacional comprometida con la renovación de la dimensión contemplativa del Evangelio en la vida cotidiana.

Rollie Stanich
Acerca de Rollie Stanich

Rollie ha desempeñado un papel vital en el emergente movimiento Integral como Facilitador Principal del Integral Spiritual Center, como ex director administrativo de Integral Naked desde 2004-2005, y como colaborador continuo de Integral Life. El camino espiritual de Rollie es el del cristianismo contemplativo: es un practicante de la Oración Centrante y un antiguo alumno del Padre Thomas Keating.

Ken Wilber
Acerca de Ken Wilber

Ken Wilber es un erudito preeminente de la etapa integral del desarrollo humano. Es un líder reconocido internacionalmente, fundador del Integral Institute y cofundador de Integral Life. Ken es el creador de la primera filosofía mundial verdaderamente exhaustiva o integradora, llamada "Teoría Integral", que engloba las verdades de todas las grandes tradiciones psicológicas, científicas, filosóficas y espirituales que constituyen la "sabiduría perenne".