Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Conociendo la consciencia espacial

Artículos - Paul Mulliner

Conociendo la consciencia espacial

por Paul Mullinermedium, 2 de septiembre de 2016
Paul Mulliner 01

Es fácil suponer que nuestros cerebros humanos separados generan una conciencia consciente separada para cada uno de nosotros. Sin embargo, tal vez, en realidad nuestro cerebro no crea la consciencia en sí misma, sino que permite el acceso a un campo de consciencia cósmica presente en todo el Universo. Es posible que la consciencia o conciencia consciente exista en todo el espacio en todas partes del Universo como un campo cósmico intrínseco.

Si ponemos el foco de atención en el interior, podemos empezar a encontrar un conocimiento intuitivo de esta consciencia espacial. Puede parecer que el sentido de "yo soy" en todos nosotros, la conciencia que tenemos de estar vivos, se genera separadamente dentro de cada uno de nosotros, pero en realidad es una cualidad intrínseca de todo el espacio en todas partes. La consciencia parece ser un campo cósmico dentro y alrededor de todos nosotros y el sentido "yo soy" que tenemos dentro de nosotros es una propiedad intrínseca de él.

Dirigiendo nuestra atención hacia el interior nos ayuda a encontrar un sentido intuitivo de este organismo-consciencia viviente que continuamente nos está generando a todos nosotros y al mundo entero, transformándose en tiempo real para expresarse como todo en todas partes. A medida que mantenemos el foco interno de atención y encontramos la presencia de este espacioso campo de conciencia cósmica, podemos sentir intuitivamente que estamos conectados a la inteligencia cósmica viviente que está generando el mundo observable de sí misma.

Esta práctica de prestar atención a una percepción intuitiva interna no tiene nada que ver con ninguna creencia o pensamiento. Este es un conocimiento no conceptual que requiere que la cesación del pensamiento se vuelva completamente aparente. Se permite que el pensamiento disminuya, quedando la quietud de la presencia. Podemos conocer la presencia de la inteligencia cósmica dentro de nosotros prestándole atención.

El mundo observable, en realidad cúmulos de ondas de campo cuánticas vibratorias que emergen continuamente en la materialización visible, es la expresión de esta inteligencia cósmica en todo el espacio. El mundo que nos rodea es un proceso en tiempo real en lugar de una cosa, una expresión tridimensional generada continuamente por el campo de inteligencia cósmica, la aparición y el flujo de un gran número de cúmulos de ondas de campo, como una música visual tridimensional que tiene la apariencia, para nosotros, de la forma material.

Cuando llevamos nuestra atención hacia adentro y nos conocemos como expresiones de un organismo-consciencia en todo el espacio en el Universo nos ayuda a empezar a ver nuestra vida en este mundo de una manera más interesante. Podemos empezar a darnos cuenta de cuán extraordinario es el ser humano en realidad y del conocimiento más profundo que emerge para nosotros mientras captamos que nuestra atención en el interior está en sintonía con los descubrimientos recientes de la ciencia.

De la física, por ejemplo, sabemos que nuestro entorno aparentemente sólido y material de edificios, objetos y seres vivos no es en realidad más sustancial que los grandes cúmulos de procesos dinámicos vibratorios de ondas estacionarias que se producen en un campo de energía cósmica presente en todo el espacio en todas partes en el universo.

A medida que percibimos nuestro propio continuo devenir momento a momento y nos conocemos como un proceso de flujo que transforma la energía cósmica en seres humanos materiales, nos acercamos más a la comprensión de la realidad de nuestro mundo. A pesar de su aparente y persuasiva materialidad, el mundo visible que vemos a nuestro alrededor está en continua emergencia (manifestación) desde un campo subyacente no visible de inteligencia cósmica. Cada uno de nosotros es la inteligencia cósmica que se transforma continuamente en el cúmulo de procesos dinámicos que caracterizan a un ser vivo.

La inteligencia cósmica, que llena todo el espacio en todas partes, se transforma continuamente en flujos continuos de patrones de información que interpretamos con nuestros sentidos como la rama de un árbol o la forma de una flor. Dentro de nosotros, esta energía cósmica está continuamente transformándose en la aparición continua de información dinámica que llamamos bioquímica celular. Estamos siendo continuamente generados y regenerados por un campo de inteligencia cósmica en todo el espacio en el Universo.

Al sintonizarnos con este campo de inteligencia cósmica organizativa nos ayuda a traer una mayor claridad de inteligencia a nuestra vida diaria en el mundo. Somos más capaces de intuir la presencia de este campo de inteligencia que nos conoce a todos nosotros dentro de sí misma como alguien que conoce.

Cuando perdemos el contacto con el campo de inteligencia cósmica viviente que se está expresando como nosotros y siempre nos conecta, podemos empezar a sentirnos infelices, descentrados, sin fundamento e inquietos. Podemos empezar a pensar que la vida ya no tiene ningún sentido. Podemos olvidarnos de la amplia dimensión cósmica de nosotros mismos a medida que quedamos fascinados por los acontecimientos de nuestros días y nuestra atención se centra por completo en el mundo que nos rodea.

Nuestra conciencia consciente puede escapar del flujo de energías de alto nivel que caracterizan la consciencia cósmica y empezamos a perder el contacto con la inteligencia intuitiva y el conocimiento que podemos sentir cuando estamos más en contacto con ella. Volver a conectarnos a la totalidad tiene que ver con volver a sintonizarnos. Nos hemos desconectado temporalmente del campo de consciencia que nos está trayendo continuamente desde fuera de sí misma.

A medida que llevamos nuestra atención hacia adentro, hacia el interior de nuestro cuerpo y, en particular, hacia el núcleo interno de nosotros mismos, podemos empezar el proceso de re-sintonización. Podemos empezar a conocer de nuevo el sentido de conexión a un completo organismo-consciencia viviente que nos incluye a todos dentro de sí mismo.

Al mantenernos en contacto con la inteligencia viviente que es ahora la fuente de nuestra intuición se convierte en un trabajo interno que nos ayuda a ser felices, una parte crucial de nuestra vida cotidiana en el mundo. Podemos describir este trabajo interno de conectarnos momento a momento, día a día, con la inteligencia cósmica como una espiritualidad cósmica y el ser humano puede ser visto como un proceso activo en el que reconectamos y conocemos la inteligencia cósmica dentro de nosotros y en todo el espacio en todas partes y realizarnos a nosotros mismos como su expresión.

Cada ser vivo que vemos a nuestro alrededor está emergiendo continuamente a la apariencia porque la inteligencia cósmica está transformando dinámicamente la materia de sí misma en flujos continuos de patrones de onda de campo cuántico que observamos como la bioquímica celular de un cuerpo viviente.

Encontrar una conciencia consciente de esta inteligencia viviente en todo el espacio, nos ayuda a realizar y conocer la naturaleza del campo-organismo cósmico que está presente y consciente a lo largo del nacimiento, la vida y la muerte de todos nosotros en todas partes, el conocer único que nos conoce a todos como materializaciones expresivas de sí mismo.

Podemos estar más dispuestos a aceptar la breve naturaleza de una vida humana cuando comenzamos a darnos cuenta de que nuestra conciencia consciente, nuestra sensación de "yo soy", es un atributo de la consciencia cósmica en todo el espacio en el Universo, de la cual tenemos un conocimiento local mientras vivimos una vida humana en particular.

Quizás la muerte sea un cambio desde el conocimiento local del campo-organismo de consciencia cósmica que tenemos mientras vivimos, hacia un conocimiento no local o completo de este campo de inteligencia en todo el espacio que tenemos después de la muerte, en el que todo lo que ocurre en todas partes es conocido a la vez, como un único conocer.

La inteligencia cósmica en todo el espacio está continuamente transformando la sustancia de sí misma, en tiempo real, en todo el Universo visible y es consciente del nacimiento, la vida y la muerte de todas las expresiones vivientes de sí misma en todas partes.

Paul Mulliner es escritor y artista digital
Fuente: Medium